Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido

2. Producción de composta doméstica

La valorización de los residuos orgánicos (residuos de comida, poda y jardín, etc.) se alcanza cuando el residuo es procesado y transformado en un nuevo producto, como puede ser la composta. En cada una de las viviendas es posible llevar a cabo este proceso; sin embargo, requiere de la modificación de algunos hábitos personales y colectivos de las personas que ahí habitan. La producción de composta doméstica ofrece los siguientes beneficios a los municipios:

  • Beneficios económicos: estos se obtienen durante la recolección, el transporte y el manejo de los residuos. Puesto que casi la mitad de los residuos generados en los domicilios son de tipo orgánico, los ahorros en la recolección pueden ser importantes; en efecto, los camiones recolectores pueden incrementar su capacidad de recolección en una misma ruta. De igual forma, la vida útil del sitio de disposición final se puede prolongar en forma importante.

  • Beneficios ambientales: el hecho de prolongar la vida útil del sitio de disposición final reduce la presión para encontrar un nuevo sitio adecuado para disposición, además de disminuir posibles fuentes de conflictos debido a intereses distintos en los usos futuros del suelo. Por otro lado, los residuos orgánicos, que poseen un alto grado de humedad, son los principales generadores de lixiviados dentro de un relleno sanitario. El mezclado de residuos orgánicos húmedos con RP, (baterías, químicos) puede causar un lixiviado muy tóxico. Sin un tratamiento adecuado, difícilmente viable de aplicar con los montos de los presupuestos municipales, el lixiviado puede contaminar el manto freático o el suelo, con futuras consecuencias negativas en la salud y el medio ambiente. Finalmente, el compostaje permite aportar nutrientes y proporcionar estructura al suelo, mejorando sus características (calidad, permeabilidad, retención, etc.).

  • Beneficios sociales: implementar un programa de compostaje doméstico puede mejorar la imagen política de la municipalidad y de su administración, ya que los problemas ambientales tienen una gran importancia desde la perspectiva pública. Así mismo, ofrece a la ciudadanía una oportunidad de participar en una actividad de protección ambiental.

En esta sección se explican los cuatro elementos principales del proceso de compostaje doméstico; los primeros tres, están orientados hacia quien realiza la composta doméstica. El último se orienta a quienes promueven el compostaje domiciliario. Se ha incluido en el anexo A un folleto de compostaje doméstico, que en sólo dos páginas muestra un resumen de esta sección.

 

2.1 La compostadora

Hacer composta doméstica requiere de un espacio, ya sea en un patio, jardín, balcón, azotea, terraza o huerto. El área necesaria varía según la cantidad de residuos biodegradables que se pretenda compostar; el espacio mínimo es un metro cuadrado. El acceso al lugar del compostaje debe ser fácil, y también es recomendable que el lugar elegido sea discreto y localizado a cierta distancia del hogar y de vecinos; esto con el fin de evitar problemas en los casos de un deficiente procesamiento de la composta que genere malos olores o atraiga fauna indeseable, lo que puede ocurrir particularmente durante la etapa de aprendizaje del proceso. Idealmente, el lugar adoptado debe ser protegido de los elementos naturales. Por ejemplo, una excesiva exposición al sol o al viento puede secar la composta y, por otro lado, el viento y el frío pueden disminuir severamente la temperatura. También la lluvia excesiva puede influir negativamente en el proceso de compostaje.

El compostaje doméstico puede realizarse principalmente de dos maneras: en pila o en compostadora. Una compostadora es un recipiente específicamente diseñado para elaborar composta, dentro del cual se ponen los residuos orgánicos. La compostadora permite elaborar composta en cantidades moderadas dentro del hogar. El proceso en pilas es más recomendable para áreas rurales y para producir mayores cantidades. La elección del sistema de compostaje depende de la disponibilidad de recursos para elaborar la composta, la estética del proceso, el volumen a compostar, así como del tiempo disponible para su elaboración y el compostaje en sí mismo. En la Figura 4 y el Cuadro 2 se muestran diferentes sistemas de compostaje indicando los espacios requeridos, así como los costos relativos.



Tabiques


Madera


Tambo


Pila

Figura 4 . Algunos ejemplos de sistemas domésticos de compostaje.

La mejor compostadora es aquella que resuelve las necesidades de quien elabora la composta doméstica y le ayuda a disminuir la carga de trabajo asociada a este proceso. Un sistema complicado puede ser más eficiente que uno sencillo; sin embargo, si el aprendizaje inherente toma más tiempo puede desalentar el compostaje doméstico.

 

Cuadro 2 . Características de sistemas domésticos de compostaje.

Sistema

Espacio
(m2)

Volumen
(L)

Costo

Tambo

1

100 – 200

++

Columna de cajas para fruta

1

50 – 1,000

+

Comercial (prefabricado)

1

100 – 500

++++

Cajón de madera

1 – 2.5

500 – 1,000

++

Tela de alambre

1 – 2.5

500 – 1,000

++

Tabiques

4 – 6

1,000 – 6,000

+++

Trinchera (zanja)

1 - 20

500 – 10,000

++

Cajones múltiples

5 – 10

2,000 – 10,000

++++

Jardinera

5 – 20

5,000 – 20,000

++++

Pila

1 – 40

300 – 40,000

+

La única herramienta indispensable para el compostaje doméstico es un implemento que permita realizar la mezcla dentro de la compostadora. Éste puede ser una simple pala (tipo zapador) de pequeño o mediano tamaño. También se puede emplear un palo simple o uno con un travesaño que permita realizar la mezcla; el travesaño debe ser pequeño, de lo contrario será difícil moverlo manualmente. Además del implemento mezclador, otras herramientas que se pueden utilizar durante la producción de composta doméstica se muestran el Cuadro 3.

 

Cuadro 3 . Herramientas útiles para el compostaje doméstico.

Herramienta

Uso

Palo mezclador

Mezclar (palo de 1.5 m simple o con mezclador horizontal de 2.5 x 15 cm)

Pala

Mezclar, voltear la composta

Tamiz/criba

Separar la composta madura de desechos gruesos al finalizar el proceso

Regadera/manguera

Regar el material cuando esté seco

Guantes

Manipular los desechos y herramientas durante los volteos

Recipiente pequeño

Juntar residuos de la cocina y traerlos a la compostadora

Cesto, carreterilla

Recoger residuos del jardín o huerto

Tijeras de podar

Cortar las podas y ramas en trozos más fácilmente compostables

Termómetro de bayoneta

Ayudar en el control del proceso midiendo la temperatura de la pila

Trituradora de pequeñas dimensiones

Cortar las podas y ramas para que sean más homogéneas o para disminuir su volumen si se encuentran en grandes proporciones.

 

2.2 Selección de los residuos para el compostaje

El compostaje requiere de cuatro elementos básicos: residuos “verdes” (con alto contenido de nitrógeno), residuos “cafés” (con alto contenido de carbono), agua y aire (oxígeno). En la casa, los residuos verdes provienen principalmente de la cocina (residuos de alimentos) y los residuos cafés son básicamente plantas secas (puede incluirse papel cortado en tiras delgadas).

El carbón y el nitrógeno son dos elementos principales presentes en la materia orgánica, y la cantidad contenida en los residuos suele ser diferente. Esto es muy importante para el proceso, ya que demasiado carbón hace lento el proceso y, por el contrario, un exceso de nitrógeno origina malos olores y genera una mezcla viscosa. Para separar los materiales según esta cualidad, es bueno saber que, por lo general, el material rico en nitrógeno es húmedo y de color verde, como lo es el pasto recién cortado; así mismo, los materiales cafés y secos por lo general tienen mayor cantidad de carbono. En el Cuadro 4 se muestra una clasificación de los residuos según su aptitud para el compostaje. El compostaje de una gran cantidad de residuos requiere de una formulación adecuada. Un sistema que ayuda en esta formulación se muestra en el anexo B.

Cuadro 4 . Clasificación de residuos orgánicos para el compostaje doméstico.

 

Residuo

Observaciones

Cafés

Aserrín, virutas de madera

No usar si proviene de madera tratada con productos químicos

Hojas perennes (no se caen en el otoño)

Es mejor añadirlas picadas

Hojas secas

Se recogen en otoño para utilizarlas todo el año

Paja y heno

Picar y mojar. Favorecen la aireación

Pasto cortado y seco

Cuando es necesario material café, se puede secar al sol el pasto recién cortado

Podas de árboles

Ayudan a la aireación. Deben ser cortadas en astillas menores a de cm.

Verdes

Cítricos

Se requiere de buena aireación

Estiércol de animales herbívoros

Muy útil si se requiere de materiales verdes

Frutas, verduras, residuos de comida

Picar en trozos pequeños, principalmente las cáscaras

Hojas y bolsas de té

Esparcir dentro de la mezcla

Maleza verde

Pasteurizarla al sol dentro de una bolsa negra durante 7 a 10 días para eliminar semillas

Pasto verde

Mezclar con materiales secos. No usar si tiene pesticidas.

Pequeñas cantidades

Aceites, grasas y productos lácteos

Al podrirse generan malos olores

Carne, hueso, pescado

Generan malos olores y atraen roedores y moscas

Papel sin tinta

Se degrada lentamente; cortar en tiras

Riesgo sanitario
(no incluir)

Excremento de animales carnívoros y humano

Contienen microorganismos peligrosos para la salud

Plantas enfermas

La composta resultante puede seguir infectada

Malezas y plantas persistentes

Las plantas con raíces persistentes y malezas con semillas son muy difíciles de pasteurizar

Fuente: Adaptado de CONAMA “Manual de Compostaje Casero”.

La selección y el almacenamiento de residuos deben llevarse a cabo diariamente. Para facilitar la recolección de residuos, se aconseja disponer de un recipiente pequeño en la cocina (que es la fuente de producción de residuos más importante), en el cual se verterán conforme se van generando. De esta manera, no será necesario ir a la compostadora para colocar los residuos cada vez que éstos sean generados.

Los residuos de jardín pueden almacenarse a un costado de la compostadora e irse adicionando diariamente. Los residuos de jardín normalmente se generan un día a la semana o al mes, y en gran cantidad; por tal motivo se debe contar con espacio suficiente para almacenarlos mientras se agregan a la compostadora. El almacenamiento puede ser sobre el suelo o en un cajón de paredes bajas; no es recomendable almacenarlos en un bote o recipiente cerrado pues tienden a fermentarse y generar malos olores.

Los residuos orgánicos poseen características diferentes que los hacen más o menos aptos para el compostaje doméstico. En principio, todos los residuos orgánicos se pueden compostar aunque, debido a las diferentes velocidades de degradación, algunos (lácteos, carne y pescado) deberían evitarse al nivel domiciliar, para evitar complicaciones en el proceso, o la atracción de fauna nociva. Estos residuos se pueden adicionar en el proceso de compostaje, en pequeñas cantidades. Su inclusión debe ser limitada, para observar los efectos que genera en el proceso; si el proceso muestra alteraciones o problemas en su operación, será necesario que el usuario se remita a la solución de problemas incluida en este mismo capítulo.

Un tipo de residuos que no se deben agregar al compostaje doméstico por razones de sanidad son aquellos que transportan organismos indeseables, tales como malezas, plantas enfermas, excrementos de animales carnívoros o excreta humana. Este tipo de residuos sí son compostables, pero sólo en operaciones donde se alcancen altas temperaturas durante varios días para pasteurizar la composta, y donde se analice en laboratorio la calidad sanitaria de la composta producida. En general, en el compostaje doméstico no deberán incluirse.

 

2.3 Proceso de fabricación de composta doméstica

El proceso de fabricación de composta es similar al de las plantas de compostaje, y puede dividirse en cuatro etapas: la selección de los desechos, su preparación, la biorreacción, y el acondicionamiento final de la composta. Al nivel doméstico, el proceso puede dividirse en dos tipos, de acuerdo con la velocidad de degradación de los residuos. Para el tipo “lento” no se requiere invertir mucho trabajo, pero la composta tardará en producirse hasta 12 meses; en el tipo ”rápido” se requiere de mayor esfuerzo, y la composta puede estar lista antes de dos meses. A continuación se presentan los métodos para la preparación de ambos tipos de composta.

2.3.1 Compostaje doméstico “lento”

El primer paso consiste en depositar los materiales verdes y cafés alternados por capas. En la medida que se vaya generando se pueden cubrir las capas verdes con puños de tierra, composta madura o material café, para evitar olores desagradables. Los restos de cocina pueden ser añadidos haciendo un hoyo en la mezcla, revolviendo y ocultándolos en la misma.

El siguiente paso es cuidar la humedad y el volteo. Si bien no es necesario mezclar los materiales constantemente sí es necesario vigilarlos para evitar alteraciones en el proceso. La mezcla se puede hacer con un palo simple o con mezclador, una o dos veces al mes. En época seca hay que vigilar con mayor cuidado la humedad y, si es necesario, agregar un poco de agua.

La temperatura en el interior de la mezcla aumentará, lo cual se puede apreciar a 10 ó 15 centímetros de la superficie. Es necesario vigilar que la temperatura sea elevada (55° C) y en su caso proteger el proceso del frío y la lluvia excesivos. Para esto, se puede cubrir la pila de composta con plástico u otro material que retenga el calor.

El proceso puede tardar entre 6 y 12 meses, dependiendo de la frecuencia de mezclado, la eficiencia de éste, el clima y los residuos depositados. En el Cuadro 5 se describen los principales indicadores que determinan la finalización del proceso.




 

2.3.2 Compostaje doméstico “rápido”

Esta forma de compostaje doméstico se lleva a cabo ocupando la totalidad del volumen del recipiente, por lo que se puede emplear la pila, la trinchera, la jardinera o múltiples cajones. También es útil para la estación lluviosa, en la que se puede acumular gran cantidad de residuos, o después de una gran reunión, donde se hayan generado muchos residuos.


El picado de los residuos acelera la degradación de éstos, por lo que es deseable que se efectúe; sin embargo, esto puede aumentar en gran medida el trabajo de preparación para la persona que produce la composta doméstica.

Los residuos verdes y cafés deben colocarse en capas lo más delgadas posible para facilitar la mezcla. Es recomendable que las capas superiores y laterales sean de residuos cafés.

Cuando se llene la compostadora se debe realizar una buena mezcla. Si el material está muy seco es necesario agregar agua, sin que ésta escurra. Una vez hecha la mezcla, ya no será posible introducir más residuos porque se reduciría la velocidad del proceso.

Debido a la degradación, la mezcla comenzará a calentarse a las pocas horas hasta alcanzar temperaturas de entre 60 y 70 ° C en el centro. También se podrá observar vapor saliendo y, con el paso del tiempo, una pequeña capa grisácea brillante de hongos en la superficie. La alta temperatura indica un buen compostaje, y es necesario vigilar que se mantenga constante.

La pila debe ser mezclada dos veces por semana, desmenuzando el material apelotonado y moviendo el material desde el exterior al centro. Si fuera necesario, se añade agua o se cuida del frío extremo. La lluvia no debe inundar la compostadora.

El proceso termina a las seis u ocho semanas, cuando la temperatura ya no aumenta y el material presenta las características de un composta inmadura, descritas más adelante.




 

2.3.3 Factores importantes en el compostaje doméstico

Algunos elementos durante el proceso son críticos para la obtención de una composta doméstica con calidad y para evitar problemas durante su fabricación. Estos elementos son la temperatura, la humedad, los microorganismos y el clima. Anteriormente se habían mencionado ya estos aspectos, sin embargo, es necesario puntualizar sobre los mismos.

Humedad. Para medir la humedad, coloque en la mano un puñado del material que se encuentra hacia el centro de la pila y apriete. La humedad es adecuada si es posible formar una pelota del material sin que éste gotee, y que tenga la textura de una esponja húmeda. Si está muy mojada la mezcla, agregue un poco de material café. Si está seca, puede agregar agua o material verde.


 

Temperatura. Dependiendo de los materiales y la frecuencia del mezclado, la temperatura aumentará por acción de los microorganismos. Esta temperatura puede percibirse con la mano o con ayuda de un termómetro de bayoneta. Cuando la temperatura se eleva sobre los 50° C, se acelera el proceso y se pasteuriza la futura composta, eliminando patógenos y semillas. Cada vez que se mezcle habrá un descenso de la temperatura, pero ésta volverá a subir en cuanto la pila se re-estabilice. Si el volteo se hace más de dos veces a la semana, es posible que no se alcance la temperatura necesaria para el proceso. Un indicador de que la composta está casi lista, es el descenso de la temperatura, sin importar la frecuencia de volteo.

Organismos. Si la compostadora se encuentra directamente sobre el suelo, los organismos se mudarán hacia la mezcla sin ayuda y en el momento que sea necesario. Compostar directamente sobre el suelo favorece el proceso y beneficia el suelo, si no se hace a gran escala. Utilizar una compostadora de trinchera (zanja) o jardinera puede ser el inicio de un bello jardín. Si éste no es el caso, es necesario utilizar composta anterior para “sembrar” los organismos o adicionar humus o tierra negra a la mezcla.


Clima. La lluvia y frío en exceso afectan el proceso. No se puede aislar la compostadora del ambiente porque también necesita el calor del sol y oxígeno del aire fresco; sin embargo, hay que protegerla. La mejor época para iniciar un compostaje doméstico es en primavera o verano. Durante las épocas frías, la velocidad del proceso disminuirá naturalmente, y volverá a acelerarse cuando regrese el calor.


 

2.3.4 Maduración y cosecha de la composta doméstica

La duración exacta del proceso de compostaje depende de muchos factores, y por eso es difícil medirla con precisión. Las condiciones climáticas, la frecuencia del mezclado, así como el tipo de materiales incorporados, influyen en la duración del proceso. Un indicador de que el proceso está por finalizar es el descenso de la temperatura y su estabilización casi a la temperatura ambiente. En este momento comienza la fase de maduración de la composta doméstica. Esta fase puede durar hasta la misma cantidad de tiempo que se llevó la primera y también depende de muchos factores. Si la mezcla ha sido invadida por lombrices de tierra, el producto final es mejor y el tiempo de maduración mayor. La maduración se realiza en la compostadora o la composta se puede extraer de ésta y depositarla en el suelo o en una trinchera. No es recomendable mezclar la composta inmadura con el suelo o adicionarlo a las plantas, ya que podría dañarlos. Al principio, puede parecer difícil saber cuándo está madura la composta y lista para usarse. El Cuadro 5 es una guía para conocer cuándo está a punto.

Cuadro 5 . Diferencias entre la composta doméstica madura e inmadura.

 

Composta doméstica inmadura

Composta doméstica madura

Olor

Más o menos pronunciado

Sin olor fuerte

Composición

Hay lombrices y hongos (filamentos brillantes); material orgánico identificable

No hay material orgánico identificable, tampoco organismos; se asemeja a tierra

Uso

Alrededor de arbustos y árboles perennes

Incorporándolo en el suelo

Cantidad

Poca cantidad para no dañar el suelo o la planta

No hay riesgo, pueden realizarse varias aplicaciones

Fuente: adaptado de CONAMA (2003).

 

Opcionalmente se puede cribar (cernir o tamizar) la composta con el fin de eliminar algunos restos que se degraden muy lentamente (como huesos, ramas, etc). El cribado del material depende mucho del uso que se vaya a dar a la composta. Se recomienda que el tamiz tenga 10 mm de abertura. Los materiales rechazados durante el cribado dentro del proceso pueden ser reincorporados en un nuevo proceso de compostaje (una nueva pila).

Si es grande la cantidad de composta, o la estación del año no permite utilizarla inmediatamente, se puede almacenar en sacos de 5 a 50 kg. Una composta madura se puede almacenar durante varios meses, incluso años, sin que se altere su composición y estructura. El almacenaje tiene que hacerse de forma tal que las semillas “viajeras” no puedan germinar en él. Si se va a almacenar durante largo tiempo o a transportar, es recomendable secarlo al sol colocándolo sobre el piso. De ser posible, colocar una base negra para que los rayos del sol se absorban más eficientemente y el secado sea en menor tiempo. La composta se distribuye sobre la superficie en una delgada capa con ayuda de un rastrillo o escoba en un día soleado y sin riesgo de lluvia. Normalmente un día es suficiente; sin embargo, si se requiere de más de un día no se puede dejar por la noche y la madrugada ya que el rocío de la mañana lo humedecerá de nuevo. Así es que hay que retirarlo del solar durante la tarde y volver a colocarlo a la mañana siguiente.

 

2.3.5 Solución de problemas

A lo largo del texto se han mencionado algunos de los posibles problemas que pueden ocurrir durante un proceso de compostaje, así como los cuidados que se debe tener y algunas soluciones. A continuación se presenta un listado de los problemas más comunes, su causa más probable y su solución.

Cuadro 6. Solución de problemas comunes en el compostaje doméstico.


Problema

Causa

Solución

Mal olor

Humedad excesiva

Mezclar; añadir material más seco para absorber la humedad

Compactación excesiva
(falta de aire)

Mezclar; disminuir el tamaño de la pila; agregar trozos de tamaños diferentes (ramitas, etc) para hacer espacios de aire en la mezcla

Olor a amoniaco

Demasiados residuos verdes (nitrógeno)

Añadir residuos cafés

Temperatura baja

Pila demasiado pequeña

Aumentar el tamaño de la pila; tapar o aislar la pila/compostadora

Humedad insuficiente

Añadir agua durante el mezclado; cubrir la compostadora para evitar que se pierda la humedad

Insuficiente aeración

Voltear/mezclar; agregar trozos de material de tamaños diferentes

Falta de desechos verdes

Añadir desechos verdes

Tiempo frío

Aumentar el tamaño de la pila; protegerla con plástico perforado para guardar el calor

Temperatura demasiado alta

Pila demasiado grande

Disminuir el tamaño de la pila

Presencia de vectores: moscas, hormigas, roedores

Presencia de carne, desechos grasos

Retirar desechos de origen animal, cubrir la compostadora/pila con tierra o con hojas; usar una compostadora diseñada especialmente para estos residuos

Pila seca

Añadir agua o desechos húmedos

Exceso de humedad

Añadir residuos cafés

Moho

Falta de oxígeno

Mezclar pila.

Fuente: adaptado de CONAMA (2003).

2.3.6 Usos de la composta doméstica

Los usos de la composta son múltiples; se puede añadir directamente como abono en el jardín, maceteros, huertos o, simplemente, usarse para mejorar la estructura del suelo. Sin embargo, como la composta es muy rica en nutrientes es importante seguir algunas indicaciones para su aplicación con el fin de satisfacer las necesidades nutricionales de las plantas y hortalizas. A continuación se presentan indicaciones para diferentes usos de la composta.

Almácigos. Una parte de composta por una de tierra o arena.

Macetas. Mezclar una parte de composta por tres de tierra.

Plantas y Huertos. Incorporar a los primeros 5 cm del suelo, previamente desmalezado, en primavera.

Árboles. Aplicar una capa de hasta 5 cm de espesor y que cubra desde 15 cm a partir del tronco y hasta un diámetro en suelo del total de su follaje.

Prados nuevos. Incorporar de 2 a 3 kg de composta por cada metro cuadrado de suelo.

2.4 Campañas de difusión de la composta doméstica

El compostaje doméstico se ha realizado en comunidades mexicanas desde hace varios siglos. Con el crecimiento urbano, esta tradición se ha ido perdiendo, y no sólo en las ciudades sino también en las pequeñas poblaciones rurales, por la llegada de la “modernidad”. La elaboración de composta doméstica atiende a una responsabilidad social con el entorno natural, y debe ser difundida y promocionada de esta manera. La autoridad municipal, como eje rector en la política es una de las responsables de llevar a cabo un programa para la capacitación del compostaje doméstico y su difusión; sin embargo, no es la única responsable. También debe participar el sector educativo, la iniciativa privada y las organizaciones sociales. Con la colaboración de todos estos actores, el programa podrá ser un éxito.

Una vez que se ha decidido implementar un programa de difusión y capacitación sobre compostaje doméstico, se deberán seguir los siguientes pasos.

  • Selección de los capacitadores. La selección se puede hacer a partir de personas que ya estén realizando el compostaje doméstico en sus domicilios, y tengan la disposición y el tiempo para difundirlo entre sus vecinos de colonia, barrio, comunidad o municipio. Se puede iniciar con un solo capacitador comprometido con el medio ambiente, o bien, preparar a nuevos capacitadores.

  • Diseño de los materiales de apoyo. Estos materiales pueden ser tan sencillos como un tríptico o un cartel. En estos materiales se incluyen los principales puntos relativos al compostaje. El documento es un apoyo para la capacitación y no pretende sustituirla. En el anexo A se presenta un modelo de tríptico. También se puede conseguir manuales para capacitación en internet; por ejemplo, en la dirección www.giresol.org existen algunos modelos. Además del material informativo impreso, son muy útiles los centros demostrativos donde se expongan diversos tipos de compostadoras y se muestren las diferentes etapas del proceso.

  • Selección del sitio para la capacitación. La capacitación debe llevarse a cabo con una compostadora funcionando, así que algunas demostraciones podrían llevarse a cabo en la casa del capacitador(a) o en el centro demostrativo. También se puede construir una compostadora en la escuela o el jardín municipal, y que el capacitador sea un profesor o un jardinero.

  • Difusión de la campaña. Ya sea a través de visitas de casa en casa, anuncios en la escuela, perifoneo (carro de sonido), volantes, mantas, periódicos y radio locales se puede invitar a la población a visitar el centro demostrativo para conocer qué es y capacitarse en la elaboración de composta.

  • Puesta en marcha de la capacitación. Se recomienda dividir la capacitación en tres grandes rubros: la compostadora, la selección de los residuos, y el proceso del compostaje doméstico. Las sesiones pueden ser semanales, de dos horas de duración. En la primera sesión se deberá explicar los beneficios que aporta la composta doméstica, el proceso en forma general, y cómo se puede obtener o construir la compostadora. En el transcurso de la semana, los asistentes a la capacitación pueden obtener una compostadora que el capacitador puede revisar. En la segunda sesión se explica cómo seleccionar y preparar los residuos y la forma de llenado de la compostadora. Nuevamente se solicita a los asistentes que durante la semana realicen la selección y el llenado de su compostadora. En la tercera sesión se puede resolver las dudas relacionadas con la selección y el llenado, así como dar una amplia explicación de los cuidados. La cosecha de la composta y las dudas que sobre la marcha se presenten, pueden constituir el tema de la cuarta y última sesión. Al poner en marcha la capacitación, es imprescindible asegurar que estén disponibles los materiales necesarios para los ciudadanos objetiv;: estos materiales incluyen la folletería, las compostadoras (o los materiales e instructivos para construirlas) y la información de contacto de los capacitadotes.

  • Multiplicación de los capacitadores. De los primeros grupos de asistentes a la capacitación pueden surgir nuevos capacitadores que, con una experiencia de al menos 6 meses, sean capaces de reproducir esta capacitación en otra comunidad o con otro grupo de personas. El compostaje doméstico generará mayores beneficios al municipio en la medida en que haya un mayor número de personas participantes. Por esta razón, debe proporcionarse la capacitación durante un largo plazo e ir formando grupos de apoyo, así como existen para la enseñanza del tejido y del bordado, entre otros, en donde las personas más expertas comuniquen sus conocimientos a las principiantes. La multiplicación de capacitadores también puede fomentar el mercado de insumos, y habrá personas que puedan fabricar las compostadoras y venderlas a un precio accesible.

  • Sostenimiento del programa. Es necesario prever la continuidad del apoyo técnico a los composteadores domésticos a lo largo de los meses y los años, para la atención de problemas, el re-entrenamiento, y el apoyo en tareas poco frecuentes (como el vaciado de la compostadora o el inicio de una nueva pila, por ejemplo). El sostenimiento es una parte integral y esencial del programa de compostaje, y requiere de la asignación de recursos y personal desde el inicio y como parte de los gastos de operación del programa. Los recursos originales deberán cubrir gastos de folletos, visitas domiciliarias, atención al público, centros demostrativos, campañas de concientización y reforzamiento, así como incentivos diversos para los participantes.

 

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 15/11/2007