Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido

Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca

Instituto Nacional de Ecología

Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad

Parque Marino Nacional

Arrecife Alacranes

Estado

Yucatán

Nombre oficial del área protegida

Arrecife Alacranes

Categoría

Parque Marino Nacional

Localización

Se ubica en el Golfo de México, a 130 km de la costa del municipio de Progreso.

El arrecife está constituido por cinco islas conocidas con los siguientes nombres: Pérez, Chica (Cornezuelos o Blanca), Larga (Pájaros), Desertora (Muertos u Oeste) y Desterrada.

Superficie

333,768 ha

El parque marino está integrado por dos zonas núcleo denominadas: Zona Núcleo Norte y Zona Núcleo Sur, con una superficie de 19,732 y 11,937 ha, respectivamente.

Vías de comunicación

El acceso es marítimo; entre las islas que forman el arrecife se han establecido algunos canales de navegación.

Antecedentes legales

El 6 de junio de 1994 fue decretado parque marino nacional por el presidente Carlos Salinas de Gortari.

Antecedentes históricos

Se cree que el reporte más antiguo de Alacranes corresponde al naufragio del barco en el que viajaban Gonzalo Guerrero y Jerónimo de Aguilar en 1511, navegantes españoles que comenzaron el mestizaje y sirvieron de traductores a Cortés para iniciar la Conquista de México. Hasta 1988 se tenía el registro de 14 naufragios (Wood, 1988).

El gobierno inglés, en siglos pasados, se preocupó por los frecuentes naufragios en el arrecife, por lo que la reina Victoria decidió donar, a través de la compañía de seguros Lloyd’s a finales del siglo pasado, un faro accionado por aceite y una casa para mantener al guardafaro en la isla (Canela, 1992).

Hasta principios de este siglo, las islas del arrecife sólo habían sido visitadas por pescadores que ocupaban campamentos temporales. En 1865 se sabía de tres pescadores de Campeche que pasaban temporadas hasta de cinco meses en Isla Pérez. También se han encontrado restos de piedras usadas como lastre, monedas antiguas e incluso balas de cañón esféricas, dejados por visitantes menos pacíficos.

Tenencia de la tierra

Propiedad federal

Población

Desde 1900 la Isla Pérez ha sido habitada de manera continua al erigirse el faro; las demás islas son visitadas frecuentemente por grupos de pescadores que ocupan campamentos temporales, a ellos se les puede atribuir la desaparición de algunas especies arbustivas utilizadas como leña.

De las cinco islas, Isla Pérez es la única habitada; existen tres edificios que albergan a cuatro familias que constituyen su población permanente (Martínez-Guzmán y Hernández Aguilera, 1993).

La Secretaría de Marina mantiene un destacamento de marinos constituido por siete elementos; cada mes llega un barco a cambiar el destacamento y a abastecer de víveres y diesel a los fareros. Durante su estancia se comunican con Yucalpetén cuatro veces al día, mantienen limpias las instalaciones y llevan un registro de las embarcaciones (Canela, 1992).

Los investigadores llegan en buques oceanográficos como el Justo Sierra de la unam o con el apoyo de la Secretaría de Marina en los dragaminas que abastecen a los faros de la zona. Permanecen poco tiempo debido a la falta de condiciones para realizar investigaciones de largo plazo (Canela, 1992).

Uso del suelo en el área protegida

Actividades pesqueras. Las actividades pesqueras se realizan en la Isla Pérez, Isla Desterrada e Isla Muertos, los productos reportados para dos temporadas en 1992 son: el caracol blanco (Strombus gigans), la langosta espinosa (Panulirus argus) y algunas especies de peces como el negrillo, el mero, el pargo, la mojarra, la picuda, el boquinete, la rubia, la cochina, el canané y los caracoles "chacpel" y "king kong" (Canela, 1992).

Infraestructura

En la Isla Pérez se concentra la infraestructura de la reserva que consta de un faro de electricidad, cuatro balsas para señalar el acceso, cuatro generadores de electricidad, un muelle, dos radiotransmisores, cinco módulos habitacionales, de los cuales dos no funcionan, cuatro cisternas, dos canchas de voleibol y una estación meteorológica. El resto de la infraestructura es un faro activado por fotoceldas en la Isla Desterrada (Canela, 1992).

Descripción del área protegida

Este atolón es el arrecife más norteño dentro del banco arrecifal de Campeche; la forma de las islas que constituyen el atolón varía estacionalmente por efecto de las tormentas y los cambios de dirección del viento (Kornicker et al., 1959). El eje mayor de Alacranes es en sentido norte noroeste-sur sureste y presenta una longitud de 24.67 km; en su parte más ancha el atolón mide 13 km (Carricat-Ganivet y Horta-Puga, 1993).

El arrecife está compuesto por restos calcáreos que provienen de algas, foraminíferos, corales y moluscos, así como de las frústulas de diatomeas (Morris, 1963).

Al igual que todos los arrecifes, el sistema arrecifal de Alacranes es un ecosistema de alta productividad y belleza. A nivel particular, el Arrecife Alacranes presenta una riqueza biológica superior a la esperada (Martínez-Guzmán y Hernández-Aguilera, 1993).

Las islas del arrecife tienen un clima BSo(h’)w(x’) (e)w" según el sistema de Köppen modificado por García (1973). Éste es el tipo cálido y seco; por su oscilación térmica anual es extremoso: la diferencia entre la temperatura media del mes más caliente y del más frío es de 7.4°C; la temperatura mínima no baja de 10°C y la máxima no llega a 40°C.

La lluvia es escasa, la mayor precipitación se da en los meses de agosto y septiembre, o sea en verano y principios del otoño, pero no es un régimen de verano típico, sino que tiende al régimen intermedio entre verano e invierno. Se presenta una intensa canícula o sequía intraestival. La temperatura media anual es de 26.7°C y la precipitación anual promedio es de 476.1 mm.

Los vientos dominantes en el arrecife van hacia el este y noreste y tienen una gran importancia en la situación climática, pues debido a ellos existe escasa humedad relativa: el promedio más bajo se da en noviembre con 46% y el más alto en febrero con 88%.

El arrecife está rodeado por las aguas del Golfo de México, pero no se presentan ríos ni cuerpos de agua dulce en su interior y el manto acuífero es salado.

El suelo es arenoso de color blanco amarillento (arena coralina), de grano grueso, la cual, según Bonet y Rzedowski (1962), contiene fragmentos de conchas de moluscos, foraminíferos, algas calcáreas, corales y equinodermos; es decir, está constituido por caliza casi pura sin mezcla de elementos terrígenos. La materia orgánica está formada por los residuos de los vegetales, especialmente de las plantas anuales. Aquellas islas que sirven de refugio a las aves marinas contienen más fósforo y nitrógeno que las demás (Muertos y Pájaros).

La reacción del suelo es ligeramente alcalina; la salinidad es alta debido a la poca altura sobre el nivel del mar, lo que nos da una idea de la poca profundidad del espejo acuático, el cual varía de 30 cm en Isla Chica a 2.20 m en el extremo sudoeste de la Isla Desterrada que es la parte más alta de las cinco islas. Esta salinidad, como veremos más adelante, es un parámetro de consideración en el crecimiento y desarrollo de muchas especies.

Al igual que muchas islas del Caribe mexicano, las del Arrecife Alacranes son de formación reciente, originada por la acción biológica de corales y el depósito de material calcáreo en el Pleistoceno y el Cretácico, favorecido por la lenta emersión de la península de Yucatán (Logan, 1961).

Los rocas coralinas más comunes de estas islas se originaron por la acción biológica de los corales, que se mencionan a continuación, y cuya colección se encuentra depositada en el Laboratorio de Invertebrados del Departamento de Recursos del Mar del Centro de Investigaciones y de Estudios Avanzados (cinvestav), Unidad Mérida, ipn, son los siguientes: Acropora cervicornis,(R) Agaricia fragilis, A. agaricites, Colpophyllia amaranthus, Diploria labyrinthiformis, D. strigosa, Dichocaenia stokesii, Eusmilia fastigiata, Manicina arolata, Millepora alcicornis, Montastrea annularis, M. cavernosa, Mussa angulosa, Porites astreoides, P. furgata, P. porites y Siderastrea radians.

Vegetación y flora

Según Flores (1984) la vegetación de las islas es la típica de las dunas costeras. El número de especies descritas está reducido a 24 especies en todo el arrecife sin contar las siete introducidas. Entre todas las islas de la península de Yucatán, presentan la menor diversidad de especies, junto con Cayo Arenas y Triángulos.

Para cada isla, las especies vegetales características son (Bonet y Rzedowski, 1962):

Isla Pérez. La vegetación principal la constituye el matorral de Suriana, que ha desplazado totalmente a la alfombra de Sesuvium y a la pradera de Sporolobus que existía en 1865. Suriana cubre totalmente la isla excepto en una estrecha franja a lo largo de la costa donde Opuntia dillenii forma tres rodales. Es importante mencionar la presencia de Coccoloba y Cordia que se sitúan en la porción habitada de la isla. Otras especies presentes son: Atriplex pentandra, Portulaca oleracea, Cakile edentula var alacranensis, Chamaesyce buxifolia y Tournefortia gnaphalodes.

Isla Desertora. La isla está cubierta por un matorral abierto y muy bajo constituido por Chamaesyce buxifolia al que acompañan ejemplares aislados de Cenchrus insularis, C. pauciflorus y matas escasas de Tribulus alacranensis. Hacia el ángulo oriental existe un manchón de Sporolobus y cerca del ángulo oriental hay un rodal de Opuntia dillenii que fue introducida desde Isla Pérez. Otras especies presentes son: Cakile edentula var. alacranensis, Atriplex pentandra y Sesuvium portulacastrum.

Isla Pájaros. La vegetación principal está constituida por una pradera de Sporobolus que cubre buena parte de la isla; existe también un bosquete de Avicennia nitida, que bordea la laguna salada del extremo meridional. Otras especies presentes son: Cenchrus insularis, Tribulus alacranensis, Portulaca oleracea, Atriplex pentandra, Conocarpus erectus y Cyperus planifolius.

Isla Chica. La isla está cubierta uniformemente por un matorral bajo y semiabierto de Chamaesyce buxifolia de la que quedan pequeños manchones residuales de Sesuvium. La vegetación marginal está representada por ejemplares de Cakile y Portulaca a lo largo de las playas.

Isla Desterrada. Esta isla está constituida por dos cayos arenosos separados por un estrecho de 250 m; en ambos cayos la vegetación principal sólo ocupa una parte de la porción central y domina Tournefortia gnaphalodes en formación abierta. Otras especies presentes son: Chamaesyce buxifolia, Portulaca oleracea, Cenchrus pauciflorus, C. insularis y Tribulus alacranensis.

Fauna

En el Arrecife Alacranes se han reportado 24 especies de corales pétreos que se encuentran en las tres zonas y se distinguen claramente: la barrera o barlovento, la laguna central y la costa occidental o sotavento (Martínez, 1990). La barrera está construida por Acropora palmata(Pr) hasta los 10 m de profundidad, después encontramos asociaciones de Diploria-Monastrera-Porites y por último Agarica-Monastrera.

La laguna central está formada con esqueletos de Porites porites, Acropora cerviconis y algas coralinas de Halimeda. Dentro de la laguna crecen cabezos de Monastrera annularis y colonias de P. porites, Porites asteroides, Diploria y Manicina areolata (Garduño, 1988).

Avifauna. La densidad de población de aves marinas es muy elevada. En Isla Pérez está formada por dos especies de gaviota: Larus atricilla y Anous stolidus. Hay asimismo una gran cantidad de fragatas (Fregata magnificens). En las islas Pájaros y Desertora anida una regular población de pato bobo (Sula dactylatra y S. leucogaster).

Además de las aves marinas ya mencionadas se encuentran principalmente en Isla Chica y en Desterrada, Thalasseus maximus y Sterna fuscata, además de otras especies visitantes ocasionales de las playas.

Herpetofauna. Los reptiles están representados por una especie de lagartija (Mabuya mabuya) y las tortugas marinas verde (Chelonia mydas)(P), laúd (Dermochelys coriacea)(P) y carey (Eretmochelys imbricata)(P), que llegan a ovopositar en todas las islas (Canela, 1992).

Mastofauna. Hace 35 años era común ver a la foca monje (Monachus tropicalis) reposando en las playas de las islas. En la actualidad ya han desaparecido por la sobrecacería de que fueron objeto (Canela, 1992). Se han reportado otros mamíferos como toninas (Tursiops truncatus), estelas moteadas del Atlántico (Stenella plangidon), caledones o ballenas piloto (Globicephala macrorinchus) y delfines comunes (Delphinus delphis) en las aguas circundantes de Alacranes (cinvestav, 1988).

Invertebrados. Respecto a los invertebrados marinos, para el grupo de crustáceos estomatópodos y decápodos, se han descrito 26 familias, 50 géneros y 69 especies de las familias Alpheidae, Majidae y Xanthidae entre otras (Martínez-Guzmán y Hernández-Aguilera, 1993); muchos más de los esperados.

Para los invertebrados terrestres, Bonet y Rzedowski (1962) reportan seis especies de crustáceos, una especie de la familia Pauropoda, 42 especies de insectos y 17 especies de la familia Aracnida.

Amenazas

En general, los arrecifes se encuentran amenazados por las siguientes actividades: explotación pesquera, turismo y contaminación.

Esta última es causada principalmente por el lavado de los tanques de los buques en mar abierto donde se utilizan detergentes tóxicos además de la contaminación por petróleo (Salazar-Vallejo, 1993).

Observaciones

Arrecife Alacranes puede ser considerado como el complejo coralino más estudiado de los mares mexicanos debido a sus extraordinarias características, que lo ubican dentro de las masas coralinas más extensas e importantes del país (Garduño, 1988). El arrecife fue descrito desde hace más de un siglo (Smith, 1838), pero hasta finales de los años cincuenta empezó a ser estudiado de manera más o menos constante, principalmente por extranjeros (Canela, 1992).

Alacranes tiene una amplia historia de naufragios y ha sido un punto de atracción de visitantes desde la época colonial (Canela, 1992).

El decreto de área natural protegida, establece que se podrán llevar a cabo algunas actividades como la pesca deportiva y la pesca comercial de las especies ícticas, malacológicas y carcinológicas en épocas y con los límites, artes, equipos y métodos que se establezcan en el programa de manejo, los avisos de veda, las normas oficiales mexicanas y demás disposiciones jurídicas aplicables. Además, se podrá autorizar el establecimiento de granjas marinas para el cultivo de moluscos, peces, crustáceos, algas y otras especies que se puedan utilizar para la repoblación del área.

El decreto también marca que las áreas y canales de navegación establecidas en el parque marino, continuarán en uso debiendo delimitarse del área de fondeadero.

Se recomienda promover la investigación sobre los arrecifes coralinos de esta área ya que se tiene muy poca información de estos ecosistemas que compiten con las selvas en cuanto a su diversidad biológica y fragilidad ecológica.

Será necesario responsabilizar a algún centro de investigación marina del monitoreo y estudio de esta zona protegida.

Instituciones gubernamentales, científicas

y/o conservacionistas que trabajan en la zona

La gestión oficial para integrar el Parque Marino Arrecife Alacranes al Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas corre a cargo del ine; la administración, la conservación, el desarrollo y la vigilancia del parque quedan a cargo de la sedemar y la semarnap, con la participación de la sct.

Otras instituciones involucradas en su estudio son: el ciqro, la sg, el icml, el cinvestav-Unidad Mérida y pemex (Canela, 1992).

Estudios y proyectos

La elaboración del programa de manejo del parque marino está a cargo de las secretarías de Marina, de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, de Desarrollo Social y de Comunicaciones y Transportes, además del cinvestav-Unidad Mérida.

Algunas personas conocedoras del área

S. Flores Guido, F. Bonet, J. Rzedowski, J.P. Carricat-Ganivet y G. Horta-Puga, L.A. Martínez-Guzmán, J. L. Hernández-Aguilera y J. Canela.

Bibliografía relevante

Bonet F. y Rzedowski J. 1962. "La vegetación de las islas del Arrecife Alacranes, Yucatán (México)". Anales de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, vol. XI.

Canela, R. J. 1992. "Conocimiento y uso de los recursos del Arrecife Alacranes por pescadores de la zona maya de la península de Yucatán". Reporte del proyecto de sostenibilidad maya, núm. 4. Universidad de California-Riverside y Fundación MacArthur.

Carricat-Ganivet J.P. y G. Horta-Puga. 1993. "Arrecifes de coral en México". pp. 81-92. En S.I. Salazar-Vallejo y N.E. González (comps.), Biodiversidad marina y costera de México, conabio-ciqro. México. 865 pp.

cinvestav. 1988. Propuesta preliminar de manejo del Arrecife Alacranes como área estatal protegida. cinvestav-ipn, Unidad Mérida.

Flores, J. S. 1984. "Dinámica de emersión del suelo y sucesión de la vegetación en el Arrecife Alacranes del canal de Yucatán". Biótica 9(1): 41-63 pp.

Flores Villela, O y P. Gerez. 1988. Conservación en México: síntesis sobre vertebrados terrestres, vegetación y uso del suelo. inireb-ci. México. 301 pp.

Garduño, M. 1988. Distribución de la ictiofauna asociada a los arrecifes del caribe mexicano. Tesis de maestría en ciencias biológicas marinas. cinvestav. Unidad Mérida.

Logan, B. W. 1961. Coral reef and banks: Yucatan shelf, Mexico. Mem. Am. Assoc. Petro. Geol., vol. II: 129-198.

Kornicker, L.S., F. Bonet, R. Cann y C.M. Hoskin. 1959. Alacran reef, Campeche bank, Mexico. Publ. Inst. Mar. Sci. Univ. Texas 6:1-22.

Martínez-Guzmán L.A. y J.L. Hernández Aguilera. 1993. "Crustáceos estomatópodos y decápodos del Arrecife Alacranes, Yucatán", pp 609-629. En S.I. Salazar-Vallejo y N. E. González (comps.), Biodiversidad marina y costera de México, conabio-ciqro. México. 865 pp.

Morris, H. 1963. Recent Carbonate Sedimentation on Alacran Reef, Yucatan, México. Nat. Acad. Sci. Nat. Res. Council. Washington (19):1-160.

Salazar-Vallejo, S. I. 1993. "Zonas arrecifales. Estudio de caso". En A. Gómez-Pompa y R. Dirzo, et al. (comps.). Proyecto de Evaluación de Áreas Naturales Protegidas de México. sedesol, México.

Smith, T.H. 1838. "Description of Alacran and Cay Arenas in the Gulf of Mexico". Nautical Magazine 7:804-805.

Wood, P., 1988, Arrecife Alacranes. Editorial Jilguero, Casa de Bolsa Inverlat, 79 pp.

enero de 1996

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 15/11/2007