Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido
 

Conservación, manejo y aprovechamiento sustentable de la vida silvestre

FELIPE RAMÍREZ RUIZ DE VELASCO
framirez@ine.gob.mx

Director General de Vida Silvestre del Instituto Nacional de Ecología-SEMARNAP

 

Resumen

México es un país megadiverso, que ocupa a nivel mundial el primero y el segundo lugar en diversidad de reptiles y mamíferos, respectivamente. Hoy en día, las especies de vida silvestre aprovechadas en nuestro país son altamente cotizadas en el mercado internacional y nacional; sin embargo, existe un enorme potencial económico del aprovechamiento sustentable de la vida silvestre por desarrollar. La problemática en este sentido está relacionada con el tráfico ilegal, la cacería furtiva y con la destrucción del hábitat. Para revertir lo antes mencionado, el Instituto Nacional de Ecología ha creado el Sistema de Unidades de Aprovechamiento de la Vida Silvestre, creado en el marco de Programa de Conservación de la Vida Silvestre y Diversificación Productiva del Sector Rural, en donde se consideran instrumentos económicos para la regulación de los mercados verdes y su incorporación en los mercados formales para fomentar la conservación de la vida silvestre.

 

 

Antecedentes

México, con cerca de 2.0 millones de km 2 de territorio, 11,000 km de litorales, una ubicación geográfica en confluencia con las regiones neártica y neotropical, aunado a su abrupta orografía y diversidad climática, entre otros factores, ha sido generosamente favorecido por la naturaleza, pues ha permitido el desarrollo de múltiples ecosistemas que albergan una excepcional riqueza de flora y fauna silvestres.

México está dividido en dos grandes regiones biogeográficas con características muy contrastantes: la región neártica (templada) y la neotropical. Ambas presentan ambientes secos y húmedos. En la templada los ambientes secos son zonas áridas, y los húmedos son bosques y pastizales; mientras que en la región tropical los primeros están representados por las selvas secas y los matorrales espinosos y los segundos por las selvas altas y medianas perennifolias.

No hay otro país de tamaño comparable que tenga tal diversidad en sus ecosistemas, lo que da lugar a una enorme variedad de vida silvestre.

La importancia de este hecho la encontramos, desde el punto de vista biológico , en el amplio número de especies, ecosistemas y recursos genéticos. Por el lado económico , su valor se expresa en las oportunidades de aprovechamiento actual y potencial en las economías de subsistencia y en los mercados informales y formales, generando con ello oportunidades de empleo e ingreso. Desde la óptica ambiental , la riqueza biológica contribuye decisivamente a la estabilización climática, la conservación de cuencas, de agua y captura de carbono. Finalmente, reviste una importancia cultural e histórica de innumerables elementos de la vida silvestre presente en las costumbres, tradiciones y diario vivir de los mexicanos.

La enorme diversidad biológica de México no ha sido complementada, hasta ahora, con el aprovechamiento racional de sus ecosistemas, recursos naturales, especies silvestres de flora y fauna y protección de acervos genéticos y funciones ecológicas. Tradicionalmente, esta gran riqueza natural ha sido sobrexplotada o desaprovechada, perdiéndose así oportunidades presentes y futuras de desarrollo rural y regional ligadas a la conservación y utilización sustentable de la misma.

En lo que va del presente siglo se ha perdido más de la mitad de la riqueza forestal del país, desapareciendo o disminuyendo hasta el peligro de la extinción valiosas poblaciones o especies de fauna y flora no maderable asociadas a esos ecosistemas. Esto básicamente por razones de:

•  Ineficiencia técnica en el manejo de los recursos naturales;

•  Aprovechamientos ilegales;

•  Desconocimiento de los valores económicos de la mayoría de los bienes y servicios de la vida silvestre;

•  Políticas, programas y estrategias dirigidas fundamentalmente al aprovechamiento de recursos forestales maderables, ganadería, agricultura y pesca;

•  Ausencia de incentivos económicos, de mercado y legales para los dueños de la tierra.

El cálculo de los beneficios económicos inmediatos que se derivan de la producción de bienes agrícolas, ganaderos, forestales y pesqueros no ha incorporado los costos de oportunidad presentes o de mediano y largo plazos de cada una de las alternativas de utilización de la biodiversidad. Esto compromete el capital natural sobre el cual se erigen los actuales y futuros procesos de desarrollo económico y social del país.

De acuerdo con sus atributos naturales y con sus funciones ecológicas y sociales, pueden identificarse los siguientes valores de vida silvestre del país, a partir de los cuales es urgente estimar su valor económico total:

•  Valor de uso directo

•  Valor de uso indirecto

•  Valor de opción

•  Valor intrínseco

•  Valor económico total.

Históricamente, las políticas públicas para el desarrollo rural han favorecido exclusivamente las actividades productivas basadas en la agricultura y la ganadería, que en mucho han contribuido al grave deterioro ambiental. Por ejemplo, baste recordar que la superficie ganadera pasó de 50 millones de hectáreas en 1950, a cerca de 130 millones de hectáreas en 1995, a costa de los ecosistemas naturales; es decir, hoy ocupa cerca de dos terceras partes del territorio nacional. La flora y fauna silvestres se han mantenido a la zaga de los beneficios y apoyos derivados de las políticas públicas y ello obedece a que no han sido adecuadamente valoradas como elementos de desarrollo.

México no había contado hasta 1996 con un programa definido que promoviera, orientara y organizara en el largo plazo la conservación y el aprovechamiento sustentable de la vida silvestre.

Este hecho condujo a la dispersión de políticas, iniciativas, proyectos y estrategias de mediano y largo plazos, a la escasez de estudios prácticos e inventarios, a la falta de capacitación, al incipiente fomento a prácticas productivas, la insuficiente identificación de mercados, la limitación del marco legal y la carencia de incentivos.

La conservación de la biodiversidad y los valores que ésta encierra es claramente un tema que debe ser atendido como de interés público para iniciar el tránsito al desarrollo sustentable en México, tarea que ha sido tomada como misión de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, del gobierno federal mexicano.

 

PRINCIPALES PRÁCTICAS ILÍCITAS O NO REGULADAS Y SUS CAUSALES

Prácticas

Causales

Tráfico y comercio clandestino

Gran demanda nacional e internacional

Falta de información y difusión al público

Falta de opciones legales y económicas

Vigilancia limitada

Cacería furtiva y usos inadecuados con fines de subsistencia

Desconocimiento de la normatividad

Deficiencias administrativas

Incremento constante en el monto del pago de derechos

Distorsiones culturales y educación limitada

Vigilancia limitada

Falta de opciones económicas

Destrucción y transformación del hábitat derivados de la tala, quema y desmonte clandestinos

Descoordinación de actores, políticas y programas

Normatividad y vigilancia limitadas

Fallas institucionales y de mercado

Disposición clandestina de desechos en hábitats de vida silvestre y ecosistemas frágiles, principalmente acuáticos

Descoordinación de actores, políticas y programas

Normatividad y vigilancia limitadas

Conciencia ambiental limitada

 

El Programa de Conservación de la Vida Silvestre de México

Con el propósito de contribuir a la solución de dos prioridades nacionales: pérdida acelerada de la riqueza biológica y disminución en la calidad de vida de la población, la SEMARNAP establece en 1997 el Programa de Conservación de la Vida Silvestre y Diversificación Productiva en el Sector Rural 1997-2000.

El Programa combina una serie de estrategias relacionadas entre sí con los temas ambiental, económico, social y legal, entre otros, buscando en ello una amplia, permanente y comprometida participación de todos los sectores de la sociedad.

De esta manera, las tareas de administración y el deber de la conservación de los recursos naturales se encauzan hacia el aprovechamiento racional como motor y promotor de la conservación, enlazados por la lógica de conservar para aprovechar y aprovechar para conservar. El programa se maneja como una unidad que visualiza de manera integral y dinámica a las especies, poblaciones, comunidades ecológicas y ecosistemas, junto con la presencia del hombre, sus intereses y sus necesidades.

En su fundamento, el programa reconoce que la tarea de la conservación será menos difícil en la medida que se dé, por principio de cuentas, certeza jurídica a los legítimos dueños de la tierra sobre el derecho de uso y usufructo de los recursos de vida silvestre que en ella existen, siempre que los mismos comprometan esfuerzos y recursos para su conservación y protección.

Asimismo, el interés por la conservación deberá ser fuertemente apoyado con el conocimiento de los valores económicos actuales y potenciales de los bienes y servicios de la vida silvestre en los mercados legales.

 

Estrategias fundamentales

El Programa de Conservación de la Vida Silvestre y Diversificación Productiva en el Sector Rural se apoya de manera decidida en dos estrategias: 1) Conservación y Recuperación de Especies Prioritarias, y 2) Sistema de Unidades para la Conservación, Manejo y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre.

 

CONSERVACIÓN Y RECUPERACIÓN DE ESPECIES PRIORITARIAS

Para esta estrategia, las especies de vida silvestre han sido seleccionadas por estar incluidas en alguna categoría de riesgo, por su factibilidad de recuperarlas y manejarlas, por producir un efecto de protección indirecta que permite conservar a otras especies y sus hábitats, por ser especies carismáticas y por poseer un grado de interés cultural o económico. El siguiente listado evidentemente no excluye a las otras especies, simplemente es un primer acercamiento para esta estrategia.

Una parte fundamental en esta estrategia es la constitución los Comités Consultivos Técnicos Especializados por Especie, avalados por la autoridad competente, y que corresponden a la necesidad de generar espacios de participación activa de la sociedad, lográndose así mayores niveles de corresponsabilidad en las tareas de conservación, manejo y aprovechamiento sustentable de la vida silvestre.

 

ESPECIES PRIORITARIAS DE FLORA

Familia*

Nombre común

Nombre científico

 

Toa

Agave victoria reginae

Agavacea

Despeinada

Beucarnea recurvata

 

Pata de elefante

Beucarnea gracillis

Cactacea

Viejito

Cephalocereus senilis

 

Peyote

Lophophora williamsii

 

Orquídea

Encyclia kienastii

Orquidacea

Manuelito

Encyclia vitellina

 

Flor de mayo o monjitas

Laelia anceps

 

Palma

Brhea edulis

Palmae o Arecaceae

Palma camedor

Chamaedorea metalica

Zamicaceae o Cicadaceae

Palma chit

Thrinax radiata

 

Palma de la virgen

Dioon edule

 

Palmilla o camotillo

Zamia furfuraceae

Leguminosae

Palo fierro

Olneya tesota

Fouquiriacea

Cirio

Fouquieria columnaris

* Nota: Para estas familias sólo se mencionan algunos ejemplos de las numerosas especies que incluyen.

 

ESPECIES PRIORITARIAS DE FAUNA

Nombre común

Nombre científico

Berrendo

Antilocapra americana

Lobo gris mexicano

Canis lupus baileyi

Oso negro

Ursus amercanus

Borrego cimarrón

Ovis canadensis

Águila real

Aquila chrysaetos

Jaguar

Panthera onca

Liebre tropical

Lepus flavigularis

Guacamaya verde

Ara militaris

Guacamaya roja

Ara macao

Cocodrilo de rÍo

Crocodylus acutus

Cocodrilo de pantano

Crocodylus moreletii

Caimán

Caiman crocodylus fuscus

Manatí del Caribe

Trichechus manatus manatus

Vaquita marina

Phocoena sinus

Ballena gris

Eschrichtius robustus

Tortuga blanca o verde

Chelonia mydas

Tortuga caguama o cabezona

Caretta caretta

Tortuga carey

Eretmochelys imbricata

Tortuga lora

Lepidochelys kempii

Tortuga golfina

Lepidochelys olivacea

Tortuga negra

Chelonia agassiz

Tortuga laúd

Dermochelys coriacea

 

SISTEMA DE UNIDADES PARA LA CONSERVACIÓN, MANEJO Y APROVECHAMIENTO SUSTENTABLE DE LA VIDA SILVESTRE (SUMA)

El SUMA es un nuevo esquema de gestión que busca promover el desarrollo de alternativas de producción compatibles con el cuidado del ambiente, a través del uso racional, ordenado y planificado de los recursos naturales, en particular la vida silvestre.

El Sistema se integra a partir del establecimiento de las Unidades de Conservación, Manejo y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre (UMA) y desde su concepto modifica sustancialmente los modelos restrictivos tradicionalmente empleados en el país para la gestión de la vida silvestre, para crear oportunidades de aprovechamiento sustentable legales y viables, que sean complementarias de otras actividades productivas convencionales como la agricultura, la ganadería, la pesca o la silvicultura. Esto es, permite impulsar el desarrollo de fuentes alternativas de ingreso para las comunidades rurales, valorizando la diversidad biológica para propiciar su conservación, vía la generación de incentivos económicos y de participación social.

Las Unidades para la Conservación, Manejo y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre (UMA) operan ya sea con objetivos únicamente de conservación o bien de aprovechamiento; existen dos modalidades para estas unidades: de manejo intensivo (de especies) o extensivo (de hábitat); esto no significa que no puedan haber unidades que incluyan ambos tipos de manejo. Las actividades en estas unidades van desde la investigación, recreación, conservación, exhibición, educación ambiental, producción de pies de cría, producción de ejemplares, productos y subproductos hasta la comercialización, que puede ser incorporada a un mercado legal y certificado para la vida silvestre.

Todas estas unidades operan con base en un Plan de Manejo autorizado y registrado, que debe asegurar la viabilidad de cada proyecto y la de las poblaciones de las especies de interés. Bajo este esquema, los beneficios económicos derivados de la producción son destinados a solventar los gastos derivados de la aplicación del plan de manejo, que contempla programas de conservación, monitoreo e investigación, así como obras de beneficio social y económico para las comunidades locales, o bien para los legítimos propietarios de la tierra, quienes, finalmente, están a cargo del manejo y funcionamiento de la unidad, bajo la supervisión de las autoridades.

Estas unidades de producción ofrecen muchas ventajas como instrumento de organización de las actividades productivas rurales, particularmente en lo que toca al aprovechamiento cinegético, que actualmente representa uno de los esquemas alternativos de producción derivados de la vida silvestre mejor organizados del país.

Sin duda alguna, el gran reto es lograr un enfoque integral, es decir, el manejo y aprovechamiento sustentable de los elementos que integran el ecosistema.

La operación de las UMA se basa en los siguientes elementos:

•  Registro de la Unidad

•  Plan de manejo de la Unidad

•  Censos y monitoreos de las especies de interés para la Unidad

•  Aprovechamiento controlado

•  Certificación de la producción

•  Vigilancia participativa.

 

Logros en las estrategias fundamentales del programa

El siguiente cuadro ilustra de manera esquemática el grado de avance de algunos proyectos que están en marcha; estos avances se refieren principalmente a logros importantes en definición de estrategias, conformación de grupos de trabajo, borradores de documentos y acciones puntuales realizadas.

Bajo la estrategia del Sistema de Unidades para la Conservación, Manejo y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre (SUMA) se han registrado —hasta junio de 1998— 1,449 Unidades para la Conservación, Manejo y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre (UMA), tanto sujetas a manejo intensivo como extensivo, las cuales integran criaderos, viveros, jardines botánicos y zoológicos. Dentro de estas unidades se reproducen y propagan ejemplares de flora, fauna y hongos silvestres, generándose productos y subproductos destinados a la conservación, investigación, repoblación, educación y aprovechamiento.

Se han incorporado al SUMA más de 7 millones de hectáreas; dentro de esta superficie, bajo el concepto de UMA sujetas a manejo extensivo, existen aproximadamente 45 especies y grupos de especies silvestres mexicanas que se conservan y aprovechan bajo este esquema. Las de fauna de mayor éxito son el venado cola blanca (con varias subespecies), el venado bura, pecarí de collar, guajolote silvestre, berrendo, liebres y conejos, ardillas, mapache, tlacuache, palomas, codornices, patos y gansos. Dentro de UMA sujetas a manejo intensivo existen aproximadamente 100 especies y grupos de especies silvestres mexicanas que se conservan, manejan y aprovechan bajo este concepto.

Las de mayor éxito son: iguanas, serpiente de cascabel, serpiente nauyaca, cocodrilos, pavo ocelado, ocofaisán, loros, guacamaya verde, guacamaya roja, perico cabeza amarilla y otros psitácidos, reptiles, aves, otros mamíferos, cactáceas, cícadas, palmas, orquídeas y agaves.

 

PROYECTO DE RECUPERACIÓN DE ESPECIES PRIORITARIAS

Proyecto

Avances

Lobo mexicano Mexican wolf ( Canis lupus baileyi )

90%

Berrendo ( Antilocapra americana )

80%

Borrego cimarrón ( Ovis canadensis )

90%

Cocodrilos y Caiman ( Crocodylus moreletii, Crocodylus acutus, Crocodylus fuscus )

90%

Psitácidos (21 especies)

20 %

 

Perspectivas al año 2000

Con la instrumentación de este programa se contempla contribuir a la disminución de los procesos de deterioro por los que actualmente pasa México, proponiendo al sector rural alternativas de diversificación productiva, a través de la conservación y uso sustentable de la vida silvestre y sus hábitats.

Esta consecuencia es lógica si se piensa que no se conserva lo que no genera algún valor económico, y esa es la situación por la que hoy atraviesa la vida silvestre y sus hábitats. Estos recursos no aparecen en los circuitos establecidos de mercado actuales, sin embargo, con la información sobre las exportaciones e importaciones y algunas proyecciones realizadas por el Banco Mundial, sabemos lo que en pesos y centavos significa la vida silvestre para México. Pese a la gran diversidad de flora silvestre con la que cuenta México (más de 25000 angiospermas), la actividad productiva ligada a ella aún no es considerada; sin embargo, se importan grandes cantidades de otros países, cuando muchas de ellas pueden ser producidas y manejadas en nuestro país, situación que sin lugar a dudas nos llevaría a la conservación de las especies y, por ende, del hábitat donde se distribuyen.

Otro caso semejante es la importación que México realiza en el mercado de aves, aunque nuestro país es también considerado muy rico en este grupo. Lo realmente preocupante es que importamos muchas de las especies que naturalmente se distribuyen en territorio nacional.

La política federal de que “La conservación de la biodiversidad puede ser favorecida mediante el aprovechamiento regulado y técnicamente planeado” se basa en un hecho fundamental: el derecho de uso y usufructo de los recursos naturales es del dueño de la tierra, estando ésta bajo cualquier régimen de propiedad legalmente reconocida en el país (ejidal, comunal o pequeña propiedad).

No existe certeza en las diferentes comunidades del país sobre la utilización adecuada de sus recursos naturales, pues en la mayoría de los casos desconocen la calidad y cantidad de recursos presentes y su posible evolución en el futuro.

Existe insuficiente participación directa de instituciones de educación e investigación para ayudar en la solución de problemas particulares de conservación, manejo y aprovechamiento sustentable de la vida silvestre en las comunidades rurales. La mayoría de los trabajos no son enfocados a comunidades rurales específicas y con necesidades particulares de manejo, por lo que se hace necesario propiciar esa vinculación.

 

IMPORTACIÓN DE FLORA SILVESTRE DURANTE 1997

Nombre común

Origen

Cantidad

Precio unit. pesos

Total (miles de pesos)

Jamaica

Sudán

983.4

2.00

1,966.80

Plantago

Alemania

443

3.30

1,461.90

Sen bekunia

EUA

282.1

1.05

296.20

Boldo

Alemania

33

0.83

27.30

Alhovas

Alemania

25

0.95

23.30

Polen

China

5.95

3.97

23.60

Echinacea

EUA

4.92

64.00

314.80

Rosa de castilla

EUA

4.4

2.55

11.20

Echinacea palida

China

3.5

62.00

217.00

Incienso

Indonesia

3.1

4.95

15.30

Gingko

China

2.8

4.35

12.10

Hammamelis

Alemania

1.6

6.40

10.20

Angélica

Alemania

1.4

7.50

10.50

Mirra

Indonesia

1

3.65

3.60

TOTAL

 

1,795.17

159.37

4,394.20

Nota: México tiene más de 25,000 especies de plantas con flor (Angiospermas) y con ello ocupa el cuarto lugar a nivel mundial.

 

IMPORTACIÓN DE LAS PRINCIPALES AVES DURANTE 1997

Nombre común

Nombre científico

Cantidad

Precio

(miles de pesos)

Total

(miles de pesos)

Guacamaya verde

Ara militaris

4

6

24

Guacamaya roja

Ara macao

27

6

162

Guacamaya azul oro

Ara ararauna

97

9

873

camaya alas verdes

Ara chroloptera

56

12

672

Guacamaya frente marrón

Ara severa

12

9

108

Guacamaya enana

Ara nobilis

14

9

126

Guacamaya Nobilis

Ara nobilis

7

9

63

Guacamaya vientre rojo

Ara manilata

7

9

63

Cacatúa

Cacatua sp.

2

12

24

Cacatúa moluca

Cacatua molucensis

4

12

48

Cacatúa blanca

Cactua alba

86

12

1,032

Cacatúa cresta naranja

Cacatua sulphurea

citonocrisata

42

12

504

Cacatúa azufrada

Cacatua sulphurea

12

12

144

Cacatúa sanguínea

Cacatua sanguinea

2

12

24

Loro corona azul

Amazona farinosa

1

14

14

Loro cabeza amarilla

Amazona oratrix

3

1

3

Loro nuca amarilla

Amazona auropalliata

4

1

4

Loro gris

Psithacus erithacus

167

0.9

150

Loro amazónico

Amazona amazonica

amazonica

3

1

3

Loro barrangero

Cyanoliceus patagonus

1

1

1

Loro cabeza azul

Amazona farinosa

guatemalae

2

14

28

Loro dufresiano

Amazona dufreciana

12

1

12

Loro farinoso

Amazona farinosa

54

1.2

65

Loro burki

Neophema bourkii

20

1

20

Loro elegante

Neophema elegance

4

1

4

Loro turquesa

Neophema pulchella

4

2

6

TOTAL

 

   

$ 4,139.3

Nota: México tiene aproximadamente 1,100 especies de aves y con ello ocupa el séptimo lugar en importancia para aves neotropicales. Las especies marcadas en negrita, son aquellas que se distribuyen en México.

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 15/11/2007