Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido

Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca

Instituto Nacional de Ecología

Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

 

Reserva Especial de la Biosfera

Volcán de San Martín

Estado

Veracruz

Nombre oficial del área protegida

Volcán de San Martín

Categoría

Reserva Especial de la Biosfera

Localización

Al noroeste de la laguna de Catemaco

Municipio de San Andrés Tuxtla

Superficie

1,500 ha

Extraoficialmente se señalan 5,730 ha de superficie (Flores Zamora y Zavala Blas, 1993).

Ciudades, pueblos y otros asentamientos

humanos principales dentro del área protegida

Cuauhtémoc, Ruiz Cortines, Miguel Hidalgo y Belem Chico.

Ciudades, pueblos y otros asentamientos

humanos principales en la zona de influencia

Perla San Martín, La Palma, Díaz Ordaz, Mario Sousa, Los Nacimientos, Seis de Enero, Lázaro Cárdenas, Santiago Tuxtla, San Andrés Tuxtla, Catemaco y Montepío.

Vías de comunicación

El camino que más se acerca al área es la carretera Catemaco-San Andrés, cerca de San Andrés Tuxtla. A partir de ahí solamente existe un camino de terracería que se acerca hasta aproximadamente los 900 m s.n.m.

Antecedentes legales

El 20 de marzo de 1979 fue decretado zona protectora forestal y de refugio faunístico por el presidente José López Portillo, señalándose como límite la curva de nivel de los 1,000 m s.n.m. aunque no se menciona la superficie.

El 20 de abril de 1982, le adjudican 20,000 ha.

A principios de la administración de Miguel de la Madrid, el manejo de la reserva pasó a manos de la sedue, que le asignó la categoría de reserva especial de la biosfera.

Tenencia de la tierra

Es predominantemente ejidal seguida de propiedad privada.

Población

La población de la sierra de Los Tuxtlas, en general, presenta una densidad considerable, la cual impacta de manera directa e indirecta la zona del Volcán de San Martín. La densidad de población total para la sierra se estima en 308,362 habitantes (Paré et al., 1992). Se encuentran los grupos étnicos zoque-popolucas y nahuas

Uso del suelo en el área protegida

y en la zona de influencia

El principal tipo de conversión de los ecosistemas naturales del Volcán de San Martín es el potrero dedicado a la ganadería extensiva. En menor escala y reduciéndose proporcionalmente se encuentran los usos agrícolas, fundamentalmente de cultivos de subsistencia como el maíz y ocasionalmente cultivos comerciales como el chile, dependiendo de la situación del mercado. En el área circundante además de la ganadería, se practican cultivos como el tabaco, la caña y el plátano.

Infraestructura

No existe ninguna infraestructura disponible dentro del área protegida. Las instalaciones disponibles más cercanas son la Estación Biológica de la unam localizada en la carretera Catemaco-Montepío y las oficinas de la Universidad Veracruzana en Catemaco.

Descripción del área protegida

Es una región montañosa con un ámbito altitudinal que va de los 1,000 a 1,700 m Por lo menos en uno de sus flancos (este), la zona protectora se extiende hacia la selva tropical de terrenos de menor elevación, conformando un gradiente que incluye siete tipos de vegetación naturales (Dirzo, 1991).

La zona es de gran riqueza florística y variedad de ecosistemas; además sirve como mecanismo de protección contra la erosión dadas las pendientes considerables y las precipitaciones típicas de la zona.

En la zona confluyen taxa de afinidad boreal, meridional y algunos endémicos.

La Sierra de Los Tuxtlas en general constituye uno de los puntos de distribución más norteño de la vegetación tropical en el continente (Dirzo y Miranda, 1992).

El clima predominante es cálido-húmedo con una media de temperatura mensual de 27°C, la cual sin duda disminuye a medida que aumenta la elevación. La precipitación es del orden de 4,700 mm por año y las lluvias son predominantemente de verano con una época de "nortes" (noviembre a febrero) de temperaturas relativamente más bajas. El resto del año la influencia principal es la que ejercen los vientos alisios provenientes del Golfo de México: son vientos muy húmedos que descargan sobre las serranías orientales la mayor parte de su humedad.

Existe un periodo comparativamente más seco (abril-mayo) en el cual la precipitación por lo general es de 100 mm al mes.

Desde el punto de vista fisiográfico y de acuerdo con Tamayo (1990) se ubica en el extremo sureste de la unidad orogénica Cordillera Neovolcánica en colindancia con la planicie costera de Sotavento. En un sentido más local se localiza al sureste del estado de Veracruz en la llamada Sierra de Los Tuxtlas. Ésta consiste en numerosos conos volcánicos, siendo el Volcán de San Martín uno de sus macizos montañosos más importantes. Tiene una forma regular con un cráter de 1.5 km de diámetro en cuyo interior hay dos conos subsidiarios. Las laderas superiores del volcán exhiben rasgos erosivos muy pronunciados. El borde sureste asciende con declives fuertes hacia el norte y el borde noreste corre gradualmente dentro de los flujos de lava del pedregal que va hacia el norte (Álvarez del Castillo, 1977).

Debido a la gran precipitación de la zona, existen numerosos ríos de tamaño pequeño así como arroyos de diferente grado de permanencia a lo largo del año. Los flujos conocidos de altitudes más bajas incluyen el río Salina y Arroyo de Oro en la ladera norte, así como otros en diferentes vertientes como los ríos Colt, Máquina, Sihuapan, Tajalate y Tuxtla. Mucha del agua que se acumula en las partes bajas o en los cráteres de volcanes forma lagunas numerosas de tamaño diverso. Entre éstas sobresalen las lagunas de Catemaco, la de Sontecomapan, Laguna Encantada y otras pequeñas como Laguna Azul, Laguna Zacatal y Laguna Emilia.

Como resultado de la porosidad de la lava y de las capas de ceniza presentes en el área no hay arroyos cercanos a la zona del volcán. El cuerpo de agua permanente ubicado a mayor altitud (1,250 m) es un aguaje localizado al lado sur del volcán.

De acuerdo con la carta geológica de inegi 1988 (1:1,000,000) predominan las rocas ígneas extrusivas.

Según Álvarez del Castillo (1977), hacia el oeste del volcán predominan suelos jóvenes derivados de ceniza volcánica, mientras que en el este son de textura fina arcillo-arenosa y arcillosa. Los suelos son extremadamente variables en cuanto a su profundidad y nivel de nutrientes. No obstante, se pueden considerar como suelos relativamente ricos en comparación con otras zonas tropicales por su origen volcánico.

Vegetación y flora

Se presenta un gradiente de comunidades vegetales que abarca, desde la porción más baja hacia la más alta: vegetación costera, selva alta perennifolia, selva alta subperennifolia de montaña, bosque de liquidámbar y selva baja perennifolia. En la reserva que abarca la porción a partir de la cota de los 1,000 m s.n.m. los tipos de vegetación dominantes según este esquema son los siguientes:

Selva baja perennifolia. Es una variante especial de la selva que se ubica a alturas cercanas a los 1,000 m s.n.m. Se caracteriza por su gran humedad relativa y abundancia de plantas epífitas y helechos, junto con corpulentos árboles como el cedro nogal.

Bosque tropical nuboso. Se ubica por arriba de los 1,200 m s.n.m. y hasta las proximidades del volcán, está muy entremezclado con el hábitat anterior. Se caracteriza por sus inclinadas cuestas y quebradas con abundantes helechos y senecios arbores-centes, palmas y arbolillos de Oreopanax xalapensis. Este hábitat constituye un verda-dero refugio ornitológico de gran atractivo (tucanes, clarines, faisanes y colibríes). Con la altura, este hábitat se modifica gradualmente, en particular por el achaparramiento y la abundancia de algunas especies arbóreas como Clusia spp.

Bosque enano. En las partes más altas del volcán, en sitios relativamente expuestos y planos se presenta este bosque dominado por plantas enanas como Clusia y Oreopanax junto con algunas palmas. En las partes perturbadas este bosque es muy ralo y contiene algunos pastos en el sotobosque.

Vegetación en sucesión primaria dentro del cráter. El interior del cráter está ocupado por una comunidad sucesional colonizadora. Actualmente consiste en una vegetación sabanoide que en algunas partes ha adquirido mayor talla y desarrollo y que constituye un verdadero laboratorio natural para el estudio de la sucesión ecológica.

Taxa notables

Destaca la gran diversidad, en particular de especies de las familias Orchidaceae y Asteraceae. Entre lo más notable de la flora se encuentra la peculiar combinación de elementos típicamente tropicales con elementos de afinidad boreal, entre los que se incluyen Junglans olachana, Liquidambar styraciflua y Carpinus carolineana.

Taxa amenazados

Debido a lo reducido de las comunidades presentes en la zona protegida y a las bajas densidades de muchas de las especies, sobre todo de las de gran talla, es posible especular que numerosos componentes de la flora del Volcán de San Martín se encuentren amenazados y en riesgo de extinción local. Algunas especies que pudieran encontrarse en tal situación son Pithecelobium volcanorum e Inga sp., Talauma mexicana(A), Bletia purpurea y Encyclia baculus (ine, 1993), Chamaedorea metallica(P*), Mormodes tuxtlensis, Chysis limminghei(A*), C. bractescens(A) (Flores Zamora y Blas Zavala, 1993).

En peligro de extinción. Dichaea graminoides (ine, 1993)

Raros. Alfaroa mexicana(R*), Maxillaria nagelii (ine, 1993)

Taxa endémicos

Alfaroa mexicana(R*) (ine, 1993), Junglans olachana (Flores Zamora y Blas Zavala, 1993).

Fauna

El trabajo faunístico en las partes altas del Volcán de San Martín es muy limitado y la mayoría del conocimiento se basa en estudios correspondientes a las partes bajas, principalmente en la Estación Biológica de la unam. Es evidente que muchos compo-nentes de la fauna realizan migraciones y por lo tanto se comparten entre ambos pisos altitudinales. Las aves son tal vez el grupo más prominente, encontrándose 276 especies (Coates-Estrada, 1991; Coates et al., 1985). Esta región es sumamente rica en especies dado que abarca un gradiente altitudinal grande y un gran número de tipos de vegetación y de aves. En el área protegida existen una especie y tres subespecies endémicas de esta región: el colibrí (Campylopterus excellens), la paloma (Geotrygon lawrencii carrikeri), a veces considerada como una especie, la tangarita (Chlorospingus ophtalmicus wetmorei) y el rascador (Atlapetes brunneinucha apertus). La zona de influencia de esta reserva es de suma importancia por la cantidad de individuos y especies de aves migratorias que la visitan, sea como transitorias o invernantes. Esto se debe a que en esta región confluyen dos rutas migratorias importantes: la de las aves que siguen en la costa del Golfo de México y la de las aves que sobrevuelan el Golfo. Tres especies han sido exterminadas de la región: el zopilote rey (Sarcoramphus papa), el águila arpía (Harpia harpyja) y la guacamaya roja (Ara macao). De otros grupos de vertebrados, por ejemplo reptiles, se han identificado 97 especies y 37 de anfibios (Ramírez et al., 1981), así como cerca de 100 especies de mamíferos (Coates y Estrada, 1986).

Taxa notables

Mamíferos: mono araña (Ateles geoffroyi)(P), mono aullador (Alouatta palliata)(P*), ocelote (Leopardus pardalis)(P), pecarí de labios blancos (Tayassu pecari), jaguarundi (Herpailurus yagouaroundi)(A), nutria de agua (Lutra longicaudis)(A), tlacuachillo dorado (Caluromys derbianus)(R), tapir (Tapirus bairdii)(P). Aves: zopilote rey (Sarcoramphus papa)(P), totolaca (Aramus guarauna)(A), perico real (Pionopsitta haematotis)(R), calecero (Pteroglossus torcuatus), tucaneta (Aulacorhynchus prasinus)(Pr), halcón peregrino (Falco peregrinus)(A), cholin cojilote (Penelope purpurascens)(Pr), tucán grande o pico de canoa (Ramphastos sulfuratus)(A). Reptiles: Boa constrictor(A), Iguana iguana(Pr) (ine, 1993), coralillo (Micrurus sp.), nauyaca (Agkistrodon bilineatus taylori)(A) (Flores Zamora y Zavala Blas, 1993).

Taxa amenazados

En peligro de extinción. Mamíferos: nutria de agua (Lutra longicaudis)(A), tlacuachillo dorado (Caluromys derbianus)(R), mono araña (Ateles geoffroyi)(P), saraguato (Alouatta palliata)(P*), tapir (Tapirus bairdii)(P). Aves: halcón peregrino (Falco peregrinus)(A), Penelope purpurascens(Pr) y Ramphastos sulfuratus(A) (ine, 1993).

Bajo protección especial. Tortuga pochitoque negra (Kinosternon acutum)(Pr), tucaneta (Aulacorhynchus prasinus)(Pr)(ine, 1993).

Raros. Mamíferos: ratón tlacuache (Marmosa mexicana), murciélago blanco (Diclidurus albus). Aves: (Aramides cajanea)(R) (ine, 1993).

Amenazas

A corto plazo:

u La cubierta vegetal actualmente se está reduciendo a manchones de vegetación natural.

u Existe una tala desmedida que provoca la población humana en los alrededores de la reserva.

u Las tasas de deforestación actuales son del orden de 4.3% por año (Dirzo y García, 1992). Las tasas de deforestación determinan que el área protegida no tenga ya zonas de amortiguamiento pues los potreros están ya en contacto directo con los bordes de la reserva.

u La fragmentación del hábitat.

u La extracción ilegal de componentes de la flora y de la fauna.

A mediano plazo:

u Las tasas de deforestación extrapoladas a un mediano plazo sugieren reducciones de la cobertura vegetal a aproximadamente un 9% del área original para el año 2000 (Dirzo y García, 1992).

u Bajo las tasas de deforestación actuales, es posible especular una reducción de la diversidad de especies en aproximadamente el 50% de la diversidad original para el año 2000.

A largo plazo:

u Extinción masiva de la flora y la fauna.

u Erradicación de las áreas remanentes.

Observaciones

El Proyecto Sierra de Santa Marta, A.C., ha hecho una serie de propuestas para la conservación de la biodiversidad en la región de Los Tuxtlas en interacción con las comunidades locales.

La conservación de los relictos de selva es fundamental para atenuar la pérdida de especies como consecuencia de la destrucción del hábitat y el resultante aislamiento de poblaciones animales y vegetales. Esta acción es prioritaria para contar con tiempo adicional que permita desarrollar estrategias de conservación y manejo sostenido de los recursos naturales de la región. Ésta es una posibilidad factible ya que existen tres zonas protectoras amparadas por decretos, dos predios pertenecientes uno a la unam y otro a la Universidad Veracruzana, además de que el Grupo Veracruzano de Rescate Ecológico, A.C., adquirió recientemente 300 ha de selva con fines conservacionistas.

Para una administración más eficiente de las áreas naturales protegidas de carácter federal que cuentan con decreto, se propone firmar un convenio de coordinación para la administración de tales áreas con el Gobierno federal, para que pasen a ser responsabilidad del Gobierno del estado o en corresponsabilidad con el mismo. A su vez el Gobierno del estado podría concesionarlas por periodos renovables a instituciones educativas y de investigación superior.

Se recomienda:

elaborar un estudio de ordenamiento ecológico conservacionista para toda la región en el que participen grupos representativos de las comunidades y pequeños propietarios de la región.

Sumar al decreto protector actual el área de la Estación de Biología Tropical de Los Tuxtlas para crear el Corredor Ecológico San Martín Tuxtla (Dirzo, 1991).

Delimitar las tierras nacionales, baldíos y demasías para incorporarlas al dominio público o como parte del patrimonio del Gobierno del estado y universitario.

Se propone que la unam sea la responsable del manejo de esta área protegida, junto con otras instituciones participantes en el Comité Técnico del Programa de Desarrollo Integral de Los Tuxtlas.

Instituciones de investigación, científicas

y/o conservacionistas que trabajan en la zona

El ine se encarga de su gestión oficial.

Otras instituciones son: la unam, la uv, ie, el Comité Técnico del Programa de Desarrollo Integral de Los Tuxtlas y el Grupo Veracruzano de Rescate Ecológico, A.C.

Estudios y proyectos

De investigación básica:

u Investigación sobre flora y fauna. La unam a través de la Estación de Biología Tropical de Los Tuxtlas ha realizado diversas investigaciones en esta zona, al igual que la Universidad Veracruzana. Los estudios realizados incluyen estudios florísticos y faunísticos, así como de demografía de plantas, regeneración de selvas, ecofisiología vegetal y animal, etcétera.

Tales estudios han alcanzado prestigio internacional por la abundancia de sus datos, siendo antecedentes significativos para el conocimiento de los recursos bióticos de la reserva.

Proyectos de desarrollo:

u Reforestación.

Manejo y protección:

u Desarrollo y administración.

u Evaluación actualizada del estado de los recursos naturales.

u Señalización externa e interna.

u Establecimiento de un corredor biológico que abarque el ámbito altitudinal.

Algunas personas conocedoras del área

Rodolfo Dirzo, Luisa Paré, Mario Vázquez, Fernando Ramírez, Carlos Álvarez del Castillo y Arturo Gómez-Pompa.

Bibliografía relevante

Álvarez del Castillo, C. 1977. Estudio ecológico y florístico del cráter del volcán San Martín Tuxtla, Veracruz. México.

Coates-Estrada, R. 1991. Lista preliminar de las aves de la Estación de Biología Tropical de Los Tuxtlas. Estación de Biología Tropical Los Tuxtlas, 9 pp.

––, A. Estrada, D. Pashley y W. Barrow. 1985. Lista de aves de la Estación de Biología Tropical de Los Tuxtlas. unam, 41 pp.

–– y A. Estrada. 1986. Manual de identificación de campo de los mamíferos de la Estación de Biología Tropical de Los Tuxtlas. Instituto de Biología. unam, 151 pp.

Dirzo, R. 1991. "Rescate y restauración ecológica de la selva de Los Tuxtlas". Ciencia y Desarrollo 17.

–– y M.C. García. 1992. "Rates of deforestation in Los Tuxtlas, a neotropical area in southeast Mexico". ConservationBiology 6:84-90.

–– y A. Miranda. 1992. "El límite boreal de la selva tropical perennifolia en el continente americano". Interciencia, vol. xvi, pp. 240-247.

Paré, L., E. Portilla Ochoa, F. Ramírez, E. Rodríguez Luna, H. Narvae Flores y Sergio Guevara Sada (comps.). 1992. Los Tuxtlas: plan para su conservación y desarrollo integral. Gobierno del Estado de Veracruz-Universidad Veracruzana, México, 132 pp.

Ramírez, A., G. Pérez y G. Casas. 1981. Lista preliminar de los anfibios y reptiles de la región de Los Tuxtlas. Instituto de Biología. unam.

sedue. 1989. Información básica de las áreas naturales protegidas de México. Reserva Especial de la Biosfera Volcán de San Martín, p. 28.

enero de 1996

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 15/11/2007