Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido

Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca

Instituto Nacional de Ecología

Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

Monumento Natural

Cerro de la Silla

Estado

Nuevo León

Nombre oficial del área protegida

Cerro de la Silla

Categoría

Monumento Natural

Localización

Al sureste de la ciudad de Monterrey

Municipios de Guadalupe y Monterrey

Superficie

6,045 ha

Ciudades, pueblos y otros asentamientos

humanos principales dentro de la zona

Ciudad de Monterrey. Existen asentamientos irregulares como son las colonias: San Ángel, Granjitas, La Silla, Fomerrey y Vivienda Popular.

Vías de comunicación

Existen algunos caminos de terracería que conducen a las faldas del cerro, así como una brecha que conduce hasta la cima, en donde se encuentran las instalaciones de un canal de televisión.

Antecedentes legales

El 26 de abril de 1991 fue decretado monumento natural por el presidente Carlos Salinas de Gortari.

Antecedentes históricos

No existen datos de los monumentos histórico-culturales; el tipo de evidencias culturales en el área consiste principalmente de pinturas rupestres.

Antiguamente había algunos grupos a los cuales se les llamaba "rayados", quienes se caracterizaban por traer rayas pintadas o tatuadas como distinción; vestiduras de piel entrelazadas que se llevaban sobre el hombro; cuando alguien moría tenían por costumbre arrancarse el cabello.

A estos indígenas los españoles les llamaron "chichimecas"; al avanzar hacia el norte de lo que es el actual estado de Nuevo León, los españoles se fueron encontrando con otros grupos indígenas, a los cuales tuvieron que darles otros nombres, ya que no era suficiente con "chichimecas".

Algunos de estos nombres fueron: "pintos", a los que les pintaban el rostro y el cuerpo con rayas anchas y separadas; "rayados" a aquellos en que siendo rayas anchas, no lo eran tanto como en los "pintos"; "borrados" a los que se pintaban o tatuaban el rostro y el cuerpo con rayas menudas; "aculibrados" los de rayas en zig-zag; "blancos" o "blanquillos" a los que no se pintaban, etc. Estos grupos tenían sus propias lenguas, como la guachichil, alzapa o quinigua.

Tenencia de la tierra

Propiedad nacional, propiedad privada y terrenos baldíos

Población

Habitan el Cerro de la Silla alrededor de 530 personas

Uso del suelo en el área protegida

Asentamientos humanos, silvicultura y turismo

Uso del suelo en la zona de influencia

Urbano

Descripción del área protegida

El Cerro de la Silla es considerado histórica y culturalmente como símbolo representativo de la entidad.

El área se encuentra dentro de la provincia fisiográfica de la Sierra Madre Oriental y forma parte de la Sierra Cerro de la Silla ubicada al sureste de la ciudad de Monterrey, presenta una dirección de noroeste hacia el sureste. La altitud varía de aproximadamente 600 a 1,800 m.

Las topoformas presentes son: el Cerro de la Silla, Cañada Pozo, Cañada Lampazos, Cañada de la Mora, Cañada Momias y Cañada de Agua de Fierro, entre muchas otras.

La sierra constituye una fuente de recarga de los mantos acuíferos, que abastecen a los pozos que suministran el agua de los asentamientos urbanos en sus alrededores. Debido a las pronunciadas pendientes de sus laderas, la vegetación juega un papel muy importante en la reducción de los procesos erosivos. Es un ecosistema representativo de las zonas semiáridas del país y puede ser utilizado para educación ambiental de la población de Monterrey.

Presenta un gradiente que va desde semiseco en la ciudad de Monterrey hasta sub-húmedo en Allende, al sur de la Sierra Cerro de la Silla. En Monterrey el clima es del tipo BS1(h’) hw (e)w" con régimen de lluvias de verano y precipitación invernal entre 5 y 10% de la total anual; es un clima extremoso, canicular, con una temperatura media anual de 22.1°C y precipitación pluvial de 620.7 mm. En la parte alta es semicálido sub-húmedo.

El mayor número de cañadas se concentra en el centro del plegamiento; hacia los flancos y principalmente en el flanco occidental predominan picachos de pendientes pronunciadas.

El monumento, como cuerpo concéntrico, escurre por sus flancos hacia diferentes direcciones. Los arroyos que corren hacia el norte desaguan en el río La Silla los que fluyen hacia el noreste lo hacen en el río Sabinas y Los Naranjos, confluyendo en el río Santa Catarina. El agua de la cañada se concentra en el arroyo San Roque y después se une al Santa Catarina.

Los suelos presentes son de tipo regosol eútrico asociado con feozem lúvico y litosol en el área de las cañadas. En las zonas de menor pendiente ocurre el feozem háplico y litosol. En el área central de los arroyos se ha formado suelo de tipo feozem lúvico y luvisol órtico.

Vegetación y flora

Los tipos de vegetación existentes en el área son:

Matorrales xerófilos. Es el tipo de vegetación que predomina en el área; está constituido por arbustos que alcanzan de cuatro a seis metros de altura. Las especies características son: chaparro prieto (Acacia rigidula), anacahuite (Cordia boissieri), huizache (Acacia farnesiana), nopales (Opuntia spp.). A mayor altitud son más frecuentes las siguientes especies: tenaza (Pithecellobium pallens), tepeguaje (Leucaena pulverulenta), barreta (Helietta parvifolia), hierba del potro (Caesalpinia mexicana), guajillo (Leucaena leucocephala). En las partes más altas se encuentran Quercus fusiformis, y Q. canbyi.

Bosque de Quercus. Las especies características son: Quercus chrysophylla, Q. polymorpha, Q. clavicola, Q. canbyi, Q. porphyrogenita, Q. fusiformis y Q. cupreata.

Pastizal. Las especies características son: Stipa mucronata, Aristida purpusiana, Bouteloua bromelioides, B. hirsuta, y B. filiformis.

En las partes altas se presentan algunos pinos como Pinus pseudostrobus y P. teocote.

Fauna

Está integrada por elementos de diferente afinidad biogeográfica. Es posible encontrar ejemplares de armadillo (Dasypus novemcintus), pájaro carpintero (Melanerpes spp. y Picoides scalaris), cardenal (Cardinalis cardinalis), conejo (Sylvilagus floridanus), zorra (Urocyon cinereoargenteus), cacomixtle (Bassariscus sumuchrasti), zorrillo (Spilogale putorius), puma (Felis concolor), tlacuache (Didelphis virginiana) y coyote (Canis latrans). Es posible que existan ejemplares de oso negro (Ursus americanus) y jaguarundi (Herpailurus yagouaroundi).

Esta región posee avifauna típica del matorral xerófilo y encinar del altiplano mexicano, incluyendo especies amenazadas como el aguililla cola roja (Buteo jamaicensis), el aguililla rojinegra (Parabuteo unicinctus), el halcón pálido (Falco mexicanus), la lechuza de madriguera (Athene cunicularia), una especie en peligro de extinción, el águila real (Aquila chrysaetos) y el reyezuelo (Regulus calendula).

Amenazas

A corto plazo:

La invasión de las faldas del monumento por asentamientos irregulares y contam-inación por basura y desechos domésticos.

A mediano plazo:

Agotamiento de los recursos forestales, descenso del nivel freático y escorrentía, deterioro de la vegetación y fauna por su uso intensivo.

Observaciones

Existe interés en algunos sectores de la sociedad regiomontana por la protección de este monumento que identifica a la ciudad de Monterrey. Los residentes en el interior del área protegida están conscientes de la necesidad de proteger los recursos; sin embargo existen fuertes presiones de fraccionadores y habitantes irregulares por colonizar este sitio.

Organizaciones como el Patronato Pro-conservación Cerro de La Silla, A.C. fueron las que lograron que se decretara esta zona como área protegida.

Por su cercanía constituye un buen sitio de recreo para los habitantes de la ciudad de Monterrey.

Si se maneja adecuadamente, puede significar una fuente de ingresos para los pobladores de bajos recursos del área y para financiar su protección.

Se recomienda elaborar un plan de manejo de la zona que contemple tanto fines conservacionistas como de recreación; modificar las autorizaciones de desarrollo urbano para que no se siga invadiendo el área del monumento; regularizar los asentamientos humanos; dar vigilancia permanente; construir instalaciones para uso turístico; zonificar y señalar el área dividiéndola en zonas de uso turístico y de protección de flora y fauna; hacer una evaluación del estado de los recursos naturales (Contreras, 1993).

Instituciones gubernamentales, científicas

y/o conservacionistas que trabajan en la zona

En la actualidad el Patronato Cerro de La Silla, A.C. promueve su protección mediante la participación de organismos y particulares interesados.

Otras instituciones involucradas son la uanl y el itesm.

Estudios y proyectos

Por parte de la uanl se han desarrollado algunos estudios generales preliminares sobre fauna, flora, ictiofauna y anfibios en el área protegida. En 1991 el patronato Cerro de La Silla, A.C. presentó un programa de manejo.

Algunas personas conocedoras del área

Alberto Contreras Arquiet, de la uanl, Reinalda Durán, del Patronato Monumento Natural Cerro de La Silla, A.C. y Fabián Lozano, del itesm.

Bibliografía relevante

Aseff Martínez, A. 1967. Notas sobre la herpetofauna del centro de Nuevo León. Tesis profesional. Facultad de Ciencias Biológicas. uanl. 52 pp.

Contreras, A. A. 1991. Caracoles dulceacuícolas (Mollusca: Gasteropoda) de la subcuenca San Juan, tributario del río Bravo, noreste de Méxi-
co. Tesis. Facultad de Ciencias Biológicas. uanl. 150 pp.

Correa, S.A. 1987. Sistemática, distribución, notas ecológicas y biogeográficas de los gasterópodos terrestres del municipio de Santiago, Nuevo León, México. Tesis. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Michoacán. 106 pp.

Cotera, C. M. y A. Contreras. 1985. Ornitofauna de un transecto ecológico del Cañón de la Boca Santiago, Nuevo León, México. Publ. Biol. Facultad de Ciencias Biológicas de la uanl 2(1):31-49.

García, E. 1988. Modificaciones al sistema de clasificación climática de Köppen (para adaptarlo a las condiciones de la República Mexicana). 4ª ed. Offset Larios. México. 219 pp.

Gómez-Pompa, A. y R. Dirzo et al. (comps.). 1993. Proyecto de Evaluación de Áreas Naturales Protegidas de México. sedesol. México.

inegi. 1986. Síntesis geográfica del estado de Nuevo León. México, D.F.

López Ramos, E. 1982. Geología de México. Tomo II. Ed. Escobar. México.

Martín del Campo, R. 1953. Contribución al conocimiento de la herpetología de Nuevo León. Universidad 11:115-152.

––. 1959. Contribución al conocimiento de la ornitología de Nuevo León. Universidad 16-17. uanl.

Moreno, V.A. 1987. Determinación y distribución de los mamíferos nativos del Cañón del Huajuco, Santiago, Nuevo León, México. Tesis. Facultad de Ciencias Biológicas. uanl. 92 pp.

Palomo, C. 1987. Contribución al conocimiento biológico del coatí Nasua narica (Linnaeus, 2766) en el área de Santiago, Nuevo León, México. Tesis profesional. Facultad de Ciencias Biológicas. uanl. 31 pp.

Ramírez y Col. 1983. Guía de los mamíferos de México. Universidad Autónoma Metropolitana. Unidad Iztapalapa. México.

Rzedowski, J. 1978. La vegetación de México, Editorial Limusa, México, d. f. 432 pp.

sedue 1989. Información básica de las Áreas Naturales Protegidas de México. sedesol.

Velasco Torres, J. J. 1970. Contribución al conocimiento de la herpetología del norte de Nuevo León, México. Tesis profesional. Facultad de Ciencias Biológicas. uanl. 69 pp.

enero de 1996

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 15/11/2007