Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido

Los tiburones de Isla Guadalupe

 

Juan Pablo Gallo-Reynoso, Ana Luisa Figueroa-Carranza
y María del Pilar Blanco-Parra

 

Introducción

 

Los tiburones surgieron durante el periodo Devónico hace aproximadamente 350 millones de años, pero las especies actuales aparecieron hace unos 100 millones de años. A este grupo de peces elasmobranquios pertenecen cerca de 500 especies agrupadas en ocho órdenes y 30 familias (Compagno, 1999), las cuales ocupan una gran variedad de hábitats distribuidos en todos los océanos del mundo. En las costas mexicanas se han reportado alrededor de 104 especies (Espinosa-Pérez, 2004) aunque este número podría aumentar debido a nuevos registros para el Golfo de California (Castro, et al., 2003).

En Isla Guadalupe se encuentran especies de tiburones pertenecientes a nueve familias, aunque todavía no se ha realizado un estudio puntual para estimar la composición de las especies de tiburones que se encuentran en esta isla, por tanto toda la información a la cual hemos podido acceder es referente a avistamientos por parte de pescadores e investigadores que han estado en la isla o por registros de las heridas causadas por algunos tiburones a los pinnípedos que habitan este lugar.

Hay muy poca información científica sobre los peces que se presentan en las aguas de la isla aunque se sabe mucho de la distribución a nivel empírico de los peces que son explotados por las compañías de pesca deportiva con base en San Diego, quienes extraen anualmente una buena cantidad de atún aleta amarilla (Thunnus albacares), atún azul (T. thynnus), curvina (Cynoscion sp.), jurel de aleta amarilla (Seriola lalandei), wahoo o peto (Acanthocybium solanderi) y otras especies que ofrecen una buena pelea a los pescadores deportivos. Últimamente se ha desarrollado una gran actividad turística basada en la observación submarina de tiburones, la que se realiza dentro de jaulas, entre las que destacan los tiburones blancos (Carcharodon carcharias), en ocasiones el tiburón mako (Isurus oxyrhynchus), el tiburón azul (Prionace glauca) y otras especies.

En el año 2000 personal del Pfleger Institute of Environmental Research cuya base se halla en Oceanside, California inició un estudio para conocer los movimientos a gran escala del tiburón blanco, para lo cual se marcaron 35 tiburones en Isla Guadalupe y así seguir sus migraciones. Algunos resultados muestran que los tiburones marcados han permanecido en la isla de dos semanas a nueve meses y que algunos se han movido a montañas submarinas en mar abierto; sin embargo, los resultados de estos trabajos aún no están publicados (PIER, 2004). También se han colocado marcas satelitales en tiburones en otras regiones del océano Pacífico nororiental, como en la isla Año Nuevo, de la costa central de California, cerca de San Francisco en los Estados Unidos de América. Los tiburones marcados se desplazaron hacia el sur; uno de ellos viajó 3,800 km para llegar a las aguas pelágicas de Hawai, otros tres viajaron hasta aguas subtropicales del Pacífico oriental. En aguas oceánicas profundas los tiburones nadaron en dos profundidades, a cinco metros o a profundidades de 300 a 500 metros con temperaturas de entre 10 a 14 °C. Los buceos más profundos fueron de 650 a 680 metros con temperaturas tan bajas como 4.8 °C (Boustany, et al., 2002; Mayell, 2002).

La Isla Guadalupe tiene fama de que en sus aguas hay presencia de tiburones blancos, los cuales han atacado y provocado la muerte a seres humanos. Tal es el caso de los pescadores de la Cooperativa Abuloneros y Langosteros de Ensenada, antes Cooperativa Gustavo Díaz Ordaz, que desde 1954 trabajan la captura de la langosta y el abulón en la isla. La langosta se obtiene por medio de trampeo desde pangas y el abulón por medio del buceo con hooka a profundidades de 20 brazas (37 metros) o más en zonas de fuertes corrientes (Santis, 1983), durante la primavera y el verano. En dicha cooperativa se tiene registrada la muerte de algunos de sus integrantes por causa del tiburón blanco (Gallo-Reynoso notas de campo, 2000). Hay casos en los cuales esta especie ha causado la muerte a pescadores deportivos de aguas abiertas que practican este tipo de cacería por medio del snorkel y el arpón, acechando a grandes atunes y peces espada y otros peces de gran tamaño a profundidades medias. En dos ataques documentados el tiburón blanco atrapó al buzo que había arponeado un gran atún en septiembre de 1973 y le causó la muerte; en otra ocasión, otro de estos buzos fue atacado, pero solamente fue herido en un hombro y salió ileso en otoño de 1984; ambos ataques sucedieron en la tarde y en aguas someras (Maas, 1995; McCosker y Lea, 1996). También hay otras anécdotas sobre ataques a los buzos comerciales, golpeó sin provocación a una lancha de investigadores (C. Hubbs, L. Hubbs y A. Stover en 1955-1957) (Collier, Marks y Warner, 1996), así como golpeó y curioseó a lanchas de pescadores. Esto ha sido un impedimento para la investigación científica por la presencia de “muchos tiburones” en zonas de colecta de algas marinas en la caleta Melpomene (Stewart y Stewart, 1984). En cartas náuticas se encuentran marcados los lugares, como la Punta Norte y el Morro Sur, con presencia de tiburón blanco y como peligrosos para el buceo deportivo (Winlund et al., 1988).

Durante el tiempo que se ha trabajado en Isla Guadalupe se observaron ataques por parte de tiburones blancos a dos de las tres especies de pinnípedos que habitan la isla, teniendo fatales consecuencias para los elefantes marinos (Mirounga angustirostris) y para los lobos finos de Guadalupe (Arctocephalus townsendi). También se ha podido constatar la presencia de por lo menos otras cinco especies de tiburones capaces de depredar a estas especies de pinnípedos.

Existen dos trabajos recientes en los cuales se conjuntaron una serie de observaciones de heridas causadas por tiburones en las especies de pinnípedos presentes en la isla, lográndose identificar mordidas de tres especies de tiburones: Carcharodon carcharias, Carcharhinus leucas e Isistus brasiliensis, de las cuales esta última, conocida como tiburón sacabocados, fue la que presentó una mayor frecuencia (70%) de heridas en los pinnípedos de la isla que presentaron alguna cicatriz o evidencia de ataque por tiburón (Figueroa-Carranza y Gallo-Reynoso, 2001; Gallo-Reynoso et al. 2004).

Las aguas que rodean a la isla son abundantes en peces, se han reportado 126 especies entre las que destacan las de gran tamaño como las cuatro especies de atunes (Thunnus alalunga, T. albacares, Euthynnus lineatus y Katsuwonus pelamis), el peto (A. solanderi) y el jurel aleta amarilla (S. lalandei). La ictiofauna presenta otros peces, como las cabrillas, la cabrilla calico (Paralabrax clathratus), 23 especies de peces rocosos y escorpiones, blanco de Guadalupe (Caulolatilis affinis), palometas, curvinas, roncacho (Umbrina roncador), roncador blanco (Genyonemus lineatus), ojo azul (Girella nigricans), herrero (Chromis punctipinnis), macarelas (Scomber japonicus y Auxis thazard), sardinas (Sardinops caerulea), anchovetas, peces voladores (Cypselurus californicus), peces trompeta, peces flauta, el vistoso garibaldi de color escarlata (Hypsypops rubicundus), la vieja (Semicossyphus pulcher) y otros como la morena lobo (Anarrhichthys ocellatus). Toda esta ictiofauna es de origen mixto, con especies de origen boreal y de origen panámico, y varias especies endémicas entre las que destacan el pez mariposa (Chaetodon falcifer), el pez cardenal (Apogon guadalupensis) y el gobio (Gobiesox eugrammus).

 

El área de estudio

Isla Guadalupe (29°00' N, 118°26' W) se localiza a 240 km al oeste de la península de Baja California, México, dentro de la Corriente de California, con una temperatura superficial promedio de 18 °C (rango: 16 °C primavera, 20 °C verano; Lynn y Simpson, 1987). Predominan los vientos del noroeste (Berdegué, 1957). Su orientación (norte–sur) y su forma alargada (35 km de longitud por 6.5-9.5 km de ancho) actúa como una barrera contra el flujo de la corriente, lo que produce una serie de remolinos a diferentes profundidades. La isla está rodeada por profundidades de 3,600 m o más. No posee una plataforma costera a su alrededor, con excepción de la punta sur donde existe una plataforma de cuatro km de ancho por 200 m de profundidad y se encuentra entre Isla Guadalupe, el islote Zapato y el islote Toro. La fisiografía de la zona costera está compuesta por rocas basálticas sueltas y bloques, diques y acantilados (Pierson, 1987).

Las observaciones de tiburones se realizaron a la par del estudio de los lobos finos de Guadalupe (Arctocephalus townsendi) durante 1991-1993, periodo en el que se hicieron observaciones durante el invierno (febrero 1991-1992), primavera (junio 1983 y 1991), verano (julio-agosto 1991, 1992 y 1993) y en otoño (noviembre-diciembre 1991 y 1992), durante un total de 189 días. Otras observaciones se llevaron a cabo en invierno del 2000 (enero) y del 2003 (febrero), primavera del 2000 (mayo) y verano del 2003 (julio), con un total de 41 días más. Casi todo el tiempo de observación (220 días) se realizó en la costa oriental de la isla.

Las observaciones de las diferentes especies de tiburones se hicieron desde: a) dos campamentos base, el primero ubicado en los Corrales, en la costa sureste de la isla (28° 53.50' N, 118° 15.50’W), a una altura de 30 m sobre el nivel del mar; el segundo en Campo Norte, en la costa noreste (29° 09.255’ N, 118° 17.074’ W) a 7 m sobre el nivel del mar. Las observaciones se realizaban diariamente, comenzando a las 6:00 horas y terminando a las 20:00 horas en el verano y a las 18:00 horas durante el invierno; b) desde la pasarela del puente y el castillo del puente de los barcos guardacostas de la Armada de México (aproximadamente a 10 m sobre el nivel del mar) al circunnavegar, al acercarnos y al dejar la isla, y c) mientras se realizaban los censos de lobos finos, elefantes marinos y lobos marinos de California en la costa este de la isla (excepto en verano de 1992–1993 e invierno de 2003, cuando toda la isla fue circunnavegada). Las observaciones de tiburones se realizaron desde pangas de fibra de vidrio o pangones de madera de 5-7 m, con una altura de observación de aproximadamente 2 m y, en general, todas fueron hechas por dos a cuatro personas desde los campamentos base con la ayuda de binoculares 10x50 y un telescopio (spotting scope) Bushnell de 18-36 x 50 mm, y desde las embarcaciones con la ayuda de los pescadores; éstas se realizaban mientras se censaba a lo largo de la costa a baja velocidad (2-3 nudos).

El probable sesgo debido a la observación fue relativamente consistente dado que una o dos de las cuatro personas colectaron siempre la información en los días de censo y de observación de tiburones desde los diferentes campamentos. Se estimó el tamaño de los individuos comparándolo con el tamaño de la embarcación. También se revisó el comportamiento general de estas especies y en la medida de lo posible se identificaron sus presas, los ataques recibidos por estos depredadores, y las estrategias desarrolladas por los pinnípedos y cetáceos para evitar ser devorados por los tiburones. Se registraron 17 especies de tiburones en las aguas de la isla, ya sean observadas por nosotros, referidas por los pescadores o por registros en la literatura.

 

El hábitat de los tiburones

La isla no posee una plataforma costera a su alrededor, con excepción de la punta sur donde existe una plataforma de 4 km de ancho por 200 m de profundidad que corre de la Punta Sur a la Caleta Melpómene, entre Isla Guadalupe y los islotes Toro y Zapato, en donde la profundidad se incrementa abruptamente hacia el sur. La profundidad se incrementa desde la costa con un talud de 70° promedio de inclinación hasta el piso oceánico a los 3,658 m (2,000 brazas) de profundidad (obtenido de la figura 5 de Krause, 1961). La zona costera submareal es escabrosa y está compuesta por bloques basálticos, hoyos, hendiduras, cuevas y cavernas, diques de basalto, pilares basálticos, caídas verticales de basalto, taludes basálticos, fondos de canto rodado y arena gris–negra con canto rodado. En todas estas zonas hay una gran diversidad de algas, siendo las más notorias las algas palma gigantes o sargazo candelero (Pelagophycus porra), las cuales llegan a formar bosques en áreas con declive de poco a pronunciado y de fondo rocoso como el islote Zapato; y una cantidad de macroalgas en la zona costera submareal, como el alga Cystoseira osmundacea, que se desarrolla en hábitats rocosos (Stewart y Stewart, 1984). También hay pastos marinos conformando “praderas” como el pasto Phyllospadix sp., en donde la visibilidad horizontal excede los 30 m. También existen esponjas y algunas especies de corales blandos en zonas rocosas.

En cuanto a la batimetría, existen una serie de cañones profundos en diferentes partes de la costa este, tal como la gran bahía de Campo Norte, zonas situadas en la porción media de la isla y hacia la zona de los Corrales (figura 1). El lado oeste de la isla, al igual que el lado norte, se ven constantemente golpeados por el oleaje y los vientos dominantes del noroeste que viene sin obstáculos del océano Pacífico (a excepción de la Caleta del Oeste). En el lado este el mar es más tranquilo, protegido de los vientos y oleajes dominantes del noroeste por la cordillera montañosa que recorre la isla (Berdegué, 1957).

 

Figura 1

 


Zonas en donde se distribuye el tiburón blanco (C. carcharias) ya sea por observación directa, ataque a pinnípedos o cetáceos, observación de individuos de lobo fino de Guadalupe y de elefante marino del norte con heridas hechas por esta especie de tiburón en la Isla de Guadalupe, Baja California

 

La isla tiene una orientación norte–sur y actúa como una barrera contra la Corriente de California por lo que produce una serie de corrientes ascendentes o surgencias y remolinos en diferentes áreas, aportando aguas frías y ricas en nutrientes. En la superficie marina, al conjuntarse con los vientos dominantes del noroeste (Berdegué, 1957), producen remolinos y corrientes de chorro que afectan la superficie del mar, provocando lo que los pescadores llaman “contraste”, que es el oleaje producido por las corrientes contrarias en diferentes puntas de la isla. La temperatura superficial del mar en la costa fluctúa entre 17 ° y 20 °C, bajando a 15 °C en febrero–marzo durante el invierno y aumentando a 21-22 °C en septiembre–octubre durante el verano. Otros registros han dado 16.1 °C en abril de 1925 y 18–18.8 °C en diciembre de 1949 (Stewart y Stewart, 1984). La temperatura promedio superficial del mar es de 18 °C (rango: 16 °C en primavera, 20° C en verano (Lynn y Simpson, 1987)). Las mareas son semidiurnas y presentan una amplitud de casi 3 metros durante los meses de invierno (Stewart y Stewart, 1984). El agua de mar en la isla es muy clara, alcanzando una visibilidad vertical (disco de secchi) de 25 a 30 m.

 

Especies de tiburones observadas

Tiburón cornudo, Heterodontus francisci (Girard, 1854)

Esta especie de tiburón se distribuye en aguas cálidas-templadas y subtropicales del océano Pacífico oriental de la parte central y sur de California (EE.UU.), Baja California y el Golfo de California (México), y probablemente en Ecuador y Perú. Es una especie béntica y epibéntica que se encuentra en la plataforma continental más abundantemente en fondos rocosos, entre los dos y 11 metros de profundidad, pero también se le puede hallar a mayores profundidades (150 m). Frecuenta praderas de algas, roqueríos y fondos de arena y canto rodado, incluyendo arrecifes (Compagno, 2001).

Las principales características de esta especie son las dos grandes espinas que presenta en sus aletas dorsales, su patrón de coloración con pequeños puntos oscuros menores a una tercera parte del tamaño de su ojo y la ausencia de una banda clara en el espacio interorbital, lo cual la diferencia de H. mexicanus (Compagno, 2001).

Esta especie fue observada en nueve ocasiones como fauna de acompañamiento en las jaulas para langosta roja (Panulirus interruptus) que es intensamente explotada en la isla durante el otoño y el invierno. La mayoría de las veces son muertos por los pescadores ya que atacan a las langostas dentro de la jaula; sus dos espinas dorsales en ocasiones son utilizadas para colgarlas en collares. No se refiere que sea consumido.

El tiburón cornudo se alimenta principalmente de invertebrados como erizos, cangrejos y posiblemente abulones y pequeños peces demersales. Es una especie lenta, nocturna y solitaria que se alimenta de noche (Compagno, 2001), por lo que cae en las trampas de langosta.

 

Tiburón mamón, Mustelus californicus (Gill, 1864)

Esta especie de tiburón se encuentra distribuida dentro y fuera de la costa en el océano Pacífico oriental, desde el Golfo de California hasta el norte de California. Prefiere aguas sobre la plataforma costera y es muy común en bahías y costas rocosas a profundidades de 2 a 46 m. Algunas veces se encuentra entre cardúmenes de tiburón leopardo (Triakis semifasciata) (Compagno, 1984).

El cuerpo alargado y delgado de este tiburón es similar al de otras especies de la familia Triakidae, tiene ojos grandes y ovalados y una segunda aleta dorsal grande. Además presenta un espiráculo muy notable detrás del ojo, y el lóbulo inferior de la aleta caudal resulta generalmente indistinguible. Su coloración es por lo común gris o café en el dorso y claro en el vientre y sin marcas o bandas identificables (Compagno, 1984).

Esta especie demersal ha sido referida como presente en la isla por los pescadores de langosta y abulón, especialmente por estos últimos quienes lo ven bajo el agua en la zona en donde extraen dicho marisco y en las zonas en que trampean langosta. Se le ha encontrado en áreas con presencia de arena y canto rodado, en bahías y caletas someras. Se le observó brincando el 27 de julio de 1992 en la zona de Campo Norte que es una caleta profunda de canto rodado y arena con piedras. Se alimenta principalmente de camarón fantasma (Callianassa californiensis) y gusanos (Urechis caupo), aunque también de cangrejos y pequeños peces como sardinas, lenguados y peje sapo del género Porichthys sp., (Compagno, 1984).

 

Tiburón leopardo, Triakis semifasciata Girard, 1854

El tiburón leopardo tiene una distribución un poco estrecha encontrándose sólo en el océano Pacífico oriental, desde Oregon hasta el Golfo de California en México. Las poblaciones más grandes se han observado en la Bahía de San Francisco y otros estuarios grandes. Es común encontrarlo en bahías arenosas o fangosas y estuarios cerca del fondo o en él. Generalmente se encuentra en profundidades de seis metros o menos; sin embargo, ha sido observado a más de 91 m de profundidad. Este tiburón se asocia con aguas frías a templadas (Compagno, 1984).

Es una especie demersal y a los individuos se les ha observado en las zonas cercanas a la costa en dos ocasiones, ambas en 1993, entre zonas de arenas, piedras dispersas, costas rocosas y algas. La primera vez que se le observó fue en Los Corrales, un ejemplar descansando entre algas y rocas, y la segunda ocasión en Campo Lima, al sacar una trampa de langosta. En ocasiones son arponeados por los buzos al sacar abulón para consumo propio y lo preparan como cazón, otras veces ejemplares más pequeños caen en las trampas para langosta que se tienden en la isla de septiembre a marzo, pero generalmente son regresados al mar.

Se sabe que los tiburones leopardo comen invertebrados como pulpos, cangrejos, camarones, langosta (observado en Isla Guadalupe por los pescadores, peces como anchoveta, sardina, lenguado, pargos, mantarrayas, guitarras y otros tiburones como el tiburón carnudo; también se alimenta de huevecillos de peces (Compagno, 1984).

Esta especie tiene un bajo potencial reproductivo por lo cual se debe prevenir su sobrepesca y su conservación debe ser a través de buenas prácticas de manejo en Isla Guadalupe.

 

Tiburón toro, Carcharhinus leucas (Valenciennes, 1839)

El tiburón toro se distribuye en las aguas costeras tropicales y subtropicales de todo el mundo así como en algunos ríos como el Misisipi y el Amazonas. Presenta migraciones hacia el norte en verano, regresando a las aguas tropicales cuando la temperatura del agua se enfría. Esta especie se asocia comúnmente con las aguas costeras, poco profundas (de menos de 30 m), aunque su rango va desde 1 a 150 metros de profundidad. Es muy común en estuarios, bahías, puertos, desembocadura de ríos y lagunas.

El tiburón toro tiene un cuerpo muy robusto y un hocico fuertemente redondeado. Su primera aleta dorsal es grande y triangular con el ápice muy puntiagudo, mientras que la segunda es mucho más pequeña. Sus ojos son pequeños si se compara con otros carcharhinidos (Compagno, 1984).

Se observó un individuo el 24 de julio de 1993 a 10 m de la costa, frente al campamento de los Corrales. Este individuo atacó a una hembra juvenil de lobo fino de Guadalupe (Arctocephalus townsendi), la cual dando un gran brinco escapó y salió a tierra frente a nuestra área de observación; la herida sufrida en el costado izquierdo no le produjo hemorragia externa, no fue fatal y la hembra se recuperó varios días después. También se observaron durante este mismo mes dos individuos de lobo fino con heridas cicatrizadas, que por su forma se pudo identificar que las había causado esta especie de tiburón. Según los pescadores de la zona es raro observar a esta especie en la isla y es posible que su presencia este año se haya debido a que la temperatura del agua estaba 2 ºC más alta que lo normal debido al evento de El Niño.

Los tiburones toro son también conocidos como tiburón lobero en el Golfo de California y deben su reputación a lo cercano que se encuentran de la costa en la zona submareal, aledañas a las loberas de lobos marinos de California (Zalophus californianus) a los cuales ataca para alimentarse.

La mayoría de las presas en la dieta del tiburón toro son peces óseos y pequeños tiburones. Se alimenta principalmente de algunos túnidos como el bonito (K. pelamis), así como de otros peces en cardúmenes como algunos Carángidos, Lujándoos y macarelas. Algunas veces consume ciertas especies de rayas y tiburones juveniles de su misma especies en las zonas de crianza en la costa. Otras presas ocasionales reportadas dentro de su dieta son las tortugas marinas, delfines, cangrejos, camarones, aves marinas y calamares (Compagno, 1984).

 

Tiburón de puntas blancas oceánico, Carcharhinus longimanus (Poey, 1861)

El tiburón de puntas blancas oceánico se distribuye en todos los océanos del mundo en aguas epipelágicas tropicales y subtropicales entre los 20° norte y 20° sur de latitud, y es considerada una especie altamente migratoria. Este tiburón se encuentra usualmente alejado de la costa en aguas profundas (0-152 m); sin embargo, en algunas ocasiones ha sido reportado en aguas poco profundas cerca de la costa, generalmente alrededor de islas oceánicas.

Ésta es una de las tres especies de tiburones oceánicos más abundante, encontrándose en gran número en toda su área de distribución, incluso en aguas con temperaturas por debajo de 21°C. Aunque es principalmente solitario, ha sido observado en “frenesís alimenticios” (Compagno, 1984).

El tiburón de puntas blancas oceánico es fácil de distinguir de las otras especies de carcharhinidos por su primera aleta dorsal que es grande y con el borde redondeado, además de presentar en la punta una mancha blanca, la cual también presenta en la punta de las aletas pélvicas, caudal y pectorales. Sus aletas pectorales son bastante grandes y con el borde redondeado (Compagno, 1984).

Se alimenta de peces escómbridos, carángidos y calamares, cangrejos, tortugas y carroña de ballenas. Es una especie lenta que puede desarrollar altas velocidades al atacar y que se aproxima a los buzos de aguas abiertas (Compagno, 1984). De esta especie se observó un ejemplar en el verano de 1993 en Isla Guadalupe, cercano a la costa, en el área de Los Corrales.

 

Tintorera, Galeocerdo cuvier (Péron y Lesueur, 1822)

Se encuentra en todas las aguas templadas y tropicales del mundo excepto en el mar Mediterráneo. Es una especie de amplia distribución tanto en aguas abiertas como en aguas costeras poco profundas (Compagno, 1984).

Este tiburón tiene una notable tolerancia a muchas clases diferentes de hábitats marinos pero prefiere generalmente aguas turbias en áreas costeras. Es común encontrarlo en estuarios y puertos en donde puede hallar una gran variedad de presas. Son parte de su ambiente natural zonas poco profundas alrededor de cadenas de islas e islas oceánicas, incluyendo las lagunas. A menudo se le observa en la superficie y ha sido reportado a 350 m de profundidad (Compagno, 1984).

El tiburón tigre lleva acabo migraciones estacionales. Es bien conocido que se mueve desde aguas tropicales hacia aguas templadas en los meses cálidos y retorna en el invierno. Estos tiburones también hacen grandes migraciones oceánicas entre islas y son capaces de viajar largas distancias en poco tiempo (Compagno, 1984).

Es probablemente el más fácil de identificar dentro del grupo de los carcharhinidos, debido a los puntos y franjas verticales negras que tiene a lo largo de todo su cuerpo, las cuales son más notorias en los individuos juveniles. Tiene una cabeza robusta con ojos grandes y un hocico muy romo (Compagno, 1984). Esta especie se alimenta de gran variedad de presas que varían según la región geográfica en la que se encuentre, aunque su dieta comúnmente incluye tortugas marinas, rayas, otros tiburones, peces óseos, aves marinas, delfines, calamares, varios crustáceos y carroña.

Esta especie se observó una sola vez en julio del 1992 después de que provocó la huída de un grupo de hembras pinnípedos que se encontraban en un grupo de flotación; en estos grupos las hembras se acicalan, interactúan y se refrescan después de amamantar a sus crías. Esta observación sucedió en el año de El Niño de 1992 en que la temperatura superficial del mar estaba 4 ºC por encima de lo normal.

 

Tiburón azul, Prionace glauca (Linnaeus, 1758)

El tiburón azul es una de las especies de tiburón oceánico más abundante y es el de más amplia distribución. Es el tiburón pelágico con mayor presencia en el océano Pacífico norte, encontrándose en el golfo de Alaska (57° N) durante los meses de agosto y septiembre; y entre los 20° N y los 40° N durante el invierno (Strasburg, 1958). Habita la zona oceánica-epipelágica y litoral de aguas templadas, subtropicales y tropicales (Pratt, 1979), sin embargo, se ha encontrado desde la superficie hasta los 600 metros de profundidad y en ocasiones puede verse en la costa, especialmente de noche (Carey y Scharold, 1990). Es frecuente en áreas con una angosta plataforma continental. Presenta un patrón de movimientos estacionales, con un incremento en la abundancia en altas latitudes durante el verano y en bajas latitudes en el invierno (Strasburg, 1958; Compagno, 1984). El tiburón azul habita aguas con temperaturas superficiales entre 11° y 27 °C en todo el mundo; en el océano Pacífico es común encontrarlo en aguas con 11° a 17 °C de temperatura.

Los organismos de esta especie presentan un cuerpo delgado y fusiforme, con un hocico largo y estrechamente redondeado. El cuerpo tiene una coloración azul oscuro en el dorso, en los flancos azul brillante y el vientre blanco; el color azul cambia a púrpura negruzco después de la muerte; los ápices de las pectorales y de la aleta anal son oscuros (Fisher et al., 1995).

El tiburón azul es uno de los depredadores tope de la zona pelágica y se alimenta principalmente de cefalópodos. Sin embargo, también se encuentran dentro de su dieta pelágicos menores como las sardinas (Clupea harengus) y macarelas (Trachurus symmetricus) (Strasburg, 1958). También se han encontrado ocasionalmente como presas de esta especie otros invertebrados, pequeños tiburones, carroña de mamíferos y de aves marinas. De igual forma, se ha sugerido que esta especie se alimenta en algunas ocasiones directamente del fondo, pues dentro de su dieta se han encontrado peces de la familia Bothidae (peces planos) (Henderson et al., 2001).

Esta especie se observó en tres ocasiones durante el mes de noviembre en 1992 y julio de 2003. En dos de ellas los individuos estaban brincando fuera del agua, alejados de la costa. Una de las observaciones fue realizada desde el campamento Los Corrales y las otras dos desde Campo Norte, todas en la costa este de la isla.

 

Tiburón martillo, Sphyrna sp

No hay una descripción, ya que no se sabe cuál de las especies es o son las que se han observado en la isla en donde ocasionalmente son reportados por los pescadores. No son muy comunes, pero son más temidos incluso que el tiburón blanco, por su costumbre de agruparse en grandes cardúmenes y también por tener hábitos alimenticios de fondo. Los buzos refieren el gran tamaño de estas cornudas de las que no se ha identificado su o sus especies, las referencias a la presencia de este género han coincidido con los años de El Niño de 1992 y de 2002.

 

Tiburón blanco, Carcharodon carcharias (Linnaeus, 1758)

El tiburón blanco es uno de los mayores tiburones y es el depredador más grande de este grupo; es robusto, con una nariz cónica, presenta dientes muy grandes en forma de dagas, aplanados, triangulares y con los bordes aserrados, las aperturas branquiales son alargadas. En el dorso tiene una aleta dorsal alta y ancha de forma triangular, el borde posterior con la punta inferior libre y de color oscuro. Las aletas pectorales son grandes y con la punta negra, tiene pequeñas aletas dorsal y anal secundarias, fuertes quillas en el pedúnculo caudal y una aleta caudal en forma creciente. El color dorsal es gris plomizo o café grisáceo, la porción ventral es blanca y sus bordes se encuentran muy definidos con respecto a la coloración dorsal (Compagno, 2001). Esta especies se encuentra cerca de la costa y algunas veces penetra bahías poco profundas y estuarios, pero también se halla en las costas de islas continentales y oceánicas (especialmente en las que se encuentran colonias de pinnípedos) y también en donde hay grandes bancos de peces (Compagno, 2001).

Es una especie que puede alimentarse de carroña, basura y peces capturados en líneas de pesca, pero principalmente obtiene su comida matando a sus presas, siendo altamente oportunista como los grandes depredadores terrestres. Su dieta varía según el área, de acuerdo con la disponibilidad y vulnerabilidad de las presas, así como por la motivación del depredador. Las presas vivas de los tiburones blancos son en su mayoría, vertebrados marinos e invertebrados menores a su tamaño, variando desde pequeños peces en cardúmenes, calamares, hasta elefantes marinos y crías de ballena gris. Las principales presas del tiburón blanco son los peces óseos (Actinopterygii), los peces cartilaginosos, los mamíferos marinos, las aves marinas, los cefalópodos y los crustáceos (Compagno, 2001).

La Isla Guadalupe parece ser un escenario perfecto para el tiburón blanco en el océano Pacífico oriental, pues la presencia de tres especies de pinnípedos, además de varias especies de cetáceos y un gran número de peces grandes, hacen de este un lugar importante como fuente de alimento. El tiburón blanco es el principal depredador natural de los pinnípedos como se ha constatado por los contenidos estomacales, las heridas causadas en estos, la observación directa de ataques y la presencia de esta especie cerca de las colonias de pinnípedos (Le Boeuf, Riedman y Keyes, 1982), al igual que en diferentes áreas del mundo como en California central y Sudáfrica (Long et al., 1996; Ferreira y Ferreira, 1996), además de ser también depredador de diferentes especies de cetáceos (Long y Jones, 1996).

Se realizaron varias observaciones de tiburón blanco en la isla, la especie se identificó por su gran tamaño, por la presencia de una aleta dorsal alta, ancha y triangular y por su coloración característica gris en el dorso y blanco en el vientre; en ocasiones se pudo ver a individuos solitarios cerca de las embarcaciones ya fueran pangas de pescadores o barcos. Las observaciones más frecuentes fueron desde los campamentos de Los Corrales (1991-1993) y desde Punta Norte (2003).

El tiburón blanco se encuentra en la isla durante todo el año, pero es más frecuente verlo durante el verano, el otoño y el invierno cuando se reproducen las tres especies de pinnípedos que allí habitan y que coincide con la corrida anual de atún aleta amarilla (T. albacares) que es también una de sus presas predilectas. Individuos marcados en California han aparecido en Isla Guadalupe mientras que otros marcados en esta última han aparecido tan lejos como las islas de Hawai (Boustany et al., 2002).

Es frecuente observar a las crías de lobo fino muertas, flotando en el mar, descabezadas, mostrando las marcas características de la dentadura de tiburón blanco. Durante 1991 a 1993 se observó que las crías de lobo fino que eran arrastradas por el oleaje o por la marea y que nadaban cerca de la costa eran atacadas, principalmente en la cabeza. El tiburón blanco descabeza a la cría y deja el resto del cuerpo flotando. Esto fue más evidente después del paso del Huracán Darby en julio de 1992, que arrastró al mar a una gran cantidad de crías, de apenas una o dos semanas de edad, las cuales apenas podían nadar contra las grandes olas. Muchas sobrevivieron el temporal nadando, pero durante los días posteriores muchas murieron al ser atacadas por tiburones. Se realizó un censo de pinnípedos para conocer la situación de éstos después del huracán que causó la muerte del 30% de las crías de lobo fino producidas esa temporada. Las muertes se dieron por ahogamiento, por ser cambiadas de territorio y posterior inanición al no ser amamantadas por sus madres y por ataque de tiburón (Gallo-Reynoso, 1994). En dos localidades diferentes en la costa este, se hallaron esqueletos post-craneales de dos hembras a los cuales les faltaba la cabeza y mostraban otras heridas a nivel del pecho y las costillas. En general, el tiburón blanco es la segunda especie de tiburones que depreda a los pinnípedos de la isla, ya que de los individuos observados con heridas o cicatrices (o muertos), 27% fueron causadas por esta especie de tiburón (Gallo-Reynoso et al. 2004).

El tiburón blanco también es uno de los posibles depredadores de las toninas (Tursiops truncatus) y han sido reportadas las interacciones entre ambas especies (Connor y Heithaus, 1996). Aunque los casos de interacción entre las toninas y estos depredadores son escasos, se registró una observación en febrero de 1991 en la costa este de Isla Guadalupe, a la altura de Punta Doble, donde un grupo de diez toninas aparentemente estaban huyendo de un tiburón blanco de 4.5 a 5.0 m de largo, que se observó en una ola y que se encontraba aproximadamente 30 m detrás de las toninas, nadando rápidamente hacia ellas, cruzando por debajo de la panga. Para evadirlo, las toninas comenzaron a nadar dando brincos horizontales superficiales de larga distancia (4.0 a 5.0 m), dirigiéndose hacia el sur a gran velocidad.

El tiburón blanco causa ciertos daños a la pesquería de langosta ya que en ocasiones ha atacado y destrozado las jaulas flotantes en que se deja a la langosta viva mientras se recogen las demás trampas. Por otra parte, son varios los casos en que estos tiburones han atacado a los pescadores, buzos de abulón, los que sacan gran parte de su producción del lado este de la isla, que es la porción protegida contra las marejadas. Varias son las anécdotas que se cuentan sobre el acecho de tiburón blanco a los buzos de abulón, quienes se sienten más seguros en el fondo ya que ahí se pueden guarecer y proteger entre los grandes bloques, paredes y cuevas de roca basáltica, no así en media agua cuando suben o bajan por el adulón; estos buzos han bautizado al tiburón blanco con el apodo de “el molacho” (el chimuelo).

Se sabe que el tiburón blanco ha golpeado a embarcaciones en Isla Guadalupe, una de ellas, la del Dr. Carl Hubbs en el viaje en que redescubrió al lobo fino de Guadalupe en 1954 (Collier et al., 1996); en otra ocasión ha golpeado a las pangas de los buzos de abulón, como en 1991 la del pescador Miguel González. Se les ha visto pasar por debajo de embarcaciones y barcos anclados en la Caleta Melpómene y en la Punta Norte. Hay por lo menos dos casos recientes en que buzos abuloneros han sido atacados y muertos por tiburón blanco en la isla (Gallo-Reynoso, notas de campo 2003).

Tricas y McCosker (1984), postularon que los ataques de los tiburones blancos a los pinnípedos y a los objetos y personas se debían a que sus siluetas, vistas desde abajo, parecían pinnípedos, la presa natural de estos tiburones. Se cree que los profundos buceos realizados por los elefantes marinos en las cercanías de sus colonias son para evitar la depredación por tiburones blancos en las aguas de la plataforma continental, en donde pueden ser más vulnerables y en aguas costeras con profundidades menores a los 11 m cerca de los puntos de entrada y salida de las colonias (Le Boeuf y Crocker, 1996). Estos mismos autores probaron que los elefantes marinos esperan a estar completamente sanos de las heridas producidas por sus congéneres durante las peleas por el control de los harems y las hembras que contienen, de esta manera evitan que las heridas frescas y sangrantes atraigan a los tiburones; también encontraron que las hembras, al salir de la colonia, se hunden hasta el fondo de la plataforma continental, moviéndose a las velocidades más altas y con el menor número de buceos posibles, y de esta manera se alejan hasta las aguas pelágicas más allá del talud continental.

Gallo-Reynoso y Figueroa-Carranza (1999) reportan que los tiburones blancos inflingen heridas a los lobos finos, de 24 ataques, 21 fueron hechos por esta especie. De estos 17 ataques dieron como resultado la muerte del lobo fino y cuatro de ellos escaparon. La cabeza, el cuello y el pecho fueron las áreas que presentaron mayor número de heridas. También describen el comportamiento antidepredador de los lobos finos de Guadalupe, a través de las posturas que toman las hembras en los grupos de flotación, en las cuales siempre se encuentran acicalando su piel mientras flotan y se refrescan, siempre con la cabeza hacia abajo, viendo hacia el fondo; en el momento que ven un tiburón salen en desbandada nadando a alta velocidad y alejándose de la zona de peligro; por su parte, los machos de esta especie también se encuentran solitarios en diferentes posturas y siempre con la cabeza bajo el agua, disminuyendo así la presión por depredación, al estar siempre alertas ya que el tiburón blanco ataca desde abajo.

Figura 1. Zonas en donde se distribuye el tiburón blanco (C. carcharias) ya sea por observación directa, ataque a pinnípedos o cetáceos, observación de individuos de lobo fino de Guadalupe y de elefante marino del norte con heridas hechas por esta especie de tiburón en Isla Guadalupe, Baja California.

 

Tiburón mako, Isurus oxyrhynchus Rafinesque, 1810

El tiburón mako es una especie epipelágica extremadamente activa que se encuentra fuera de la costa desde la superficie hasta los 500 m de profundidad y prefiere las aguas claras; sin embargo en las zonas donde la plataforma continental es estrecha llega a penetrar un poco más en la costa (Compagno, 2001).

Esta especie se ha observado una sola vez en junio de 1992, cerca de la lancha en la zona del Morro Sur, y fue posible identificarla por su característica coloración en los costados gris-azul metálico y su aleta dorsal, alta, corta en la base, angular y un poco redondeada en su punta. Otra característica es su gran aleta caudal, que le permite desarrollar altas velocidades al nadar, haciendo a esta especie la más veloz nadadora entre los tiburones. El mako se alimenta principalmente de peces pelágicos, que viven en cardúmenes (carángidos, sardinas, macarelas), y de demersales; con una gran variedad en sus presas entre las que se encuentran pequeños tiburones, peces espada, atunes, pequeños cetáceos y cefalópodos (Compagno, 2001).

La información acerca de sus presas sugiere que el mako se alimenta tanto cerca de la superficie como muy por debajo de ella, y puede alimentarse de presas de fondo cuando esta cerca de la costa (Compagno, 2001).

 

Tiburón sacabocados, Isistius brasiliensis (Quoy y Gaimard, 1824)

Es una especie epipelágica a batipelágica y se sabe que habita los mares tropicales extendiéndose hacia el norte hasta Japón y Baja California en México. Son comúnmente capturados con redes de arrastre de media agua a profundidades de entre 25 a 3,500 m, y ocasionalmente se le encuentra en la superficie durante la noche. Se cree que realiza migraciones verticales diurnas de 2,000 a 3,000 m en cada dirección durante las cuales, aparentemente, se encuentra con pinnípedos como elefantes marinos (Le Boeuf, McCosker y Hewitt, 1987). Se alimenta de presas de aguas profundas como el calamar gigante, gonostomátidos y crustáceos, pero según Compagno (1984) es un ectoparásito de grandes animales pelágicos como el Wahoo o peto, el atún, los peces espada, los tiburones y los cetáceos. Está muy especializado en su dentición, con labios succionadores y su faringe modificada, lo que le permite prenderse a los lados de sus grandes presas al introducir su larga mandíbula inferior como sierra dentro de la piel, afianzando sus dientes de la mandíbula superior como ganchos; girar y cortar el pedazo de piel, grasa y carne. Su talla máxima es de 56 cm.

Se creía que al ser los elefantes marinos una especie de nado lenta y pasar el 85% de su tiempo en profundidades de 400 a 650 metros (Le Boeuf, Costa y Huntley, 1985; Le Boeuf et al., 1986), era la única especie de pinnípedo que mostraba cicatrices producidas por esta especie. Gallo-Reynoso y Figueroa Carranza (1995) describieron la herida producida por uno de estos tiburones en un macho adulto de lobo fino de Guadalupe, más tarde Figueroa-Carranza y Gallo-Reynoso (1998) encontraron que las tres especies de pinnípedos de Isla Guadalupe presentan cicatrices producidas por el tiburón sacabocados.

 

Figura 2

 


Zonas donde se han observado individuos de las tres especies de pinnípedos y de tiburón blanco con heridas hechas por el tiburón sacabocados (I. brasiliensis) en Isla Guadalupe, Baja California

 

En la colección ictiológica del Scripps Institution of Oceanography existe un individuo de tiburón sacabocados (SIO 78-183) colectado en aguas afuera de Isla de Guadalupe (29° 26.5’ N, 119° 44’ W) mediante una red de fitoplancton (Le Boeuf, McCosker y Hewitt, 1987).

Esta especie de tiburón también ataca cetáceos y otros peces en las aguas de Isla de Guadalupe. Tal es el caso del Zifio de Baird (Berardius bairdii) del cual hemos observado a un adulto con marcas de estos tiburones en el costado y el tiburón blanco, del cual se nos han mostrado varias fotografías submarinas, de una hembra adulta (C. Davies, Noviembre 2002, Isla de Guadalupe) con una herida de tiburón sacabocados a la altura de la primera hendidura branquial en la porción media del flanco derecho, y de un macho adulto, con una herida también en la primera hendidura branquial en la porción media del flanco derecho (D. Haas, noviembre de 2002, Isla Guadalupe), de una hembra adulta, con una herida fresca en el flanco izquierdo, subdorsal, situada entre el ojo y la primera hendidura branquial (www.oceanlight.com); estas fotografías muestran que también los grandes depredadores de Isla Guadalupe son víctimas de esta especie de tiburón.

 

Especies reportadas por otros autores en Isla Guadalupe

Tiburón de clavos, Echinorhinus cookei (Pietschmann, 1928)

De esta especie no se tienen observaciones directas en Guadalupe. Los individuos de esta especie son en general típicos habitantes del talud continental y la plataforma externa. El primer registro de esta especie en Isla Guadalupe fue el de Collyer (1953), con un individuo pescado enfrente de Campo Norte; en este trabajo la especie fue citada como E. brucus, sin embargo según Espinosa-Pérez et al. (2004) en realidad se trata de E. cookei.

Echinorhinus cookei vive en las zonas profundas, de los 10 a los 1,100 m, y en áreas con mucha pendiente. En el Pacífico oriental se distribuye en Hawai, en el Golfo de California, y desde Costa Rica a Perú y Chile (Compagno y Niem, 1998). También ha sido reportado en Nicaragua (Sánchez, 1997). Es un depredador de tamaño medio (hasta cuatro m) cuya principal característica son los dentículos dérmicos que presenta la piel y las aletas, los cuales se encuentran en racimos de 2.5 cm, lo que le da apariencia de clavos. Su color es pardo y su apariencia le permite esconderse y acechar a sus presas en el fondo entre rocas y algas. Se ha reportado que su alimentación se basa en otros escualos demersales (Squalus acanthias) y cangrejos, los que obtiene por succión del fondo, así como también pulpos, calamares y otros peces óseos (Compagno, 1984).

 

Peje gato globo, Cephaloscyllium ventriosum (Garman, 1880)

Su distribución está limitada al océano Pacífico oriental, desde el centro de California hasta el Golfo de California, el sur de México y a lo largo de la costa central de Chile. Esta especie bentónica vive principalmente sobre la plataforma continental en aguas templadas y subtropicales. Se le puede encontrar hasta profundidades de 457 m, sin embargo, es común entre los 5 y 37 m de profundidad. Su hábitat preferencial son los fondos rocosos cubiertos de algas (Compagno, 1984).

Una característica interesante de este tiburón es su habilidad para inflar su estómago con agua. Cuando se siente amenazado, dobla su cuerpo, poniéndolo en forma de U y se agarra su cola con la boca. Entonces traga una gran cantidad de agua inflando su cuerpo y haciéndolo parecer dos veces más grande de lo normal.

La coloración del cuerpo consiste en una mezcla de amarillo y café, con manchas café y puntos blancos. Los individuos juveniles son de color más claro. Las aletas carecen de cualquier marca distintiva (Compagno, 1984).

La talla máxima reportada es de 110 cm de longitud total, sin embargo, es común observarla en tallas de 90 cm (Compagno, 1984).

Es un depredador nocturno que se alimenta principalmente de peces pequeños, moluscos y crustáceos. En ocasiones es capturado en las trampas langosteras pues entra a ellas en busca de alimento fácil.

Fue reportado para la isla por Roedel (1953), Limbaugh (1963) y posteriormente por De la Cruz-Agüero et al. (1997).

 

Tiburón gambuso, Carcharhinus obscurus (Lesueur, 1818)

Es una especie de amplia distribución que se encuentra en todas las costas de aguas templadas y tropicales. Es posible hallarlo a lo largo de la costa entre las aguas someras, la plataforma continental y hasta las aguas oceánicas adyacentes. Aunque es un depredador de fondo, se le puede ver desde la superficie hasta los 400 m. Los adultos de esta especie evitan las áreas de baja salinidad y rara vez entran a estuarios. Los juveniles se congregan en aguas muy someras en estuarios y bahías (Compagno, 1984). Es una especie muy migratoria en el océano Pacífico oriental, presentando movimientos al norte durante los meses de verano y al sur en invierno. Los machos y las hembras presentan estas migraciones por separado.

Esta especie se caracteriza por presentar un hocico levemente más corto o igual de grande que el ancho de la boca, el origen de su primera aleta dorsal está sobre el borde libre de las aletas pectorales, las cuales son moderadamente largas y falcadas (Compagno, 1984).

Es depredador de una gran variedad de peces óseos y cartilaginosos así como de invertebrados (Compagno 1984). Fue reportado para la Isla Guadalupe por Garrick (1982).

 

Tiburón salmón, Lamna ditropis (Hubbs y Follet, 1947)

El tiburón salmón se encuentra sólo en las aguas costeras y oceánicas del océano Pacífico norte. En la zona oriental es posible hallarlo en las costas de Canadá, Estados Unidos y en el norte de México (Compagno, 1984).

Es una especie principalmente pelágica, pero se puede localizar en áreas epipelágicas tanto costeras como fuera de la costa. Parece que prefiere aguas frías boreales y templadas, pero ha sido capturado también en aguas de 2.5° a 24 °C. Esta especie se puede encontrar desde la superficie hasta profundidades por debajo de los 152 m. Como las especies pelágicas comunes, el tiburón salmón realiza largas migraciones oceánicas en el transcurso del año. Sus migraciones parecen estar estrechamente relacionadas con aquéllas de los peces pelágicos que son sus principales presas, así como con su época reproductiva (Compagno, 1984).

El cuerpo del tiburón salmón tiene forma de espiga con un hocico corto y cónico. Sus hendiduras branquiales son largas. El pedúnculo caudal tiene unas quillas muy fuertes con dos quillas secundarias en la base caudal. La gran aleta dorsal tiene el borde trasero libre. Este tiburón es en ocasiones confundido con el tiburón blanco, pero su hocico corto y las quillas secundarias en su base caudal lo diferencian de este (Compagno, 1984). Sus partes dorsal y lateral son de un gris oscuro a negro, su aleta dorsal es toda negra, incluyendo su borde libre. La parte ventral de su hocico, anterior a la boca, es negra, pero el resto de la superficie ventral del cuerpo es blanca, algunas veces con manchas oscuras (sólo en los adultos) y con parches sobre la base de las pectorales. Presenta una talla máxima de 305 cm (Compagno, 1984).

El tiburón salmón es un pez oportunista en su alimentación. Su dieta consiste principalmente de peces óseos pelágicos y demersales, como el salmón del Pacífico, sardinas, macarelas, etc. Su presencia en la Isla Guadalupe fue reportada por Espinosa-Pérez et al . (2004)

 

Tiburón dormilón, Somniosus pacificus (Bigelow y Schroeder, 1944)

Se encuentra distribuido en el océano Pacífico norte en Japón, las costas de Siberia y el mar de Bering; en el Pacífico oriental en el sur de California y Baja California en México (Compagno, 1984).

Se halla en la plataforma continental y en el talud continental, y es una especie bentopelágica que se puede encontrar hasta los 2,000 m de profundidad. En latitudes altas permanece en áreas litorales cerca de la costa, y en las bajas nunca se encuentra cerca de la superficie, a más o menos a 2,000 m de profundidad. Se alimenta de animales del fondo, como peces, pulpos, calamares, cangrejos, tritones y algunas veces de pinnípedos y carroña (Compagno, 1984).

Tiene una coloración uniforme gris-rosada con aletas negro-azuladas; los especimenes vivos probablemente con puntos blancos en la superficie dorsal. Un hocico corto y redondeado, con un cuerpo cilíndrico y pequeñas aletas precaudales. Las aletas dorsales son de igual tamaño y la aleta caudal es asimétrica con un lóbulo ventral bien desarrollado (Compagno, 1984).

Su presencia en la Isla Guadalupe fue reportada por Espinosa-Pérez et al. (2004).

 

Cazón espinoso, Squalus acanthias Linnaeus, 1758

Es una especie cuya distribución es antitropical, tanto en el océano Atlántico como en el Pacífico. Es extremadamente abundante en aguas boreales y templadas, desde la superficie hasta el fondo, pero generalmente está en el fondo hasta los 900 m. Es posiblemente el tiburón más abundante, a pesar de su distribución restringida, y es uno de los que soporta las mayores pesquerías a nivel mundial. Forma agregaciones inmensas para la alimentación y se pueden presentar en ellas cientos de animales, por lo cual son susceptibles a ser capturados en grandes cantidades (Compagno, 1984).

Por lo general este tiburón se encuentra en bahías cerradas y estuarios, y tolera aguas salobres, pero aparentemente no sobrevive en aguas dulces por mucho tiempo. Existe una importante relación entre las migraciones de este tiburón y la temperatura del agua; ya que esta especie prefiere un rango de temperatura mínima entre 7-8 °C y un máximo de 12-15 °C, y se cree que realiza migraciones latitudinales y verticales para estar en su rango óptimo (Compagno, 1984).

Presenta dos aletas dorsales con dos grandes espinas, la primera espina se origina justo encima del borde de las pectorales. Tiene puntos grises en sus costados y no cuenta con aleta anal ni quillas en el pedúnculo caudal (Compagno, 1984).

Este tiburón es un poderoso y voraz depredador que se alimenta principalmente de peces óseos, y es capaz de desmembrar grandes presas con sus fuertes mandíbulas y dientes. Entre ellas se encuentran sardinas y otros clupeidos, macarelas y lenguados (Compagno, 1984).

Su presencia en Isla Guadalupe fue reportada por Espinosa-Pérez et al. (2004).

 

Discusión

En Isla Guadalupe observamos 11 especies de tiburones que pertenecen a ocho familias, de las cuales se encontraron tanto tiburones de fondo como tiburones pelágicos con diferentes hábitos alimenticios. Esta variedad de especies y de hábitos nos muestra la gran diversidad de ambientes que presenta esta isla, lo que hace que la disponibilidad de alimento sea muy variada y permite que muchas especies de tiburones estén aprovechando la riqueza de su costa.

La composición de esta fauna de tiburones fue de alguna manera diferente durante el evento de El Niño de 1992, con una temperatura superficial del mar elevada, al igual que la altura del nivel del mar (Fahrbach et al., 1991). Las temperaturas superficiales del mar medidas durante el verano se encontraban 5 °C arriba de lo normal en 1992, y 3 °C por encima de lo normal en el verano de 1993, la media de verano para la zona durante 1991 fue de 20 °C (Gallo-Reynoso, 1994). Probablemente la presencia de especies más tropicales, como el tiburón de puntas blancas, el tiburón toro, los tiburones martillo y la tintorera, guardó una relación directa con las masas de agua provenientes del sur de El Niño 1992, que presentan características físico-químicas muy diferentes a las de la Corriente de California, con variaciones de la temperatura superficial del mar, la productividad primaria y la diversidad de especies, entre otras (Gallo-Reynoso, 1994).

Las especies pelágicas, como el tiburón azul y el tiburón de puntas blancas oceánico, son de gran importancia comercial, se distribuyen en todo el océano Pacífico central y realizan grandes migraciones por todo este océano. La vulnerabilidad de todas estas especies de tiburones se debe a sus características biológicas; en general, todas tienen un bajo potencial reproductivo y un crecimiento lento, lo cual se debe tener en cuenta para su conservación, manejo y protección.

 

Conservación

Es urgente establecer el plan de manejo para Isla Guadalupe en el que se contemple al tiburón blanco, ya que esta especie se encuentra listada en la NOM-059-SEMARNAT-2001, bajo el rubro de amenazada (D.O.F., 2002) y en la IUCN como vulnerable (IUCN, 1994). En este plan se debe regular y especificar cómo debe llevarse a cabo la observación subacuática de estos elasmobranquios, y cuál es la capacidad de carga por cada área de la isla (cuántas embarcaciones puede haber en un lugar dado y cuántas por día, con cuántas personas y número de buceos), qué tipo de atrayente se debe utilizar y cuales no, que los otorgantes de este tipo de servicios se encuentren en un padrón en el cual obtengan sus licencias de acuerdo con la capacidad de carga del área y que dentro de sus actividades se encuentre el apoyo a instituciones de investigación científica, mediante convenios de colaboración para obtener mayores conocimientos sobre la biología de estas especies. Actualmente hay gran presión para aumentar este tipo de actividad turística a partir del Puerto de San Diego lo cual causará una gran presión sobre esta especie, en particular a corto plazo.

También resulta urgente que se declaren protegidas las aguas de Isla Guadalupe y que se prohíba cualquier tipo de pesca de las especies de tiburones y de sus presas en sus aguas adyacentes en un radio de por lo menos tres millas náuticas, para evitar un saqueo y el consecuente empobrecimiento de la diversidad de especies.

Lo anterior hace necesario promover investigaciones que permitan conocer el comportamiento de estos animales y cual sería la influencia de las actividades turísticas, como el buceo, en la población que habita la isla y en las poblaciones directamente relacionadas con ésta, como las de los pinnípedos. Además, se debe conocer la composición específica de las especies que habitan la isla para poder estudiarlas y así mantenerlas y protegerlas de las actividades que en ella se realizan.

 

Implicaciones para la conservación

A pesar de la posición del tiburón blanco como depredador tope en la cadena alimenticia marina, la especie está amenazada. Aunque se encuentra distribuida mundialmente, su población total es pequeña. Sus hábitos reproductivos contribuyen a esa vulnerabilidad. La tasa de reproducción es muy baja, lo que es extremadamente importante para mantener la estabilidad de la población; una tasa reproductiva con estas características hace que una especie sea particularmente vulnerable y que presente caídas muy importantes en el número poblacional. Algunos datos obtenidos por Boustany et al. (2002) demuestran que las hembras de tiburón blanco regresan a sus zonas de alimentación y reproducción cada dos años, lo cual significa que en realidad se reproducen cada dos años, una tasa reproductiva muy baja.



Amenazas

Actualmente son evidentes dos amenazas en Isla Guadalupe: la primera es la probable explotación de especies de interés comercial, tanto de especies de peces de gran tamaño como los atunes, curvinas y otras, como de tiburones, que de no regularse con un área marina protegida alrededor de la isla, podría darse en los próximos años. En la actualidad la pesca que se hace en la isla es mayoritariamente deportiva por la flota de San Diego. Si se comenzara una explotación comercial a gran escala en la isla, sería desastroso para la ecología de los tiburones de la zona.

La segunda amenaza la constituye la gran industria de observación de tiburón blanco; son ya más de 10 compañías las que anuncian a Isla Guadalupe como su destino de este tipo de actividad, a pesar de que ésta no ha sido evaluada y no se conoce el posible efecto que tenga sobre el comportamiento de los individuos, sus relaciones a nivel territorial y jerárquico, y en relación con la talla y el sexo. Tampoco se tiene información sólida de los efectos sobre la población de esta especie, ya que al alimentarlos artificialmente con peces de la zona, como atunes y jureles de cola amarilla, usados para atraerlos hacia las jaulas con buzos para observar a estos depredadores es posible que a largo plazo se produzcan desequilibrios en la población local. Otro efecto posiblemente negativo, y que es necesario evaluar, es la queja de los buzos locales que recogen abulón, quienes ven estas actividades turísticas sucediendo en sus áreas tradicionales de pesca, por lo que temen que los tiburones se puedan acostumbrar a la presencia humana lo que les pueda ocasionar accidentes fatales.

A pesar de no ser la especie objetivo de las pesquerías, los tiburones blancos en ocasiones consumen a las especies capturadas por las flotas pesqueras que utilizan cimbras o palangres y redes de enmalle, lo que los hace susceptibles de ser capturados accidentalmente.

La falta de datos científicos que conformen una base sobre los tiburones blancos, ha hecho difícil el diseñar medidas de protección eficaces en todo el mundo; la información actual no está de ninguna manera completa y, por lo mismo, no es efectiva.

Los tiburones blancos están protegidos en las costas de California, todas las aguas del Pacífico oriental, pero no en las aguas de Washington y Oregon.

Se necesita saber de dónde vienen y hacia dónde se mueven estos animales para presentar iniciativas sobre su conservación; existe la posibilidad de que para reproducirse las hembras se muevan tan lejos como Japón y Australia pero se necesitan más estudios para conocer las perspectivas de la especie (Boustany et al., 2002). Debido a la evidencia sólida sobre estos grandes movimientos las medidas para su conservación ya no deben ser solamente regionales, sino globales, abarcando varios océanos y a varios países.

 

Agradecimientos

 

Queremos agradecer a la Sociedad Cooperativa Abuloneros y Langosteros de Ensenada por su muy importante apoyo a lo largo de más de 20 años en los que se han realizado diversas expediciones a Isla Guadalupe. También a la Secretaría de Marina, Armada de México, en especial a la Segunda Zona Naval por todo el apoyo recibido para la realización de las diferentes expediciones a la Isla Guadalupe.

Muchas personas han intervenido en la realización de estos estudios. Entre ellas destaca la imprescindible ayuda de estudiantes, tanto de la Universidad de California como de la Universidad Nacional Autónoma de México, por lo que la lista es muy larga. A todos ellos se les agradece su interés, apoyo, resistencia ante condiciones muchas veces adversas de frío, calor, hambre y soledad. Nuestras sinceras gracias a A. Delgado-Estrella, A. Sánchez, M. Peralta, O. Maravilla, C. Niño, H. Cabrera, R. Passion y D. Larsen por su ayuda en el campo.

Estas observaciones se realizaron bajo los permisos No. 0561 de la Secretaría de Pesca, y los Nos. 2538, 4933 y 2025 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), México. Finalmente agradecemos a un revisor anónimo que nos impulsó a mejorar este trabajo.

 

Bibliografía

 

Alaniz García, J., y H. León Castro. 1984. Aspectos poblacionales de los peces escorpenidos (Scorpaenidae) en Isla Guadalupe, Baja California. Proyecto de Tesis. Universidad Autónoma de Baja California. Escuela Superior de Ciencias Biológicas. 27 p.

Berdegué, J. 1957. La Isla de Guadalupe, México. Contribución al conocimiento de sus recursos naturales renovables. Secretaría de Marina, Dirección General de Pesca e Industrias Conexas, México. 67 pp.

Berger, W. H. 1989. Global maps of ocean productivity. In: W. H. Berger, V. S. Smetacek, and G. Wefer (eds.). Productivity of the Ocean: present and past. John Wiley and Sons Limited. Pp. 429-455.

Boustany, A. M., S. F. Davis, P. Pyle, S. D. Anderson, B. J. Le Boeuf, B. A. Block. 2002. Nature, 415, 35 – 36.

Carey, F. G. y J. V. Scharold. 1990. Movements of blue sharks (Prionace glauca) in depth and course. Mar. Biol. 106: 329-342.

Castro J. I., G. J. P. Naylor y J. F. Márquez-Farias. 2003. A new species of nurse shark from the Pacific Ocean. Annual Meeting American Elasmobranch Society. Manaos, Brasil. http://www.flmnh.ufl.edu/fish/Organizations/aes/abst2003.htm.

Collier, R. S., Marks, M., y R. W. Warner, 1996. White shark attacks on inanimate objects along the Pacific coast of North America. En: A. P. Klimley y D. G. Ainley (eds.). Great White Sharks, the biology of Carcharodon carcharias, Academic Press. p 217-222.

Collyer, R. D. 1953. The bramble shark (Echinorhinus brucus) at Guadalupe island, Mexico. California Fish and Game, 39:266.

Compagno, L. J. V. 1984. Sharks of the world. An annotated and illustrated catalogue of shark species known to date. Part 1. Hexanchiformes to Lamniformes. FAO Fish. Synop. (125, Vol. 4, Part 1), 249 p.

Compagno, L. J. V. y V. H. Niem. 1998. Echinorhinidae. Bramble sharks. p. 1211-1212. In: K.E. Carpenter and V.H. Niem (eds.). FAO identification guide for fishery purposes. The Living Marine Resources of the Western Central Pacific. FAO, Rome.

Compagno, L. J. V. 2001. Sharks of the world. An annotated and illustrated catalogue of shark species known to date. Vol. 2 . Heterodontiformes, Lamniformes and Orectolobiformes. FAO Species Catalogue for fishery purposes. No. 1. Vol. 2. 269 p.

Connor, R. C. y M. R. Heithaus. 1996. Approach by great white shark elicits flight response in bottlenose dolphins. Marine Mammal Science 12(4):602-605.

De la Cruz-Agüero, J., M. Arellano-Martínez, V. M. Cota-Gómez y G. De la Cruz-Agüero. 1997. Catálogo de los peces marinos de Baja California Sur. Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas, IPN/Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, La Paz, B. C. S. 341 p.

D.O.F. 2002. Norma Oficial Mexicana NOM-059-ECOL-2001, Protección Ambiental. Especies nativas de México de Flora y Fauna silvestres. Categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio. Lista de especies en riesgo. SEMARNAT. 6 de Marzo del 2002.

Espinosa-Pérez, H, J. L. Castro-Aguirre y L. Huidrobo-Campos. 2004. Catálogo sistemático de tiburones (Elasmobranchii: Selachimorpha). Instituto de Biología, UNAM. . Listados faunísticos de México IX. 133 p.

Fahrbach, E., F. Trillmich y W. Arntz. 1991. The time sequence and magnitude of physical effects of El Niño in the Eastern Pacific. In: F. Trillmich y K. Ono (eds.). Pinnipeds and El Niño, responses to environmental stress. Springer-Verlag. pp. 8-21.

Ferreira C. A y T. P. Ferreira 1996. Population dynamics of white sharks in South Africa. En: A. P. Klimley y D. G. Ainley, (eds.). Great white sharks. The biology of Carcharodon carcharias. Academic Press. pp: 381-391.

Figueroa-Carranza, A. L., y J. P. Gallo-Reynoso. 2001. El tiburón sacabocados (Isistius brasiliensis), depredador de los mamíferos marinos de Isla Guadalupe, Baja California, México. XXVI Reunión Internacional para el Estudio de los Mamíferos Marinos. Ensenada, Baja California. 6 al 10 de Mayo. Pp. 58.

Fisher, W., F. Krupp, W, Schneider, C. Sommer, K. E. Carpeter y V. H. Niem. 1995. Pacífico Centro-Oriental; Guía FAO para la identificación de especies para los fines de pesca. FAO; Roma.Vol.II: 648- 685 pp.

Gallo-Reynoso, J. P. y A. L. Figueroa-Carranza. 1992. A cookiecutter shark wound on a Guadalupe fur seal male. Marine Mammal Science 8(4):428-430.

Gallo-Reynoso, J. P. 1994. Factors affecting the population status of Guadalupe fur seal, Arctocephalus townsendi (Merriam, 1897), at Isla de Guadalupe, Baja California, México. Ph.D. dissert., University of California, Santa Cruz. 199 p.

Gallo-Reynoso, J. P. y A. L. Figueroa-Carranza. 1998. Cetaceans of Isla de Guadalupe. Bulletin Southern California Academy of Sciences 97(1):33-38.

Gallo-Reynoso, J. P., y A. L. Figueroa Carranza. 1999. Estrategias del lobo fino de Guadalupe (Arctocephalus townsendi), contra la depredación por tiburón blanco (Carcharodon carcharias). XXIV Reunión Internacional para el Estudio de los Mamíferos Marinos. Mazatlán, Sinaloa. 18 al 22 de Abril. Pp. 26.

Gallo-Reynoso, J. P., A. L. Figueroa-Carranza y M. P. Blanco-Parra. 2004. Shark wounds in the seals of guadalupe island, México. Annual meeting American Elasmobranchen Society, Norman, Oklahoma.
http://www.flmnh.ufl.edu/fish/Organizations/aes/abst2004p.htm.

Garrick, J. A. F. 1982. Sharks of the genus Carcharhinus. U.S. National Marine Fisheries Service, Technical Report. Circ. 445. viii + 194 p.

Henderson, A. C., K. Flannery, y J. Duenne. 2001. Observations on the biology and ecology of the blue shark in the North-east Atlantic. J. Fish. Biol. 58: 1347-1358.

IUCN. 1994. Categorías de las listas rojas de la UICN. 40a. Reunión del Consejo de la UICN. Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN. 30 de noviembre de 1994. Gland, Suiza.

Kato, S., S. Springer, M.H. Wagner. 1967. Field guide to eastern Pacific and Hawaiian sharks. U.S. Fish and Wildlife Service, circular 271: 47 p.

Krause, D.C. 1961. Geology of the sea floor east of Guadalupe island. Deep-sea Research 8:28-38.

Lawrence, M. B. y E. N. Rappaport. 1994. Eastern North Pacific Hurricane season of 1992. Monthly Weather Review 122:549-558.

Leatherwood, S., y R. R. Reeves. 1983. The Sierra Club handbook of whales and dolphins. Sierra Club Books, San Francisco, California.

Leatherwood, S., R. R. Reeves, W. F. Perrin y W. E. Evans. 1988. Ballenas, delfines y marsopas del Pacífico Nororiental y de las aguas árticas adyacentes. Comisión Interamericana del Atún Tropical. La Jolla, California.

Le Boeuf, B. J., M. Riedman y R. S. Keyes. 1982. White shark predation on pinnipeds on California coastal waters. Fishery Bulletin 80(4):891-895.

Le Boeuf, B. J., D. P. Costa y C. Huntley. 1985. Diving behavior of northern elephant seals. 6th Biennal Conference on Marine Mammals, 22-26 November 1985. Vancouver, British Columbia.

Le Boeuf, B. J., D. P. Costa, A. C. Huntley, G. L. Kooyman y R. W. Davis. 1986. Pattern and depth of dives in northern elephant seals, Mirounga angustirostris. Journal of Zoology 208:1-7.

Le Boeuf, B. J., J. E. McCosker y J. Hewitt. 1987. Crater wounds on northern elephant seals: the cookiecutter shark strikes again. Fishery Bulletin 85(2):387-392.

Le Boeuf, B. J., y D. E. Crocker. 1996. Diving behavior of elephant seals: implications for predator avoidance. En: A. P. Klimley y D. G. Ainley (eds.). Great white sharks. The biology of Carcharodon carcharias. Academic Press. pp: 193-205.
Limbaugh, C. 1963. Field notes on sharks. In: P. W. Gilbert (ed.). Sharks and survival. D.C. Heath, Boston. p. 63-94.

Long, D. J., K. D. Hanni, P. Pyle, J. Roletto, R. E. Jones y R. Bandar. 1996 White shark predation on four pinniped species in central California waters: geographic and temporal patterns inferred from wounded carcasses. En: A. P. Klimley y D. G. Ainley (eds.). Great white sharks. The biology of Carcharodon carcharias. Academic Press. pp: 263-274.

Long, D. J. y R. Jones. 1996. White shark predation and scavenging on cetaceans in the Eastern North Pacific Ocean. En: A. P. Klimley y D. G. Ainley (eds.). Great white sharks. The biology of Carcharodon carcharias. Academic Press. pp: 293-307.
Lynn, R. J. y J. J. Simpson. 1987. The California Current system: the seasonal variability of its physical characteristics. Journal of Geophysical Research. 92(c12):12,947-12,966.

Maas, T. 1995. Bluewater hunting and freediving. Bluewater Freedivers. 552 N. Victoria Av. Ventura, California 93003.

Mayell, H. 2002. Satellites Clear Up White Shark Mysteries. National Geographic News. January 3, 2002.

McCosker, J. E. y R. N. Lea. 1996. White shark attacks in the Eastern North Pacific Ocean: an update and analysis. En: A. P. Klimley y D. G. Ainley (eds.). Great white sharks. The biology of Carcharodon carcharias. Academic Press. pp: 419-434.

PIER.2004. Pfleger institute of enviromental research.
http://www.pier.org/rs_greatwhite-1.html.

Pierson, M. O. 1987. Breeding behavior of the Guadalupe fur seal, Arctocephalus townsendi. In: J. P. Croxall y R. L. Gentry (eds.). Status, Biology, and Ecology of fur seals. NOAA Tech. Rep. NMFS. 51:83-94.

Roedel, P. M. 1953. Common ocean fishes of the California coast. California Deparment of Fish and Game, Fisheries Bulletin 91: 1-184.

Sánchez, A. C. 1997. Listado taxonómico de las especies marinas identificadas en los océanos Pacífico y Atlántico (Caribe) de Nicaragua. Ministerio de Economía y Desarrollo. MEDE PESCA. Managua. 28 p.

Stewart, J. G. y J. R. Stewart. 1984. Algas marinas de Isla Guadalupe, México, incluyendo una lista de verificación. Ciencias Marinas 10(2):135-148.

Strasburg, D. W. 1958. Distribution, abundance and habits of pelagic sharks in the Central Pacific Ocean. U. S. Fish and Wildlife Service, Fisheries Bulletin 58: 335-361.

Tricas, T. C., y J. E. McCosker. 1984. Predatory behavior of the white shark (Carcharodon carcharias), with notes on its biology. Preceedings California Academy of Sciences 43(14): 221-238.

Winlund, E., J. West, C. West, Ch. Davies y D. Gotshall. 1988. Chartguide, Mexico West. 3d Edition Major Revision. ChartGuide Ltd. 300 N Wilshire Ave. No. 5. Anaheim California 92801. U.S.A.

 

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 15/11/2007