Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido

21. Contribución al plan de manejo forestal de la comunidad

G. Cortés, A. Velázquez, A. Torres y G. Bocco

 

Introducción

La búsqueda de una producción sustentable en los bosques ha provocado cambios significativos en las prácticas de manejo forestal. Ahora es importante no solamente la obtención de madera, sino también la producción de agua, tanto en calidad como en cantidad, la oferta de recreación, el impacto ambiental de las operaciones de extracción de madera, la conservación de la biodiversidad, la relación de los bosques con otros recursos, etc. Por tal motivo es necesario integrar herramientas que permitan al administrador forestal identificar y considerar factores diversos simultáneamente en el espacio y en el tiempo. Esto se requiere para poder analizar problemas relacionados con el uso de los bosques, como los niveles de producción de madera y otros bienes así como las actividades silvícolas que permitan mantener la integridad funcional de los ecosistemas arbolados.

El aprovechamiento forestal ha sido y será el principal insumo que da vida económica y social a la Comunidad Indígena de Nueva San Juan Parangaricutiro. Cada 10 años la actividad de la dirección técnica forestal se vuelca en llevar a cabo un estudio minucioso del potencial forestal de sus bosques. Esta actividad genera una gran cantidad de datos que en su conjunto conforman el plan de manejo forestal (PMF). Este, es el documento que se somete a la secretaria de recursos naturales (SEMARNAT) para su aprobación. Una vez aprobado se concede a la propia dirección técnica de la comunidad la tarea de ejecutar el aprovechamiento de cada una de las diez anualidades programadas.

La solicitud expresa de la comunidad hacia la UNAM consistió en ampliar en abanico de posibilidades de uso de los recursos naturales de la comunidad, a través del fortalecimiento del PMF. Bajo este esquema, una de las tareas sustantivas del grupo de investigación fue la colaboración en el diseño, ejecución y capacitación de un PMF. La tecnología de punta como imágenes de satélite, sistemas de información geográfica y diseños computarizados de captura, manejo y análisis de la información fueron utilizados para cubrir dicha tarea. En este capítulo se da un perfil técnico de las tareas llevadas a cabo de manera conjunta para lograr la autorización del PMF vigente. El inventario forestal es el instrumento técnico operativo que facilita la conformación del PMF y es ahí donde se contribuyó de manera profunda (Bocco et al., 2000; Vélázquez et al., 2001).

Los Inventarios Forestales son el conjunto de base de datos Dentro-Epidométricos, Ecológicos y Silvícolas sobre las cuales se emiten juicios para proteger, conservar y aprovechar los recursos forestales. El manejo del bosque depende en gran medida del inventario que se efectúe y la información que se derive de él. Este exige una planeación cuidadosa ya que se invierten cantidades considerables de recursos económicos y porque se requiere conocer de antemano la información que se registrará, la intensidad y diseño de muestreo, los mecanismos de análisis y la transformación en ciclos o cortas con expresión espacio-temporal. La calidad y cantidad de información compilada en este estudio fueron determinadas por los objetivos del manejo deseables. Entre estos se destacó la visón integral de aprovechamiento del bosque dando peso proporcional a datos de características de laderas y suelos para cada uno de los sitios que tipificarían a cada rodal y su-rodal.

 

El plan de manejo forestal de la CINSJP

Los objetivos que encamina al PMF son de diversa índole. Entre estos destacan los de corte económico, técnicos y ambientales. Para el PMF de la CINSJP se consideró necesario hacer un listado de los diversos objetivos y los más relevantes se muestran a continuación.

 

SOCIO-ECONOMICOS

•  Lograr mediante la aplicación del Programa de Manejo la generación de bienes tangibles e intangibles para los poseedores del recurso y la sociedad, al establecer una relación equilibrada entre la producción y la productividad del bosque y la demanda de bienes y servicios de la sociedad.

•  Desarrollo de programas alternativos a la actividad forestal, diversificando las actividades productivas y optimizando el manejo de los recursos naturales.

 

TECNICO – SILVICOLAS

•  Manejar el bosque con base al Método de Desarrollo Silvícola (MDS), para captar al máximo el potencial productivo del suelo a través de la aplicación de técnicas silvícolas adecuadas para cada condición del bosque.

•  Garantizar la conservación del recurso forestal, obteniendo mediante su manejo una producción continua de bienes y servicios, en beneficio de la sociedad en general.

 

AMBIENTALES

•  Manejo y Conservación de la biodiversidad; establecimiento de medidas de prevención y mitigación de impactos ambientales potenciales.

•  Regulación del régimen hidrológico en los principales cauces y manantiales de la región a través del control de áreas de protección.

•  Asegurar en cantidad, calidad y distribución los hábitats requeridos por la fauna mayor en sus diferentes etapas serales.

•  Restablecer los niveles de composición florística acorde a la condición de la vegetación original.

Para tales fines fue necesario llevar a cabo el inventario de sus recursos forestales. Antes de iniciar el inventario se definieron dos aspectos: la delineación de los rodales y sub-rodales y ó el sistema de muestreo. El primero se basó en la fotointerpretación de fotografías aéreas pancromáticas a escala 1:10,000. Esta parte fue desarrollada principalmente por el personal técnico de la comunidad, previo a un curso de capacitación brindado por los académicos de la UNAM. El sistema o diseño de muestreo incluyó la forma y tamaño de los sitios; el tamaño de la muestra y su distribución; los formatos de campo, los materiales y equipo necesarios para el levantamiento de los datos así como el análisis que se le dio a la información.

Se utilizó un sistema de muestreo sistemático, con líneas equidistantes de 200 m y 100 m entre sitios de forma circular de 0.1 ha. Este tipo de muestreo es ampliamente utilizado y para su trazo solo se requiere de brújula y cinta o cable compensado para seguir los cadenamientos; permite contar con una cuadrícula tanto en el campo como en gabinete. Por su facilidad de instalar, se emplearon sitios circulares comúnmente usados en inventarios de bosques. La intensidad utilizada fue del 5%, por ser lo recomendable para estudios sin un estudio de pre-muestreo. Esto implicó la selección de aproximadamente 5000 sitios para el levantamiento de la información.

En cada sitio se tomó la siguiente información: No de Sitio, localidad, municipio, regeneración (excelente, buena, regular, mala y nula), exposición, altitud, pendiente, No. de formato, fecha, levantó, tipo de rodal y calidad de estación. Cada árbol fue tomado como una observación con las siguientes variables: especie, diámetro normal (en categorías diamétricas > de 15 cm), grosor de corteza (mm), estrato, altura total (m), altura de fuste limpio. Incremento de los últimos 10 años (mm), tiempo de paso (No de años en 2.5 cm), edad (años), síntoma (enfermedad o plaga), daños físicos y caras resinadas para los pinos.

En la actualidad, los modelos matemáticos son una de las herramientas analíticas más socorridas para la generación de conocimiento en el estudio del crecimiento, reproducción y rendimiento de masas forestales sujetas o no a un régimen de cultivo. La diversidad de modelos en cuanto a su estructura, componentes, la construcción y propósitos de utilización, es debida a que el crecimiento y la reproducción son procesos complejos y por tanto han justificado gran número de proyectos de investigación (Hunter, 1999).

Existe poca información en México en el área operativa, acerca de los efectos ocasionados a los bosques templados por el aprovechamiento maderable. La búsqueda de una producción sostenible requiere del conocimiento profundo sobre la dinámica espacio-temporal de los bosques. Es necesario identificar los atributos indicativos de las tasas de producción, reclutamiento y crecimiento de los bosques; así como sus rendimientos y algunos otros factores que auxilien en la prescripción de tratamientos silvícolas y su relación con el volumen del recurso (suelo, clima, agua, fauna, vegetación entre otros). Lo anterior orientado hacia estrategias de manejo que faciliten tomar decisiones objetivas que conduzcan al bosque hacia un estado organizacional apropiado, tanto en el corto como en el largo plazo. Previo a la toma de información se efectúo un reconocimiento del área de trabajo, a fin de tener un conocimiento más profundo de las especies de interés, con el propósito de recabar la información de la manera más precisa. Mediante recorridos se señaló la distribución de las especies, su abundancia, delimitación de las áreas por calidad de estación de manera cualitativa, los mejores incrementos en altura y diámetro, la calidad del arbolado y la accesibilidad.

Las tablas de volumen son una de las principales herramientas de las que se vale el silvicultor a fin de realizar el manejo forestal. La estimación del volumen total con corteza, sin corteza, comercial, de fuste limpio, permite estimar de manera precisa la posibilidad real en las unidades deseadas (metros cúbicos, pies tabla o unidades de peso). Entre más precisa sea la cuantificación de los recursos, menor será la incertidumbre en la toma de decisiones sobre como intervenir los recursos. El volumen de los árboles muestra se obtuvo mediante mediciones directas e indirectas. La primera de árboles que se derribaron durante aprovechamientos así como a los árboles derribados para análisis troncales, en la región. De manera indirecta se midieron algunos árboles con tele-relascopio de Biterlich.

Teóricamente el número de árboles que se requiere para obtener una ecuación estadísticamente aceptable aumenta con la amplitud de variación del diámetro y de la altura (Chapman, 1924, citado en Oldeman, 1990); este autor en sus estudios de investigación encontró que el número mínimo aconsejable por categoría diamétrica y de altura es de 10 árboles. En estudios previos de investigación sobre tamaño de muestra para tablas de volúmenes Lares (1994; citado en Oldeman, 1990), encontró que son necesarios entre 54 y 59 árboles. Por lo que en éste trabajo se tomó un número de ³ 60 como tamaño de muestra.

Una vez cubicados los árboles y con las “n” tripletas de diámetro, altura y volumen por especie, Pinus pseudostrobus, P. montezumae, Abies religiosa y Quercus spp; s e procedió a realizar un análisis de regresión múltiple, mediante el uso de SAS (Statical Analisys System, 1997), para los siguientes modelos: Schumacher, Variable combinada y Korsun.

Para elegir el modelo de mejor ajuste a las observaciones, es decir el que mejor se adaptó al comportamiento de la relación del volumen en función del diámetro y la altura, se usaron los criterios establecidos por el análisis de regresión; coeficiente de determinación, el error estándar de estimación, el cuadrado medio del error y el análisis de residuales. Con base en el coeficiente de determinación los tres modelos tienen ajuste aceptable para las especies en tratamiento. Sin embargo para elegir el mejor se tomó en cuenta, los residuales, el cuadrado medio del error y el tamaño de la F calculada. Después de considerar lo anterior, el modelo estadísticamente más robusto fue el de la Variable combinada, obteniéndose las siguientes ecuaciones por especie.

V = ß 1 (D² A) ß2 + E

Donde:

V = volumen

D = diámetro normal

A = altura total

ß 1 ß 2 ß 3 = parámetros a ser ajustados

E = error

Los modelos fueron ajustados a una función lineal por logaritmos quedando de la siguiente forma:

Variable combinada log V = log ß 1 + ß 2 log (D² A) ß2 + E

P. pseudostrobus log V = log – 0.9299 + 0.9784(D² A)

P. montezumae log V = log- 0.9197 + 0.9535(D² A)

Abies religiosa log V = log-0.9691 + 0.8219(D² A)

Quercus spp log V = log -0.9292 + 1.0173(D² A)

Cupressus lindleyi log V = log-0.8834 + 1.0072(D² A)

Los resultados se presentan en cuadros de dos entradas, diámetro normal y altura. La primer variable se hizo de 5 en 5 cm y para la segunda de 5 en 5 m y de 2 en 2 m. La variable dependiente se reportó en m³ con aproximación a dm³.

La evaluación de crecimiento de árboles y rodales es el elemento clave en el manejo forestal, porque en dasonomía las técnicas de producción dependen de la utilización y control sistemático de los procesos de desarrollo, de modo tal, que el incremento en valor económico y/o social de estos sea más rápido que el interés acumulado del costo. Toda operación de aprovechamiento, disminuye las masas en mayor o menor grado, una tasa demasiado elevada traerá como consecuencia final la liquidación, una tasa reducida puede privar a la comunidad de recursos y bienes inmediatos y reducir el potencial de crecimiento.

Para el presente estudio se construyeron los modelos de crecimiento en altura, que se utilizaron para calificar los rodales mediante el índice de sitio (IS), diámetro normal, área basal y volumen; obtenidos de análisis troncales de las especies de Pinus pseudostrobus y P, montezumae . Para Abies religiosa solamente se elaboró el modelo en altura, por contar solamente con información de edad – altura. En el ajuste de las curvas se probaron los modelos: Schumacher, Chapman – Richards y el de la Función de probabilidad de densidad acumulativa de Weibull. Para las técnicas de la curva guía y de la diferencia algebráica en sus formas anamórfica y polimórfica, a una Edad Base (EB) de 50 años, se usaron técnicas por regresión no – lineal, utilizando el paquete de cómputo Statical Analysis System (SAS, 1997), mediante el procedimiento no lineal (NLIN) con el método DUD (no uso de derivadas).

Para la elección del mejor modelo se consideraron los siguientes criterios: a) r² o pseudo r² alto (cercano a 1), b) S² o s² cuadrado medio del error bajo, c) coeficientes de regresión significativos (diferentes de cero), d) dispersión de los residuales sin ninguna tendencia no aleatoria (que fluctúen alrededor de cero), y e) consideraciones particulares (interpretación biológica). La información fue sometida a pruebas de normalidad de los errores, de heterocedasticidad, de autocorrelación y de multicolinialidad para garantizar el cumplimiento de los supuestos de regresión y que las predicciones que se realicen sean lo más acertadas posible.

En el presente trabajo, el análisis estadístico de los modelos de crecimiento de las cuatro variables estudiadas, mostró que los modelos polimórficos son los que proporcionan mejores ajustes y de estos el de Schumacher fue el adoptado. Estas ecuaciones proporcionan rangos más reducidos en los intervalos asintóticos de confianza, coincidiendo con lo especificado por diversos autores. El incremento corriente anual (ICA) se derivó de los modelos de crecimiento (primer derivada), y el Incremento Medio Anual (IMA) se obtuvo dividiendo la ecuación resultante entre la edad, como se muestra a continuación; los resultados se presentan en el cuadro 1y 2,

Donde:

Y 1 = Altura, Diámetro, Área Basal o Volumen primer medida.

Y 2 = Altura, Diámetro. Área Basal o Volumen segunda medición.

IY = Índice de Sitio (Variable)

EB = Edad base (50 años)

E 1 = Edad de la primera medición

E 2 = Edad de la segunda medición

? 1 ? 2 ? 3 = Parámetros de regresión

s = derivada parcial

La calidad de sitio o calidad de estación se caracteriza por manifestar de manera indirecta los factores climáticos, edáficos y bióticos que influyen en la capacidad productiva del bosque. Esta característica la convierte en una herramienta básica en el manejo forestal. Con ella, el silvicultor toma decisiones válidas para manejar los rodales destinados a la producción de madera. Esta puede ser estimada mediante el Índice de Sitio (IS). Con el IS se obtienen las curvas de crecimiento para conocer la altura que alcanzará un árbol a la edad determinada o Edad Base (EB). Este método ha sido aceptado por su sencillez y la correlación positiva que ofrece el crecimiento en altura con el potencial de producción en volumen, que es un buen indicador de la productividad.

 

 

El área mínima de manejo considerada para el presente estudio de caso es el rodal, por lo que los cálculos de los datos del inventario se refieren básicamente al rodal a través de la estimación de la hectárea tipo. Estos Cálculos son: Existencias Reales Totales (ERT), Incremento Corriente Anual (ICA), Incremento Medio Anual (IMA), volumen de Corta (VC), y Distribución de productos entre otros. Se tomaron los datos básicos por sub – rodal, mismos que en forma especial, se procesan para ir obteniendo los indicadores epidométricos.

 

Cuadro 2. Características dendro – epidométricas del subrodal

1 P. pseudostrobus

ICA = 4.231 m³/Ha/año ICA = 43% IC = 34% de las existencias reales

El crecimiento de los árboles está regulado por factores ambientales; y que a su vez están interrelacionados con la herencia, con el tiempo y con otros elementos que alteran su comportamiento. Estimar el incremento real para cada árbol, por lo tanto, es difícil y a veces imposible. Las metodologías comúnmente utilizadas en la evaluación del incremento son meramente estimativas (Oldeman, 1990). El incremento puede ser determinado mediante métodos desarrollados especialmente para aplicarse a árboles que forman anillos anuales de crecimiento radial, con los que se estima, proyecta y predice el incremento de los árboles y la producción de las masas. Mediciones únicas con datos de cilindros de madera (taladro de Pressler), análisis troncales, parcelas temporales sucesivas escalonadas y utilizando información de árboles y parcelas permanentes de medición. En nuestro país lo más común es hacerlo con los cilindros obtenidos con taladro de “Pressler”, aunque los valores que se obtienen no son los más adecuados por estar propenso a cometer numerosos errores en la medición o conteo en el lugar de su obtención, o por razón de que los anillos no son completamente circulares o cuando se presentan fenómenos que afectan negativamente su fisiología, presentándose falsos anillos; por lo que se recomienda hacerlo mediante análisis troncales.

Partiendo del supuesto que después de practicar un aprovechamiento, el arbolado se dejará en condiciones generales igual a las del árbol en que se midió su incremento. Esto es: el bosque se dejará en reducidas condiciones de competencia. Por lo tanto, la información proveniente de dicho árbol se puede extrapolar el nivel de masa (rodal) entera en condiciones residuales. Hay que tener bien claro que, una condición mínima que da idea de un aprovechamiento forestal sustentable, es que si no se altera la productividad se puede aprovechar tanto como crece el bosque, sea en intervenciones anuales o periódicas. Dicho de otra forma, la posibilidad con fines de sustentabilidad, y dado que se quiere mantener el bosque tan productivo como es hoy, la posibilidad debe ser igual al incremento extraído cada año o dejando que se acumule para el siguiente. Entendiéndose que la posibilidad es el volumen de madera que se puede cortar cada año para que al final del período el bosque quede normal (Oldeman 1990).

El símil que generalmente se utiliza para explicar este concepto es el de una cuenta de ahorros. El recurso X es el capital invertido, la función ??/ ?t = r es la tasa de interés en el intervalo ?t y el producto C = rX es la cantidad neta ganada en el intervalo. Si de esta cuenta bancaria solamente retiramos para gastar esta última cantidad, es decir, el producto de los intereses, sin tocar el capital, el beneficio de nuestros ahorros podrá ser cosechado indefinidamente.

Con fundamento en lo expuesto, y dado que para el presente estudio de caso se cuenta con los modelos de crecimiento en altura, diámetro, área basal y volumen y los de las tablas de volúmenes por especie; para la estimación de existencias reales e incremento, se realizó una base de datos con 180 sitios circulares de 0.1 ha, los cuales se ordenaron en 5 sub – rodales, de manera tradicional por su composición, calidad de estación y cobertura. A la base de datos fue necesario crearle la columna de edad para las especies de Pino, estimadas a partir del modelo de crecimiento en diámetro. El análisis fue realizado mediante un programa de cómputo para el paquete de Statistical Análisis System (SAS), al cual se le integraron los modelos citados y la primer derivada de los modelos de crecimiento en volumen, por ser esta el ICA. Los cálculos fueron realizados por categoría diamétrica; para el caso de Abies religiosa se utilizó el método de Loetsch con los que se obtuvo la hectárea tipo, como se muestra a continuación; la Intensidad de Corta (IC) se calculó con base la siguiente fórmula.

 

FORMULA

Donde:

IC = Intensidad de corta en %

P = ICA en volumen %

cc = ciclo de corta (10 años)

El plan de manejo forestal (PMF) tiene el propósito de favorecer el establecimiento y crecimiento de las especies que tengan mejores características comerciales y silvícolas, al implementar los tratamientos silvícolas más adecuados con el fin de transformar las estructuras deficitarias tanto de los rodales arbolados aprovechables como de los no aprovechables. Las estructuras deficitarias se han formado, en la mayoría de los casos, por el mal manejo y la aplicación inadecuada del sistema de selección. Aunque este sistema puede ser el apropiado en algunos casos de especies de sombra, y con algunas modificaciones (selección en grupos para especies de luz, en áreas con restricciones de manejo).

Los cálculos de la posibilidad se hicieron para fines operativos, conviene tomar en cuenta la dominancia o las mezclas de las especies en el rodal al momento de aplicar los tratamientos, en este caso se recurrió al apoyo del plano de rodalización.

La especie Pinus pseudostrobus es la conífera más abundante en el predio a manejar: también es la más importante desde el punto de vista económico y, por lo tanto, muchas recomendaciones y actividades giran en torno al aprovechamiento de la misma. Esta especie se regenera en forma natural por semillación; se supone que sus ciclos tienen un intervalo de 4 a 5 años. Pertenece al grupo de las especies consideradas como intolerantes o que crecen y se desarrollan mejor bajo la luz directa del sol. Ha sido tratada bajo los sistemas silvícolas de selección, cortas sucesivas, árboles padres y matarraza; notándose algunos problemas para el desarrollo de la regeneración al aplicar cortas de selección individuales, más no si es por grupos, por lo que puede considerársele apta para cualquier intervención silvícola de las antes citadas. Debido a sus propiedades de desarrollo y a las necesidades de operación silvícola requeridas en la actualidad, se considera pertinente tratarla bajo el sistema de bosque coetáneo regular en superficies relativamente pequeñas que en conjunto constituyan un bosque irregular e incoetáneo. Este sistema incluye las cortas intermedias o aclareos, la corta preparatoria y la corta final o de regeneración mediante árboles padres seguida de la corta de liberación. Las cortas se definieron de acuerdo con la situación fisiográfica y ecológica del lugar o rodal, tomando en cuenta las características de pendiente, grado de erosión, tipo de suelo y exposición geográfica, además de las restricciones establecidas por las autoridades.

El Pinus montezumae ocupa el tercer lugar en abundancia de las coníferas; sin embargo, puede considerarse la segunda especie en importancia desde el punto de vista económico, porque es de doble propósito (buena productora de resina y madera de mediana calidad) además presenta patrones de crecimiento similares a los de P. pseudostrobus pero de menores tallas. Generalmente se encuentra en masas mezcladas; esta especie también es considerada como intolerante a la sombra y se presenta en rodales regulares y coetáneos. En términos generales son aplicables las mismas recomendaciones de tratamientos silvícolas que para P. pseudostrobus .

El período propuesto como vigencia de este Programa de Manejo Forestal es de diez años, con diez intervenciones, periodo en el cual terminará el tercer ciclo de corta (1997 - 2,007), para el predio de la Comunidad Indígena de Nuevo San Juan Parangaricutiro. Las actividades relativas a protección contra agentes dañinos, será permanente, así como las inherentes al fomento, evaluación y manejo de la repoblación natural tendrán especial importancia, al igual que la conservación de la biodiversidad.

El resultado final fue la autorización del aprovechamiento forestal de la CINSP (oficio No. MICH/003/2471/97 de fecha 28 de octubre de 1997). Adjunto a esta autorización la CINSP fue sujeta a una inspección porte del Consejo Silvícola Mundial para certificar el manejo forestal realizado. La nueva dimensión del PMF con esquemas de usos alternos como manejo y conservación de fauna, flora y fuentes paralelas de ingresos derivadas del ecoturismo sirvieron como catalizar para ser acreditados con la certificación verde.

 

Beneficios adicionales

La Comunidad Indígena de Nuevo San Juan Parangaricutiro ha dado la pauta en lo que ha manejo forestal comunitario se refiere, basado en una sólida organización, un eficiente aprovechamiento, conservación e incremento de sus recursos forestales, en adición con una industria rentable, permitiendo todo en su conjunto la generación de beneficios socioeconómicos significativos. Lo anterior se ha logrado ha través de un gran esfuerzo, estableciendo fuertes bases que han permitido incorporar distintos componentes de la sustentabilidad, cumpliéndose con la componente social y económica que son la base para el manejo adecuado de los recursos, además del compromiso de la propia comunidad de mantener un bosque productivo a largo plazo.

En relación con el manejo sustentable, la comunidad indígena ha mantenido estrechamente e incrementado, las relaciones de colaboración con instituciones de investigación para lograr la conservación biológica, e ir más allá de un simple cumplimiento de las Normas Regionales o Nacionales, para buscar un real equilibrio entre la conservación de los ecosistemas, el aprovechamiento eficiente y rentable de los recursos y la generación de beneficios sociales, que es la base de un desarrollo sustentable que permita satisfacer las necesidades de las generaciones presentes, sin comprometer la capacidad de lograr esto para las generaciones futuras. Lo anterior se logra a través de la aplicación del presente Programa de Manejo, considerando las interacciones de los recursos asociados y mitigar los impactos negativos que el aprovechamiento pudiera causar para mantenerlos en niveles socialmente deseables; captando además, la máxima capacidad de transformación que tiene el bosque, obteniendo la combinación más adecuada, en calidad y cantidad de bienes y servicios a corto, mediano y largo plazo, que represente la mejor combinación ecológica, social y económica para la comunidad (cuadros 3 al 6).

La regeneración de las coníferas será mediante semilla proveniente de los árboles dejados expresos para tal fin. Referente al encino y otras hojosas, estas se regeneran mediante brotes que emergen del tocón dejándose exclusivamente el mejor brote para su manejo. En virtud de lo anterior, se realizará el Aprovechamiento Forestal durante todo el año, cuidando de efectuar los tratamientos complementarios para favorecer la regeneración, en las áreas para ese objetivo. Por su importancia silvícola y comercial maderable al menos 11 especies arbóreas presentan relevancia para su aprovechamiento, entre ellas destacan algunas del género Pinus, Abies y Quercus . Los hongos, que proliferan en la temporada de lluvias (e.g., Amanita caesaria, Hypomyces lactifluorom, Lentinus lepideus, ramaria flava y Cantharellus cibarius ), contribuyen en un momento dado, como agentes micorricicos simbióticos en el desarrollo de las plántulas de pino. Existe además vegetación herbácea y arbustiva muy importante para fines medicinales, tal es el caso del gordolobo ( Bocconia frutenses ), Té nurite (Satureja macrostema ) entre muchas otras.

 

Cuadro3. Superficie total del predio general de la CINSJP, Michoacán.

SUPERFICIE

HECTAREAS

ARBOLADA

NO ARBOLADA

11,694.55

6,443.77

TOTAL

18,138.32

 

Cuadro 4. Usos del suelo para la totalidad del predio general de la CINSJP.

SUPERFICIE

HECTAREAS

Arbolada total

Plantaciones Forestales

Agrícola

Frutícola

Arbustiva

Con Pastizal

Con Arena

Con Lava Volcánica

Otros Usos

10,879.78

814.77

2,217.28

2,122.25

252.47

34.68

121.41

1,684.60

11.18

Total del Polígono General

18,138.32

 

Cuadro 5. Superficie propuesta para las 9 anualidades restantes de explotación forestal.

SUPERFICIE

ANUALIDAD

SUPERFICIE APROVECHABLE

NO ARBOLADA

PLANTACIONES

CAMINOS

PROTECCION

TOTAL

2a.

3a.

4a.

5a.

6a.

7a.

8a.

9a.

10a.

755.533

1,002.058

1,243.720

613.937

669.350

939.419

735.078

736.367

1,089.630

112.80

92.93

935.79

262.92

303.23

230.76

90.34

276.82

929.16

75.58

180.24

173.88

43.87

23.12

16.37

15.83

-- 0 --

170.86

10.400

11.317

15.471

7.450

8.370

10.812

8.722

9.205

12.755

54.38

13.76

102.79

46.22

63.93

53.09

16.05

15.79

92.44

1,008.693

1,300.305

2,474.651

974.397

1,068.000

1,250.451

866.020

1,038.182

2,294.845

TOTAL

7,788.092

3,234.75

699.750

94.502

458.45

12,275.544

 

Cuadro 6. Distribución de los volúmenes totales para aprovechamiento, a nivel de géneros se trata de la extracción de espécies de los géneros Pinus (Pino), Abies (Oyamel), Quercus (Encino), y otras hojosas.

EXISTENCIAS REALES TOTALES

DE LAS 9 ANUALIDADES

M3 V.T.A.*

PINO

OYAMEL

ENCINO

O. HOJOSAS

1'573,063.704

105,388.412

140,899.400

57,869.429

TOTAL

1'877,220.945

*V.T.A. Volumen total anual

De acuerdo al listado de la Norma Oficial mexicana NOM-059-ECOL-1994, publicada en el Diario Oficial de la Federación el día 16 de mayo de 1994 que determina las especies y subespecies de Flora y Fauna Silvestre, terrestre y acuáticas, raras, endémicas, amenazadas o en peligro de extinción y sujetas a protección especial, se encuentran dos especies de fauna: Melanotis caerulescens (mulato azul) y Myadestes occidentalis (Jilguero). Muchas especies de mamíferos tienen importancia para consumo como el conejo ( Sylvilagus floridanus ), el venado (Odocoileus virginianus ) y el armadillo ( Dasypus novemcinctus ). No existe un paraje específico dentro del predio destinado a refugio para la fauna silvestre, solamente se restringen a lugares de anidación de aves o echaderos de mamíferos.

 

Literatura

Bocco G., A.Velázquez y A. Torres. Ciencia. 2000. Comunidades indígenas y manejo de recursos natuarles. Un caso de investigación participativa en México. Interciencia 25 (2): 9-19.

Hunter, M. L. Jr., 1999. Maintaining biodiversity in forest ecosystems. Cambridge University Press. UK 698 pp.

Oldeman, R. A. A. 1990. Forest elements of silvology. Springer-Verlag, The Netherlands. P. 624.

SAS. 1997. Statistical Analysis System: SAS user's guide 6.12. SAS Institute Inc, USA

Velázquez, A, G. Bocco. y A. Torres. 2001. Turning scientific approaches into practical conservation actions: the case of Comunidad Indígena de Nuevo San Juan Parangaricutiro, México. Environmental Management, 5:216-231.

 

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 15/11/2007