Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido
Bienes y servicios ambientales: los beneficios de una liberalización comercial global


Dale Andrew


A principios del siglo XX, la mitad de la población mundial carecía de sistemas de alcantarillado o saneamiento y una de cada cinco personas no tenía acceso a agua potable. Las zonas urbanas y los suburbios, tanto en países desarrollados como en desarrollo, ejercían fuertes presiones sobre la calidad del aire y del agua y consecuentemente sobre la diversidad biológica. El desarrollo de la capacidad industrial y agrícola involucra retos ambientales similares. En años recientes, se ha dado una tendencia creciente hacia respuestas tecnológicas a estos retos ambientales, tanto en países desarrollados como en países que no lo son. Esto ha creado nuevos mercados para los bienes y servicios relacionados con el medio ambiente que procuran remediar o prevenir los problemas de la contaminación del agua, el tratamiento de residuos, la contaminación del aire, la protección del hábitat y el uso sustentable de los recursos. De esta manera, es fundamental para la toma de decisiones el papel que la liberalización comercial global puede jugar en la construcción de mercados internacionales para los bienes y servicios ambientales.


El mapa de la industria ambiental


En palabras de un especialista, "[el sector de bienes y servicios ambientales] presenta una aglomeración de oferentes de muchos tipos de bienes, servicios y tecnologías que son parte de los procesos de producción y frecuentemente es difícil tratarlos como asuntos separados" (Melling 1996: 149). En este sentido, existen muchos temas involucrados en torno a la definición y separación del aspecto ambiental del resto del proceso productivo, particularmente para poder medirlo. Algunos de estos temas y actividades se exponen en el cuadro 1.

Cuadro 1. Mapeo de actividades ambientales

 
Actividades de Negocios
Producción de Equipo y Materiales Específicos
Prestación de Servicios
Construcción e Instalación de Equipo
Grupo de Administración de Contaminantes        
Control de Contaminación de Aire.        
Tratamiento de Aguas Residuales.        
Manejo de residuos sólidos        
Remediación / limpieza de Suelo y Agua.        
Abatimiento de Ruido y Vibraciones        
Monitoreo, Análisis, Valoración.        
Grupo de Tecnologías y Productos No Contaminantes.        
Grupo de Administración de Recursos.        

Fuente: The Environmental Goods and Services Industry: Manual for Data Collection and Analysis, OECD and Eurostat, 1999.

Recuadro 1. Ejemplos de bienes y servicios relacionados con el medio ambiente

Ejemplos de Bienes y Servicios Relacionados con el Medio Ambiente

Control de la contaminación del aire: filtros, convertidores catalíticos, y limpiadores de emisiones (productos).

Agua y tratamiento de aguas residuales: membranas, dosis químicas, tubos e hileras (productos); sistemas de control, sistemas aeróbicas y anaeróbicos, administración de instalaciones (servicios).

Manejo de Residuos: Depósitos y tiraderos trasatlánticos de desechos (productos); recolección y disposición (servicios).

Remediación de suelos contaminados: (incluyendo identificación, valoración y remediación de sitios contaminados); absorbentes y equipos de inyección (productos); muestreo / análisis (servicios).

Control de contaminación marítima: botavaras y absorbentes (productos); respuesta de emergencia (servicios).

Control de ruido y vibraciones: recintos acústicos y barreras de ruido (productos); sistemas de medición de vibraciones y medición de ruido y vibraciones (servicios).

Monitoreo Ambiental: instrumentos y monitores (productos); instalación y mantenimiento (servicios).

Eficiencia Energética: focos de alta eficiencia electrónica y calentadores de baja energía (productos); auditorias de energía (servicios).

Fuente: Adaptado de Ten Brink and Haines, 1997

Identificación de los bienes relacionados con el medio ambiente para propósitos del comercio internacional


Si definir la industria ambiental trae dificultades, probablemente sea más difícil medir las exportaciones e importaciones de los "bienes y servicios relacionados con el medio ambiente". El ejercicio de la OCDE/Eurostat se concentra en definir las actividades industriales más importantes para así poder comparar estadísticas de diversas bases de datos y encuestas. Los códigos industriales, como NACE (por las siglas en francés de Nomenclatura General de las Actividades Económicas de la Comunidad Europea) e ISIC (por las siglas en inglés de Estándar de Clasificación Industrial Internacional), no coinciden con los códigos comerciales de varios segmentos de la industria, por lo que no se pudieron armonizar. Asimismo, es difícil encontrar categorías ISIC para todas las actividades ambientales, además de que la categorización de la CPC (Clasificación Central de Productos) no está bien desarrollada.

Para analizar los niveles de protección tarifaria es esencial contar con una lista de "bienes ambientales". En ausencia de una lista acordada interna-cionalmente, se hizo un intento para desarrollar una clasificación. La lista se estructuró de acuerdo a los grupos (categorías y subcategorías) del Manual, y se coordinó con la nomenclatura de productos comerciales. Actualmente, los esquemas de tarifas se basan en el Sistema Armonizado (HS). Sin embargo no hay un capítulo HS para los "bienes ambientales", como existe por ejemplo, para los bienes de algodón o los equipos eléctricos. Como un primer paso, es necesario reunir las listas de bienes producidos y usados por la industria ambiental.

No es posible encontrar categorías HS contundentes para estos bienes en una base internacionalmente comparable. Al nivel de seis dígitos, el sistema HS es común a todos los miembros de la OMC. Sin embargo, cada nomenclatura nacional puede ser desarrollada a niveles de ocho, diez o más dígitos. Identificar los bienes ambientales con base en códigos de seis dígitos involucra capturar categorías de bienes a un alto nivel de agregación. Para algunos productos esto no es problema porque el bien ambiental es identificable en los "códigos nacionales" HS en el séptimo u octavo dígito. Sin embargo, cada país determina estos últimos números por lo que homogeneizar esta clasificación requeriría un ejercicio multilateral muy vasto. Por lo tanto, en primera instancia, es necesario comparar niveles tarifarios a través de mercados identificados con los seis primeros dígitos del Sistema Armonizado.

Los problemas en determinar el contenido de la lista de "bienes ambientales" también son abundantes. La preocupación más seria son los usos múltiples. Muchos productos ambientales tienen una multiplicidad de usos posibles, muchos de los cuales no son ambientales. Por ejemplo, los separadores de basura también tienen otras aplicaciones industriales cuando se necesita separar sustancias por razones industriales ordinarias. Un reporte estima que el 10% de las ventas de "aparatos separadores" se realiza con propósitos ambientales (Melling 1996). Condiciones similares suceden para la mayoría de los productos ambientales incluyendo filtros, incineradores y químicos que son usados para restringir los componentes contaminantes en sustancias particulares. Esto complica el proceso de estimar el tamaño de la industria.

Para las políticas de aduanas y nomenclatura comercial, a un bien se le asigna un código de producto de acuerdo con sus características físicas; por ejemplo, tamaño, material y principales insumos. Esto es entendible ya que los códigos oficiales distinguen un bien por sus características y no con base en la industria que lo adquiere o en su uso final. Por el otro lado, los bienes ambientales se definen por su uso final.

La identificación de bienes relacionados con el medio ambiente que componen procesos de producción "limpios" es también un reto. Una pieza del equipo que usa una tecnología limpia por naturaleza implica que tiene una investigación tecnológica intrínseca que es difícil aislar del resto del equipo. La tecnología más limpia, por definición, involucra cambios en la producción en contraste con las soluciones de fin de tubo.

La diversidad de la industria presenta otros retos. Los productos y servicios relacionados con el medio ambiente generalmente se clasifican por el medio de contaminación: aire, agua, residuos sólidos y ruido, energía sustentable y otros recursos naturales. Distinciones y categorías que son las más útiles en un caso, pueden no ser apropiadas en otros. La recuperación de contaminantes en el aire rara vez ofrece una oportunidad para el reuso; lo opuesto es el caso rutinario de los químicos. De manera similar, los peligros microbiológicos son rara vez un problema de contaminación del aire. Así, la tecnología de dispersión es apropiada para algunos problemas pero inapropiada para otros.

En el caso de tecnologías limpias, algunos de estos problemas se vuelven particularmente importantes. La motivación dual es intrínseca a muchos tipos de tecnologías limpias, ya que la prevención de la contaminación muchas veces se acompaña de mejores procesos de producción. En estos casos resulta difícil distinguir los cambios motivados ambientalmente de aquellos movidos por ahorros económicos.

La definición de tecnologías limpias también genera un problema de relativismo. Una tecnología que reduce el uso de recursos o la contaminación hoy, puede ser relativamente contaminante en algunos años, conforme surgen tecnologías más avanzadas. Mantener las tecnologías limpias de hoy de manera artificial puede retrasar la innovación o distorsionar la inversión y las decisiones comerciales hacia procesos menos limpios en comparación con aquellos que estarían disponibles con la innovación y el progreso tecnológico.


Identificación de los servicios relacionados con el medio ambiente para propósitos del comercio internacional


Muchos de los factores señalados anteriormente para la identificación de bienes también se aplican para los servicios relacionados con el medio ambiente. Los servicios son intrínsecos tanto al control tradicional de la contaminación como a las actividades de remediación y limpieza y a las nuevas tecnologías del manejo de la contaminación, la instalación de tecnologías limpias y las actividades de manejo de recursos. La creciente privatización de los servicios ambientales tradicionales, en particular de agua y los servicios de tratamiento de desechos tienen varios efectos importantes: se expande la importancia relativa de los servicios relacionados con el medio ambiente, se estimula la demanda privada y la oferta de servicios ambientales y surge una necesidad de servicios mas allá de los que se consideran tradicionales.

Mas aún, los productos y las tecnologías ambientales se ofrecen cada vez más de manera integral a una empresa o grupos de empresas, ya sea de manera "horizontal" y reuniendo materiales y expertos que llevan a cabo un proyecto entero con un objetivo particular (por ejemplo, agua, aire, hábitat) o bien de manera "vertical" por empresas especializadas en la construcción e ingeniería que involucra varios medios, como aire, agua y suelo de una región determinada.

Los servicios especializados son entonces importantes por el uso efectivo de tecnologías y productos ambientales en proyectos de manejo de recursos. Además cada vez más son parte intrínseca de los procesos de producción. Esta sinergia sugiere la factibilidad de buscar una liberalización en el comercio internacional de bienes y servicios ambientales conjuntamente con los esfuerzos de liberalizar los productos ambientales y las tecnologías limpias.

Tradicionalmente, los servicios relacionados con el medio ambiente han sido entendidos y definidos de un manera estrecha en términos de las facilidades para la provisión de servicios de tratamiento de aguas residuales y de manejo de residuos, demandados generalmente por el sector público. Sin embargo, en la década pasada, se sintió la necesidad de ir mas allá de esta etapa, debido a la combinación de nuevos requisitos legales para el manejo y control de la contaminación, al aumento de la sensibilidad pública ante los problemas ambientales y a las tendencias de liberalización que han creado una demanda privada por servicios relacionados con el medio ambiente.

Quizá el factor líder ha sido el cambio en los enfoques regulatorios, particularmente evidente en los países de la OCDE, que cambiaron del control de la contaminación de "fin de tubo" hacía la prevención de la contaminación a través de la adopción de tecnologías para una producción más limpia, con la activa participación del sector privado. Esto ha creado un gran rango de servicios mucho más importantes, especialmente para la aplicación del diseño, instalación, gerencia, auditoria ambiental e ingeniería de los procesos.

En mucho países en desarrollo el énfasis en los servicios ambientales básicos permanece, especialmente para la oferta de agua y tratamiento de desechos, pero también hay un pequeño cambio hacía producciones más limpias tanto en los programas de cooperación y desarrollo como en las iniciativas nacionales. El enfoque de costo-efectividad es el que encabeza esta tendencia, debido a la brecha entre las necesidades ambientales para los países en desarrollo y los recursos financieros disponibles para satisfacerlas. La UNCTAD ha notado que los países en desarrollo tienen dos prioridades: i) necesidades humanas básicas y ii) lidiar con los problemas de la rápida industrialización y urbanización en relación con los residuos, la contaminación del aire en zonas urbanas y los residuos sólidos peligrosos (UNCTAD 1996: 26-34).

Históricamente, el mercado ha jugado un papel limitado en los servicios ambientales (y por lo tanto en las oportunidades para el comercio internacional) debido a que la mayor infraestructura pública en servicios, así como el tratamiento de aguas y los servicios de depósito de desechos, fueron provistos principalmente por los gobiernos. Esto se debe a dos factores. Primero, algunos servicios ambientales pueden tener las características de bienes públicos, de tal manera que una sola empresa no tiene los incentivos para proveerlos. Segundo, algunos servicios ambientales pueden requerir una distribución muy amplia, redes de colección e infraestructura en equipo, y un alto nivel de inversión para lo que se requieren las condiciones de un monopolio (se trata de monopolios naturales). Estos dos factores provocan que el sector privado no quiera o no pueda entrar a este mercado de servicios.

Sin embargo, desde la década pasada, los mercados nacionales e internacionales para los servicios ambientales han comenzado a emerger. Esto se debe al creciente comercio de tecnología y equipo para establecer o actualizar la infraestructura pública y privada para el tratamiento de aguas residuales, el manejo de residuos y la disminución de la contaminación del aire. Otro factor es la adopción de estándares ambientales mundiales que generan el crecimiento de los mercados internacionales de bienes y servicios ambientales, como fue demostrado en el Protocolo de Montreal con respecto a las estrategias de reemplazo de clorofluorocarbonos. Un tercer factor ha sido la decisión en muchos países de comenzar a privatizar y eliminar los monopolios de algunos servicios. Así se genera inversión extranjera y una mayor competencia en el sector de servicios. La internacionalización también se debe a la consolidación entre los proveedores y al alcance global de las grandes firmas.

De cualquier manera, similar a los bienes ambientales, resulta difícil delinear las fronteras precisas del sector de servicios ambientales debido a los problemas en la definición que surgen del uso múltiple y de las tecnologías intrínsecas. Esto es así porque algunos servicios con propósitos ambientales también se proveen en contextos comerciales que no se relacionan directamente con la protección ambiental. Algunos ejemplos son la arquitectura y diseño de servicios, ingeniería, construcción e instalación de servicios, servicios en investigación y desarrollo y servicios de análisis. Los grupos industriales, particularmente aquellos organizados "horizontalmente", tienen actividades como servicios de encuestas y servicios de transporte de tierra y agua que no necesariamente tienen usos ambientales.

Como resultado, el desarrollo de un marco para una futura liberalización de la industria ambiental requiere una mirada fresca a la definición de servicios ambientales. Es por lo tanto esencial comparar el sistema de clasificación usado en la Ronda de Uruguay con el perfil de la industria emergente, como se clasifica en el Manual.


Deficiencias en la clasificación existente del GATS sobre servicios ambientales


La clasificación de los servicios ambientales provistos por el Manual OCDE/Eurostat y la clasificación W/120 del GATS, usada en la OMC, son muy diferentes. El Manual refleja una industria más desarrollada e integrada e identifica los servicios ambientales como aquellos provistos para medir, prevenir, limitar, minimizar o corregir el daño ambiental al agua, aire y suelo, así como problemas relacionados con el desperdicio, ruido y ecosistemas. Esto abarca servicios relacionados con el manejo de la contaminación, incluyendo los de la construcción e instalación de instalaciones para estos propósitos, y servicios relacionados con la puesta en marcha y utilización de tecnologías limpias y productos que reduzcan el riego ambiental y minimicen la contaminación y el uso de recursos.

Por su parte, el W/120, diseñado en 1990-91 y que se deriva de la clasificación estadística provisional UN CPC, refleja una visión muy tradicional de los servicios ambientales como los grandes servicios de infraestructura pública, por ejemplo, servicios ofrecidos a la comunidad en general, y enfocados principalmente al manejo de desperdicios y control de la contaminación. Esta visión persiste en la reciente revisión de la CPC.

El sector de servicios ambientales, como se define en el W/120, no se enfoca en las negociaciones de acceso a mercados de servicios de la Ronda de Uruguay. Esto se debe, al menos en parte, a la clasificación limitada que se utiliza. En otros sectores, como los servicios financieros y de telecomunicaciones, los cuales reciben mucha mayor atención, el W/120 se relaciona con el proceso de las empresas y los servicios que proveen.

De cualquier manera, la mayoría de los miembros de la OCDE y algunos países en desarrollo adquieren al menos algunos compromisos bajo uno o más de las cuatro sub-sectores de la W/120 de servicios de tratamiento de aguas negras, servicios de depósitos de residuos, sanidad y otros servicios ambientales similares.

Se debe notar que los negociadores de servicios de la Ronda de Uruguay señalaron como guía a la lista Provisional de la CPC que era, en su momento, la mejor herramienta disponible. Sin embargo, el CPC no fue creado como una base para las negociaciones comerciales. Los negociadores del GATS estaban conscientes que su sistema de clasificación sectorial debía ser manejable y actuar como una herramienta de negociación práctica, conectada con los servicios de clasificación y estadística nacionales, mientras se cubran los sectores comercialmente significativos en el comercio internacional de servicios.

Por lo tanto, similarmente al sistema CPC, la clasificación sectorial del GATS intenta cubrir todos los aspectos y, tanto como sea posible, ser mutuamente excluyente. Un asunto importante en las actuales discusiones sobre este sistema de clasificación es la necesidad de estabilidad que demandan particularmente los países en desarrollo. Por lo tanto, cambios en la clasificación sectorial del GATS necesitan ser justificados por una evolución significativa en el sector concerniente, incluyendo el alcance de los servicios que se comercializan internacionalmente.

A primera vista, esta clasificación parece bastante amplia, abarcando el medio ambiental básico de contaminación del aire, agua, o por ruido y varios servicios de protección ambiental no especificados, los cuales presumiblemente abarcan actividades tales como el monitoreo de la calidad del aire y el agua, la evaluación y las consulta biológica y de ecosistemas, la evaluación del impacto ambiental y auditorias, entre otras. Sin embargo, un examen más cercano de las descripciones CPC indica que la clasificación W/120 de los servicios ambientales es excesivamente estrecha por varias razones.

Primero, no está claramente organizada de acuerdo con la provisión de servicios por cada medio ambiental específico (agua, residuos sólidos, aire, ruido, suelo, hábitat, etc.). Muchos proveedores de servicios ambientales se especializan en uno o más medios y proveen paquetes de servicios para ellos. Así, a pesar que de existe alguna correlación entre los medios ambientales primarios y las categorías principales de la W/120, algunos servicios se cubren sólo parcialmente, especialmente en el caso del manejo de agua y los residuos sólidos.

Segundo, la clasificación W/120 es un enfoque tradicional de "final del tubo", con poco o ninguna cobertura en la prevención de la contaminación y servicios de manejo de recursos sustentables. Como resultado, muchos servicios claves no resultan explícitamente cubiertos en el W/120.

Tercero, la W/120 cubre los servicios provistos en la operación de ciertas plantas y equipo, pero no cubre el diseño, ingeniería, investigación y desarrollo y servicios de consultoría que crean estos, o la ingeniería, instalación y servicios de construcción así como los servicios analíticos y de pruebas técnicas que los hacen operables, aunque estos servicios son parte del "valor agregado" ambiental y de la transferencia internacional de tecnología ambiental.

Cuarto, la clasificación W/120 se enfoca principalmente en los servicios de infraestructura ofrecidos a la comunidad en general y revisa de manera general la provisión de servicios ambientales que se ofrecen directamente a la industria.

La naturaleza heterogénea de las entidades que proveen servicios ambientales es también pertinente, en la medida que tienden a hacer "verticales" las líneas sectoriales de la clasificación CPC/GATSe incluyen tanto a los sectores del sector público como del privado, los cuales pueden ser especialistas funcionales "verticales" o proveedores de servicios "horizontales. Por ejemplo:


· El sector de tratamiento de agua tiende a estar dominado por grandes compañías. En muchas instancias los servicios de distribución de agua han sido privatizados.

· El sector de manejo de aguas esta más fragmentado en pequeñas y medianas compañías, particularmente en el segmento de reciclaje.

· Servicios de ingeniería, consulta y manejo de proyectos tienden a ser provistos entre segmentos funcionales y divisiones ambientales de grandes empresas, las cuales entran en contratos y arreglos de parentesco con empresas más pequeñas.

· La consultoría ecológica y la educación ambiental están usualmente provistas por pequeñas empresas especializadas y servicios de investigación y desarrollo que son provistos por consorcios o empresas especializadas de tamaño mediano.

· La remediación de contaminación y actividades de prevención tienden a incluir la provisión integrada de equipo, tecnología y servicios a cargo de especialistas "medianos".


Estos factores hacen deseable considerar las formas de modernizar la W/120 en tanto se preserva la estructura sectorial incluyente de la clasificación del GATS. Un primer paso es analizar cómo hacer esto. El cuadro 2 presenta un mapa geográfico comparativo de la clasificación de la OCDE/Eurostat y la lista sectorial W/120. La primera ayuda a delinear los limites del sector, en términos de cobertura de servicios provistos para la protección ambiental, el control de la contaminación, las actividades de remediación y prevención así como servicios provistos para actividades relacionadas con medios ambientales específicos. Se procuró hacer coincidir las descripciones y los ejemplos prácticos de tales servicios con la W/120 y las provisiones asociadas CPC y CPC, versión 1.0. Esto ayuda a separar aquellos servicios que son "únicamente" ambientales por naturaleza, de los que tienen un uso "dual" o "múltiple". Los más frecuentes servicios en este último grupo incluyen:


· Servicios de diseño, arquitectura e ingeniería.

· Servicios de investigación y encuestas.

· Servicios de investigación y desarrollo.

· Servicios de pruebas técnicas y datos de monitoreo.

· Servicios relacionados con la construcción, instalación e ingeniería.

· Servicios de distribución.

· Servicios de educación y entrenamiento provistos afuera de los sistemas de escuelas y universidades.


El cuadro 2 es una especie de foto de los servicios ambientales provistos directamente a las industrias en tanto son provistos como "infraestructura pública", así como el rango de servicios que diseñan, instalan, operan, mantienen y actualizan el equipo y las tecnologías involucradas, los servicios de "apoyo" incluidos en la investigación y desarrollo, las pruebas, análisis y monitores, y el rango de servicios de reciclaje y remediación. Esto aclara cómo los servicios ambientales son provistos actualmente.

La intención del cuadro 2 es mostrar el rango de servicios involucrados en la industria ambiental; no es una propuesta que deba ser adoptada como la nueva clasificación del GATS para servicios ambientales. Sin embargo, esta tabla brinda una revisión de la industria de servicios ambientales, y puede ayudar a los negociadores comerciales a estar informados sobre cómo modernizar la clasificación existente del GATS.

En la modernización de la clasificación del GATS es esencial mantener límites claros entre los principales sectores con el objetivo de preservar la integridad de los compromisos específicos del GATS elaborados bajo el sistema de clasificación existente. Este es un reto fuerte debido al alcance comercial de la provisión de servicios ambientales. Como con los bienes ambientales, el "uso dual" es una pieza clave para determinar los límites del sector de servicios ambientales. Un gran número de servicios que, en términos comerciales, son considerados como "ambientales" por naturaleza también tienen usos no ambientales, son provistos por firmas no ambientales y son clasificados en algún lugar en la W/120.

Desde un punto de vista comercial, entonces, surgen preguntas sobre la factibilidad en el contexto del GATS de la construcción de una nueva clasificación de servicios ambientales que incorporan los "elementos ambientales" de estos servicios, basados en las circunstancias en las que estos han tenido un uso final ambiental. En términos prácticos, el uso último de un servicio es definido por los propósitos del consumidor y por los requisitos al comisionar un servicio. Así, los servicios con el mismo uso final y características similares probablemente sean sustituibles en el mercado.
Ante esto, es posible revisar la clasificación del GATS para los servicios ambientales e incorporar los servicios con usos finales ambientales de manera específica. Un enfoque así incluiría la clara descripción de los aspectos ambientales de los servicios en una clasificación sectorial de Servicios Ambientales y se excluirían de otras clasificaciones generales en el sistema GATS.


Mejorar el balance entre los factores de oferta y demanda: el papel de las medidas complementarias


La liberalización del comercio en el sector de los bienes y servicios relacionados con el medio ambiente puede, por muchas razones, ser una situación de beneficio para la sociedad. Al abrir los mercados domésticos a la economía internacional a través de la reducción de tarifas y otras medidas de distorsión para el comercio, el avance tecnológico puede estar disponible más rápidamente: el comercio de servicios y bienes de capital es el canal más directo para transferir tecnología. La reducción de tarifas y otras medidas de restricción al comercio significan que los servicios y bienes serán más baratos. La liberalización comercial también provee incentivos para el progreso tecnológico a través de la expansión de las oportunidades de mercado.

Más indirectamente, oportunidades para las economías de escala y los efectos del aumento de la competencia sobre la eficiencia pueden generar


Cuadro 2. Servicios ambientales: comparación de las descripciones y clasificaciones de OCDE /Eurostat y GATS /CPC
CPC versión 1.0


Cuadro 2. Servicios ambientales: comparación de las descripciones y clasificaciones de OCDE /Eurostat y GATS /CPC (continúa)
94900
Faltan cuadros

ganancias. Cuando las empresas observan los patrones de demanda internacional tienen incentivos para invertir en tecnología ambiental. Finalmente, la liberalización de los mercados mundiales de bienes y servicios ambientales puede proveer las precondiciones necesarias para la cooperación tecnológica, para generar innovaciones asociadas con las economías domésticas y con las condiciones ambientales locales.

Al mismo tiempo, conforme el análisis precedente trató de demostrar muchos factores, tanto del lado de la demanda como de la oferta, afectan la difusión de tecnologías ambientales y el comercio en bienes y servicios ambientales. Los factores del lado de la demanda dominan claramente los factores del lado de la oferta, como las barreras al comercio. Ambos necesitan ser tomados en cuenta para asegurar que la liberalización ambiental se convierta en una situación de beneficio general.1 Los factores del lado de la demanda particularmente importantes son:


· El marco regulatorio ambiental y los instrumentos de política ambiental seleccionados.

· Las recientes tendencias en política ambiental que enfatizan la importancia del software ambiental o de los servicios que determinan el tipo de hardware ambiental o de equipo para cada sector.

· La evolución estrechamente relacionada en el tipo de hardware ambiental demandado, desde las tecnologías de "final del tubo" hasta el equipo y sistemas de insumos para los enfoques de prevención de la contaminación.

· Las condiciones que distinguen necesidades para bienes y servicios ambientales en los países en desarrollo y economías en transición de los países de la OCDE.


Las implicaciones de estos factores para complementar la liberalización comercial en los bienes y servicios ambientales son examinadas a continuación. Estos pueden constituir la base para desarrollar un marco de medidas complementarias para los esfuerzos realizados para la liberalización de bienes y servicios ambientales.


Fortalecimiento del marco regulatorio ambiental y la selección de instrumentos de política

 

El factor determinante del nivel de protección ambiental y uso de los bienes y servicios ambientales no es su disponibilidad en general o su costo, sino el grado y tipo de mercado. En otras palabras, los puntos de presión en la rápida difusión de la tecnología ambiental no son las elevadas tarifas o aranceles. Por ejemplo, en la labor pública, la liberalización de mercados de servicios ambientales (alcantarillado, saneamiento, agua potable) sin duda sería de ayuda. Sin embargo, los factores relacionados con el comercio son de menor importancia. La solución está en el fortalecimiento de la demanda por servicios ambientales y la promoción de una política ambiental adecuada. Con un énfasis en la importancia del marco regulatorio ambiental, la liberalización comercial puede ayudar a asegurar la disponibilidad de los servicios apropiados.

En segundo lugar, el énfasis en los principales factores de demanda necesita ser complementado por el reconocimiento de la importancia en la selección de los instrumentos de política ambiental y el tipo de modelo para poner en práctica el instrumento y hacerlo cumplir. La manera en que los regímenes de protección ambiental son estructurados es un asunto que cada entidad debe decidir. No hay una receta para la definición de políticas públicas, aunque algunos principios han sido reconocidos en discusiones de la OCDE, incluyendo la necesidad de incentivos continuos, la negociación de modelos de colaboración, el énfasis en la prevención de la contaminación y una estrategia ambiental de largo plazo aunada a un marco flexible y dinámico. La implementación de reformas a través de la los procesos de negociación, en lugar de los conflictos y el compromiso forzado, es ampliamente reconocido como un gran resultado junto con las estrategias de prevención.


Relación entre los bienes y servicios ambientales; asegurar la complementariedad entre el software y el hardware


La solución de un problema ambiental, necesariamente requiere un enfoque "holístico" que incluya procesos de gerencia y de ingeniería. Así, la enorme importancia de los servicios ambientales o software determinaran la necesidad del hardware o equipo ambiental. Asegurar un balance apropiado entre estos bienes y servicios tendrá también implicaciones para la liberalización comercial en estas dos áreas. Algunos aspectos valiosos de considerar para determinar el enfoque de liberalización son:


· En términos de la clasificación de la CPC/GATS, es importante reconocer la dificultad para distinguir algunos servicios de tecnologías limpias de los servicios de manejo de residuos o contaminantes. La diferencia radica en el propósito de la actividad más que en los servicios involucrados en su manejo.

· Muchas de las actividades centrales cubiertas por los servicios de manejo de residuos o contaminantes de la OCDE/Eurostat parecen estar relacionados con los servicios que se cubren en la clasificación GATS 6/CPC94. Sin embargo también involucran el diseño, la arquitectura, la ingeniería, construcción e instalación y varios servicios de consultoría. También este es el caso de los servicios de tecnologías limpias.

· Podría considerarse modernizar la clasificación del GATS en los servicios ambientales para asegurar que se cubren los servicios más importantes relacionados con los medios ambientales: la prevención de la contaminación, el control y la remediación (por ejemplo, agua, residuos, aire/clima, hábitat, suelo).


Difusión de tecnología en las economías emergentes


La discusión temprana de las tendencias en las economías emergentes muestra un espectro amplio de demanda en estos países, pero también subestima la creciente necesidad por arreglos cooperativos que enfatizan el know-how sobre el hardware. Construir know-how o capacidad, incluyendo la adaptación de tecnología, es entonces esencial para que las economías emergentes puedan seleccionar el tipo de tecnologías apropiadas para sus condiciones. Ciertos países en desarrollo pueden desplazar la curva de demanda tradicional por servicios ambientales, mientras otras pueden ser capaces de dar un salto de rana hacia la prevención de la contaminación y el uso de tecnologías limpias. Bajo las provisiones del Protocolo de Kioto para un mecanismo de desarrollo limpio, ejemplos de cooperación se establecieron iniciativas de asistencia técnica directa bajo la decisión de liberalización sectorial de la APEC.

De esta manera, la coherencia puede ser alcanzada porque es reconocido tanto del lado de la demanda como de la oferta ya que:


· Leyes ambientales, regulaciones y estándares, y su aplicación, son importantes en su propio derecho y un conductor de la demanda por servicios ambientales y tecnologías asociadas.

· Mercados abiertos para servicios y tecnologías ambientales crean incentivos para aplicar los recursos y destrezas necesarias para implementar y reforzar la regulación ambiental.


Por el lado de la demanda, los elementos claves son la implementación y reforzamiento de leyes ambientales apropiadas, regulaciones y estándares en conjunto con la capacidad institucional de construir una regulación. La asistencia bilateral y multilateral y el apoyo técnico juegan un papel importante en el apoyo a los esfuerzos nacionales en varias áreas como:


· La construcción de capacidad institucional y entrenamiento de personal en los países menos desarrollados para la preparación y fortalecimiento de los estándares ambientales y regulación en combinación con instrumentos regulatorios, de información y de mercado que son apropiados para el perfil ambiental del país y su nivel de desarrollo.

· Mejoramiento de la preocupación pública enfocada al desempeño ambiental y la protección, así como la participación pública en la política ambiental y la toma de decisiones.

· Mejorar el acceso a tecnologías ambientales, particularmente en la prevención de la contaminación y tecnologías limpias, a través de la transferencia de asistencia técnica para adaptar y mejorar la protección y el reforzamiento de regímenes que mejoren la capacidad local de absorber y adaptar las tecnologías a sus condiciones locales.


Situaciones de beneficio para todos


La evaluación de los impactos económicos y ambientales de la liberalización comercial de los bienes y servicios relacionados con el medio ambiente va más allá de los alcances de este documento. Sin embargo, es importante mostrar algunos ejemplos que ilustran la posibilidad de generar ganancias tanto para el comercio como para el medio ambiente (situaciones win-win o "ganar-ganar").


Beneficios ambientales

· El primer beneficio es el aumento de la cobertura de los servicios de agua potable y recolección de residuos a muchos más ciudadanos, lo que implica ambientes más saludables.

· Reducción de desperdicios y de recursos acuáticos escasos.

· Incremento en la disponibilidad de agua potable por la introducción de reciclaje de afluentes para uso industrial.

· Uso de reciclaje de residuos para crear fuentes alternativas de energía.

· Aumento de oportunidades para la educación y entrenamiento en el manejo ambiental y transferencia de habilidades de otros sectores comerciales, tanto para el agua como los desperdicios y otros servicios ambientales debido a la presencia de firmas extranjeras.

· Disponibilidad de una mayor selección de tecnologías ambientales para adaptarlas a los problemas de cada país de un manera más apropiada, lo que implica en muchos casos una tendencia hacia soluciones preventivas.

· Reinversión de un porcentaje de las ganancias en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías ambientales.


Eficiencia económica y beneficios del desarrollo


· Alivio de las presiones sobre los presupuestos gubernamentales, incluidos los niveles estatal y municipal. Los ahorros pueden ser reasignados a la política ambiental, inspección y fortalecimiento de los presupuestos, a otros servicios sociales y al balance presupuestario general.

· Creación de trabajos calificados y no calificados para los trabajadores locales, en el diseño, construcción y operaciones de largo plazo de instalaciones.

· Inversión local y extranjera atraída a la comunidad debido a la disponibilidad de sistemas de manejo de agua y residuos, trayendo más empleo, crecimiento económico estable y una mayor base impositiva.

· Experiencia de los socios locales del sector privado extendido en proyectos especializados los cuales se pueden exportar a otros países con necesidades similares y condiciones de operación


Beneficios comerciales


· Compañías locales y extranjeras participando en estas nuevas oportunidades comerciales para implementar nuevas tecnologías

· A nivel global, la liberalización del comercio y la inversión mejorara la asignación de recursos a través de la aplicación de las ventajas comparativas.


Notas


1 Win-win es el término en inglés para definir que todos los participantes salen ganando.


Bibliografía


Melling, J. 1996. Products with environmental use. Department of Trade and Industry, Londres.

OECD y Eurostat 1999. The Environmental Goods and Services Industry: Manual for Data Collection and Analysis. OCDE, París.

UNCTAD 1996. Services and the Environment. Reporte del Secretariado de la UNCTAD redactado por Paolo Bifani. UNCTAD/SDD/SER, 6 de marzo.

 

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 15/11/2007