Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido

 

MANEJO INTEGRAL DE MICROCUENCAS EN LA SUBCUENCA GUANAJUATO, GUANAJUATO

Juan Carlos Pérez García

ANTECEDENTES

Para ubicar el término microcuenca, nos referiremos en el presente documento de la siguiente manera: “microcuenca es la totalidad del área drenada por una corriente, o sistema interconectado de cauces, tales que todo el escurrimiento originado en tal área es descargado a través de una única salida”.

El municipio de Guanajuato tiene una extensión de 993.843 km2., representa el 3.26 % del estado, con una población de 127,708 habitantes distribuidos en 178 comunidades rurales y la cabecera municipal. Se identifican los siguientes climas: templado subhúmedo con lluvias en verano de mayor humedad c(w1), templado subhúmedo con lluvias en verano de humedad media c(w2), semicálido subhúmedo con lluvias en verano de menor humedad (clasificación según Koppen), y su precipitación pluvial promedio es de 659.2 mm. Su temperatura media es de 17. 9° C, la altura promedio sobre el nivel del mar es de 2,100 mts. Carece de corrientes permanentes durante todo el año debido a su accidentada orografía y en su fisiografía se tienen identificados dos tipoformas: mesa del centro con sierra y llanuras del norte de Guanajuato (75 %) y eje neovolcánico bajío Guanajuato con llanuras y mesetas con lomeríos (25 %). En el rubro de cuencas y subcuencas, el municipio de Guanajuato que pertenece a la región Lerma–Santiago se ubican dos cuencas: La Lerma–Salamanca, donde se ubica la Subcuenca Guanajuato, que cubre el 74.84 % del municipio y donde se ubican 27 microcuencas, y la Laja–Peñuelitas, que cubre el 25.16 % del municipio y se ubican 7 microcuencas.1

En diciembre de 1997, el municipio de Guanajuato inicia su participación en el desarrollo comunitario bajo el esquema de microcuencas; en 1998 toma la sectorización del programa definiéndose la Dirección de Proyectos Productivos y Ecológicos como la responsable de este proyecto, tomando como estrategias de atención, considerar la microcuenca como la zona mas adecuada para trabajar, hacer el trabajo coordinado comunidad e instituciones, la organización de grupos de trabajo comunitarios, capacitar a los habitantes de las comunidades y la aplicación de la metodología de la planeación participativa.

En este programa, se planteó como objetivo primordial, la rehabilitación de los recursos naturales de estas regiones denominadas microcuencas, mejorar el manejo del agua, suelo, plantas, ganado en las parcelas, tomando en cuenta para qué sirven mejor las condiciones de lluvia, sequía, plagas y sobre todo, los recursos económicos y humanos disponibles; además de tratar de aumentar la cantidad de vegetación y conservar la existente, se tomo en cuenta que uno de los objetivos más importantes, es el factor humano, al que se pretendía, como hasta hoy, asegurar empleos, mejor productividad y por consiguiente una mejor calidad de vida.

 

LA PROBLEMÁTICA Y SUS EFECTOS

En este municipio, como en la mayoría de los municipios de México, se tiene una problemática ambiental similar, aunque con sus características específicas. En el municipio de Guanajuato se presenta un grave problema de deslaves, erosión y pérdida de suelo; al ser un municipio de vocación forestal, la tala inmoderada y los desmontes son factores que incrementan la problemática ambiental; además el sobrepastoreo, la sequía y la contaminación, vienen a mermar los recursos naturales existentes.

Sin embargo, para llevar a cabo el manejo integral de estas regiones denominadas microcuencas, no podemos dejar de lado los problemas sociales que se presentan como la pobreza extrema, el desempleo, la carencia de ingresos. En algunas comunidades la desnutrición y los problemas de salud, los problemas de infraestructura y servicios básicos son deficientes cuando no nulos y, sobre todo, la emigración que en el mejor de los casos es hacia la cabecera municipal tanto de este municipio como de otros aunque la mayoría se orienta hacia el extranjero.

Cabe mencionar que a la problemática institucional que se presenta, se deben considerar también, los afanes de protagonismo, planeación no incluyente, desfasamiento en proyectos, mala programación de recursos, falta de recursos humanos y desinterés.

Esta problemática ambiental, social e institucional tiene sus efectos negativos, esto nos provoca el azolve de presas, inundaciones en zonas medias o bajas, desintegración familiar, alcoholismo, drogadicción y prostitución, falta de credibilidad en las instituciones y el incumplimiento de metas y programas.

 

DESARROLLO DE INFORMACION

Para incidir en la conservación y rehabilitación de microcuencas, es necesario contar con la información necesaria que se muestra en documentos de planeación integral, y que sobre todo cuente con la participación de los habitantes de estas microregiones.

Un documento de planeación que consideramos adecuado es el “Plan Rector de Producción y Conservación”, el cual es un documento que contiene los esquemas y directrices donde se tendrá que incidir para lograr la rehabilitación de recursos, así como el desarrollo de las comunidades ubicadas dentro de la zona de la microcuenca. Este documento es una herramienta que nos enseñará cómo utilizar de manera eficiente los recursos suelo, agua, vegetación, recursos humanos y económicos; además, al contar con un documento de estas características nos permite orientar la asistencia técnica y la capacitación y, sobre todo, nos permite hacer la gestión de recursos económicos y materiales con diversas instituciones tanto gubernamentales como no gubernamentales.

A la fecha, contamos con siete Planes rectores de producción y conservación (PRPC) de las microcuencas que conforman la subcuenca Laja– Peñuelitas y cinco Planes rectores de producción y conservación (PRPC) de microcuencas que integran la subcuenca Guanajuato.

En los casos anteriores, la información integrada en los PRPC es la siguiente: localización, climatología, geología y fisiografía, suelos, hidrología, flora y fauna, infraestructura de servicios y productiva, sistemas de producción, financiamiento, población, tenencia de la tierra, salud, educación, vivienda, población económicamente activa, actividades económicas, organizaciones, comunicaciones, propuestas de manejo a realizar, proyectos productivos que se implementarán y las especificaciones técnicas de las prácticas de conservación que se realizarán.

Además, con el objetivo de contar con un documento que nos permitiera conocer a detalle las microcuencas del municipio, mediante el cual se pudiera hacer una priorización de las microcuencas sobre las cuales incidir, se decidió elaborar con apoyo de la Asociación Nacional de Especialistas en Irrigación A.C., el “Diagnóstico y Plan de Rehabilitación de la Subcuenca Guanajuato”, el cual incluye la cartografía de climas, uso de suelo, topografía, geología, precipitaciones pluviales, hidrología, todos en escala 1:50,000, ortofotos digitalizadas en escala 1:15,000 de la subcuenca Guanajuato; el diagnóstico físico y ambiental de la subcuenca considerando localización geográfica y política, vías de comunicación, fisiografía, sistema hidrográfico, climatología, ecología, suelos, y el uso actual del suelo; los aspectos socioeconómicos dividiendo a la subcuenca en microcuencas con mayor actividad agropecuaria, menor actividad agropecuaria, mayor actividad minera, sin población establecida y con mayor concentración urbana, conteniendo cada una de ellas la siguiente información: demografía, vivienda, salud, instrucción escolar, servicios, ocupación, migración, producción, tenencia y usufructo de la tierra, comercialización, historia, instituciones y organizaciones. En este diagnóstico, también se manejan los aspectos productivos dividiéndolo por actividades como se describe a continuación:

1. Actividades agrícolas: considerando la Agricultura de temporal, agricultura de riego, tipos de semilla, destinos de la producción, costos de producción, técnicas de protección y conservación y los aspectos institucionales.
2. Actividades pecuarias: considerando la descripción a nivel de la subcuenca de las áreas pecuarias de pastizales, matorrales y de forrajes cultivados; sistemas de producción, tenencia de la tierra, inventario ganadero y tamaños de hato, tecnología aplicada, sistemas de producción extensiva semiestabulado y estabulado, comercialización, participación institucional y situación actual de la ganadería.
3. Actividades forestales: tipos de sistemas forestales en la cuenca, dinámica de desarrollo de las superficies forestales y actividades forestales actuales.
4. Actividades mineras: producción minera, sistema de minado, beneficio.
5. Actividades acuícolas y de pesca: se describe la situación actual de esta actividad.

En este diagnóstico, se incluye un manual de las prácticas de conservación de suelo y agua, el cual se distribuye en las comunidades de las microcuencas donde se pretende realizar acciones tendientes a la conservación y rehabilitación de recursos naturales.

 

METODOLOGIA

El manejo de microcuencas debe ser estudiado en el contexto integral, esto es, considerando el entorno del sistema y los diversos modos de ocupación territorial, la participación del hombre es importante, la deforestación, el sobrepastoreo, la apertura de espacios al cultivo, que cada día se están haciendo más extensos sin los resultados productivos esperados, y en general la apertura al llamado desarrollo, producen impactos negativos que se manifiestan en los recursos naturales, principalmente en los niveles hídricos. Por esto, el enfoque que se debe perseguir al incidir en la rehabilitación de estas pequeñas regiones llamadas microcuencas es interviniendo en el medio físico integrando factores sociales y tecnológicos con los socioeconómicos, con el único fin de apoyar y contribuir al incremento de la calidad o nivel de vida, primero de los habitantes de la microcuenca y, segundo, el de los habitantes de microcuencas contiguas, tomando como base el saneamiento, la conservación y rehabilitación de los recursos naturales existentes en la microcuenca en la que se trabaje.

Es importante comentar que el manejo integral de microcuencas no sólo es incidir en la conservación y rehabilitación de los recursos naturales, se debe considerar también el medio humano como la parte más importante del desarrollo, y la participación de los habitantes de estas regiones debe ser parte fundamental de este manejo, por eso, la herramienta de la planeación participativa es un pilar importante en el éxito de cualquier proyecto que se quiera emprender en el ámbito de microcuencas.

El proceso de planeación participativa, con el cual se logra la obtención y desarrollo del Plan Rector de Producción y Conservación se realiza en etapas, las cuales se describen a continuación:

1. Asamblea comunitaria: en esta etapa se realizan reuniones entre las instancias locales y los representantes y habitantes de las comunidades que se ubican dentro de la microcuenca en la que se pretende iniciar actividades. En dichas reuniones, los habitantes de las comunidades expresan sus necesidades y se acuerdan los objetivos que se perseguirán en el desarrollo de la microcuenca.
2. Elaboración del diagnóstico físico y social: para realizar este punto, es necesario designar un grupo de trabajo, en el cual participan representantes de las comunidades así como el técnico o técnicos responsables, con el fin de realizar el diagnóstico tanto físico como social de la microcuenca.
3. Análisis de la problemática: esta etapa es importante, ya que se debe determinar la problemática así como la posible solución, con lo cual se pueda desarrollar una propuesta de rehabilitación de los recursos, que además deberá ser adecuada para atender las demandas de los habitantes de la microcuenca.
4. Elaboración de propuestas de alternativas de rehabilitación: este rubro se relaciona directamente con los objetivos planteados en la asamblea comunitaria, con las necesidades detectadas por los habitantes de las microcuencas y con el grado de deterioro que presenta el medio físico.
5. Esta propuesta de alternativa debe ser acorde a las características económicas, sociales y culturales de la totalidad de las comunidades que se ubiquen dentro del espacio físico de la microcuenca.
6. Selección de alternativas y presentación de las propuestas: una vez elaborada la propuesta, ésta debe ser presentada a las comunidades que integran la microcuenca. Esta presentación debe ser de manera sencilla procurando que la selección de alternativas sea responsabilidad de los habitantes de las comunidades, con el objetivo de que ellos se apropien de la propuesta, para que se involucren directamente con este proyecto.
7. Elaboración del PRPC y su presentación a instituciones: en esta etapa, se integra la información obtenida en las etapas anteriores, de manera que se integre un Plan Rector de Producción y Conservación. La presentación del PRPC debe ser una iniciativa conjunta de las comunidades y de los técnicos responsables, invitando a las distintas dependencias a una reunión para informar de las necesidades de financiamiento y solicitando la participación de estas dependencias en el desarrollo del proyecto.
8. Gestión de apoyos con instituciones: como resultado de la etapa anterior, surgen algunos compromisos con dependencias gubernamentales, de donde se logra el recurso para llevar a cabo algunas acciones, cabe mencionar que los proyectos o acciones deberán ir detallados.
9. Puesta en marcha: una vez realizada la presentación y asegurado los apoyos solicitados, es necesario calendarizar las acciones que se realizarán, con el fin de iniciar los proyectos generados durante este proceso.
10. En esta etapa se pretende incrementar la productividad, conservar los recursos naturales, desarrollar modelos agropecuarios y forestales, y generar empleos a las comunidades.
11. Asesoría técnica y seguimiento: estas etapas se deben llevar a cabo durante todo el proceso, para asegurar el logro de los objetivos planteados.
12. Cabe mencionar que en el proceso, el equipo técnico trabaja con las comunidades, no para las comunidades.

 

EXPERIENCIAS Y LOGROS

Es importante mencionar, que los resultados que a continuación se mencionarán son producto de 6 años de trabajo continuo, basados en la dedicación de un equipo de trabajo comprometido3 con el desarrollo sustentable del municipio. Además se contó con una gran participación de las comunidades involucradas, así como el acompañamiento de una ONG local En este sentido, a continuación se mencionan los resultados que se han obtenido en el municipio de Guanajuato en el manejo integral de microcuencas:

1. Participación de la comunidad: en este rubro, que se considera el más importante, se ha logrado en asambleas cooperación para realizar diagnósticos, priorización de necesidades, aceptación de los programas, participación en talleres de capacitación, participación en actividades de rehabilitación y conservación de recursos naturales y participación en foros de intercambio de experiencias.
2. Coordinación interinstitucional: esta coordinación ha permitido una comunicación estrecha entre las instituciones logrando con esto el trabajo en equipo, unificación de metas y objetivos, concurrencia de recursos, intercambio de experiencias entre operadores, vinculación con universidades para apoyo de estudiantes de servicio social, tesistas, investigadores y prácticas profesionales.
3. Concientización de la población e instituciones: a través de pláticas y reuniones se ha logrado la participación de la sociedad civil en actividades de rehabilitación y conservación, estructuración de programas de educación ambiental para la sociedad, asistencia a pláticas, talleres y cursos sobre conservación por parte de instituciones y sociedad civil, y la adopción de la herramienta de la planeación participativa, tanto por instituciones como por la sociedad civil.
4. Desarrollo organizacional: en este rubro se ha logrado el trabajo en equipo y la organización comunitaria para cada objetivo, la organización de grupos legalmente constituidos para la explotación de proyectos productivos y la conformación de grupos de trabajo comunitario en distintas actividades.
5. Acciones concretas en materia de conservación: en el ámbito de conservación de recursos naturales se ha hecho la construcción de zanjas de infiltración, la cual se ha realizado con las trazos de las curvas de nivel, construcción de tinas ciegas, construcción de terrazas, construcción de cercos filtrantes, reforestaciones, agroforestería, construcción de invernaderos, construcción de letrinas secas y estufas Lorena como apoyo a programas de salud. aplicación eficaz y eficiente de los recursos y apoyos: en la aplicación de los recursos, se ha logrado que éstos se etiqueten para estas acciones, que son proyectos emanados de la propia comunidad. Estos recursos se plasman en un Plan Rector de Producción y Conservación para que las instituciones los asignen directamente hacia los beneficiarios, despertando en ellos el compromiso con sus proyectos.

 

Resumen de actividades realizadas en el rubro de microcuencas en el municipio de Guanajuato:

1. Construcción de huertos frutales,
2. Construcción de huertos hortícolas de traspatio,
3. Capacitaciones en trazos de curvas de nivel, fruticultura, corte y confección, belleza, cerámica, talla de madera, cocina, auxiliar de salud, turismo alternativo, entre otros,
4. Construcción de gallineros de traspatio,
5. Rehabilitación de caminos,
6. Actividades de rehabilitación de arroyos y ríos,
7. Trabajos de conservación de agua,
8. Proyectos de reconversión productiva,
9. Reforestaciones,
10. Pláticas de saneamiento básico,
11. Construcción de baños secos,
12. Construcción de estufas Lorena.

 

Resumen de proyectos implementados en el rubro de microcuencas en el municipio de Guanajuato:

1. Elaboración de conservas,
2. Frutales,
3. Avicultura de traspatio,
4. Taller de tallado de madera,
5. Taller de cerámica,
6. Taller de corte y confección,
7. Taller de cocina,
8. Turismo alternativo,
9. Invernaderos.


En este sentido, en el municipio de Guanajuato se han aplicado $26, 691,789.00 desde 1998 hasta 2003, específicamente para trabajos de conservación de suelo y agua, proyectos productivos, estudios de diagnóstico y planes de manejo, reforestaciones, saneamiento básico, capacitación, infraestructura y servicios, logrando con esto el manejo integral de las microcuencas, considerando todos los aspectos que intervienen en el desarrollo de estas microregiones denominadas microcuencas.

Cabe mencionar, que estos recursos se han gestionado con diversas instancias gubernamentales federales y estatales, así como con ONG e iniciativa privada, y son adicionales a los recursos aplicados por el municipio para los programas de desarrollo rural y obra pública que maneja el municipio en su programa de trabajo.



BENEFICIOS

En este rubro podemos enumerar varias expectativas, las cuales se mencionan en tres rubros: ambientales, económicos y sociales, cabe mencionar que ningún rubro es aislado de otro y se mencionan en un apartado específico de la siguiente manera:


Beneficios ambientales

• Incremento en la calidad y cantidad de captación de agua de lluvia, y del aprovechamiento de los escurrimientos, la cual se puede utilizar para cubrir las necesidades domésticas y de abrevaderos de ganado.
• Aumento en la infiltración del subsuelo ayudando a la recarga de acuíferos.
• Reducción y control de la pérdida de suelo, lo que permite reducir el deterioro en parcelas, y evitar el azolvamiento hacia terrenos e infraestructura ubicadas en la zona baja de la cuenca.
• Aumento de la cobertura vegetal y mantenimiento de la existente.
• Reducción en la presión de los suelos en laderas al utilizar más eficientemente las superficies con vocación agrícola o pecuaria mediante mayor productividad en lo agrícola y el uso más eficiente del forraje.
• Se incorporan nuevos predios reforestados y con un programa de manejo como explotaciones forestales.


Beneficios económicos

• Se genera un mayor ingreso por unidad de superficie, generando alimento para las familias, además de producir mayor cantidad de materia seca para alimento del ganado.
• Se incrementa el valor de las parcelas al controlarse la erosión, asegurando el equilibrio de los recursos naturales.
• Se generan alternativas productivas con la creación de UMAS.
• Se generan 2,790 empleos temporales.
• Con la incorporación de nuevos predios como explotaciones comerciales, se generarían empleos fijos en una actividad altamente remunerada, que bien administrada rinde beneficios económicos.



Beneficios sociales


• Se reduce la emigración tanto a cabeceras municipales como a los Estados Unidos.
• Se fomenta y propicia la integración familiar y comunitaria, logrando que los trabajos se realicen en forma comunitaria y familiar, generando además un proceso de organización a nivel comunitario al participar en actividades de beneficio común.
• Se convierte a los habitantes de las comunidades en autogestivos.
• Se logra la rectoría de los proyectos de rehabilitación y conservación y de desarrollo sustentable por la propia comunidad.

En este sentido partiendo de estas expectativas, los beneficios que se han logrado no los definimos de manera aislada, no obstante que se mencionan en un rubro específico. Al aplicar los criterios fundamentales de la sustentabilidad, los beneficios logrados a la fecha se mencionan a continuación:

1. Beneficios económicos: en este rubro, se han generado beneficios para las comunidades participantes, tanto en los proyectos productivos más avanzados los cuales comienzan a ser autosuficientes, como en aquellos que se encuentran en fase de consolidación, razón por la cual el acompañamiento es básico; por otra parte los trabajos de restauración han dejado ingresos directos a miembros de la comunidad.
2. Beneficios sociales: en lo social, se han generado labores organizativas, comités de trabajo, acciones que incrementan el grado de organización que posibilita el desarrollo comunitario; a nivel de género, el programa ha representado una experiencia positiva de la integración de las mujeres en los procesos comunitarios de toma de decisiones y acceso a los beneficios sociales de las acciones emprendidas.
3. Beneficios ambientales: en lo ambiental, este proyecto ha dejado claras muestras de mayor retención de agua con la consiguiente infiltración y recarga de acuíferos, también se ha podido observar un reverdecimiento de pastos perennes en tramos restaurados y se ha logrado retener una buena parte del suelo erosionado en las riberas de los ríos.



PROYECCIÓN 2004

El trabajo en materia de manejo integral de cuencas en el municipio de Guanajuato, ha fructificado en varios aspectos, y la continuidad es uno de los mayores logros alcanzados en este programa que el municipio ha implementado desde 1997, sin embargo la mejora continua en los procesos debe siempre estar presente.

Los cambios en las normativas de los programas de apoyo y los cambios de administración en los tres niveles de gobierno no debe ser condiciones para que un programa fracase, sin embargo, conscientes de estas situaciones, reiteramos que la participación social es el motor de cualquier programa, por eso este año se pretende reforzar ese rubro. No obstante la excelente participación de los habitantes de las comunidades, se menciona a continuación algunas otras acciones a implementar otras, como:


• Rehabilitación de arroyos y ríos
• Conservación de suelo y agua
• Reforestaciones
• Agroforestería
• Desarrollo e integración comunitaria
• Proyectos productivos
• Salud, saneamiento básico
• Educación ambiental
• Conservación de caminos
• Reconversión productiva
• Capacitación
• Apoyo a las cadenas productivas y comercialización
• Canalizar recursos a investigación en biotecnología, para desarrollo de controladores biológicos
• Instalación de módulos demostrativos de tecnologías alternativas, ecotecnias y cultivos alternativos
• Giras de intercambio tecnológico y comunitario

 



CONCLUSIONES

La planeación de actividades y acciones tendientes a la restauración de microcuencas, no puede ser una planeación excluyente, sino que debe considerar a los habitantes de estas microregiones.

En un área cualquiera, los recursos naturales son su capital básico y el mal uso de los mismos constituye una pérdida económica además de un desastre ecológico.


La participación de los habitantes de la zona de la microcuenca, quien finalmente debe ser el motor principal de ese desarrollo, es la mejor garantía para considerar la planeación participativa como una herramienta importante; esto es, participar junto con la comunidad en la elaboración de proyectos que los involucren y que los acepten como suyos. Estos planes de trabajo deben mezclar actividades de conservación con actividades de supervivencia; actividades que no le cambien la vocación que han tenido las comunidades actividades que surjan como una alternativa de solución a una problemática existente en la comunidad.

 

NOTAS


1. Linsley et.al. 1949.
3. Vale la pena resaltar la labor que en estos 6 años se ha desarrollado por la Dirección de Proyectos Productivos y Ecológicos, siendo este el equipo: M.V.Z. Juan Carlos Pérez García, Director de Proyectos Productivos y Ecológicos; Ing. Rubén Hernández Hernández, Subdirector de Proyectos Ecológicos, Ing. Joaquín Arias Espinosa, Técnico Especializado; C. Joaquín Mayorga Montes, Técnico Especializado, todos ellos de la Presidencia Municipal de Guanajuato.


AGRADECIMIENTOSS

Resulta oportuno agradecer a las personas que han colaborado para el éxito de este proyecto:

Arq. Daniel Lanuza Rodé y C. Arturo García Lozano.

 

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 15/11/2007