Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido

Biotecnología y propiedad intelectual

 

Abraham Alegría

 

Las aportaciones de la biotecnología al campo de la ciencia aplicada son innegables. Sin embargo nuestro sistema de propiedad intelectual no permite el otorgamiento de patente para los procesos esencialmente biológicos para la producción, reproducción y propagación de plantas y animales. La misma prohibición existe para el material biológico y genético tal y como se encuentra en la naturaleza aun cuando anteriormente no fuese conocido por el hombre.

En relación con las razas animales y las variedades vegetales la prohibición de otorgar patente sobre el particular es expresa:

 

Ley de la Propiedad Industrial

 

Artículo 16. Serán patentables las invenciones que sean nuevas, resultado de una actividad inventiva y susceptibles de aplicación industrial, en los términos de esta Ley, excepto:

I. Los procesos esencialmente biológicos para la producción, reproducción y propagación de plantas y animales;

II. El material biológico y genético tal como se encuentran en la naturaleza;

III. Las razas animales;

IV. El cuerpo humano y las partes vivas que lo componen y

V. Las variedades vegetales

En el caso del posible uso de manipulación de información genética como tratamiento terapéutico o de diagnóstico tanto para animales como para seres humanos también esta excluido de patente.

Sin embargo, en relación con las variedades vegetales no siempre estuvieron excluidas de patente y actualmente puede obtenerse cierto tipo de protección que otorga también un derecho exclusivo, pero no como patente.

Efectivamente, la Ley de Fomento y Protección de la Propiedad Industrial publicada en el Diario Oficial de la Federación del 27 de junio de 1991 otorgó protección vía patente a las variedades vegetales y también a los procesos biotecnológicos de obtención de farmoquímicos, medicamentos en general, bebidas y alimentos para consumo animal y humano, etc.

 

Ley de Fomento y Protección de la Propiedad Industrial

 

Artículo 20. Las invenciones que se refieran a materia viva, sin perjuicio de lo que se disponga en otros ordenamientos legales, se regirán por lo siguiente:

I. Serán patentables:

a) Las variedades vegetales;

b) Las invenciones relacionadas con microorganismos, como las que se realicen usándolos, las que se apliquen a ellos o las que resulten en los mismos. Quedan incluidos en esta disposición todos los tipos de microorganismos, tales como las bacterias, los hongos, las algas, los virus, los microplasmas, los protozoarios y, en general, las células que no se reproduzcan sexualmente y

c) Los procesos biotecnológicos de obtención de farmoquímicos, medicamentos en general, bebidas y alimentos para consumo animal y humano, fertilizantes, plaguicidas, herbicidas, fungicidas o productos con actividad biológica.

II. No serán patentables:

a) Los procesos esencialmente biológicos para la obtención o reproducción de plantas, animales o sus variedades, incluyendo los procesos genéticos o relativos a material capaz de conducir su propia duplicación por sí mismo o por cualquier otra manera indirecta, cuando consistan simplemente en seleccionar o aislar material biológico disponible y dejarlo que actúe en condiciones naturales;

b) Las especies vegetales y las especies y razas animales;

c) El material biológico tal como se encuentra en la naturaleza;

d) El material genético y

e) Las invenciones referentes a la materia viva que compone el cuerpo humano.

El artículo 520 de la Ley de Fomento y Protección a la Propiedad Industrial que arriba se transcribe fue derogado en la reforma de dicho ordenamiento publicada en el Diario Oficial de la Federación del 2 de agosto de 1994.

En principio tendríamos entonces solamente protección de variedades vegetales como patente entre 1991 y 1994, pero el artículo Quinto Transitorio de dicha reforma a la Ley que desde entonces se denomina Ley de la Propiedad Industrial, estableció un procedimiento realmente especial que consistió en:

 

Ley de la Propiedad Industrial

Artículo Quinto Transitorio. Hasta en tanto se expida la Ley que cumpla con las disposiciones sustantivas del Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales, 1978, o, en su caso, con las de la Convención Internacional para la Protección de Nuevas Variedades de Plantas, 1991, el Instituto recibirá las solicitudes de los obtentores de vegetales para variedades en todos los géneros y especies vegetales a que se refiere la fracción V del artículo 16 reformado, que le sean presentadas a partir de la entrada en vigor de este Decreto, y en su momento las remitirá a la autoridad competente para que ésta continúe el tramite.

Finalmente el viernes 25 de octubre de 1996 se publico en el Diario Oficial de la Federación la Ley Federal de Variedades Vegetales.

Dicha Ley en su artículo Quinto Transitorio estableció un plazo de 6 meses para que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial remitiera las solicitudes de los obtentores de variedades vegetales que hubiera recibido desde 1994.

 

Ley Federal de Variedades Vegetales

 

Artículo Quinto Transitorio. El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial remitirá a la Secretaría, dentro de los seis meses de la entrada en vigor de la presente ley, las solicitudes de los obtentores de variedades vegetales en todos los géneros y especies, que le hayan sido presentadas con anterioridad a la entrada en vigor de este ordenamiento, de conformidad con lo establecido en el artículo quinto Transitorio del Decreto por el que se Reforman, Adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley de Fomento y Protección de la Propiedad Industrial publicado en el Diario Oficial de la Federación el 2 de agosto de 1994.

Quedaba solamente un problema, que hacer con las solicitudes de patente presentadas ante el IMPI después de 1991 y antes de agosto de 1994.

El segundo párrafo del mismo artículo transitorio estableció que las solicitudes de patente de variedad vegetal podrían acogerse en tal situación a los beneficios de la nueva Ley de Variedades vegetales dentro de los seis meses siguientes a la entrada en vigor de dicho ordenamiento. Así entonces dichas solicitudes de patente en su inmensa mayoría sin resolver, fueron trasladas a la entonces Secretaría de Agricultura Ganadería y Desarrollo Rural.

Artículo Quinto Transitorio. (...) Respecto de las solicitudes de patentes para proteger variedades vegetales que se encuentren en trámite al amparo de la Ley de Fomento y Protección de la Propiedad Industrial, los solicitantes podrán acogerse a los beneficios que otorga este ordenamiento dentro de los seis meses siguientes a su entrada en vigor, mediante petición por escrito presentada ante la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural. Los derechos adquiridos por las patentes que se hubieren otorgado serán respetados íntegramente.

La Ley de variedades vegetales otorga un derecho inalienable e imprescriptible a los obtentores de variedades vegetales para aprovechar y explotar de manera exclusiva una variedad vegetal y su material de propagación por 18 años para especies perennes y 15 años para las especies no perennes, sin embargo, dichos plazos empiezan a partir de la concesión del título y no a partir de la solicitud como en el caso de las patentes.

Los registros para poder obtener el título de obtentor de una variedad vegetal se contienen en el artículo 7° de la citada Ley Federal de Variedades Vegetales.

Artículo 7°. Se otorgará el título de obtentor de una variedad vegetal, siempre y cuando ésta sea:

I. Nueva. Tendrá esta característica la variedad vegetal o su material de propagación cuando:

a) No se hayan enajenado en territorio nacional, o bien se hayan enajenado dentro del año anterior a la fecha de presentación de la solicitud de título de obtentor, y

b) No se hayan enajenado en el extranjero, o bien la enajenación se haya realizado dentro de los seis años anteriores a la presentación de la solicitud, para el caso de perennes (forestales, frutas, y ornamentales), no incluidos sus portainjertos, y dentro de los cuatro años anteriores a la presentación de la solicitud para el resto de las especies.

Para efectos de los incisos a) y b) anteriores, no deberán tomarse en cuenta aquellas enajenaciones que, en su caso, se hubieran realizado sin el consentimiento del obtentor de la variedad vegetal que se pretenda proteger.

II. Distinta. Tendrá esta característica la variedad vegetal que se distinga técnica y claramente por uno o varios caracteres pertinentes de cualquiera otra variedad, cuya existencia sea conocida en el momento en que se solicite la protección. Dichos caracteres deberán reconocerse y describirse con precisión. El reglamento señalará las diversas referencias para determinar si una variedad es o no conocida.

III. Estable. Tendrá esta característica la variedad vegetal que conserve inalterados sus caracteres pertinentes después de reproducciones o propagaciones sucesivas, y

IV. Homogénea. Tendrá esta característica la variedad vegetal que sea suficientemente uniforme en sus caracteres pertinentes, a reserva de la variación previsible por su reproducción sexuada o multiplicación vegetativa.

En materia de variedades vegetales también existe un derecho de prioridad de 12 meses respecto de la fecha en que se hubiere solicitado protección en el extranjero.

El derecho exclusivo o que otorga un certificado de obtentor puede hacerse efectivo mediante un procedimiento administrativo ante la misma autoridad.

Artículo 42. En los procedimientos administrativos para la imposición de sanciones por las infracciones que establece esta ley, la Secretaría podrá adoptar, además, las siguientes medidas provisionales:

I. Ordenar el retiro de la circulación o impedir ésta, respecto de variedades vegetales o material de propagación, con los que se infrinjan los derechos tutelados por esta ley;

II. Ordenar que se retiren de la circulación los objetos, empaques, envases, embalajes, papelería, material publicitario y similares, con los que se infrinja alguno de los derechos tutelados por esta ley;

III. Asegurar los bienes objeto de la violación de los derechos que protege esta ley, y

IV. Ordenar al presunto infractor la suspensión o el cese de los actos que constituyan una violación a las disposiciones de esta ley .

En caso de que se haya aplicado cualquiera de estas medidas, se notificará a la parte afectada y a los interesados, haciéndose constar esta circunstancia en el acta que al efecto se levante.

Si la variedad vegetal o su material de propagación se encuentra en el comercio, los comerciantes tendrán la obligación de abstenerse de su enajenación a parir de la fecha en que se les notifique la resolución.

Igual obligación tendrán los productores, viveristas, fabricantes, importadores y sus distribuidores, quienes serán responsables de recuperar de inmediato las variedades vegetales o su material de propagación que se encuentren en el comercio.

Si el procedimiento administrativo termina con una determinación de infracción las sanciones pueden ser las siguientes:

Artículo 48. La Secretaría impondrá, con arreglo a la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, por las infracciones que a continuación se indican, las multas siguientes:

I. Modificar la denominación de la variedad vegetal protegida sin autorización de la Secretaría, de doscientos a dos mil días de salario mínimo;

II. Ostentarse como titular de una variedad vegetal protegida sin serlo, de quinientos a tres mil días de salario mínimo;

III. Divulgar o comercializar una variedad vegetal como de procedencia extranjera cuando no lo sea o bien, divulgar o comercial una variedad vegetal como de procedencia nacional cuando no lo sea, de trescientos a tres mil días de salario mínimo;

IV. Oponerse a las visitas de verificación que se realicen conforme a esta ley y a la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, de trescientos a tres mil días de salario mínimo;

V. Explotar comercialmente las características o contenido de una variedad vegetal protegida, atribuyéndolas a otra variedad vegetal que no lo esté, de mil a diez mil días de salario mínimo;

VI. Dejar de cumplir o violar las medidas establecidas en el artículo 42 de esta ley, de mil a diez mil días de salario mínimo;

V II. Aprovechar o explotar una variedad vegetal protegida, o su material de propagación, para su producción, distribución o venta sin la autorización del titular, de dos mil a diez mil días de salario mínimo, y

VIII. Las demás violaciones a las disposiciones de esta ley y su reglamento de doscientos a cinco mil días de salario mínimo.

Para estos efectos, se considerará el salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, en la fecha de infracción.

Para la imposición de las sanciones, la Secretaría tomará en cuenta la gravedad de la infracción, al igual que los antecedentes, circunstancias personales y situación socioeconómica del infractor. En caso de reincidencia, se aplicara multa hasta por el doble del límite máximo de la sanción que corresponda.

Como puede observarse las sanciones no pasan de ser multas o incautación de productos. La Ley Federal de Variedades Vegetales no ha sido objeto de mejoras e innovaciones propias de los derechos de Propiedad Industrial en donde además de las sanciones administrativas que consisten en multa o aseguramiento también se contemple la clausura temporal o definitiva. Tampoco se menciona la posibilidad de reclamar daños y perjuicios con un monto precalificado pero si se establece la posibilidad de demandar daños y perjuicios por el método tradicional y tampoco existe un delito en caso de que se repita la conducta calificada como infracción.

Es importante mencionar que para conseguir ahora un título de obtentor, existe la obligación de proponer una denominación de la variedad vegetal, que deberá ser diferente a cualquier otra existente en el país o en el extranjero y no ser idéntica o similar a una denominación registrada conforme a la Ley de la Propiedad Industrial.

Artículo 9°. En la solicitud del título de obtentor se propondrá una denominación de la variedad, la cual para ser aprobada, deberá ser diferente a cualquiera otra existente en el país o en el extranjero, cumplir con los demás requisitos establecidos en el reglamente de esta ley, y no ser idéntica o similar en grado de confusión a una previamente protegida conforme a la Ley de la Propiedad Industrial. En la solicitud se deberá especificar la genealogía y el origen de la variedad vegetal.

En caso de que la denominación propuesta no cumpla los requisitos anteriores, la Secretaría la rechazará y exigirá al solicitante que proponga otra en un plazo perentorio de 30 días naturales.

Lo anterior parecería en principio una marca para las variedades vegetales, pero este tipo de denominaciones y su protección esta muy lejos de lo que una marca es y de cómo se protege.

Si bien es cierto que no se puede usar la denominación que distingue a una variedad vegetal sin autorización de su titular, pues se expone a una sanción, la denominación que nos ocupa es obligatorio su uso a diferencia de la marca que puede su titular usarla o no.

La denominación que distingue a una variedad vegetal tampoco puede ser utilizada de manera diversa a la que fue registrada, pues de lo contrario se genera una sanción, en este caso en contra del titular de la variedad vegetal.

Por lo anterior se recomienda a todo obtentor que además de la denominación protegida de la variedad vegetal de que se trate, registre una marca distintiva y diferente a la de la variedad vegetal. Esta previsión es conveniente pues una vez que la variedad vegetal se hace del dominio público su denominación seguirá unida a dicha variedad y cualquiera podrá usarla.

La propia Ley Federal de Variedades Vegetales reconoce esta posibilidad y establece como único requisito el que la denominación aprobada deberá ser fácilmente reconocible, indicando la genealogía y origen de la variedad.

Artículo 18. Emitido el título de obtentor, la denominación quedará firme e inalterable, aún cuando expire la vigencia del mismo y la variedad vegetal pase al dominio público.

Toda persona que use o aproveche la variedad vegetal para cualquier propósito, estará obligada a utilizar y respetar la denominación aprobada.

La denominación aprobada, cuando se utilice junto con una marca, nombre comercial u otra indicación deberá ser fácilmente reconocible y distinguible, indicando la genealogía y el origen de la variedad.

Así entonces, el titular de una variedad vegetal, aun cuando dicha variedad se encuentre en el dominio público, podrá oponerse a que se utilice la denominación que distingue la variedad junto con la marca o signo distintivo que hubiere utilizado de manera ligada a la denominación de la variedad vegetal de que se trate y que muy posiblemente sea la que el público consumidor reconociere en el futuro.

 

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 15/11/2007