Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido

Capítulo segundo

 

CONDICIONES GENERALES DEL AMBIENTE
EN LA FRONTERA NORTE DE MÉXICO

 

Resumen ejecutivo

La franja de la frontera norte de México, se encuentra integrada por seis estados (Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas) y por 79 municipios, 38 de los cuales son limítrofes con los Estados Unidos de América (EUA). Para propósitos de este reporte los municipios se clasificaron en cuatro categorías: a) prioridad uno: 14 municipios en donde se encuentran localizadas las 14 ciudades hermanas del Programa Frontera XXI, b) prioridad dos: 24 municipios limítrofes con los EUA. c) prioridad tres: 2 municipios que tienen proyectos certificados (o próximos a ser certificados) por la COCEF, y d) prioridad cuatro: 39 municipios que no son limítrofes con los EUA y que se encuentran comprendidos dentro de la franja de los 100 kilómetros convenida a través del Convenio de La Paz.

La frontera norte de México se delimita al norte con los Estados Unidos de América, país con el que tiene una frontera continental con una extensión de 3,152.9 kilómetros. El 66% de la separación entre los dos países es fluvial y el 34% es terrestre. La franja fronteriza, al oeste se delimita por el Océano Pacífico, al este con el Golfo de México y al sur, de acuerdo al Convenio de La Paz firmado en 1983, por una línea imaginaria ubicada a 100 kilómetros al sur de la frontera internacional México-Estados Unidos. La extensión territorial de la franja fronteriza, 315,219 km 2 , representa el 39.8% del total de la superficie de los seis estados que conforman la frontera norte de México. A su vez, la extensión territorial de los 38 municipios limítrofes, 167,912.3 km 2 , constituye el 53.3% de la franja fronteriza.

La franja fronteriza tiene nueve de las quince regiones fisiográficas reconocidas en el territorio mexicano, una de las cuales, La Gran Llanura de Norteamérica, es compartida con los EUA. El clima varía en un rango que va del muy seco al templado subhúmedo, sin embargo predominan, en más del 90% de la región, los climas seco y muy seco. La temperatura en la franja fronteriza es muy extremosa y se caracteriza por una clara delimitación estacional. Durante el invierno se llegan a registrar temperaturas por abajo de 0 o C, en primavera y otoño se registran temperaturas medias de 22 o C y durante verano, temperaturas por arriba de 40 o C. La precipitación pluvial anual en la región es inferior a los 200 milímetros, existiendo áreas con precipitaciones menores a los 100 milímetros anuales. En las regiones con clima subhúmedo se llegan a registrar precipitaciones de 600 milímetros anuales.

En los estados de la frontera norte de México, hay ocho de las 37 regiones hidrológicas que existen en el país. Además, en la región se encuentran siete de los 43 ríos más importantes del país. La disponibilidad de agua superficial en la mayor parte del territorio de la región fronteriza es escasa. Dos presas internacionales, La Amistad y Falcón, representan el 81.6% de la capacidad total de almacenamiento de las presas ubicadas en esta región.

De manera general, se observan ocho unidades diferentes de suelos, de los cuales predominan los regosoles, arenosoles, calcisoles y los leptosoles. Un poco más del 50% de la superficie total de la región, no tiene uso agrícola. En ella existen extensiones considerables con la vegetación propia de las áreas desérticas o semidesérticas: matorral desértico micrófilo, vegetación de desierto arenoso y matorral desértico rosetófilo. También existen ecosistemas fluviales, marinos y humedales, pastizales y varios tipos de bosques.

Los municipios de la frontera norte cuentan con una superficie total de áreas naturales protegidas (ANP) equivalente a 2.326 millones de hectáreas, cifra que equivale al 18.8% de la superficie total de las ANP del país y al 0.7% de la superficie total de la región fronteriza. Con respecto a la biodiversidad y las ANP en la franja fronteriza, existen 85 especies de plantas y animales en peligro de extinción, así como 450 especies raras o endémicas y otras 700 especies migratorias neo-tropicales. Se destacan como especies notables, entre otras: la vaquita marina (Phocoena sinus), única especie de cetáceo endémica de México, el pez cachorrito del desierto (Cyprinodon macularis) y la totoaba (Cynoscion macdonaldi).

Conforme crece la población en ambos lados de la frontera, se incrementa la presión sobre los recursos naturales, con la consecuente degradación del aire, suelo y agua. Por esta razón es imperativo difundir el conocimiento acerca de la importancia y de la necesidad del manejo adecuado para asegurar la sustentabilidad de los recursos naturales. Como parte de los programas de manejo de las ANP fronterizas, se han definido acciones concretas con la finalidad de promover la protección de sus ecosistemas. En dichas acciones se involucran dependencias oficiales, así como instituciones académicas y sociales interesadas en la conservación del medio ambiente.

El Parque Nacional Constitución de 1857, es un refugio natural para la flora y la fauna de la Sierra de Juárez y de las aves migratorias (garzas y varias especies de patos). Constituye además, el hábitat de especies y flora catalogadas como endémicas, amenazadas o en peligro de extinción como algunas especies de pino, el puma, el venado bura, el borrego cimarrón, el gato montés, el cacomixtle, el zopilote, el águila dorada y el halcón de hombro rojo.

En la Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado se encuentran especies raras, amenazadas, en peligro de extinción y endémicas, que utilizan hábitat como lugares de reproducción o crianza. Entre estas se encuentran la vaquita marina, la totoaba, el palmoteador de Yuma y el pez perrito del desierto. Estos hábitat reúnen características únicas, como lo son los hábitat remanentes del antiguo Delta del Río Colorado, las ciénegas y los afloramientos de agua dulce en la franja costera. Incluye zonas de invernación y descanso de aves migratorias, y zonas marinas de alta producción primaria, así como tipos de vegetación de gran valor por su biodiversidad. De los problemas que enfrenta esta reserva destacan la disminución de la calidad del agua aportada por el canal Welton Mohawk (proveniente de Yuma Arizona), lo que pone en peligro de subsistencia la ciénega de Santa Clara; el uso indiscriminado de agroquímicos que representan un peligro potencial para la fauna del Alto Golfo de California; la retención de las aguas del Río Colorado para uso agrícola y humano que han alterado la vegetación de los humedales que formaban parte del delta, lo que se pone de manifiesto en los cambios en las aguas superficiales y el manto acuífero; y el crecimiento excesivo de la población, y el aumento de la afluencia turística no controlada. La problemática económica y la pérdida de los valores biológicos, derivados de la alteración de los ecosistemas del Alto Golfo y Delta del Río Colorado, han motivado diversos esfuerzos de dependencias oficiales y centros de investigación, los cuales han obedecido a necesidades específicas de determinadas pesquerías y/o conservación de los valores biológicos de la región.

El Pinacate y Gran Desierto de Altar, contienen flora y ecosistemas propios de los desiertos que son muy frágiles y requieren de gran cuidado y atención especializada. Entre los problemas que enfrenta la reserva, en el corto plazo, se encuentra la extracción de morusa y roca volcánica, cacería ilegal y extracción ilícita de cactáceas. A mediano plazo se darán problemas resultado del sobrepastoreo, de la sobreexplotación del manto acuífero, extracción de morusa y roca volcánica y como consecuencia de la explotación excesiva de palo fierro (Olneya tesota), mezquite (Prosopis glandulosa) y ocotillo (Fouquieria splendes).

Entre las principales amenazas del área de protección de flora y fauna (APFF) del Cañón de Santa Elena se encuentran las actividades productivas que se derivan de las presiones que ejercen los pobladores sobre los recursos naturales como los pastizales (ganadería intensiva y el sobrepastoreo); el desmonte para la apertura de nuevos campos de cultivo, con pérdida de especies vegetales nativas; el aprovechamiento minero, y la utilización de bancos de materiales para obras y servicios. Existe además, contrabando hormiga de especies vegetales cactáceas en particular, así como fósiles y piezas arqueológicas de los antiguos habitantes de la zona. Otra presión la constituye la actividad turística sin control y/o regulación. Entre las especies endémicas del APFF del Cañón de Santa Elena se encuentra el topo (Scalopus montanus), la ardilla (Eutamias dorsalis carminis) y el venado cola blanca (Odolocileus virginianus carminis). Entre las especies relictas está el puerco espín (Erethizon dorzatum couesi), la musaraña (Sorex milleri) y la ardilla (Ammospermophyllus interpres). De los reptiles destacan dos tipos de culebras (Natrix erythrogaster transversa y Coluber constrictor stnegerianus). Entre las especies en peligro de extinción se encuentra el oso negro (Ursus americanus eremicus), el águila real (Aquila chrysactos), el halcón peregrino (Falco peregrinus) y el castor (Castor canadiensis). De las especies que han tenido un incremento en sus poblaciones, se cuentan el venado bura (Odocoileus hemionus), el puma (Felis concolor), el guajolote silvestre (meleagris gallopavo intermedia) y el tlacuache (Didelphis marsupialis). En la zona existe una reducción dramática de candelilla. Debido a una falta de sistemas adecuados para el manejo del ganado, así como las cargas de ganado, existen problemas secundarios al sobrepastoreo. La cacería furtiva, aunque a muy baja escala, ha mermado considerablemente las poblaciones de venado bura. Existen reportes de avistamientos de berberisco. En el corredor del Río Bravo hay evidencias de proliferación de coypú, hecho que está desplazando al castor. Además, algunas especies vegetales como el carrizo y el tamarix desplazan a las de carrizo nativo y jaboncillos así como al álamo.

 

Descripción general de la frontera norte de México

La frontera norte de México tiene como límites al norte las coordenadas 32º 43' 06” (monumento 206 de la línea internacional México-Estados Unidos), con una extensión de 3,152.19 km (frontera continental) más lo que corresponde al mar territorial en el Océano Pacífico y en el Golfo de México. Al sur, se delimita ambientalmente de acuerdo al Convenio de La Paz (1983), por una línea imaginaria ubicada a 100 km al sur de la frontera internacional México-Estados Unidos. Al oeste, se delimita por el Océano Pacífico y al este, por el Golfo de México. La mayor parte de la separación entre los dos países es fluvial a través de los Ríos Bravo y Colorado. El Río Bravo sirve de frontera por 2,019 km, mientras que el Río Colorado únicamente por 35 kilómetros. La parte terrestre de la frontera representa el 34% de la extensión total o 1,098 km.

La división política de la frontera norte de México está constituida por seis estados (Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas) y por 38 municipios que limitan con los EUA. Sin embargo, de acuerdo a la definición que considera el Convenio de La Paz, con propósitos ambientales la franja fronteriza mexicana se encuentra integrada por 79 municipios; los cuales, para los fines de este reporte, se ordenaron en cuatro diferentes niveles prioritarios (ver capítulo anterior). El estado con la mayor extensión limítrofe con los Estados Unidos de América es Chihuahua con una longitud de 938 km, misma que equivale al 29.5% de la extensión total de la frontera. Por otra parte, con sólo 19 km de frontera internacional, Nuevo León, es la entidad de la frontera norte de México con la menor extensión.

La extensión territorial de los estados de la frontera norte de México es de 791,016 km², la que corresponde al 40.5% del total de la superficie del territorio nacional. La franja fronteriza que considera este reporte tiene una longitud de 315,219 km², el 39.8% de la extensión territorial de los estados fronterizos. El área de los municipios limítrofes con los Estados Unidos de América es de 167,912.3 km², lo cual representa el 53.3% del total de la superficie de la franja fronteriza.

 

Fig. 2.1. División política de la frontera norte de México

Fuente: INEGI y SEMARNAP, 1998.

 

Tabla 2.1. Municipios limítrofes con los Estados Unidos de América

Cabecera municipal

Latitud norte

Longitud oeste

Altitud ( msnm )

Tijuana, B.C.N.

32º 32'

117º 03'

20

Tecate, B.C.N.

32º 34'

116º 38'

540

Mexicali, B.C.N.

32º 40'

115º 28'

10

San Luis Río Colorado, Son.

32º 28'

114º 46'

30

Puerto Peñasco, Son.

31º 19

113º 32'

10

Cananea, Sonora

30º 59'

110º 18'

1,600

General Plutarco Elías Calles, Son.

31º 52'

112º 51'

400

Caborca, Son.

30º 43'

112º 10'

280

Altar, Son.

30º 43'

111º 50'

420

Saric, Son.

31º 06'

111º 23

780

Nogales, Son.

31º 19'

110º 57'

1,200

Santa Cruz, Son.

31º 14'

110º 36'

1,360

Naco, Son.

31º 20'

109º 57'

1,420

Agua Prieta, Son.

31º 20'

109º 33'

1,220

Janos, Chih.

30º 53'

108º 11'

1,380

Ascensión, Chih.

31º 06'

108º 00'

1,300

Juárez, Chih.

31º 44'

106º 29'

1,140

Praxedis G. Guerrero, Chih.

31º 22'

106º 00'

1,100

Guadalupe, Chih.

31º 23'

106º 06'

1,100

Ojinaga, Chih.

29º 34'

104º 24

800

Manuel Benavides, Chih.

29º 06'

103º 54'

1,060

Ocampo, Coah.

27º 18'

102º 23'

1,110

Acuña, Coah.

29º 19'

100º 56'

280

Jiménez, Coah.

29º 04'

100º 41'

250

Piedras Negras, Coah.

28º 42'

100º 31'

250

Nava, Coah.

28º 25'

100º 46'

320

Guerrero, Coah.

28º 18'

100º 23'

220

Hidalgo, Coah.

27º 47'

99º 52'

150

Anáhuac, N.L.

27º 14'

100º 08'

200

Nuevo Laredo, Tamps.

27º 30'

99º 33'

150

Nueva Ciudad Guerrero, Tamps.

26º 33'

99º 13'

100

Mier, Tamps.

26º 25'

99º 09'

70

Miguel Alemán, Tamps.

26º 23'

99º 01'

50

Camargo, Tamps.

26º 18'

98º 50

50

Gustavo Díaz Ordaz, Tamps.

26º 13'

98º 35

40

Reynosa, Tamps.

26º 04'

98º 17'

20

Río Bravo, Tamps.

25º 59'

98º 05'

30

Matamoros, Tamps.

25º 52'

97º 30'

10

 

La tabla anterior muestra las coordenadas geográficas y altitudes de las cabeceras municipales de los municipios fronterizos colindantes con los EUA de Oeste a Este (1).

 

Climas

La frontera norte de México presenta un rango de climas que varían entre el muy seco y el templado subhúmedo.

Fig. 2.2. Mapa de climas

Fuente: INEGI y SEMARNAP, 1998.

En la región fronteriza del estado de B.C., predomina el clima seco, en Sonora los climas seco y muy seco; en el estado de Chihuahua, en Coahuila y Nuevo León, el clima muy seco y en Tamaulipas, predomina el clima seco y el templado subhúmedo. Con excepción de una porción equivalente a menos del 3% de la franja fronteriza (en su extremo noreste) en donde predomina el clima subhúmedo, la frontera norte es dominada en un 96% por los climas seco (estepario) y muy seco (desértico), los cuales se distribuyen el territorio de la frontera prácticamente a partes iguales.

De acuerdo a la clasificación de Köeppen, modificada por E. García (1978) para la República Mexicana, la caracterización climática para la frontera norte comprende cuatro regiones:

•  Región climática del noroeste, la cual está caracterizada por circulación del oeste, régimen invernal, un máximo de temperatura para los municipios de Tijuana y Tecate; en Baja California.

•  Región climática del Golfo de California que presenta altas subtropicales y circulación del oeste, régimen intermedio, un máximo de temperatura para los municipios de Mexicali, San Luis Río Colorado, Puerto Peñasco, Plutarco Elías Calles, Caborca y Altar en Sonora.

•  Región climática del norte que tiene altas subtropicales, aisladas de vientos húmedos, régimen variable, con máximo de temperatura para todos los municipios fronterizos del estado de Chihuahua (Janos, Ascensión, Juárez, Praxedis Guerrero e Hidalgo en Coahuila).

•  Región climática del noreste con nortes en el invierno, alisios y ciclones en verano, altas subtropicales, régimen intermedio, una máxima temperatura para la zona integrada por los municipios de Jiménez, Piedras Negras, Guerrero e Hidalgo, en Coahuila; Anáhuac, en el estado de Nuevo León; Nuevo Laredo, Guerrero, Mier, Miguel Alemán, Camargo, Gustavo Díaz Ordaz, Reynosa, Río Bravo, Valle Hermoso y Matamoros, en Tamaulipas.

De estas regiones climáticas se derivan los diferentes tipos de climas que caracterizan a la frontera, misma que es dominada por tres grupos climáticos (mapa) y 36 subtipos, como consecuencia de la gran heterogeneidad producida por las características topográficas, así como la influencia de la costa.

 

Temperatura

La temperatura en la frontera norte de México es extremosa, presentando una clara delimitación estacional en donde durante el invierno se llegan a registrar temperaturas por debajo de los 0°C y durante el verano se registran valores que exceden los 40ºC. Por otra parte, se tiene temperaturas medias mensuales que oscilan entre los 13ºC y los 27ºC, durante la primavera y el otoño. De este escenario, se excluyen las ciudades de Ensenada, Playas de Rosarito y Tijuana en donde las temperaturas medias mensuales fluctúan entre los 12.8ºC y 29.2ºC.

Fig. 2.3. Precipitación en la frontera norte de México

Fuente: INEGI y SEMARNAP, 1998.

El comportamiento general de las precipitaciones pluviales en la frontera norte de México es muy similar a la de los climas seco y muy seco.

En gran parte de la región, la precipitación anual es inferior a los 200 mm e incluso existen áreas con precipitaciones menores a los 100 y 50 mm. De manera específica, en el área noreste de la frontera, desde Nuevo Laredo hasta Matamoros, la precipitación promedio fluctúa entre 500 y 600 mm anuales. En la frontera del estado de Coahuila (Acuña, Jiménez, Piedras Negras, Nava y Guerrero), la precipitación promedio es de 464 mm anuales, fluctuando entre los 200 y los 600 mm. En los límites fronterizos del estado de Chihuahua la precipitación anual varía entre 200 y 350 mm. En el de Sonora, las precipitaciones de los municipios de Nogales, Santa Cruz y Naco, fluctúan entre 300 y 500 mm y hacia el oeste (San Luis Río Colorado y Plutarco Elías Calles), la precipitación anual alcanza los 100 mm, en tanto que en la frontera del estado de Baja California, éstas varían entre 200 y 450 mm.

 

Ecorregiones de la frontera norte de México

El marco de referencia ecológico actual se apoya en la consideración de que la interrelación entre el medio ambiente y las actividades humanas son inseparables. Reconoce también que el hombre, a través de sus múltiples actividades, se ha convertido en un agente fundamental de los cambios que han sufrido los ecosistemas de la tierra, en este caso, de los ecosistemas de la frontera norte de México. En el contexto regional, las regiones ecológicas de la frontera (2) incluyen a la California Mediterránea (11.1), Desiertos de Sonora y Mohave (10.2), Piedemonte de la sierra Madre Occidental (12.1), Desierto Chihuahuense (10.4), Planicie Semiárida de Tamaulipas y Texas (10.6).

Es importante destacar que la clasificación del medio natural incluye varios criterios como son el tipo de vegetación, el clima y los aspectos biogeográficos, entre otros y tienen la finalidad de facilitar el análisis y comprensión de la heterogeneidad ecológica para la búsqueda de patrones de discontinuidad del paisaje.

Una ecorregión se define como una unidad de tierra o agua relativamente grande y que tiene una disposición homogénea de comunidades naturales con especies, condiciones ambientales y dinámica similares. Forma efectivamente una unidad de conservación donde sus límites coinciden con el área sobre la cual los procesos ecológicos interactúan estrechamente.

Bajo esta concepción, algunos trabajos para la zonificación ecológica definen o identifican seis tipos de zonas ecológicas:

•  Tropical cálido-húmeda

•  Tropical cálido-subhúmeda

•  Templada húmeda

•  Templada subhúmeda

•  Arida y semiárida

•  Zona inundable o de transición mar-tierra(3).

 

La franja fronteriza norte cruza la zona árida y semiárida, la que cubre casi el cincuenta por ciento del territorio nacional.

Las principales características de las zonas ecológicas se muestran en la tabla siguiente:

 

Tabla 2.2. Zonas ecológicas de México. Características principales. (Modificado de Toledo y Ordóñez, 1993)

Hábitat

 

Área
estimada 1

 

Municipios 2

Vegetación
dominante

Flora 3

Clima 4

>75%

<75%

Total

Riqueza Endémica  

Trópico húmedo

22

251

84

335

Bosques tropicales altos y medios y sabanas.

5,000

250

Am, Af

Trópico subhúmedo

40

578

247

825

Bosques deciduos

6,000

2400

Aw

Templado húmedo

1

48

68

116

Bosques mixtos

3,000

900

A(C)m
C(A)m

Templado subhúmedo

33

681

381

1068

Bosques de pino, encino y mixtos.

7,000

4900

CW

Arido y semiárido

99

384

125

509

Matorrales y pastizales

6,000

3600

Bs, Bw

1 Millones de hectáreas.
2 Número de municipios cubiertos por el tipo de hábitat en más del 75% (>75%) o en menos de 75% (<75%).
3 Número de especies de plantas de acuerdo con Rzedowski (1993).
4 De acuerdo con el sistema de clasificación de Koeppen modificado por García (1989).

 

Fig. 2.4. Regiones fisiográficas

Fuente: INEGI y SEMARNAP, 1998.

Del cuadro anterior destaca que la zona árida y semiárida es la que cubre la mayor área estimada en el país, con una vegetación predominante de matorrales y pastizales y una gran riqueza de especies de flora y alto número de endemismos respecto a otras zonas (4).

 

Relieve

México tiene una diversidad de formas de relieve que lo convierte en uno de los países del mundo con mayores características y variedades topográficas. Basándose en las características geomorfológicas, el territorio mexicano se divide en 15 regiones fisiográficas, mismas que están constituidas por la Península de Baja California y la Llanura Sonorense (Desierto de Altar) en el estado de Baja California; el Desierto Sonorense, la Sierra Madre Occidental y las Sierras y Llanuras del norte en el estado de Sonora; la Sierra Madre Occidental y las Sierras y Llanuras del Norte (Llanuras y Médanos del Norte) en el estado de Chihuahua; las Sierras y Llanuras del Norte, la Sierra Madre Oriental y las Grandes Llanuras de Norteamérica en el estado de Coahuila; las Grandes Llanuras de Norteamérica en el estado de Nuevo León; y las Grandes Llanuras de Norteamérica y la Llanura Costera del Golfo Norte en Tamaulipas. Es importante destacar que una de las provincias fisiográficas de la frontera es compartida por el vecino país del norte: La Gran Llanura de Norteamérica.

 

Características geológicas y geomorfológicas

La superficie del país presenta gran variedad de rocas, las cuales pueden conjuntarse en tres grandes grupos: ígneas (derivadas de la solidificación del magma), sedimentarias (producto de la consolidación de los sedimentos, los cuales se derivan a su vez de procesos erosivos) y metamórficas (derivadas de la transformación de rocas por efecto de la presión y temperaturas altas).

 

Fig. 2.5. Principales tipos de rocas

Fig. 2.6. Placas tectónicas y fallas geológicas

Fuente: INEGI y SEMARNAP, 1998.

En la geología de la frontera de Baja California predominan los suelos ígneo intrusivos del Período Cretásico de la Era Mesozoica y los suelos sedimentarios de los Períodos Terciario y Cuaternario. En la frontera de Sonora, con mayor variedad geológica se encuentran suelos cuaternarios, sedimentarios del Período Terciario, ígnea extrusiva de los Períodos Terciario y Cuaternario, ígnea intrusiva y sedimentaria del Cretásico.

En la frontera del estado de Chihuahua se observan, predominantemente, suelos sedimentarios de los Períodos Cuaternario, Terciario y Cretásico y suelos del Cuaternario. En la frontera de Coahuila destacan los suelos del Cua-ternario y los sedimentarios del Cretásico. En la frontera de Tamaulipas suelos cuaternarios del Período Cenozoico alternando con rocas sedimentarias de los Períodos Terciario y Cretásico.

 

Riesgos naturales
y sismicidad

Cabe señalar que en general, la frontera norte de México tiene riesgo natural muy bajo, con la excepción de las regiones costeras de la frontera, Baja California y Tamaulipas, la primera con el riesgo de la sismicidad y la segunda de agentes perturbadores de origen hidrometeorológico (depresiones, tormentas, ciclones, huracanes, etc.).

La sismicidad en México se debe principalmente a la actividad de las placas tectónicas y fallas geológicas que lo cruzan o circundan. El mayor riesgo sísmico en la frontera norte se circunscribe a los estados de Baja California y Sonora, riesgo generado por la Falla de San Andrés y la actividad de la Placa del Pacífico. El 31 de diciembre de 1934 se registró el único temblor en la frontera norte de México que ha sobrepasado, en este siglo, los 7 grados en la escala de Richter. Ocurrió en la frontera de los estados de Baja California y Sonora, con su epicentro a menos de 40 km de Mexicali y con una intensidad de 7.1º en dicha escala.

 

Suelos

 

Suelos dominantes en la frontera norte

De acuerdo al sistema de clasificación propuesto por la FAO/UNESCO/ISRIC 1970, en el país se encuentran 25 de las 28 unidades de suelos. De manera general se observan en la frontera norte de México 8 unidades diferentes de suelos, de las cuales predominan cuatro: regosoles, arenosoles, calcisoles y leptosoles. En el estado de Baja California predominan con el 24.6% del total de los suelos los regosoles. En su frontera se notan cuatro unidades de suelos: regosoles, leptosoles, solonchaks y arenosoles. En Sonora predominan con un 32% del total de los suelos, los regosoles. En su frontera se encuentran tres tipos de suelos: los arenosoles, calcisoles y los regosoles. El 31.2% del total de los suelos de Chihuahua son calcisoles. En sus límites se encuentran suelos calcisoles, arenosoles, regosoles y leptosoles. En el estado de Coahuila el 45.3% del total de los suelos son calcisoles y en su frontera, se notan los suelos regosoles, leptosoles y calcisoles. La mitad de los suelos en Nuevo León son calcisoles y su frontera no es la excepción, ya que sus suelos son calcisoles. El 41.7% del total de los suelos de Tamaulipas son vertisoles y en su frontera predominan los suelos calcisoles y vertisoles.

 

Fig. 2.7. Suelos dominantes

Fuente: INEGI y SEMARNAP, 1998.

Suelos para agricultura

Casi el 40% de la superficie de la frontera de Baja California tiene uso agrícola mecanizado continuo (A1), el 8% tiene un uso de tracción animal (A2.2) y manual estacional (A.5). Aproximadamente el 70% de la superficie de la franja fronteriza del estado de Sonora tiene uso agrícola mecanizado continuo. El 19% de su superficie no es apta para la agricultura (A6) y el resto tiene uso mecanizado estacional (A2.1) o de tracción animal.

El 7.4% del total de la superficie del estado de Chihuahua se usa para la agricultura; la mayor parte de su frontera no tiene uso agrícola, encontrando áreas pequeñas (10%) que tienen uso mecanizado continuo, estacional y de tracción animal continua. En la frontera de Coahuila, más del 60% de las tierras no son aptas para la agricultura y el 40% restante tiene un uso agrícola mecanizado y continuo en los municipios de Acuña, Piedras Negras, Nava y Guerrero. Con excepción de un área de aproximadamente el 18% del territorio de la frontera norte de Tamaulipas, el resto de la franja tiene uso agrícola en donde el 93% se caracteriza por un uso mecanizado continuo y el restante estacional.

 

Potencial pecuario

El 25.3% del territorio del estado de Baja California tiene un potencial pecuario para el desarrollo de praderas cultivadas (P1), 51.1% es para el aprovechamiento de la vegetación natural del ganado caprino exclusivamente (P4) y el 17.6% para el aprovechamiento de la vegetación natural diferente al pastizal (P3). Sólo un 4.5% del total de la franja fronteriza del estado de Sonora es útil para el aprovechamiento de la vegetación de pastizal (P2). El 40% tiene potencial para el desarrollo de praderas cultivadas y el 35% sólo para el aprovechamiento de la vegetación natural destinada para ganado caprino. La franja fronteriza de Chihuahua cuenta con un área no mayor del 25% para el desarrollo de praderas cultivadas, y el resto de su superficie para el aprovechamiento de la vegetación natural diferente al pastizal y para el de la vegetación natural de forma exclusiva para el ganado caprino. Prácticamente toda la superficie de la franja de los estados de Nuevo León y Tamaulipas tiene uso potencial para el desarrollo de praderas cultivadas.

 

Aspectos hidrológicos

De acuerdo a Toledo et al (5), 1989, México sólo dispone del 0.1% del total de las reservas de agua dulce del mundo, lo que si se considera la extensión territorial del país, es un recurso limitado, teniendo una disponibilidad promedio anual aproximado de 5,000 metros cúbicos de agua per cápita. Las fuentes de agua dulce son superficiales como lagos, lagunas, presas y corrientes; y las subterráneas (mantos acuíferos).

 

Regiones hidrológicas y principales ríos en la frontera norte de México

Fig. 2.8. Regiones hidrológicas

Fuente: INEGI y SEMARNAP, 1998.

Existen en el país 37 regiones hidrológicas(6) que agrupan a su vez 314 cuencas hidrológicas. En la frontera norte, existen ocho de estas regiones: a) Baja California Noroeste, Ensenada (1); b) Baja California Noreste, Laguna Salada (2); c) Sonora Norte (4); d) Sonora Sur (5); e) Cuencas Cerradas del Norte, Casas Grandes (7); f.) Mapimí (8); g) Bravo, Conchos (10); y h) San Fernando Soto la Marina (12).

En la región existen siete de los 43 ríos principales de México. De oeste a este, que son: dos en la vertiente occidental (Colorado y Sonora), uno en la vertiente interior (Casas Grandes), y cuatro en la vertiente oriental (Bravo, Salado, San Juan- Pesquería y San Fernando).

 

Fig. 2.9. Principales ríos

Fuente: INEGI y SEMARNAP, 1998.

Fig. 2.10. Disponibilidad relativa de agua superficial

Fuente: INEGI y SEMARNAP, 1998.

Con excepción de una región comprendida entre los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas en donde la disponibilidad relativa de agua superficial es baja, en el resto de la frontera norte es escasa. Las presas localizadas en los estados de la frontera norte tenían en 1996, una capacidad útil de almacenamiento de 26,780.9 millones de metros cúbicos y ésta era en los municipios de la franja fronteriza, en el mismo año, de 11,463.6 millones de metros cúbicos, es decir, el 42.8% de la capacidad útil de almacenamiento establecido en las entidades fronterizas (7).

Baja California cuenta con cuatro cuerpos de agua: las presas Abelardo L. Rodríguez (Tijuana), El Carrizo (Tecate) y Emilio López Zamora (Ensenada) y la Laguna Salada. Las tres presas tienen una capacidad de almacenamiento de 183.9 millones de metros cúbicos de agua, es decir apenas el 1.3% de la capacidad total de almacenamiento en la frontera.

El estado de Sonora cuenta con cinco presas en la franja fronteriza, mismas que tienen una capacidad de almacenamiento de 113.8 millones de m 3 o el 0.9% de la capacidad total de almacenamiento de agua en la frontera. El Yeso, El Plomo,Cuauhtémoc, Comaquito y Lázaro Cárdenas. Chihuahua no cuenta con cuerpos de agua en la franja fronteriza. Las presas del estado de Coahuila representan el 48.4% de la capacidad total de captación de agua; dispone de manera compartida con los Estados Unidos, de la Presa Internacional La Amistad la cual tiene una capacidad de almacenamiento de 7,050 millones de m 3 . El estado cuenta además, dentro de la franja, con otras dos presas: San Miguel y El Centenario, que tienen en su conjunto una capacidad de almacenamiento de 46.4 millones de m 3 , y finalmente Tamaulipas cuenta, en su franja fronteriza, con cuatro cuerpos de agua, dos presas, una compartida con los Estados Unidos, la presa internacional Falcón y la presa Marte R. Gómez, la laguna El Barril y el vaso de agua El Culebrón. Ambas presas tienen una capacidad de almacenamiento de 7,313.14 millones de m 3 , cifra que representa el 49.9% de la capacidad total de captación de las presas situadas en la franja fronteriza.

Es importante destacar que las dos presas internacionales (La Amistad y Falcón) representan el 81.6% de la capacidad total de almacenamiento de agua de las presas ubicadas en la frontera.

 

Fig. 2.11. Disponibilidad relativa de agua subterránea

Fuente: INEGI, SEMARNAP, 1998.

Aguas subterráneas

Existen en el país 459 acuíferos, los cuales reciben una recarga natural de 48 km 3 /año y una recarga inducida estimada en 15 km 3 . Aunque el mayor número de acuíferos se encuentran en el noroeste del país, los que mayores recargas reciben son los ubicados en el sur. El 17% de los acuíferos del país se encuentran con una sobreexplotación mayor del 20%, de los cuales la mitad se encuentran en las regiones noroeste y norte del país. En la franja fronteriza existe un sólo acuífero subterráneo sobreexplotado y contaminado por intrusión marina, y que se localiza en Caborca, Son. La disponibilidad relativa de agua subterránea en la frontera norte es escasa.

 

 

Medio biótico

 

Biodiversidad

La biodiversidad, de acuerdo a la definición que maneja la Dirección General de Vida Silvestre (INE, 1997) constituye la riqueza total en composición y número de manifestaciones de las formas de vida en la naturaleza y la cual comprende la gama completa de variación y abundancia de genes organismos, poblaciones, especies, comunidades, ecosistemas y procesos ecológicos involucrados.

La diversidad biológica se clasifica en alfa, beta y gama. La diversidad alfa es la que tiene lugar dentro del hábitat, en forma local y hace referencia al número de especies dentro de hábitat específicos. La diversidad beta está asociada a la comparación entre hábitats y como difieren entre ellos, es decir el nivel de homo o heterogeneidad que muestran o la tasa de recambio de especies en un gradiente de hábitats en tanto que la diversidad gama o regional la confiere a nuestro país las condiciones que lo definen como megadiverso.

México es un de los doce países que son considerados en esta categoría, y tienen en conjunto entre el 60 y 70% de la biodiversidad total del planeta.

En la República Mexicana se presenta la zona de transición entre dos grandes regiones biogeográficas: la región neártica y la neotropical, lo cual propicia la mezcla y variedad de flora y fauna. Aún más, la topografía, variedad de climas, historia geológica y los cambios climáticos derivados de las glaciaciones durante el pleistoceno han permitido conformar las características megadiversas presentes en México.

De los estados en la frontera norte, Baja California y Coahuila son los que presentan un grado más alto de endemismo.

 

Flora terrestre y acuática

Conforme a Mittermeier y Goettsch (8), la diversidad de plantas en México alcanza las 26000 especies destacando los grupos de las cactáceas, con 900 especies lo que representa a 45% del total de especies por grupo a nivel mundial, 715 endémicas o 79% de las mismas, las agaváceas con 217, un 75%, 146 endémicas o 67% , los pinos con 48 especies, un 48%, 21 endémicas o 44% , las nolináceas 49, un 89%, 32 endémicas o 65% y las pteridofitas con 1000, un 11%, más de 190 endémicas o 19% (9). Cabe resaltar que debido a que varias zonas geográficas no han sido estudiadas a la fecha, el número de especies seguramente se incrementará.

La suma de los registros de fanerógamas, pteridofitas, briofitas y algas para la República Mexicana es superior a 23 mil, siendo, de acuerdo a Rzedowski (1996), 18 mil las correspondientes a las fanerógamas. Se estima que el número total sería de 27 402 especies con 21,600 fanérogamas lo que representa un 9% de la riqueza total de plantas en el mundo y el cual podría elevarse a un 10 al 14%. Las especies endémicas o nativas están cerca de las 10 mil (40%) de las plantas en México.

En particular, las gimnospermas tienen un total de 71 especies en el país, destacando el grupo de los pinos, de los que México posee el mayor número de especies en el mundo. Las pteridofitas (helechos) se distribuyen a principalmente en las zonas del trópico y en menor medida en otros ecosistemas. El bosque mesófilo de montaña es el de mayor riqueza de especies para este grupo y después, están la selva perennifolia, el bosque de pino-encino, la selva caducifolia, los matorrales xerófilos y vegetación acuática (10).

Las angiospermas destacan principalmente con seis familias, como son cactáceas, compuestas, gramíneas, leguminosas, orquídeas y rubiáceas. Las tres primeras están representadas en la zona norte y central de la República Mexicana y las restantes, hacia las zonas templadas o al sur. Además, respecto a las tres primeras familias mencionadas, México tienen el primer lugar en riqueza de especies de estos grupos.

Se tienen datos sobre la flora endémica para catorce estados. Baja California, Sonora y Chihuahua son considerados de alto endemismo.

En el caso de la frontera norte de México, existe predominantemente vegetación propia de áreas desérticas y semidesérticas.

 

Principales tipos de vegetación

En la frontera de Baja California se encuentran de manera predominante chaparrales y matorral desértico micrófilo, una pequeña zona de matorral rosetófilo costero y en el municipio de Tecate, una pequeña zona boscosa de oyamel. La frontera de Sonora cuenta con la vegetación de desiertos arenosos, matorral desértico micrófilo, matorral crasicaule, pastizales y una muy pequeña área de pino encino. En la frontera de Chihuahua se encuentra matorral desértico micrófilo, vegetación de desierto arenoso y matorral desértico rosetófilo. Mientras que en Coahuila predomina el chaparral, el matorral desértico micrófilo, un área muy pequeña de bosque pino–encino y matorral espinoso tamaulipeco, el cual también predomina en el estado de Nuevo León y Tamaulipas. En este último se encuentra también mezquital y vegetación halófila.

 

Fig. 2.12. Principales tipos de vegetación

Fuente: INEGI y SEMARNAP, 1998.

La vegetación natural presente en el área fronteriza de México y Estados Unidos se da como resultado de la interacción con factores abióticos tales como el clima y el sustrato geológico, los que han contribuido a moldear toda una serie de características estructurales y fisiológicas adaptadas a resistir la carencia de agua y las temperaturas extremosas, aportándole una fisonomía peculiar (Sedesol, 1993).

Como se ha visto, las zonas áridas y semiáridas se caracterizan por una gran riqueza en especies, endemismos y dominancia de plantas suculentas. (Rzedowski, 1983) y que permiten destacar a los desiertos sonorenses y chihuahuenses como centros de primordial importancia mundial de abundancia, diversidad y radiación evolutiva del grupo de las cactáceas.

A grandes rasgos, la vegetación de la región fronteriza se clasifica en la categoría de matorral xerófilo aunque al considerar los aspectos fisionómicos, puedan existir varios subtipos en función de condiciones edáficas y climáticas distintivas. Los tipos de vegetación son:

 

•  Bosque de encino

•  Bosque de pino

•  Bosque tascate

•  Bosque de encino-pino

•  Bosque de pino-encino

•  Cardonal

•  Matorral desértico micrófilo

•  Matorral inerme

•  Matorral subinerme

•  Matorral espinoso

•  Matorral con izotes

•  Matorral desértico rosetófilo

•  Matorral sarcocaule

•  Matorral crasicaule

•  Matorral con rosetófilos acaules

•  Matorral rosetófilo costero

•  Matorral submontano

•  Mezquital

•  Nopalera

•  Vegetación de desiertos arenosos

•  Vegetación halófila

 

Distribución regional de la vegetación

En la siguiente tabla se muestra la distribución regional de la vegetación en el área fronteriza:

 

Tabla 2.3. Distribución regional de la vegetación

Área

Tipo de vegetación dominante

Tijuana

Municipios de Tijuana y Tecate

Chaparral con vegetación secundaria arbustiva,con especies como Artemisa californica (cenizo), Adenostoma f asciculatum (chamiso prieto), Cercocarpus sp (rosa de castilla), Eriogonum fasciculatum, Lotus scoparius (casa de indio) y Olneya tesota (palo fierro)

Sierra de Juárez

Zona de la Rumorosa (Este)

Bosque de oyamel; Adenostoma fasciculatum (chamiso prieto), Pinus quadrifolia (piñonero) y Pinus jeffreyi (colorado)

Tijuana (Este)

Pastizal inducido; Agrostis sp (zacate), Festuca sp (zacatón) y Simondsia chinensis (jojoba)

Franja litoral del Pacífico

Agricultura de temporal; cultivos anuales de avena, cebada, nuez y trigo.Matorral rosetófilo costero

Sierra de Juárez (Este)

Matorral desértico micrófilo inerme y subinerme; Agave sp , Fouquieria sp

Municipio de Mexicali (Sierra de Juárez)

Bosque de pino, chaparral y matorral subinerme; Ambrosia dumosa (hierba de burro), Fouquieria splendens (ocotillo), Larrea tridentata (gobernadora) y Olneya tesota (palo fierro)

Laguna Salada

Vegetación halófila; Vegetación de desiertos arenosos

Municipio de Mexicali

Agricultura de riego (algodón, cártamo y trigo).Vegetación de desiertos arenosos; Ambrosia dumosa, Ephedra sp (itamo), Hilaria rigida (zacate galleta), Larrea tridentata (gobernadora).Vegetación desértica micrófila inerme y subinerme; Ambrosia dumosa , Bursera microphylla (torete), Encelia farinosa (incienso) y Encelia sp .

Municipio de San Luis Río Colorado (Región de Vidrios)

Matorral desértico micrófilo subinerme, matorral sarcocaule ; Bursera sp, Jatropha sp y Larrea tridentata (gobernadora)

Región Puerto Peñasco

Vegetación de desiertos arenosos; Distichlis spicata, Ephedra sp, Encelia sp, Hilaria sp, Prosopis glandulosa, Prosopis sp. Matorral sarcocaule ; Carnegia gigantea (saguaro), Cercidium sp, E. farmosa, Jatropha cuneata y Olneya tesota . Matorral submontano ; C. Gigantea, Cercidum sp, Myrtillocactus sp . (garambullo) y Opuntia bigelovii (cholla)

Litoral

Vegetación halófila; Salicornia sp. (vidrillo), Alosya sp (organillo), Frankenia sp. Vegetación de dunas costeras, matorral espinoso y tipo chollal

Nogales

Altar, Saric, Santa Cruz y Naco

Pastizal natural,matorral subinerme y espinoso; Callandria sp, Dasylirion sp (sotol), Dodonaea viscosa (jarilla), Eysenhardtia sp, Fouquieria sp .Bosque de encino, pino-encino y tascate (cedro); Juniperus deppepeana y Juniperus monosperma

Agua Prieta y Janos

Matorral desértico micrófilo subinerme,pastizal natural; Aristida sp, Boutelova sp, Dasylirium sp, Pachicormus discolor,Prosopis glandulosa,Rhus microphylla (agrito)

Sierra de San Luis

Bosque de pino-encino; Pinus sp, Quercus sp, Juniperus sp.

Vegetación halófila

Ascensión y Juárez

Vegetación de desiertos arenosos; Artemisa sp, Gutierreiza sp. Matorral desértico micrófilo subinerme, vegetación halófita, matorral desértico rosetófilo. Agricultura de riego, matorral crasicaule y nopaleras

Praxedis G. Guerrero, Guadalupe (Región de El Porvenir)

Matorral subinerme, desértico rosetófilo subinerme y desértico crasi-rosulifolio. Agricultura de riego (algodón, alfalfa)

Guadalupe (San Antonio)

Ojinaga

Laguna del Cuervo

El Aguila, Carrizalia

Matorral desértico micrófilo subinerme, matorral desértico rosetófilo subinerme, pastizal natural y bosque de pino; Pinus cenbroides . Agricultura de riego de cultivos anuales (algodón, maíz, soya)

Manuel Benavides y Ocampo

Matorral desértico micrófilo, chaparral, bosque de encino, bosque de pino y pino-encino

Acuña

Matorral espinoso; Aloysia sp, Leucophylum sp, Prosopis glandulosa . Matorral desértico rosetófilo-crasi-rosulifolio

Piedras Negras

Guerrero

Anáhuac

Matorral espinoso tamaulipeco; Acacia arentace, Castela texana, Karwinskia humboldtiana (tullidora). Matorral submontano, agricultura de riego, chaparral, huizachal, mezquital y otros tipos como pastizales naturales, bosque de pino-encino, tascate, pastizal inducido, galería y bosque de encino

Camargo, Díaz Ordaz, Reynosa, Río Bravo, Mier, Valle Hemoso y Nuevo Laredo

Matorral espinoso tamaulipeco, mezquital, zonas de riego, pastizales cultivados, pastizal inducido, vegetación de manglar y tulares.

Fuente: Sedesol, 1993

 

Tabla 2.4. Algunas especies de flora con valor comercial o étnico en la franja fronteriza norte

Nombre común

Nombre científico

Aprovechamiento

Candelilla

Euphorbia antisyphilitica

Extracción de cera

Gobernadora

Larrea tridentata

Resina medicinal (antioxidante)

Jojoba

Simondsia chinensis

Cera

Lechugilla

Agave lecheguilla

Fibra natural

Mezquite

Prosopis sp

Forraje (vaina), combustible

Palma samandoca

Yucca carnerosana

Fibra natural

Palmilla

Nolina sp

Fibra para escobas y escobetillas

Palo fierro

Olneya tesota

Artesanías

Pino

Pinus cembroides

Piñón

Sotol

Dasylirion sp

Elaboración de bebida alcohólica

Manzanita

Arctostathylos sp

Ornamental y combustible

Cactáceas (varias)

Echinocereus, Opuntia y otras

Ornamental y comestible

Yuca

Yucca schidigera

Saponinas, espumoso, medicinal

Encino

Quercus agrifolia

Combustible

Ocotillo

Fouquieria splendens

Ornamental

Siempreviva

Dudleya sp

Ornamental

Fuente: Sedesol, 1993.

 

Tabla 2.5. Status de algunas especies de flora en la franja fronteriza norte

Status o Tipo

Especie

Distribución

Amenazada

Pino real

Pinus ponderosa

Sierra Juárez

Amenazada

Pino cuatro hojas

Pinus quadrifolia

Sierra Juárez

Amenazada

Piñón

Pinus monophylla

Sierra Juárez

Amenazada

Pino negro

Pinus jefreyi

Sierra Juárez

Amenazada

Pino

Pinus coulteri

Sierra del Carmen

Amenazada

Guayame

Pseudotsuga sp.

Sierra Juárez

Amenazada

 

Libocedrus decurrens

Sierra Juárez

Amenazada

Manca caballo

Homalocphala texensis

Planicie Costera

Nororiental de Tamaulipas

Amenazada

 

Thelocactus bicolor

Presa Falcón

Amenazada

 

Peniocereus greggi

 

Peligro de extinción

 

Pinus muricata Astrophytum asterias

Cd. Guerrero, Tamaulipas

Rara

Abeto

Abies concolor

Ferocactus hametacanthus

Sierra Juárez

Endémica

Cirio

Fouquieria columnaris

Norte Puerto Libertad, Sonora

Rara

Ciprés de Tecate

Cupresus forbesii

Tecate

Rara

Biznaga

Ferocactus cylindraceus

 

Amenazada

Biznaga

Ferocactus viridescens

 

Rara

Huata

Juniperos californica

Baja California

Fuente: Sedesol, 1993.

 

Fauna terrestre y acuática

En la República Mexicana, la fauna tiene una gran diversidad de especies divididas dentro de dos grupos, los invertebrados y los vertebrados. En el primer caso, el registro alcanza las 29,501 especies, con 5,855 de invertebrados marinos y 23,646 de artrópodos. Las estimaciones para estos grupos rebasan las 50,000 especies (por arriba de las ocho mil en los invertebrados marinos y de cuarenta y dos mil de artrópodos. En cuanto a los vertebrados, el registro es de 5,167, con 290 especies de anfibios, 1054 de aves, 2,628 de peces, 491 de mamíferos y 704 de reptiles. En el caso de los vertebrados, la fauna de México es reconocida como una de las más ricas a nivel mundial, con una cifra que supera las cuatro mil especies (11).

Los anfibios registrados en el país, constituyen el 48.2 % de las familias existentes en el mundo, lo que representa el cuarto lugar en la riqueza mundial. Las aves presentes en México, constituyen el 12 % del total del mundo, con más de cien especies endémicas (10%), distribuidas en las áreas montañosas, desérticas e islas. Los peces (2628) tienen 506 especies de agua dulce, 375 marinas continentales y las restantes (1747) son marinas oceánicas. Aún cuando no existen datos minuciosos sobre los endemismos en peces marinos, se estima que una quinta parte de las especies en el Golfo de California, son endémicas y el 15% de las del Golfo de Tehuantepec, Norte del Golfo de México y el Caribe Mexicano, están en el mismo caso. Los mamíferos incluyen 491 especies, con 41 especies marinas lo cual otorga al país, el segundo lugar en el mundo por su riqueza en estos últimos. La riqueza en especies se incrementa de norte a sur. La tercera parte de los mamíferos terrestres son especies endémicas, donde predominan los roedores. Respecto a los reptiles, 9.8 % del total de las especies existentes en el mundo, se localizan en México, lo que representa el primer lugar mundial en la diversidad de este grupo.

La megadiversidad biológica de México resulta de la confluencia de diversos factores, entre los que destacan la diversidad de hábitats, heterogeneidad climática y tipográfica, extensión, de la mezcla de flora y fauna de diferente origen biogeográfico y de un alto índice de endemismo favorecido por las condiciones de aislamiento, producto del muy accidentado relieve. Dos regiones biogeográficas existen en el país, la neotropical y la neártica, siendo esta última por donde cruzan los límites territoriales de México y Estados Unidos. En este apartado se revisará la diversidad de la fauna en la frontera norte.

 

Tabla 2.6. Fauna terrestre y acuática

Grupo

Nombre común

Especie

Observaciones

Aves, anseriformes

Ansar blanco

Chen hyperborea

Migratoria

 

Cisne chiflador

Olor columbianis

Migratoria

 

Ganso de collar

Branta nigricans

Migratoria

 

Pato de collar

Anas platyrhynchos

Migratoria

 

Pato de cabeza roja

Aythya americana

Migratoria

 

Pato de charreteras

Aix sponsa

Migratoria

 

Pato chillón jorobado

Bucephala albeola

Migratoria

 

Pato tejano

Anas fulvigula

Migratoria

 

Pato triguero

Anas diazi

Migratoria

 

Pijia

Dendocygna bicolor

Migratoria

 

Negreta de alas blancas

Melanitta deglandi

Migratoria

 

Negreta de marejada

Melanitta perspicillata

Migratoria

Aves, galliformes

Codorniz californiana

Lophortyx californica

 
 

Codorniz escamosa

Callipepla squameta

 
 

Codorniz de gambel

Lophortyx gambelii

 
 

Codorniz pinta

Collinus virginianus

 
 

Chachalaca

Ortalis vetula

 
 

Faisan chino de collar

Phasiansus colchicus

 
 

Guajolote silvestre

Meleagris gallopavo

 
 

Perdiz chukar

Alectoris graeca

 

Aves,Gaviformes

Gallereta

Fulica americana

 
 

Tabla 2.7. Especies de mamíferos en estados fronterizos

Nombre común

Especies

Estado

Ardilla arborícola

Eutamias merriami

Eutamias obsorus

Sciurus aberti

Sciures allemi

Baja California

Baja California

Sonora, Chihuahua

Coahuila, Tamaulipas

Castor

Castor canadensis

Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas.

Conejo

Sylvilagus audubonii

Sylvilagus bachmani

Sylvilagus floridanus

Baja California, Sonora, Chihuahua

Baja California

Sonora, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas

Ardilla terrestre

Ammospermophilus harrisii

Ammospermophilus interpres

Ammospemophilus leucurus

Sonora

Chihuahua, Coahuila

Baja California

Coyote

Canis latrans

Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas

Liebre

Lepus alleni

Lepus californicus

Sonora, Chihuahua

Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas

Meteoritos

Microtus californicus

Microtus pennsylvanicus

Baja California

Chihuahua

Musaraña

Sorex arizonae

Sorex juncesis

Sorex ornatus

Chihuahua

Baja California

Baja California

Perrito de las praderas

Cynomys ludovicianus

Chihuahua

Ardilla arborícola

Sciurus arizonensis

Sciurus grisens

Sciurus niger

Spemophilus beecheyi

S. medrensis

S. spilosoma

S. tereticaudus

S. variegatus

Tamiasciarus douglassii

Sonora, Chihuahua

Baja California

Coahuila

Baja California

Chihuahua

Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas

Baja California, Sonora

Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas

Baja California

Rata almizclera

Ondathra zibethicus

Chihuahua, Baja California

Rata canguro

Dipodomys agilis

D. compactus

D. deserti

D. gravipes

D. merriami

Baja California

Tamaulipas

Baja California, Sonora

Baja California

Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila

Ratón y rata de campo

Neotoma anthony

N. bryanti

N. fuscipes

N. lepida

N. martinensis

N. mexicana

N. varia

N. phemax

Onychomis arenicola

Peromyscus californicus

P. crinitus

P. guradia

P. interparietal

P. pembertoni

P. polius

Baja California

Baja California

Baja California

Baja California, Sonora

Baja California

Sonora, Chihuahua, Coahuila

Sonora

Sonora

Chihuahua

Baja California

Baja California y Sonora

Baja California

Baja California

Sonora

Chihuahua

Ratón espinoso

Perognathus amploi

P. anthony

P. arenarius

P. artus

P. baileyi

P. californicus

P. fallax

P. flavescens

P. fomosus

P. hispidus

P. intemedius

P. longimembris

P. penicillatus

P. spinatus

Sonora

Baja California

Baja California

Sonora y Chihuahua

Baja California y Sonora

Baja California

Baja California

Chihuahua

Baja California

Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas

Sonora y Chihuahua

Baja California y Sonora

Baja California, Chihuahua, Coahuila, Sinaloa

y Baja California

Comadreja

Mustela frenata

Baja California, Sonora, Coahuila, Chihuahua y Tamaulipas

Cacomixtle

Bassariscus astutus

Baja California, Coahuila, Chihuahua, Sonora y Tamaulipas

Lobo mexicano

Canis lupus baileyi

Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas

Oso negro

Ursus americanus

Chihuahua y Coahuila

Tejón

Taxidea taxus

Baja California, Sonora, Coahuila, Chihuahua, y Tamaulipas.

Tuzas

Geomys arenarius

Geomys personatus

Geomys tropicalis

Thomomys bottae

Thomomys umbrinus

Chihuahua

Tamaulipas

Tamaulipas

Baja California, Sonora, Chihuahua y Coahuila

Baja California, Sonora, Chihuahua y Coahuila

Zorra gris

Urocyon cinereoargenteus

Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas

Zorrillos

Mephitis mephitis

Mephitis macroura

Spilogale gracilis

Spilogale putorius

Sonora, Baja California, Chih., Coah.y Tamps.

Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas

Sonora, Chihuahua y Coahuila

Baja California y Tamaulipas

Nutria

Enhydra lutris

Lutra longicaudis

Baja California

Sonora y Chihuahua

Puma

Felis concolor

Baja California, Sonora, Chihuahua y Coahuila

Gato montés

Lynx rufus

Baja California, Sonora, Chih., Coah. y Tamps.

Venado bura

Odocoileus hemionus

Baja California, Sonora y Chihuahua

Venado cola blanca

Odocoileus virginianus

Sonora, Chihuahua y Coahuila

Berrendo

Antilocapra americana

Baja California y Sonora

Borrego cimarrón

Ovis canadensis

Baja California y Sonora.

Fuente: Sedesol, 1993.

 

Tabla 2.8. Anfibios, peces y reptiles

Nombre común

Especie

Hábitat

Rana de los cañones

Hyla arenicolor

Humedales

Rana de couch

Scaphiopus couchi

Humedales

Rana del oeste

Scaphiopus hammondi

Humedales

Rana verde

Rana pipiens

Humedales

Rana leopardo del Río Grande

Rana berlandieri

Humedales

Sapo del Colorado

Bufo alvarius

Humedales

Sapo de manchas rojas

Bufo punctactus

Humedales

Sapo de las grandes planicies

Bufo cognatus

Humedales

Sapo verde

Bufo debilis

Humedales

Salamandra tigre

Ambystoma tigrinum

Humedales

Trucha de San Pedro Mártir

Salmo nelsoni

Lagos

Pez perrito

Cyprinodon macularius

Lagos, ríos y arroyos

Pez mosquito

Gambusia affinis

Lagos, ríos y arroyos

Pez gila

Poeciliopsis occidentalis

Lagos, ríos y arroyos

Pez de plata

Notemigonus crysoleucas

Lagos, ríos y arroyos

Tortuga del desierto

Gopherus agassizzii

Terrestre

Tortuga amarilla

Kinosternon flavescens

Terrestre

Monstruo de gila

Heloderma suspectum

Terrestre

Iguana del desierto

Dipsosaurus dorsalis

Terrestre

Camaleón cornudo

Phrynosoma cornutum

Terrestre

Lagartija texana

Cophosaurus texanus

Terrestre

Culebra de tierra

Sonora semianunulata

Terrestre

Culebra reina

Lampropeltis mexicana

Terrestre

Víbora de cascabel

Crotalus molossus

Terrestre

Víbora de cascabel

Crotalus atrus

Terrestre

 

Uso y aprovechamiento de recursos

Son varios los aspectos que se relacionan con el uso y aprovechamiento de los recursos antes señalados. Entre ellos, pueden señalarse los siguientes:

Sistema de unidades para la conservación, manejo y aprovechamiento sustentable de la vida silvestre (SUMA)

Constituye un sistema de manejo que tiene el objeto de favorecer el aprovechamiento de los recursos de la vida silvestre con la posibilidad de conservar la biodiversidad a mediano y largo plazo. Las unidades son los criaderos extensivos e intensivos de fauna silvestre, viveros, invernaderos y alternativas viables para la propagación de las especies y la utilización de productos y subproductos de la vida silvestre (conservación, investigación, reproducción, educación y aprovechamiento).

Busca promover esquemas alternativos de producción compatible con el cuidado del ambiente, a través del uso racional, ordenado y planificado de los recursos naturales, frenando o revirtiendo los procesos de deterioro ambiental. Se trata de crear oportunidades de aprovechamiento que sean complementarias de otras actividades productivas convencionales como la agricultura y la ganadería; es el impulso al desarrollo de fuentes alternativas de ingreso para las comunidades rurales.

Incorpora las dos modalidades generales de producción y aprovechamiento que se hacen de la vida silvestre, dentro de Unidades para la Conservación, Manejo y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre (UMA); éstas son las Unidades sujetas a manejo intensivo y las sujetas a manejo extensivo, que pueden ser de pequeñas o grandes extensiones, respectivamente. Dentro de estas Unidades se persigue el cumplimiento de varios objetivos, de forma independiente o integrada; ya que pueden funcionar como centros productores de pies de cría, como bancos de germoplasma, como alternativas de conservación y reproducción de especies que se encuentran en alguna categoría de riesgo, en labores de educación ambiental, investigación, y como Unidades de producción de ejemplares, productos y subproductos que puedan ser incorporados a los diferentes circuitos del mercado legal para su comercialización.

No sólo busca ser una propuesta hacia una nueva alternativa de actividades de producción sustentable, sus ambiciones van más allá. Motivados por las demandas de la sociedad por contar con alternativas viables de desarrollo socioeconómico en México. SUMA busca promover la diversificación de actividades productivas en el sector rural, basadas en el binomio “conservación-aprovechamiento” de los recursos naturales, que respondan a estas exigencias para lograr el bienestar social y contribuir al combate de la pobreza de nuestro país.

Una de las características más sobresalientes de estas unidades, es sin duda, su aportación a la protección y manejo de los hábitat y la vida silvestre, ya que bajo el esquema de aprovechamiento intensivo y extensivo, a través de técnicas específicas de manejo, monitoreo y mejoramiento, y dado su énfasis en el manejo adecuado del hábitat.

Bajo el esquema del SUMA, se han incorporado hasta el momento 2,400 UMA, tanto sujetas a manejo intensivo como extensivo. De igual modo, se ha incorporado al SUMA más de 12 millones de hectáreas.

Dentro de esta superficie, bajo el concepto de UMA sujetas a manejo extensivo existen aproximadamente 45 especies y grupos de especies silvestres mexicanas que se conservan y aprovechan bajo este esquema. Dentro de UMA sujetas a manejo intensivo, existen aproximadamente 100 especies y grupos de especies silvestres mexicanas que se conservan, manejan y aprovechan bajo este concepto.

En las entidades fronterizas, el desarrollo de unidades para la conservación, manejo y aprovechamiento sustentable de la vida silvestre vinculadas con el manejo del hábitat y poblaciones de especies silvestres tiene una gran relevancia, en la tabla siguiente se presentan los detalles respectivos.

 

Tabla 2.9. Unidades para la Conservación, Manejo y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre en los Estados de la Frontera Norte

Estado

Superficie estatal (ha)

No. de UMA's

Superficie bajo manejo

Porcentaje estatal

Porcentaje regional

Baja California

7'011,300

28

3'096,591

46.37

25.5

Sonora

18'267,897

391

3'445,688

18.85

28.4

Chihuahua

24'788,700

38

536,727

216

4.4

Coahuila

15'110,038

392

2'093,678

13.91

19.7

Nuevo León

6'418,128

457

837,868

12.96

6.9

Tamaulipas

7'982,900

336

376,961

4.65

3

TOTAL

79'578,963

1,642

10'387,513

989

87.9*

*Se excluyen los porcentajes correspondientes a BCS (8.1) , DGO (0.3) de la región 1 del SUMA.
Fuente: INE,1999, http://www.ine.gob.mx /dgvs/suma.htm

 

La extensión para las UMA's en los estados fronterizos alcanza las 10'387,513 (12´145,494 de ha totales) lo cual representa el 85.5 % del total del país lo que refleja la importancia concedida a este esquema de aprovechamiento de la vida silvestre en dichos estados.

Este esquema de aprovechamiento ha tenido un sustancial desarrollo en los últimos diez años y representa una alternativa de diversificación productiva y que a la vez permite la conservación, recuperación y el uso racional de las especies de vida silvestre. Es conveniente destacar que el trabajo principal en esta instancia recae en los particulares, quienes son los responsables del desarrollo de los programas de manejo correspondientes.

Estos esfuerzos, aunados a otros como el establecimiento de criaderos semiestabulados o corredores ecológicos de las comunidades indígenas representan avances sustantivos hacia el logro de un desarrollo sustentable de los recursos naturales.

 

Uso de la fauna silvestre

Por tradición, el uso conferido a la fauna silvestre en la cultura y economía popular mexicana ha sido de gran relevancia. Según (12)existen cuatro valores básicos en la fauna silvestre: valor de uso, cambio, opción y existencia. El valor de uso consiste en el uso directo y tangible para la subsistencia como la cacería para la alimentación doméstica y obtención de partes para la manufactura de prendas. El de cambio se refiere al intercambio comercial o trueque con animales vivos, el tercero tiene que ver con los aspectos de alternativas, bienes, usos y servicios relacionados con el potencial genético de la fauna y el último, hace referencia al valor de formar parte del patrimonio natural y cultural del país.

El aprovechamiento de la fauna silvestre es de diversos tipos como la de subsistencia, deportiva, fines comerciales (ilegal), de control de plagas o cacería ritual. La primera utiliza diferentes especies, tanto de invertebrados como de peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos por parte de las comunidades y grupos étnicos en zonas rurales. No hay datos precisos sobre el consumo en la población, aunque se estima que en algunas regiones puede representar hasta el 70 % de la dieta proteica humana.

La cacería deportiva reviste gran importancia para el aprovechamiento y la conservación de la fauna pues, en contraposición con la cacería furtiva, la organización de clubes cinegéticos y prestadores de servicios contribuyen en su valorización y el fomento de la actividad a mediano y largo plazo.

Las especies cinegéticas de mayor interés son el venado cola blanca, venado bura, borrego cimarrón, gato montés, coyote, conejos, liebres y varias especies de patos, gansos y palomas (pato golondrino, pato boludo, cerceta de alas verdes, de alas azules, ganso canadiense, ganso nevado, branta negra, pato bocón, pato pinto, paloma de alas blancas, huilota y codornices) (INE, 1999). Se estima que la cacería ilegal y de subsistencia duplica o triplica a la legal y varía respecto a las especies aprovechadas, las cuales incluyen al tlacuache, iguana, jabalí, rana, tortuga, tepezcuintle, armadillo, mono, conejo, tapir, hocofaisán y diversas aves. Las especies consideradas dentro del calendario cinegético y de aves canoras y de ornato son de 150 a 183.

En la zona fronteriza con Estados Unidos, las principales especies cinegéticas son las aves acuáticas, palomas u otras aves, mamíferos pequeños, venado bura y cola blanca, particularmente en Tamaulipas, Sonora, Baja California, Nuevo León y Coahuila.

El aprovechamiento de aves canoras y de ornato tiene lugar por medio de la venta ambulante que supera a la establecida o mayorista y se considera que aún el tráfico ilegal de especies es importante en este renglón. De acuerdo con el INE (1996), después del tráfico de drogas y de armas, el de especies es el tercero en relevancia, principalmente en la región fronteriza norte.

En cuanto a la obtención de productos y subproductos de especies de la fauna silvestre, el mercado de pieles utiliza este tipo de recursos, aparte de los de la fauna doméstica. Dentro de las especies utilizadas, se puede mencionar: cocodrilo de pantano y de especies exóticas como pieles de avestruz, serpientes y anguilas, mismas que pueden ser sustituidas por los derivados de productos y subproductos de las UMA's con especies como la boa, nauyaca, cascabel, iguana, venado, pecaríes, cocodrilo y caimán (13).

Las entidades federativas que tienen mayores flujos de importación y exportación de productos y subproductos elaborados con pieles de fauna silvestre son Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Chihuahua, Sonora y Aguascalientes. Asimismo, existe un uso de fauna silvestre para el mercado de artesanías tanto para el comercio establecido como para el ambulantaje.

Por otro lado, también se da el aprovechamiento de recursos genéticos de las especies silvestres. Este comercio de productos farmacéuticos y de producción de granos es importante al nivel internacional.

 

Otros usos de los recursos naturales

La capacidad potencial para el desarrollo de actividades turísticas que permitan tanto el aprovechamiento como la conservación es una posibilidad alternativa. Entre esas opciones pueden señalarse al turismo alternativo, ecoturismo, turismo cinegético y el turismo de bajo impacto, el cual es un uso no consuntivo de escenarios y paisajes naturales como una estrategia de manejo de los ecosistemas, recursos naturales y de los servicios ambientales. En la actualidad, representa un 5% de la actividad turística. Los ingresos por este tipo de uso se derivan del turismo internacional receptivo total, arqueológico y ecoturismo.

El uso referente a la agricultura tradicional se caracteriza por ser al nivel nacional, hecho sobre la base de pocos cultivos como el maíz, frijol, arroz y trigo (granos básicos); café, caña de azúcar y cebada (cultivos industriales); cebada y sorgo (forrajes); aguacate, durazno, fresa, limón, mango, manzana, naranja, plátano y uva.

El patrón de desarrollo industrial de mediados del siglo en México, favoreció la existencia de los monocultivos. Por otra parte, sus rendimientos son bajos y existe una tendencia a la disminución de la diversidad génica en las variedades de los cultivos. Las zonas agrícolas del noroeste y la región del bajío son las productoras de exportación. Es también notorio que sólo el 15% de la superficie agrícola del país es adecuado para su práctica y actualmente se encuentra cercano al límite de su capacidad potencial para dicho uso. La mayor parte de la agricultura se hace en tierras de temporal (73.54% ), el resto (26.46 %) es de riego.

Las entidades fronterizas de Sonora, Tamaulipas y Chihuahua están entre las de mayor superficie de riego en la República Mexicana.

Otras formas de promoción de la actividad son los proyectos destinados a promover la agroecología productiva y tienen el objetivo de apoyar el incremento del nivel de vida de las comunidades indígenas y rurales.

La ganadería se caracteriza por ser una actividad productiva muy importante en nuestro país, se da en áreas de pastoreo y producción de forrajes. Son los estados de la región fronteriza norte (Chihuahua, Sonora y Coahuila) donde tiene un mayor desarrollo.

 

Recursos forestales

De acuerdo al Inventario Nacional Forestal Periódico (SARH, 1994), la superficie forestal del país alcanza 141'745,169 ha (72% del territorio nacional), con una superficie arbolada de 56 millones de ha y un grado de perturbación cercano al 50% de la misma.

Los estados fronterizos tienen las siguientes superficies arboladas: Baja California 6'276,732 ha, (4.43%); Sonora 14'581,946 ha, (10.29%), Chihuahua 17'527,831 ha, (12.37%); Coahuila 13'468,254 ha, (9.5%); Nuevo León 5'196,346 ha, (3.67%) y Tamaulipas 5'221,225 ha, (3.68%). Particularmente, para la vegetación árida, las entidades del norte tienen los siguientes porcentajes, Baja California (8.5%), Sonora (16.4%), Chihuahua (14.9%), Coahuila (19.9%), Nuevo León (7.8%) y Tamaulipas (5.2%), respecto al total nacional.

En cuanto a la existencia de madera en selvas y bosques por estado, los datos indican lo siguiente:

 

Tabla 2.10. Madera en selvas y bosques por estado

Entidades fronterizas

 

Selvas

Bosques

Total m 3 rollo

Porcentaje

Total m 3 rollo

Porcentaje

Baja California

0

0.00

8'931,038

0.49

Coahuila

9,611

0.11

32'080,740

1.75

Chihuahua

4'710,647

0.48

266'112,404

14.53

Nuevo León

0

0.00

22'746,725

1.24

Sonora

22'248,807

2.29

48'381,653

2.64

Tamaulipas

21'578,078

2.22

36'983,018

2.02

Total

48'547,143

5.00

415'235,578

22.67

Fuente: SARH, 1994.

 

El volumen de madera disponible muestra que Chihuahua con 15%, es uno de los estados con el porcentaje más alto. Respecto a las condiciones que guarda la superficie forestal del país, el 77 % (109,172,229 ha) tiene un buen estado para la producción de madera y productos no maderables. Una quinta parte (alrededor del 20%) necesita de acciones específicas para mitigar su degradación por erosión, incendios, plagas u otros. Cerca del 6% de la superficie total de bosques se encuentra en el régimen de áreas protegidas SARH, 1994.

 

Fig. 2.13. Extensión por tipo de vegetación en los estados fronterizos

Fuente: SARH, 1994.

Fig. 2.14. Porcentaje de cobertura por tipo de vegetación en los estados fronterizos

Fuente: SARH, 1994.

 

La producción maderable del país ha sufrido un decrecimiento constante desde 1990, destinándose a la fabricación de materiales para la construcción (60%), celulosa (17%) y el resto (23%) para durmientes, postes, empaques, chapa, triplay y otros productos.

La producción no maderable se basa en la explotación de la resina de pino (53%), cera de candelilla (12%), pencas de maguey (7%), pimienta (5.5%) y fuste de yuca (7%) (Dirección General Forestal, 1997).

Dentro de las formas de aprovechamiento de los recursos forestales existe una alternativa reciente que se da en los ejidos y comunas, esta actividad denominada forestería comunal se basa en un manejo y aprovechamiento racional de los bosques, teniendo en cuenta la transformación y comercialización de los productos obtenidos, la conservación natural y una distribución más equitativa de los ingresos entre las familias propietarias. Bajo este concepto, se agrupan núcleos agrarios que han trabajado para desarrollar estrategias viables de instrumentación para una mejor gestión de los recursos y permitir una diversificación de los usos y aprovechamientos considerados.

Las plantaciones, por otra parte, favorecen la productividad en el sector forestal y coadyuvan a disminuir la presión y uso de los bosques naturales y también, para el aprovechamiento de áreas que han sido alteradas por actividades agrícolas o pecuarias. Además, el aprovechamiento de especies no maderables se da en el uso tradicional del bosque y de los terrenos forestales, contribuye con productos varios a las comunidades campesinas en forma de semillas, resinas, rizomas, fibras, ceras, hojas, pencas, tallos, cortezas, hongos y frutos.

En las zonas áridas y semiáridas, se considera que de las especies útiles actuales (450), unas veinticinco son comerciales. Destacan la candelilla, lechugilla, yuca, orégano, maguey, jojoba, savila, nopal, damiana, cortadillo y piñón. Este tipo de ecosistemas tiene productos y subproductos no utilizados adecuadamente hasta la fecha. Otros usos se relacionan con la medicina tradicional muy extendida en México por las etnias y organizaciones que hacen uso de los recursos naturales como plantas medicinales, viveros (cactáceas, zamias y orquídeas) y jardines botánicos (conservación).

 

Regiones prioritarias terrestres para la conservación de la biodiversidad

Las regiones prioritarias se caracterizan por alguno de los siguientes factores:

•  Presencia de especies endémicas o relictas

•  Alto nivel de endemismos

•  Zonas de reproducción de especies

•  Marcan límites en la distribución de especies

•  Existe poca información sobre origen y diversificación

•  Riqueza de especies

•  Servicios ambientales.

 

Tabla 2.11. Regiones prioritarias terrestres para la realización de investigaciones
tendientes a la conservación de la biodiversidad en la zona fronteriza norte

•  Sierra de Juárez (Baja California)

•  Municipio de Tecate

•  Santa María -El Descanso (Baja California)

•  Municipio de Playas de Rosarito

•  Delta del Río Colorado-Alto Golfo de California
(B.C. y Sonora)*

•  Municipios de Mexicali y San Luis Río Colorado

•  Gran Desierto de Altar-El Pinacate (Sonora)*

•  Municipios de San Luis Río Colorado, Puerto Peñasco, Gral. Plutarco Elías Calles.

•  Cananea-San Pedro (Sonora)

•  Municipios Santa Cruz, Cananea, Naco y Agua Prieta

•  Sierra de San Luis-Janos (Sonora y Chihuahua)

•  Municipios de Ascensión y Juárez

•  Boquillas del Carmen-Río Grande (Chihuahua)

•  Municipios de Guadalupe, Praxedis G. Guerrero y Ojinaga.

•  Cañón de Santa Elena (Chihuahua)*

•  Municipios de Ojinaga y M. Benavides.

•  Sierra Maderas del Carmen (Coahuila)*

•  Municipios de Ocampo y Acuña

•  Cinco Manantiales (Coahuila)

•  Municipios de Jiménez y Piedras Negras

•  Area Fronteriza de Matorral Tamaulipeco
(Tamaulipas)

•  Municipios de Nuevo Laredo, Guerrero, Mier, M. Alemán, Camargo, G. Díaz Ordaz.

•  Delta del Río Bravo

•  Municipio de Matamoros

•Area natural protegida.

 

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) realizó un Taller de Identificación de Regiones Prioritarias Terrestres para la Conservación en México (1996) con la participación de la CONABIO, PRONATURA, World Wildlife Fund (WWF), Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (FMCN), United States Agency for International Development (USAID), The Nature Conservancy (TNC) y el Instituto Nacional de Ecología (INE) se identificaron 155 regiones prioritarias terrestres con una superficie que alcanza los 407,151.63 km 2 las cuales por sus características tienen la potencialidad para que sus recursos sean conservados y que representa un porcentaje del 20% de la extensión total del país. La zona noroeste de la República Mexicana es la que incluye la mayor cantidad de regiones (50) seguida por la noreste con cuarenta. De las mismas, las relacionadas con los municipios de la franja fronteriza son:

 

Fig. 2.15. Regiones prioritarias terrestres

Fuente: CONABIO, 1996.

Es importante resaltar que de las áreas naturales protegidas en la región fronteriza, seis de ellas están consideradas como áreas piloto para su atención y administración. Es decir, se trata de áreas a las cuales se les dirigen los principales esfuerzos de integración institucional, financiamiento, manejo y administración (INE, 1996), derivado de su importancia en alguno de los aspectos que se relacionan con la protección de ecosistemas representativos, con-servación de la diversidad genética y biológica de especies de interés especial (endémicas, amenazadas o en peligro de extinción), oportunidad para la investigación y estudio de ecosistemas, estado de conservación, integración con comunidades locales, aprovechamiento racional y sustentable de los recursos naturales o relevancia nacional o internacional, entre otros.

 

Regiones prioritarias hidrológicas

Fig. 2.16. Regiones prioritarias hidrológicas

Fuente: Arriaga Cabrera L. y col., 1998.

Las regiones hidrológicas consideradas como prioritarias para la realización de investigaciones tendientes a la conservación de la biodiversidad, son:

•  Delta del Río Colorado

•  Subcuenca del Río Asunción

•  Subcuenca del Río San Pedro y Río Santa Cruz

•  Samalayuca

•  Cuenca Baja del Río Conchos

•  Río Bravo Internacional

•  Río Bravo- Piedras Negras

•  Río San Juan y Pesquería

 

Delta del Río Colorado (Baja California y Sonora)

La zona del delta del río Colorado incluye, dentro de sus recursos hídricos, sistemas lénticos y lóticos como el Lago Salado, la Ciénega de Santa Clara, pantanos, estuarios y llanuras de inundación, arroyos y manantiales y el delta del río Colorado. No hay datos sobre limnología básica.

La principal actividad económica es la agricultura (Valle de Mexicali) seguida por la pesquera y recursos geotérmicos.

Las alteraciones ambientales son por cambios en el uso del suelo (agricultura), pérdida del volumen y calidad de agua dulce, modificaciones en la hidrodinámica hacia la cuenca baja debido al represamiento del río Colorado y salinización de los acuíferos y degradación de suelos. Se observa disminución en ja flora y fauna, aves migratorias en riesgo, carencia de estudios sobre vegetación acuática y fauna en la Ciénega de Santa Clara así como vigilancia insuficiente en el área natural protegida.

 

Subcuenca del Río Asunción (Sonora)

Dentro de los recursos hídricos de esta región, se encuentran represas y oasis, los ríos Seco, Asunción y Altar y algunos arroyos. No hay disponibles datos sobre limnología básica.

La actividad económica preponderante es la ganadería y altera al ambiente por fragmentación y pérdida del hábitat natural, pérdida de biodiversidad y presiones sobre las especies. En la categoría de amenazadas, se tiene a Crotalus willardi, Larampropeltis pyromelana, Ictalurus punctatus, Catostomus insignis, Gila robusta y Rhynichthys osculus .

 

Subcuenca del Río San Pedro y Río Santa Cruz (Sonora)

Sistemas lénticos (embalses) y lóticos (río San Pedro, Santa Cruz, ríos temporales y arroyos). No hay datos limnológicos básicos.

En la zona se desarrollan actividades mineras, silvícolas, agrícolas y ganaderas, cambios en el ambiente por desechos mineros en Cananea, descargas de aguas negras en arroyos. Las especies Crotalus willardi y Larampropeltis pyromelana son endémicas. Especies de ambientes acuáticos como Rana chiricahuensis, R. toromorde, R. maculata y R. forreri están amenazadas .

 

Samalayuca (Chihuahua)

Los recursos hídricos principales están constituidos por las lagunas Santa María, Guzmán y Patos, charcos temporales (sistemas lénticos) y los ríos Casas Grandes, del Carmen, Janos y Santa María y algunos manantiales (ambientes lóticos). No hay datos básicos disponibles sobre limnología.

Las actividades económicas principales son forestales y agropecuarias, con alteraciones del hábitat por desecación, deforestación y sobreexplotación de los acuíferos así como descargas de agroquímicos, desechos sólidos y aguas residuales. La introducción de especies exóticas en sistemas acuáticos (lobina, bagre de canal y mojarra azul) desplaza especies nativas. En el grupo de los peces, las endémicas son Gila nigrescens, G. pulchra, Lepomis macrochirus, Pastosteus plebeius, Amasurus melas, Catostomus bernardii, Cyprinella formosa, C. lutrensis, Gambusia affinis y otras. Existe una especie de trucha no descrita y por lo que respecta a otros grupos, se encuentra la colonia de perros de las praderas ( Cynomys ludovicianus ) más grande en el mundo. También hay aves amenazadas como Aquila chrysaetus, Falco femoralis y Haliaeetus leucocephalus.

 

Cuenca Baja del Río Conchos (Chihuahua)

Las presas Rosetilla y Luis L. León (sistemas lénticos) y el río Conchos, arroyos, humedales y manantiales (sistemas lóticos) quedan incluidos dentro de la región. No hay disponibilidad de datos limnológicos.

Las principales actividades económicas son la industria (maquiladoras), minería y la agropecuaria. Se presenta sobreexplotación de recursos hídricos y represamiento, contaminación por agroquímicos, desechos industriales y aguas municipales. Hay introducción de especies exóticas en cuerpos de agua ( Porosoma cepedium, Fundulus zebrinus, Lepomis cyanellus, L. macrochirus, L. marginatus y Micropterus salmoides ). Acuacultura de especies de carpa, tilapia y bagre. Se presentan problemas de salud pública y de disponibilidad de agua.

 

Río Bravo Internacional (Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas)

Los cuerpos de agua principales son las presas La Amistad, Falcón, Marte R. Gómez, Anzalduas y El Culebrón (sistemas lénticos) y el río Bravo ( sistema lótico).

Diversas actividades económicas como la industria maquiladora, comercio, agricultura, ganadería, turismo y pesca (deportiva y comercial).

Cambios en el ambiente por desecación y ensalitramiento, pérdida de vegetación, alteraciones del hábitat por construcción de presas, actividades agropecuarias y crecimiento de la población humana, contaminación por descargas industriales (metales pesados) así como urbana y de actividades agropecuarias. Carencia de monitoreo de la biodiversidad y sus condiciones actuales, problemas de salud y falta de agua.

 

Río Bravo–Piedras Negras (Coahuila)

Sistemas lóticos como los ríos San Antonio y San Rodrigo, algunos manantiales y arroyos. Sin datos sobre limnología básica.

Las actividades económicas principales son la agropecuaria y la pesquera. Se dan modificaciones del ambiente por deforestación (actividades agropecuarias como el sobrepastoreo). No hay información sobre inventarios biológicos o estado actual de la biodiversidad.

 

Río San Juan y Río Pesquería (Coahuila)

Los recursos lénticos son las presas de La Boca y El Cuchillo y los de tipo lótico son los ríos San Juan, Pesquería y Alamo, humedales y arroyos. Sin información sobre limnología básica.

Las actividades económicas están representadas por la agricultura, ganadería y acuacultura. Se tienen cambios en el ambiente por dichas actividades, construcción de presas y canales, contaminación por descargas agrícolas, desechos urbanos e industriales. Cambios en especies ícticas por introducción de peces exóticos como Oreochromis aureus, Micropterus dolomieui, M. salmoides, Ictalurus punctatus, Cyprinus carpio, Gtenopharyngodon idella y Tilapia aurea , entre otras. Carencia de mayor información sobre inventarios biológicos y estado de las poblaciones locales y del medio.

En el caso de los peces dulceacuícolas, sólo 19 especies de ellas tienen valor económico en el mercado nacional y regional, con un total de ocho que son consumidas regularmente.

En las zonas áridas y semiáridas, se tiene el reporte de unas 200 especies piscícolas, con un conocimiento limitado del 85 % de las mismas. No existen estrategias de manejo para este tipo de recursos acuáticos, sobre todo de peces dulceacuícolas nativos lo que aunado al constante deterioro de los ecosistemas, se ejerce una gran presión sobre ellos.

La acuacultura destaca por el cultivo de camarón y en menor grado, langostino, jaiba o moluscos. Los rendimientos conseguidos con especies exóticas influyen negativamente en la utilización y desarrollo de ecotecnias para especies nativas.

En la actualidad, puede observarse una creciente preocupación sobre la diversidad biológica que se presenta en las aguas continentales y las acciones de respuesta que se dan, están apoyadas por el conocimiento de las alteraciones en los hábitats, ya sea en su fragmentación y pérdida, degradación, sobreexplotación e introducción de especies exóticas.

El Programa de Regiones Prioritarias Marinas y Limnológicas de México representa un esfuerzo tendiente a la conservación y manejo sostenido de los ambientes oceánico, costero y de aguas epicontinentales considerando los sitios de mayor biodiversidad y de uso actual y/o potencial en el país. A través de dicho programa, se ha hecho una regionalización de los cuerpos de agua epicontinentales e identificado 110 regiones hidrológicas prioritarias, con 82 correspondientes a las áreas de uso y 75 con alta riqueza biológica y potencial para conservación así como dentro de las dos categorías, 75 con presiones y 29 áreas importantes biológicamente pero sin información científica sobre su biodiversidad.

 

Regiones prioritarias marinas

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad efectuó una serie de talleres incluidos dentro del Programa de Regiones Prioritarias Marinas de México, con el objeto de profundizar en el análisis del conocimiento e información existente sobre los ecosistemas costeros y oceánicos, permitiendo identificar, delimitar y caracterizar setenta áreas costeras y oceánicas que, por sus características, se les consideró prioritarias debido a su alta biodiversidad, usos múltiples de recursos o la carencia de conocimientos sobre las mismas así como las presiones ejercidas sobre el medio marino y para elaborar recomendaciones para la prevención, mitigación o control .

 

2.12. Áreas prioritarias marinas para estudios de investigación en la región fronteriza norte

No. de área

Áreas prioritarias

Provincia

Extensión (km 2 )

a

b

c

d

1

Ensenadense

Californiana

274,533

X

X

X

 

14

Alto Golfo

Golfo de California

71,52

X

X

X

 

44

Laguna Madre

Golfo Noroeste

27,537

X

X

X

 

a: áreas de alta diversidad, b: áreas con presiones sobre la diversidad, c: uso por sectores, d: falta de información.
Sintetizado de Arriaga y col., 1998 .

 

Es claro que las áreas marinas en la zona fronteriza se caracterizan por ser de alta biodiversidad, con presiones debido al uso de sus recursos por diversos sectores, los que incluyen al pesquero, turístico, industrial (petrolero/minero) y urbano. En la provincia costera californiana, dentro de las actividades económicas se puede señalar al turismo como la segunda en importancia para la península de Baja California, siendo relevante para Tijuana y Ensenada. La pesca también es importante con ingresos significativos para la economía regional, con especies comerciales como la sardina (Sardinops caerulea ), anchoveta ( Engraulis mordax ), atún ( Thunnus albacares, T. thynnus y T. alalunga ), barrillete ( Katsuwonus pelamis ), bonito ( Sarda chiliensis ), algas ( Gracillaria pacifica ) y otros como la macarela ( Scomber japonicus ), bacalao negro ( Euthynnus lineatus ), abulón ( Haliotis corrugata, H. fulgens y H. rufescens ) y langosta ( Panulirus interruptus ).

Las áreas prioritarias marinas en la franja fronteriza norte, están constituidas por las mostradas en figura 2.17.

Fig. 2.17. Regiones prioritarias marinas

Fuente: Arriaga Cabrera L., y col., 1998.

Los impactos de las diversas actividades económicas se reflejan en los cambios en la calidad ambiental de la franja costera debido a las descargas de aguas residuales municipales, asentamientos humanos e infraestructura costera mal diseñada, alteración de hábitats costeros por erosión, actividades turísticas, agricultura y urbanización.

Existe una sobreexplotación de recursos litorales y presiones sobre especies como abulón, anchoveta, atún, bacalao negro, erizo, langostino y pepino de mar. Asimismo, hay tráfico de productos y subproductos de tortuga marina y especies en riesgo.

Afectación a especies endémicas de vegetación costera, por desarrollos turísticos, la pesca deportiva y las actividades recreativas tienen conflicto con el puerto industrial en Ensenada. Asentamientos turísticos y urbanos en el corredor Ensenada-Tijuana, problemas de descarga de drenaje directos a esteros y bahías en Tijuana, Rosarito y Ensenada. También hay carencias en la integración de la información sobre la biodiversidad en la zona.

La provincia costera Golfo de California en el área del Alto Golfo se caracteriza por ser una zona con alta diversidad y zonas productivas que permiten el desarrollo de diversas comunidades en las bahías, esteros, lagunas costeras, islas, estuarios y humedales, siendo el hábitat de especies endémicas como la totoaba ( Totoaba macdonaldi ); amenazadas, como la vaquita marina ( Phocoena sinus ) o de zonas de reproducción de especies como la sardina monterrey. Esta zona recibe las descargas con desechos agroindustriales del Río Colorado (por plaguicidas y agroquímicos). Se observa, además, pesca ilegal e incidental de especies endémicas en el Alto Golfo. No existe un ordenamiento de las actividades económicas debido a la carencia de una estrategia de manejo integral de la zona costera.

La región de Laguna Madre, en el Golfo de México está incluida dentro de la Provincia Costera Golfo Noroeste y se caracteriza por la presencia de diversos hábitats y comunidades como rías, lagunas costeras, esteros, lagunas arrecifales con pastos marinos, manglares y fondos blandos y es un área importante de reproducción de especies como crustáceos, moluscos, peces y tiburones además de representar un área de migración para especies de peces comerciales y de anidación de tortugas marinas. Existen diversas especies endémicas de peces como la Raja texana, Caulolatilus intermedius, Cynoscion arenarius, Centropristis ocyurus, Pagrus pagrus, Gymnachirus texae, Taphromupis villalobosi. En cuanto a las especies comerciales para la pesca, se incluyen la lisa, lebrancha, sierra, jurel, peto, huachinango, robalo, chucumite, pargo, mero, pámpano, marlín, vela, camarón blanco, jaiba, ostión y langostino. La producción es casi las tres cuartas partes (72%) de la total para el Golfo de México. Las alteraciones ambientales se derivan de actividades agrícolas y ganaderas (pérdida de hábitat como el manglar), infraestructura para polos industriales y asentamientos humanos, descargas industriales, dragados, erosión costera y cambios en la hidrología de lagunas costeras y pantanos, ocasionando presiones sobre la biodiversidad.

 

Recursos pesqueros

El aprovechamiento de los recursos pesqueros se ha orientado especialmente a determinadas especies, aunque al nivel local se da la utilización de especies de consumo particular y forman parte de su dieta cotidiana.

Las capturas de las especies muestran las tendencias del mercado, que inciden directamente sobre las preferencias, disponibilidad, abundancia y eficiencia pesquera. La captura y el consecuente consumo humano directo están ampliamente dominados por las especies comerciales marinas. La sardina, atún y los tiburones así como el camarón y algunas especies de escama son importantes. Las especies dulceacuícolas aportan de manera mínima al volumen aunque no desdeñable desde el punto de vista económico, donde la camaronicultura ha incrementado los ingresos.

Respecto a los estados fronterizos, Baja California tiene una flota atunera muy importante y las capturas en Sonora han sido tradicionalmente significativas en el Mar de Cortés en tanto que en la zona norte del Golfo de México, una proporción alta del volumen capturado se da en esa región.

 

Áreas naturales protegidas (ANP)

Existen a lo largo de la frontera norte de México, múltiples situaciones y retos que afrontar en temas relativos al medio ambiente. En dicha región, hay ecosistemas fluviales, marinos y humedales, desiertos, pastizales y varios tipos de bosques. Conforme crece la población en ambos lados de la frontera, se incrementa la presión sobre los recursos naturales, con la consecuente degradación del aire, el suelo y las aguas. Por esta razón es imperativo difundir el conocimiento acerca de la importancia y de la necesidad del manejo adecuado para asegurar la sustentabilidad de los recursos naturales. Respecto a éstos, aún se cuenta con áreas en la frontera con buen estado de conservación, situación que permite la continuidad en los procesos naturales y evolutivos, protegiendo cuencas, y dando continuidad a las especies y sus hábitat.

México tiene 116 áreas naturales protegidas (ANP) las cuales alcanzan una superficie total de un poco más de 12.6 millones de hectáreas (INE, 1999). Los municipios de la frontera norte cuentan con seis áreas naturales protegidas, cifra que representa el 5.2 % del total de las ANP del país. A su vez, éstas tienen una superficie total de 2.326 millones de hectáreas, cifra que equivale al 18.8% de la superficie total de las ANP del país. Las ANP fronterizas se localizan en cuatro de los seis estados de la frontera norte. Es importante destacar que los estados de Nuevo León y Tamaulipas, aún y cuando no cuentan con ANP dentro de su zona fronteriza, si las tienen en otro lugar de su territorio. Con la protección de estas áreas se pretende asegurar la continuidad de los procesos ecológicos naturales y la conservación de lugares importantes de interés cultural e histórico.

Las ANP de la frontera incluyen un parque nacional, dos reservas de la biosfera, una reserva forestal y dos áreas de protección de flora y fauna. La tabla que se presenta a continuación las describe:

 

Tabla 2.13. Áreas naturales protegidas en la región fronteriza

Categoría ANP

Nombre

Municipio (s)

Año del decreto federal

Superficie
(ha)

Parque Nacional

Constitución de 1857

Ensenada B.C.

1962

5,009

Reserva de la Biosfera

Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado

Mexicali, B.C.

Puerto Peñasco, Son.

San Luis Río Colorado, Son.

1993

934,756

Reserva de la Biosfera

El Pinacate y Gran Desierto de Altar

Puerto Peñasco, Son.

Gral. P. E. Calles, Son.

1993

714,556

Reserva Forestal Nacional

Sierras de los Ajos, Buenos Aires y La Purica

Cananea, Son.

Fronteras, Son.

Bacoachi, Son.

Nacozari de García, Son.

1936

21,494

Area de Protección de Flora y Fauna

Cañón de Santa Elena

Ojinaga, Chih.

Manuel Benavides, Chih.

1994

277,210

Area de Protección de Flora y Fauna

Maderas del Carmen

Múzquiz, Coah.

Acuña, Coah.

Ocampo, Coah.

1994

208,381

Fuente: INE, 1999. http://www.ine.gob.mx/ucanp/

 

Conforme a la definición de municipio hecha en el presente reporte, además de las ANP consideradas en la tabla anterior, cabría incluir al Parque Nacional Sierra San Pedro Mártir (municipio de Ensenada); Valle de los Cirios (municipio de Ensenada) e Islas del Golfo de California (municipios de Ensenada y Mexicali), además de Isla Raza (municipio de Ensenada). (Gobierno del estado de Baja California).

 

Parque Nacional Constitución de 1857

El Parque Nacional Constitución de 1857, está situado en el estado de Baja California, en la subprovincia de la Sierra de Juárez, la cual se considera que es la continuación de la Sierra Nevada de los Estados Unidos de América. Ocupa una superficie de 5,009 ha. La planicie de la laguna de Juárez (antes Hanson) ocupa la porción alta y central de la Sierra de Juárez y se encuentra a 1,800 metros de altitud en su porción norte y a 1,400 metros en la sureste.

La importancia de este parque reside en los ecosistemas que posee y en su paisaje natural de gran belleza. Su fauna abarca mas de 100 especies entre las que destacan fauna, anfibios, reptiles, aves y mamíferos. Entre los mamíferos se cuenta al venado bura ( Odocoileus hemionus fuliginata ), coyotes, puma o león de la montaña, zorros y conejos. Entre las aves hay) pájaros carpinteros, halcones, codornices y patos.Su flora, compuesta por bosques de pinos ( Pinus jeffreyi, Pinus quadrifolia ) y encinos ( Quercus microphylla) . Se encuentran también arbustos como manzanita ( Arctostaphylus punges ), chamizo colorado ( Adenostoma fasciculatum ), y cenizo ( Artemisa tridentata ).

El área que ocupa representa el 0.07% del territorio del estado de Baja California y es una de las muy pocas zonas boscosas con que cuenta el mismo y la franja fronteriza. El Parque Nacional Constitución de 1857, es un refugio natural para la flora y la fauna en la Sierra de Juárez y de las aves migratorias (garzas y varias especies de patos). Constituye además, el hábitat de especies de flora y fauna catalogadas como endémicas, amenazadas o en peligro de extinción como el Pinus monophylla , el Pinus ponderosa , el puma, el venado bura, el borrego cimarrón, el gato montés, el cacomixtle, el zopilote, el águila dorada y el halcón de hombro rojo. La gran belleza natural de este parque, será un estímulo para el desarrollo de proyectos recreativos y de ecoturismo.

 

Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado

La Reserva de la Biosfera del Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado se localiza al noreste del estado de Baja California y al noreste del estado de Sonora. La reserva se extiende por los municipios de Mexicali, B.C., Puerto Peñasco, Son. y San Luis Río Colorado, Son. En ella se localizan siete poblados en donde el poblado del Golfo de Santa Clara concentra casi el 75% de la población.

Esta reserva se localiza en la provincia fisiográfica del desierto Sonorense y su porción marina incluye la región Alto Golfo de California. La reserva está compuesta por una zona núcleo con una extensión de 164,779 ha y por una zona de amortiguamiento con una superficie de 769,976 ha. La fauna del Golfo de California es representativa de tres regiones zoogeográficas: la región del Pacífico este; la región caribeña, y la provincia californiana.

Después de que la conexión entre los océanos Atlántico y Pacífico se cerró a la altura del actual Panamá, algunas especies animales templadas quedaron atrapadas en al Alto Golfo. En el área es posible encontrar especies raras, amenazadas, en peligro de extinción y endémicas, que utilizan hábitats como lugares de reproducción o crianza. Entre éstas se encuentran la vaquita marina, la totoaba, el palmoteador de Yuma y el pez cachorrito del desierto. Estos hábitats reúnen características únicas, como lo son los hábitats remanentes del antiguo Delta del Río Colorado, las ciénegas y los afloramientos de agua dulce en la franja costera. Incluyen zonas de invernación y descanso de aves migratorias, y zonas marinas de alta producción primaria, así como tipos de vegetación de gran valor por su biodiversidad. El clima es del tipo muy seco con temperaturas medias anuales de 18 a 20 grados centígrados. La precipitación pluvial media asciende a 100 milímetros anuales.

En la zona hay un gradiente de especies que van de las marinas, las costeras y las terrestres. En las primeras, algunas especies del grupo de algas verdes ( Clorophyta ), cafés ( Phaeophyta ) y rojas ( Rodophytas ), son las que juegan un papel muy importante dentro del ecosistema, por ser claves en la cadena trófica. En la zona costera encontramos la comunidad de marismas, las playas y el sistema de dunas. Las marismas son comunidades intermareales con alrededor de 200 a 400 especies de plantas y donde las poblaciones de plantas que las habitan, se encuentran periódicamente o continuamente sumergidas. Los esteros son hábitats caracterizados por poseer casi la totalidad de las poblaciones de halófilas.

Las plantas rara vez exceden los 50 o 60 centímetros de altura, sólo algunos miembros alcanzan alturas de un metro. Su vegetación está formada en gran parte por suculentas y perennes excretoras de sal. Entre las especies suculentas se encuentran el vidrillo ( Batis maritima ), deditos ( Salicornia bigelovi y Salicornia subterminalis ). Adicionalmente en áreas cercanas a la influencia de las mareas se encuentran los oasis, pequeños hoyos de agua dulce llamados localmente "pozos", los cuales se encuentran dispersos a lo largo de la parte oeste de la Bahía de Adahir.

La zona de playas incluye bahías y dunas de playas con muy escasas especies. Su distribución demuestra claramente la influencia del mar. Muchas de estas especies se caracterizan por tener glándulas excretoras de sal. En el sistema de dunas encontramos alrededor de 85 especies, algunas perennes como la hierba del burro, el yamate y otras.

La fauna terreste de la reserva es diversa debido al variado mosaico de vegetación que exhibe, desde la asociada a las zonas de humedal, hasta los sitios más inhóspitos encontrados en las zonas arenosas del Gran Desierto.

La ictiofauna dulceacuícola del Río Colorado estuvo representada por alrededor de ocho especies nativas a principios de siglo, actualmente el pez cachorrito del desierto es el único sobreviviente de las especies nativas dentro de la reserva. El principal hábitat de este pez es la Ciénega de Santa Clara.

Los reptiles mantienen una diversidad alta con respecto a otros desiertos. Entre éstos, podemos encontrar la iguana del desierto, el camaleón, algunas lagartijas y víboras. Este es uno de los pocos lugares de Norteamérica donde se distribuyen las lagartijas del género Uma , además de ser el límite distribucional oeste del monstruo de Gila.

Dentro de la fauna, el grupo de aves está ampliamente representado con, por lo menos, 80 especies de aves terrestres acuáticas residentes y migratorias, que caracterizan al áreas con una alta diversidad. Los mamíferos terrestres son representativos, principalmente, de la provincia biótica Sonotiana y San Bernardina. Entre éstos se encuentran una alta diversidad de roedores, como los ratones de campo, las ratas y las ardillas, el zorrillo y el venado cola blanca, además hay mamíferos depredadores como las zorras, los coyotes y los gatos salvajes.

La reserva se encuentra delimitada al este por la vía de los Ferrocarriles del Pacífico que comunica a Mexicali, Baja California, con el sur de México y al oeste por la carretera federal número 5. Dentro de la reserva existen caminos de terracería y brechas vecinales que comunican campos pesqueros aislados.

Desde hace casi 50 años, se han venido realizando diversas acciones que destacan la importancia ecológica de esta región, las cuales han estado orientadas a la instrumentación de programas que aseguren la conservación del Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, que a través del tiempo, han garantizado por una parte, la protección de los valores biológicos y ecológicos, y por la otra, el aprovechamiento racional y sustentable de dichos recursos. Estos esfuerzos iniciaron de manera formal el 23 de febrero de 1955, cuando la Dirección de Pesca e Industrias Conexas la decretó "zona de refugio para todas las especies, las aguas comprendidas desde la desembocadura del Río Colorado hasta la desembocadura del Río Santa Clara en la costa del estado de Sonora". El 30 de mayo de 1974, el área Delta del Río Colorado en el Golfo de California, se decretó zona de reserva, cultivo y/o repoblación para todas las especies de pesca. Esta área se encontraba delimitada por una línea imaginaria trazada desde Punta Machorro, en Sonora a Punta Zacatoza, en Baja California, tangente al extremo sur de la Isla Montague y Gore, desde la costa del Golfo Santa Clara al litoral oriente de Baja California.

El primero de agosto de 1975 la Secretaría de Pesca estableció una veda permanente para la totoaba. El 13 de febrero de 1992, la Secretaría de Pesca prohibió el uso de redes agalleras de luz de malla de 10" o mayores, fabricadas con monofilamento de nylon, calibre 0.036 a 0.040", de las denominadas totoaberas, utilizadas como arte de pesca para la totoaba y con la cual se captura de forma incidental la vaquita. El 2 de marzo de 1992 se formó el Comité Técnico para la Preservación de la Vaquita y la Totoaba en el Alto Golfo de California. El 10 de junio de 1993, se declaró esta zona como Reserva de la Biosfera.

La tenencia de la tierra se distribuye de la siguiente forma: 33% propiedad federal y terrenos baldíos, 62% terrenos ejidales; 2% terrenos del estado de Sonora; 1% propiedad privada, y 2% del que no se dispone información.

Entre los principales problemas que enfrenta esta reserva destacan la disminución de la calidad del agua aportada por el canal Welton Mohawk (proveniente de Yuma Arizona) lo que puede poner en peligro de subsistencia la ciénega de Santa Clara; el uso indiscriminado de agroquímicos que representan un peligro potencial para la fauna del Alto Golfo de California; la retención de las aguas del Río Colorado para uso agrícola y humano que han alterado la vegetación de los humedales que formaban parte del delta, lo que se pone de manifiesto en los cambios en las aguas superficiales y el manto acuífero; y el crecimiento excesivo de la población, y el aumento de la afluencia turística no controlada.

La problemática económica y la pérdida de los valores biológicos, derivados de la alteración de los ecosistemas del Alto Golfo y Delta del Río Colorado, han motivado diversos esfuerzos de dependencias oficiales y centros de investigación, los cuales han obedecido a necesidades específicas de determinadas pesquerías y/o conservación de los valores biológicos de la región.

En la actualidad se encuentra en desarrollo de un plan interinstitucional (CICTUS, CESS y CIDESON) que contempla una amplia participación de las comunidades locales, de los sectores productivos, de las dependencias oficiales y de los investigadores en un proceso coordinado, que motive una participación social activa en la administración de la reserva. El éxito del plan se sustenta en el firme propósito de que éste sea producto, y por tanto, reconocido y aceptado por la misma comunidad.

 

Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar

Localizada al norte del estado de Sonora, en los municipios de Puerto Peñasco, San Luis Río Colorado y Plutarco Elías Calles, alcanza una extensión de 714,556 hectáreas.

El Pinacate y Gran Desierto de Altar destaca por sus características físicas y biológicas únicas, por la presencia de un escudo volcánico, así como por las extensas zonas de dunas activas que lo rodean y por la mayor concentración de cráteres tipo Maar. La Sierra del Pinacate reviste características orogénicas de alto interés por su conformación abrupta, producto de frecuentes erupciones volcánicas que acumularon lavas en rocas compactas, arenas y cenizas volcánicas, rocas ígneas en las que la intemperización ha producido coloraciones de especial belleza y cráteres como El Elegante, Cerro Colorado, MacDougal y Skyes. Es importante conservar y proteger esa belleza natural que con sus cráteres, barretas o contrafuertes, detiene el avance de las arenas del área desértica. Contiene flora y ecosistemas propios de los desiertos que son muy frágiles y requieren de gran cuidado y atención especializada. El clima de la región es extremoso, muy árido o desértico, semicálido, con lluvias escasas todo el año. La temperatura media anual se encuentra entre los 18 y 22 grados centígrados, y la precipitación anual es menor a los 200 milímetros. La elevación del terreno en esta región varía de los 200 a los 1,290 metros y se caracteriza por una topografía de planicies y bajadas, sólo interrumpida por el escudo volcánico conocido como Sierra El Pinacate y algunas sierras graníticas. El área de la reserva comprende dos regiones hidrológicas, Sonora Norte y Río Colorado.

La vegetación de la reserva comprende principalmente matorrales xerófilos, aunque en algunas áreas bien restringidas, se puede encontrar vegetación parecida al chaparral, mezquitales asociados a playas, vegetación xeroriparia y matorrales arborescentes. El campo volcánico de El Pinacate tiene una flora de al menos 309 especies; Senecio pinacatensis destaca por ser endémica. Las dunas poseen especies más bajas, en parte debido a la baja diversidad de hábitats. Sin embargo, su relativa pobreza, 85 especies, cobra verdadera importancia al considerar la gran proporción de efímeras (65%), endémicas (20%) y amenazadas o en peligro (20%).

Las especies endémicas de estos sistemas de dunas son: Heterotheca thinnicola , Chamaesyce platysperma, Croton wigginsii, Dimorphocarpa pinnatifida, Eriogonum deserticola, Lennoa sonorae, Stephanomeria shottii. Entre los peces que se encuentran, cabe citar: el charal de aleta larga, el bagre amarillo, el pez mosquito. Todos los anfibios (4 especies de sapos), restringen su período de actividad a unas cuantas semanas del año o incluso a unos cuantos días. En los años muy secos, éstos no emergen a la superficie.

En el área, los reptiles se encuentran bien representados con 44 especies registradas, aunque es probable que se sumen a esta cuenta, siete especies más: Cnemidophorus burti , Xantusia vigilis , Tantilla hobartsmithi , Thamnophis cytopsis , Crotalus molossus , Kinosternon flavescens y Leptotyphlops humilis. Dentro de las aves comunes del desierto se encuentran la codorniz ( Callipepla gambelii) , la churea ( Geococcyx velox ) y el cuervo ( Corvus corax). Entre los mamíferos se cuenta con el borrego cimarrón, berrendo, venado cola blanca, jabalí, puma, lince, zorra gris, zorra del desierto y el murciélago.

Los asentamientos humanos se concentran en el extremo nororiental de la zona de amortiguamiento, cerca de la ciudad de Sonoyta y sobre o en las proximidades de las carreteras 2 y 8. El único asentamiento ubicado en zona núcleo es el ejido Punta Peñasco, con sólo cuatro habitantes en la actualidad. Los asentamientos humanos mayores, ubicados en la periferia de la reserva, dentro de la zona de transición o de influencia, ejercen un efecto generalmente nocivo o de detrimento.

La principal vía de comunicación es la carretera federal número 2, que une las poblaciones de Sonoyta y San Luis Río Colorado y se prolonga hasta el oeste de Mexicali y Tijuana, y hacia el este hasta Caborca y Santa Ana. La carretera federal número 8 que va de Puerto Peñasco a Sonoyta sirve, en su mayor parte, como límite de la reserva.

El 29 de marzo de 1979 se decretó como Zona Protectora Forestal y Refugio Faunístico. Posteriormente, el 19 de junio de 1993 fue decretada Reserva de la Biosfera. En el mismo año ingresó a la Red Internacional de MAB-UNESCO.

Hace más de un siglo, habitaban en la zona los indios pápagos. Todavía es posible ver los vestigios de esa cultura. Cerca de los depósitos naturales de agua y en los antiguos senderos que llevan de poza en poza de las montañas a las dunas del desierto, se ven fragmentos de vasijas, pilas de conchas marinas, montones de piedra y círculos prehispánicos de rocas para dormir y figuras monumentales.

Respecto a la tenencia de la tierra, el 36% es propiedad federal, el 63% es ejidal y el 1% es privada. Entre los problemas que enfrenta la reserva, se encuentra la extracción de morusa y roca volcánica, cacería ilegal y extracción ilícita de cactáceas, sobrepastoreo, sobreexplotación del manto acuífero, explotación excesiva de palo fierro ( Olneya tesota ), mezquite ( Prosopis glandulosa ) y ocotillo ( Fouquieria splendes ).

La administración y operación es responsabilidad del Instituto Nacional de Ecología. Es importante mencionar que hay otros organismos que participan en la investigación, cuidado y preservación del área: Drylands Institute, Organ Pipe Cactus National Monument, Refugio Faunístico de Cabeza Prieta, el Centro Intercultural de Estudios Sobre Desiertos y Océanos, el CICESE, el Instituto Nacional Indigenista y el grupo étnico O´odham.

 

Tabla 2.14. Instituciones, investigaciones y acciones en curso en la
Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar

Institución

Investigaciones

IMADES (Instituto del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Sonora)

Calidad del hábitat y situación de la población del borrego cimarrón, berrendo sonorense y del puma en la Reserva de la Biosfera El Pinacate.

Universidad de Arizona (UA)

Migratory Bird Stopover Habitats in Northern Sonora

Universidad de Washington (WU)

Volcanology and Geochemistry of the Pinacate Volcanic Field.

Universidad de California en San Diego (UCSD)

Estudio comparativo de la vegetación en el Pinacate.

IMADES-INE

Proyecto de reuniones comunitarias y proyectos productivos con visión de género.

INE-UNAM

Los murciélagos migratorios: investigación, educación ambiental y conservación.

 

Área de Protección de Flora y Fauna Cañón de Santa Elena

Esta Area de Protección de Flora y Fauna (APFF), se localiza al noreste del estado de Chihuahua y tiene una extensión total de 277,209 hectáreas. Del total del área protegida, el 20% corresponde al municipio de Ojinaga y el 80% a Manuel Benavides. Se estima que la población total que habita en la zona es de 2,578 habitantes que radican en 17 localidades de ambos municipios. Tiene un gradiente altitudinal que va de los 700 a los 2,400 metros en los que se desarrollan siete tipos de vegetación.

La vegetación existente en la zona, en su gran mayoría, es la típica de las regiones áridas. Entre las comunidades vegetales, destacan la vegetación riparia (álamos, fresnos y monilla), pastos diversos, matorral micrófilo (gobernadora, ocotillo, mezquite y huizache), matorral rosetófilo (agaves y yucas) y bosques de pino-encino (piñonero y encino). Dentro de los compromisos, la función del APFF del Cañón de Santa Elena, es la conservación de 13 especies de plantas con status.

La fauna silvestre en la región es abundante, en especial las aves y los mamíferos adaptados a condiciones de aridez. De ésta, la de importancia cinegética son el venado cola blanca, el venado bura, el jabalí de collar, las palomas y algunos patos. En el área existen rapaces como el halcón aplomado, peregrino, cernícalo y águila real. Hay una gran diversidad de aves canoras y de ornato y se puede destacar la presencia del castor y de varios peces de interés por su status.

En 1990 se inicia el trámite por parte del Gobierno Estatal para la declaratoria de una reserva de la biosfera en el extremo noreste del estado de Chihuahua, región que en una de sus partes, colindaba con el Parque Nacional Big Bend. Finalmente el 4 de noviembre de 1994 se firma el decreto y el día 7 del mismo mes y año se publica, en el diario oficial, el decreto que hacía del Cañón de Santa Elena, un Area de Protección de Flora y Fauna. Esta área queda comprendida dentro de la superficie declarada en 1934 como Zona Protectora Forestal para la conservación de las cuencas hidrológicas de riego para la protección del caudal de la presa internacional La Amistad, en el estado de Coahuila.

La tenencia del APFF se distribuye de la siguiente manera: pequeñas propiedades 34.8%; tierras ejidales 59.4%, y el 5.8% restante, son los fundos legales, centros de población y terrenos federales.

Entre las principales amenazas del APFF del Cañón de Santa Elena se encuentran las ambientales que se derivan de las presiones que ejercen los pobladores sobre los recursos naturales como los pastizales (ganadería intensiva y el sobrepastoreo); el desmonte para la apertura de nuevos campos de cultivo, con pérdida de especies vegetales nativas; el aprovechamiento minero, y la utilización de bancos de materiales para obras y servicios. Existe además, contrabando hormiga de especies vegetales como las cactáceas en particular, así como fósiles y artefactos arqueológicos de los antiguos habitantes de la zona. Otra amenaza la constituye la actividad turística sin control y/o sin regulación.

Entre las instituciones que trabajan para conservar y preservar la zona se cuenta con las representaciones estatales de la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, la Secretaría de Educación Pública, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca y la Secretaría de la Defensa Nacional; por parte del Gobierno del estado de Chihuahua, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología y la de Desarrollo Rural y Económico (Turismo). Además, es importante mencionar el apoyo que proporcionan el Parque Nacional Big Bend, el Area Protegida Estatal Big Bend Ranch y la Fundación Korima Ojinaga.

Entre los estudios que se encuentran en proyecto destacan "La utilización de la flora de Sierra Rica por la fauna silvestre", así como la elaboración de un mapa de la vegetación del APFF del Cañón de Santa Elena. Se encuentran en curso, el estudio del impacto de la ganadería sobre la vegetación y el registro de las zonas arqueológicas y paleontológicas dentro de la zona.

 

Área de Protección de Flora y Fauna Maderas del Carmen

El área tiene una extensión de 208,381 ha, se localiza en el extremo noroeste del estado de Coahuila, en la frontera con el estado de Texas (EUA) y muy próxima al límite del estado de Chihuahua. Aunque no existen centros de población en esta área, se considera que alrededor de 600 personas tienen actividades dentro y en la zona de influencia del APFF. Esta área es relevante por ser la distribución más norteña de algunas especies y la más sureña de otras. Su principal característica fisiográfica son las sierras de El Jardín, de origen sedimentario y Maderas del Carmen, de origen volcánico, con altitudes superiores a los 2,000 m. Estas sierras se encuentran rodeadas por el Desierto Chihuahuense, lo que da como resultado, una gran variedad de ambientes.

Entre las comunidades vegetales destacan diversos tipos de matorrales (desértico chihuahuense, micrófilo, rosetófilo, halófilo, gypsófilo y submontano), zacatal o pastizal y una diversidad de bosques (de montaña, de encino, de pino y de oyamel).

Entre las especies endémicas del APFF Maderas del Carmen se encuentra el topo ( Scalopus montanus ), la ardilla ( Eutamias dorsalis carminis ) y el venado cola blanca ( Odocoileus virginianus carminis ). Entre las especies relictas está el puerco espín ( Erethizon dorzatum couesi ), la musaraña ( Sorex milleri ) y la ardilla ( Ammospermophyllus interpres ). De los resptiles destacan dos tipos de culebras ( Natrix erythrogaster transversa y Coluber constrictor stnegerianus ). Entre las especies en peligro de extinción se encuentra el oso negro ( Ursus americanus eremicus ), el aguila real ( Aquila chrysactos ), el halcón peregrino ( Falco peregrinus ) y el castor ( Castor canadiensis ). De las especies que han tenido un incremento creciente en sus poblaciones, se cuentan el venado bura ( Odocoileus emionus ), el puma ( Felis concolor ), el guajolote silvestre ( meleagris gallopavo intermedia ) y el tlacuache ( Didelphis marsupialis ).

Las intenciones de proteger a esta región se remontan a 1935, y aunque no se presentan en forma constante durante todo este tiempo, se manifiestan repetidamente hasta alcanzar su propósito en 1994, en donde el 4 de noviembre se firma el decreto y el 7 del mismo mes y año, aparece en el Diario Oficial de la Federación en donde se declara a Maderas del Carmen como un Area de Protección de Flora y Fauna. La creación de esta APFF, es la respuesta a la demanda de investigadores, administradores de áreas naturales protegidas, políticos y organizaciones de la sociedad civil, que durante 60 años alentaron la idea de proteger estas sierras, tanto por su valor intrínseco, como por la posibilidad de que junto con el APFF Cañón de Santa Elena, el Parque Nacional Big Bend, el Area de Manejo Black Gap y el Parque Estatal Big Bend Ranch en Texas, EUA, constituyan en conjunto, una de las superficies protegidas más extensas entre los dos países. En mayo de 1997 se concreta la cooperación formal entre México y los EUA, mediante la firma de la Carta de Intención entre la SEMARNAP y el Departamento del Interior de los EUA, con el propósito de establecer mecanismos concretos para llevar a cabo planes y programas conjuntos para la protección, conservación y preservación de dichas áreas protegidas.

Aunque en la actualidad la actividad minera no se encuentra muy activa en la zona, el buen potencial que tiene el área para la minería de metálicos y de no metálicos, ante la falta de un buen control, podría en el futuro, ocasionar graves daños al hábitat disponible para la fauna silvestre. El aprovechamiento forestal de pilotes y leña se encuentra a muy baja escala. En la zona existe una reducción dramática de candelilla. Debido a una falta de sistemas adecuados para el manejo del ganado, así como las cargas de ganado, existen problemas secundarios al sobrepastoreo. La cacería furtiva, aunque a muy baja escala, ha mermado considerablemente las poblaciones de venado bura. Existen reportes de avistamientos de borrego berberisco (especie exótica). En el corredor del Río Bravo hay evidencias de proliferación de coypú (especie exótica) que está desplazando al castor. Además algunas especies vegetales como el carrizo y el tamarix se encuentran desplazando al carrizo nativo y jaboncillos y al álamo, respectivamente.

Entre las instituciones que se encuentran investigando o trabajando en conservación de la zona se encuentran la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, PROFAUNA A.C. y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

 

Características generales del Parque Nacional Sierra San Pedro Mártir:

Localización: Municipio De Ensenada.

Coord. Geográficas: 30 grados, 31 minutos y 10 segundos de latitud Norte; 115 grados y13 minutos de longitud Oeste.

Superficie: 63.000 hectáreas

Tipo de decreto: 1) Parque Nacional el 26 de Abril de 1947.

2)Reserva Forestal el 25 de Abril de 1951.

Importancia ecológica: Regulación del ciclo hidrológico, reserva genética forestal y faunística, refugio de aves migratorias y fauna en general.

Características del Valle de los Cirios:

Localización: Municipio de Ensenada.

Coord. Geográficas: Desde el paralelo 30 al Norte hasta el paralelo 28 al Sur y de los 113 a los 116 grados de longitud Oeste.

Superficie: 1,483,694 hectáreas.

Tipo de decreto: Zona de Protección Forestal y Refugio de Fauna Silvestre el 2 de Junio de 1980.

Características de las Islas del Golfo de California:

Localización: Municipios. de Ensenada y Mexicali y se localizan entre los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa.

Coord. Geográficas: Entre los 29 grados, 30 minutos y 28 grados, 20 minutos de latitud Norte.

Tipo de decreto: Reserva Especial de la Biosfera el 2 de Agosto de 1978.

Importancia Ecológica: Posee características únicas de comportamiento evolutivo, hábitats aislados. En el Golfo están representados el 35 % de especies de mamíferos marinos del mundo, las aguas circundantes son ecosistemas de alta productividad primaria y áreas de anidación de aves marinas. Presenta importante biodiversidad y endemismos; son ecosistemas frágiles y de características singulares al nivel mundial. Cada isla es una unidad biológica única.

Características de Isla Raza:

Localización: Municipio de Ensenada.

Coord. Geográficas: 28 grados, 49 minutos de latitud Norte y 112 grados, 59 minutos de longitud Oeste.

Superficie: 7 hectáreas.

Tipo de decreto: Reserva Especial de la Biosfera el 30 de Mayo de 1964.

Importancia ecológica: Constituye el sitio de anidación de más del 90% de la población mundial de 2 especies de aves marinas, la gaviota parda ( Larus occidentalis ) y el gallito de mar elegante ( Sterna elegans ). El medio acuático circundante representa un ecosistema muy importante por la diversidad y como componente trófico del medio.
 

La UABC, CICESE, UNAM y otras instituciones extranjeras realizan estudios científicos en cada una de las Areas Naturales Protegidas antes mencionadas.

La riqueza natural de las ANP fronterizas ha requerido de la colaboración de múltiples instituciones de investigación para desarrollar los inventarios de las mismas. A la fecha se han realizado varios estudios que han servido para definir los programas de manejo de dichas áreas.

 

Avances en las áreas naturales protegidas de la frontera

El manejo y conservación de las áreas naturales protegidas es de gran importancia para los gobiernos federal y estatales, con lo que se busca asegurar la continuidad de los procesos ecológicos naturales y la conservación de lugares importantes de interés cultural e histórico, al mismo tiempo que se proporciona una base económica renovable y sustentable para los residentes de la frontera.

A la fecha se han elaborado y publicado los Programas de Manejo de cuatro áreas naturales protegidas en la frontera, que son la R.B. El Pinacate-Gran Desierto de Altar, R.B. Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, APFF Cañón de Santa Elena y APFF Maderas del Carmen, y se están instrumentando a través de los respectivos Programas Operativos Anuales. Se han integrado las Administraciones en las 4 áreas referidas y en la Reserva Forestal Nacional Sierras de los Ajos, Buenos Aires y La Purica, con un total de 31 personas. Todas las áreas naturales protegidas en la frontera norte son consideradas áreas piloto conforme al Programa de Áreas Naturales Protegidas de México 1995-2000, lo que significa contar con recursos financieros para operar, plantilla básica de personal, vehículos, equipo de cómputo, mobiliario y material de oficina para la protección de las áreas, manejo de recursos naturales, supervisión de actividades, administración y operación de las mismas.

Avances en la ejecución de la Carta de Intención entre el Departamento del interior y la Semarnap para trabajar en conjunto en las áreas naturales protegidas de la frontera de Estados Unidos y México.

En el marco de la dinámica relación entre México y Estados Unidos, la cooperación ambiental fronteriza constituye un ejemplo de esfuerzo que realizan los dos gobiernos por alcanzar fórmulas conjuntas de entendimiento en la solución de problemas comunes, que se ha concretado en el Programa Frontera XXI.

A lo largo de la frontera, México y Estados Unidos comparten ecosistemas que no reconocen las fronteras políticas; ello hace necesario que las tareas que llevan a cabo los gobiernos para la conservación, preservación y mantenimiento de la biodiversidad que se encuentra en sus respectivos territorios, puedan desarrollarse de una manera coordinada y armonizada, de acuerdo con la normatividad de cada país, a fin de aprovechar los recursos tanto humanos, como económicos en el logro de ese objetivo común.

El 5 de junio de 1997, en la Reunión Binacional, y en el marco del Programa FRONTERA XXI, los Titulares de la SEMARNAP y del Departamento del Interior firmaron la Carta de Intención por la cual pretenden ampliar las acciones establecidas para la cooperación en la conservación de áreas naturales protegidas contiguas en la zona fronteriza, eligiendo dos regiones piloto: Arizona, Sonora y Baja California y Texas, Chihuahua, Coahuila.

Bajo esta Carta de Intención, las acciones del Departamento del Interior y de la SEMARNAP pueden incluir, pero no se limitan, a las siguientes:

La armonización y complementariedad de políticas tendientes a la conservación de los recursos naturales y culturales;

•  El intercambio de experiencias entre el personal de ambos países, técnicas de evaluación y manejo de recursos, capacitación y la generación de nuevas estrategias de conservación;

•  La instrumentación de programas de educación y capacitación ambiental para las comunidades residentes en ambos lados de la frontera y estimular su participación en acciones de conservación y uso sustentable de los recursos de las áreas naturales protegidas;

•  La ampliación de la base de conocimientos científicos de las áreas naturales protegidas, en su contexto regional ecológico, cultural y socioeconómico, mediante la cooperación en proyectos de investigación y el desarrollo de sistemas de información mutuamente accesibles que permitan identificar estados y tendencias actuales, a través del monitoreo de especies, así como futuras prioridades de investigación en recursos biológicos compartidos;

•  Explorar el desarrollo de un mecanismo para establecer una red de comunicación expedita que permita la atención oportuna y conjunta de emergencias ambientales, particularmente en los casos de incendios; y

•  La cooperación en acciones de inspección y vigilancia respectivas de cada país, para prevenir y controlar ilícitos en materia ecológica en las áreas naturales protegidas.

A dos años de que los Titulares de la SEMARNAP y del Departamento del Interior firmaran la Carta de Intención, las acciones de cooperación para la conservación de áreas naturales protegidas contiguas en las dos regiones piloto de la frontera, han sido múltiples y representan un significativo avance en la protección de estas áreas, el desarrollo de sistemas de información compatibles, la investigación de especies compartidas, la participación pública y la capacitación, como se muestra en las siguientes iniciativas:

 

Iniciativas México-Estados Unidos para el oeste del Desierto Sonorense

A partir de la reunión en Puerto Peñasco, Sonora en octubre de 1997 para instrumentar la Carta de Intención, la región del Oeste del Desierto Sonorense, fue dividida en dos subregiones, la del Desierto Seco que incluye las áreas de la Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar, el Monumento Nacional Organ Pipe Cactus y el Refugio Nacional de Fauna Silvestre Cabeza Prieta y la del Desierto Húmedo que hermana a la Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado y el Refugio Nacional de Fauna Silvestre Imperial en el Bajo Río Colorado. En esta reunión también se definieron los proyectos de cooperación binacional que se han venido desarrollando en la región.

Monumento Nacional Organ Pipe Cactus elaboró y entregó a las Reservas de la Biosfera de El Pinacate y Alto Golfo de California un video en español denominado “No deje huella”, con fines de difusión y educación ambiental.

 

Desierto seco

En el marco de las reuniones de reservas contiguas, el personal de las áreas protegidas contiguas han compartido información y experiencias. Se han realizado cuatro reuniones, en las que los avances más importantes son la descripción de un ecosistema común, la definición de una misión, el establecimiento de puntos en común para la administración y manejo de las reservas y algunas ideas para la participación comunitaria. Estas reuniones han sido constantes y se pretende como producto final un folleto y un cartel en donde se exponga la información trabajada.

Se realizó el taller sobre restauración ecológica en ecosistemas desérticos en el Monumento Nacional Organ Pipe Cactus (OPCNM) en abril de 1998 con la participación del personal de la Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar (RBPGDA), los cuales solicitaron colaboración para establecer un vivero similar al que actualmente opera en Organ Pipe.

Se ha iniciado el desarrollo del sistema de información geográfica (SIG) con las bases de datos relevantes para el manejo adecuado de la reserva y que es compatible con el de las otras áreas protegidas de la región, para intercambio de datos e información. Está en proceso la firma de un Acuerdo INE y la Oficina de Manejo de Tierras (BLM) para el préstamo de equipo de cómputo para el SIG y la capacitación especializada del personal. Este proyecto también incluye equipo y capacitación para la Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado.

 

Desierto húmedo

Personal de la Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado (RBAGCDRC) participó en 3 reuniones de consulta sobre los esfuerzos del Gobierno Federal de los Estados Unidos para restaurar el Mar Salado (Salton Sea), CA. y varias reuniones de carácter binacional en el marco de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) relacionadas con la Cuenca Baja del Río Colorado, Estados Unidos-México.

Se inició el Programa Cooperativo entre la Reserva de Alto Golfo de California y el Refugio Nacional de Fauna Silvestre Imperial con diversas actividades y apoyos tales como la participación del Coordinador Técnico en un vuelo en avión ligero para censar aves acuáticas en el Refugio, la visita del personal de la Reserva al Refugio y el apoyo del Refugio en proyectos de colaboración como lo es la evaluación de las poblaciones del palmoteador de Yuma en la Ciénega de Santa Clara con el Servicio de Vida Silvestre de los Estados Unidos (USFWS), el Departamento de Caza y Pesca de Arizona, el INE, la Universidad de Arizona(UA) y el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.

Otros proyectos que se han venido realizando son: el Programa de protección del pez cachorrito del desierto y producción de material audiovisual sobre las dos ANPs, determinación de Selenio en humedales del Delta del Río Colorado UA, USFWS; oportunidades de rehabilitación ecológica en el Bajo Río Colorado, México/Estados Unidos, estudio cooperativo de evaluación de humedales en Baja California y Sonora, estudio de la Ciénega de Santa Clara por percepción remota USGS, BUREAU OF RECLAMATION.

Aspectos Ecológicos de la Ciénega de Santa Clara: Se realizó en Enero la evaluación de la Ciénega de Santa Clara por parte del BOR y el USGS. Se continuaron con las visitas regulares a la Ciénega para evaluar cambios provocados por el incendio y por el dragado en el tramo final del Canal Wellton.

Participación del personal de la Reserva al curso de Sistema de Información Geográfica organizado por la Oficina de Manejo de Tierra (BLM), Phoenix, AZ.; Simposio Internacional de Fauna Silvestre, Tema: Las Areas Naturales Protegidas. Cd. Victoria, Tamps.; Talleres de Involucramiento público para el manejo y restauración del Delta del Río Colorado. Ejidos Luis Encinas, Mesa Rica y Flor del Desierto; Taller Binacional e Institucional para el manejo y restauración del Delta del Río Colorado coordinado por ITESM Campus Guaymas, Mexicali, B.C.; Taller sobre la Cuenca Baja del Río Colorado, San Luis R. Colorado, Son. y asistencia a la Reunión Anual de la Sociedad Riparia de Arizona (ARC), Yuma, AZ.; Reunión sobre el Salton Sea, Riverside, CA.;

 

Iniciativas México-Estados Unidos para el Desierto Chihuahuense

En noviembre de 1998 se realizó en el Parque Nacional Big Bend la primera reunión de seguimiento a la Carta de Intención para esta región piloto de Big Bend, que incluye las Areas de Protección de Flora y Fauna Maderas del Carmen y Cañón de Santa Elena, Parque Nacional Big Bend y el Parque Estatal Big Bend Ranch.

Los directores de las áreas han tenido reuniones periódicas para identificar proyectos de cooperación, habiendo iniciado algunos de ellos como el patrullaje conjunto del Río Bravo y estudios de monitoreo de algunas especies prioritarias y de interés común como el halcón peregrino, el oso, el castor y control de especies exóticas.

Se llevaron a cabo pláticas entre personal técnico del Área de Protección de Flora y Fauna Cañón de Santa Elena, Chih. y del Parque Nacional Big Bend en Texas, para la determinación de la calidad del agua mediante el registro conjunto de parámetros fisicoquímicos del agua al inicio de su afloramiento en el Cañón de San Carlos, Municipio de Manuel Benavides, durante su recorrido por la zona urbana de la cabecera municipal y en su desembocadura al Río Bravo.

Además, se estableció un análisis comparativo entre la composición de la cubierta vegetal en el Parque Nacional Big Bend y el Area de Protección de Flora y Fauna Cañón de Santa Elena, incluyendo la colecta de algunas especies vegetales para su posterior identificación.

Durante el año se hicieron visitas a diferentes sitios de la APFF Cañón de Santa Elena para evaluar su potencial turístico; con especialistas del Big Bend Ranch se recorrieron rutas para un posible recorrido interpretativo como parte de un taller de sobrevivencia en el desierto. Actualmente se tiene identificados los lugares con mayor potencial para actividades interpretativas y recreativas.

El personal del APFF Cañón de Santa Elena asistió a un total de 9 Cursos–Talleres de Capacitación ofrecidos en México y Estados Unidos además se llevaron a cabo 8 Reuniones de trabajo con la Unidad Coordinadora de Areas Naturales Protegidas, la Universidad Autónoma de Chihuahua, El Parque Nacional Big Bend, el Parque Estatal Big Bend, el Area de Protección de Flora y Fauna Maderas del Carmen, INAH, Delegación de SEMARNAP en el Estado y SAGAR.

Se cooperó en la traducción de textos para las exposiciones interpretativas del Centro de Educación ambiental Barton Warnock del Servicio de Parques y Vida Silvestre de Texas y la instrumentación de acciones como el caso del operativo Semana Santa 1998 en el que se proporciona información a turistas y visitantes.

En forma conjunta, personal de las áreas protegidas participan en el estudio para determinar el estado actual de la distribución de las especies de peces en el Río Bravo y sus afluentes en la región.

Las áreas cuentan con teléfonos para facilitar el reporte y la coordinación particularmente en el caso de incendios forestales. Un incendio en el Parque Nacional de Big Bend afectó más de 100 hectáreas y fue combatido conjuntamente por personal de ambos países.

 

Inventarios para suelos, vegetación y fauna

Tabla 2.15. Instituciones que han participado en el levantamiento del
inventario de recursos de las ANP de la frontera norte de México

Área natural protegida

Fuentes

Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado

Universidad de Sonora, Instituto del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Sonora, Instituto Tecnológico de Monterrey, Campus Guaymas

El Pinacate y Gran Desierto de Altar

Universidad de Sonora, Instituto del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Sonora

Sierras de los Ajos, Buenos Aires y la Purica

Instituto del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Sonora

Cañón de Santa Elena

Universidad Autónoma de Chihuahua

Maderas del Carmen

Universidad Autónoma Agrícola Antonio Navarro

Fuente: INE, 1999. http://www.ine.gob.mx/ucanp/.

 

Como parte de los programas de manejo de las ANP fronterizas, se han definido acciones concretas con la finalidad de promover la protección de los ecosistemas de las ANP. En dichas acciones se involucran dependencias oficiales, así como instituciones académicas y sociales interesadas en la conservación de nuestro medio ambiente.

 

Acciones diversas de protección a los ecosistemas

 

Tabla 2.16. Acciones de protección a los ecosistemas

Acción

Organismo o dependencia

Mapeo de cuencas hidrológicas

Comisión Nacional del Agua

Dirección del Inventario Nacional Forestal. Dir. General Forestal.

Subsecretaría de Recursos Naturales, SEMARNAP.

Protección y recuperación de hábitat

Unidad Coordinadora de Areas Naturales Protegidas (UCANP), INE.

Dirección General de Vida Silvestre, INE.

Recuperación de flora y fauna

Dirección General de Vida Silvestre. INE.

UCANP, INE.

Respuestas binacionales para combate de incendios forestales

Dirección de Protección Forestal de la Dirección General Forestal.

Subsecretaría de Recursos Naturales, SEMARNAP.

Monitoreo de tráfico ilícito de especies de flora y fauna

Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA).

Dirección General de Vida Silvestre, INE.

Desarrollo de indicadores de aprovechamiento sustentable de recursos naturales

Dirección General de Vida Silvestre, INE.

UCANP, INE.

Desarrollo de indicadores de salud y protección a especies.

Dirección General de Vida Silvestre, INE.

Fuente: INE, 1999. http://www.ine.gob.mx/ucanp.

 

Por la naturaleza misma de las ANP, se encuentran dentro de ellas, recursos que por sobreexplotación previa o su importancia y valor ecológico, requieren de atención especial. Los recursos más relevantes de las ANP fronterizas que se han clasificado como especies prioritarias se describen en la siguiente tabla.

 

Tabla 2.17. Descripción y problemática principal de algunos de los recursos en las ANP

Recurso

Tipo de explotación, uso

Problemática

Palo fierro

Artesanías

Sobreexplotación, disminución de poblaciones

Mezquite

Carbón

Sobreexplotación

Cactáceas

Ornamental

Venta ilegal

Candelilla

Cera

Sobreexplotación

Berrendo, Borrego cimarrón

Cinegético

Cacería ilegal

Oso negro

Cinegético

Pocos individuos

Vaquita marina

Protegida

 

Aves acuáticas migratorias

Cinegético

Cacería ilegal

Fuente: INE, 1999. http://www.ine.gob.mx/ucanp.

 

Presión sobre los recursos naturales

El impacto de las actividades humanas es notable sobre los recursos naturales. Se refleja en la alteración y fragmentación de hábitat y ecosistemas, en su pérdida y en la disminución del número de especies, en el tamaño y variabilidad genética de las poblaciones silvestres.

La disminución del tamaño de las poblaciones silvestres está dada por:

•  Sobreexplotación humana.

•  Desaparición de hábitat por deforestación.

•  Interacción con agentes depredadores, patógenos y competidores.

•  Alteraciones por sustancias químicas y tecnologías empleadas en actividades agrícolas u otras.

•  Incendios, erupciones, inundaciones y terremotos.

Las presiones se ejercen en diferentes niveles. En los ecosistemas, están representadas por el cambio climático, la erosión, la fragmentación del hábitat, la contaminación, la disminución de la riqueza y abundancia de especies y los efectos acumulativos conjuntos. Respecto al nivel de especies, se pueden mencionar a la introducción de especies exóticas, la erradicación y el comercio legal e irracional de las mismas. Por lo que se refiere al nivel génico, los factores que contribuyen son: la introducción de especies, la pérdida de germoplasma (variabilidad), las especies modificadas (variedades mejoradas), la biotecnología (clonación) y la bioseguridad (riesgo de liberar organismos modificados genéticamente al medio ambiente).

Cambio Climático. Uno de los factores de presión sobre los recursos naturales al nivel de los ecosistemas está constituido por el cambio climático. Este proceso de alteración del clima se deriva de las actividades humanas ocasionando una sinergia con la variabilidad natural del clima.

El cambio climático se asocia con la emisión de gases de efecto invernadero, mismo que se caracterizan por la absorción y reemisión de radiación infrarroja. Entre los gases involucrados se encuentran el bióxido de Carbono (CO 2 ), el óxido nitroso (N 2 O), metano (CH 4 ), ozono (O 3 ) y los clorofluorocarbonos (CFC). Las modificaciones al clima tienen efectos sobre las sequías, inundaciones, intensidad de tormentas y huracanes. Es necesario reducir las emisiones de los compuestos señalados y sustituir a los CFC por sustancias alternativas. Los cambios en el clima afectan a las poblaciones que se encuentran en las áreas límite de su distribución, especies no plásticas (es decir, con capacidad limitada para adaptarse a cambios notorios), las de baja dispersión y las que habitan en lugares extremosos como las montañas, el ártico y la costa.

Las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas son más susceptibles a la desertificación de acuerdo con los estudios de vulnerabilidad al cambio climático, realizados con el modelo GFDL-R30 para diversos factores. Conforme a dicho modelo, la región norte del país estaría entre las zonas con mayor probabilidad de afectación relativa a la severidad de la sequía meteorológica.

Estrechamente ligado al cambio climático se encuentra el concepto de cambio global, el cual se identifica como las modificaciones producidas por los procesos naturales y la actividad humana que altera el ambiente global directamente o por medio de la suma de pequeños cambios al nivel local o regional. La distinción entre uno y otro se da en términos de que el global involucra los cambios (biodiversidad, migración, asentamientos humanos y socioeconómicos) en la biosfera, es decir en todos los ecosistemas terrestres y el segundo sólo implica al clima. En este sentido, se ha definido e identificado ciertas áreas del planeta que están bajo una presión crítica. Estas áreas se denominan Hot Spots, ocupan un 1% de la superficie del globo, tienen entre 30 y 40% de la biodiversidad terrestre y existen graves procesos de alteraciones ambientales directas. Se ha incluido a México dentro de esas 15 áreas por las selvas montañosas de América Central.

Las actividades productivas (agricultura, ganadería, silvicultura y pesca) han producido un sustancial deterioro del ambiente en el país ya sea por alteración y fragmentación del hábitat, deforestación, erosión, pérdida de la biodiversidad y crecimiento irregular de las comunidades (crecimiento demográfico, pobreza, consumismo, y utilización de tecnologías contaminantes).

La deforestación o pérdida de la cobertura vegetal presenta en México una de las tasas más altas al nivel mundial. Si bien existe una gran discrepancia en cuanto a su nivel, se estima entre las 300 mil y un millón de hectáreas anuales, de acuerdo a diversos autores.

La pérdida de ecosistemas como selvas, bosques tropicales y templados así como de vegetación en las zonas áridas ha sido en los últimos años, un factor muy importante de presión sobre la biodiversidad y el estado de los recursos naturales y que se deriva del crecimiento de la frontera agropecuaria y de fenómenos como incendios, huracanes e inundaciones, por mencionar algunos.

La agricultura es una actividad que incide fuertemente sobre dichos cambios, tanto la agricultura tradicional o de temporal como la de riego, más tecnificada y que con la incorporación y utilización de agroquímicos (fertilizantes, herbicidas e insecticidas), provoca contaminación y degradación del suelo y agua, gastos de energía y prevalencia de monocultivos extensivos con escasa variabilidad genética. Se tiene una orientación de la actividad agrícola poco compatible con el uso sustentable de los ecosistemas y una descoordinación de esfuerzos en la administración de la misma.

Respecto a la ganadería, cabe señalar que esta actividad se desarrolló mucho en ciertas regiones aunque en los últimos tiempos ha disminuido su dinamismo. La expansión de la frontera pecuaria ha incidido negativamente en los ecosistemas naturales como las selvas tropicales y las zonas áridas y el impacto ambiental que se deriva de la misma no puede desdeñarse sobre todo en los estados fronterizos, donde en Coahuila, Chihuahua y Sonora, áreas muy extensas han sido utilizadas con ese fin ocasionando un sobrepastoreo de sus agostaderos y una sobrecarga en el número de cabezas adecuado para no alterar los ecosistemas. El resultado es un cambio en la composición florística de los pastizales, reducción de las características de permeabilidad edáfica, del escurrimiento y aceleración de los procesos erosivos.

La erosión representa uno de los aspectos más delicados de los problemas ambientales en el manejo de los recursos naturales renovables. Así, de casi 200 millones de hectáreas del país, 154 millones tienen diversos grados de erosión (74-94 millones, leve y moderada; 60-80 millones, severa y muy severa: 78.3% de la superficie del país) (SEDESOL, 1994).

Las prácticas agrícolas favorecen la erosión. La agricultura de temporal provoca índices elevados de erosión del suelo, incrementándose la vulnerabilidad por la utilización de terrenos con pendientes y cultivos de maíz que tienen índices muy elevados de erosión del suelo. También la agricultura de riego produce la disminución del volumen de agua disponible, por la sobreutilización de los mantos freáticos, además de salinización y contaminación con sustancias tóxicas.

Otro factor que contribuye también es el cambio en el uso del suelo, el cual provoca la desertificación de los terrenos y un 87% de la misma se debe a un mal manejo de los recursos. Los impactos ambientales de la desertificación se traducen en pérdida de suelos, flora y fauna, alteraciones en los ciclos hidrológicos y disminución de la diversidad.

La alteración y fragmentación del hábitat tiene graves repercusiones en la conservación de la biodiversidad. El crecimiento demográfico constituye el factor detonante para aumentar la presión sobre los hábitat como los costeros, cuya fragilidad es evidente a dicha presión y al aumento en la infraestrutura de comunicaciones que inciden negativamente sobre los ecosistemas y especies que contienen.

En cuanto a los riesgos naturales, es posible decir que los incendios forestales y huracanes representan factores de amenaza a los ecosistemas. Los incendios se deben primordialmente a la sociedad, a través de las prácticas agropecuarias (quema de pastizales y proceso roza, tumba y quema) o descuidos. Chihuahua destaca como el estado que tuvo el mayor número de incendios forestales durante 1997. Asimismo, los huracanes, ciclones, inundaciones y sequías también afectan a los ecosistemas.

De igual manera, los sistemas acuáticos se ven afectados por las descargas de todo tipo (municipal, industrial, ganadera y agrícola) que se vierten en ellos, lo que ocasiona un claro proceso de deterioro del agua y de la biota, que no es conocido a detalle, tanto en cuerpos de agua dulce como en el ambiente marino, se presenta sobreexplotación de recursos e impacto ambiental de las actividades productivas sobre los ecosistemas costeros y oceánicos. Los factores de presión sobre los recursos costeros son los cambios del uso del suelo con modificaciones al entorno, la contaminación, la sobreexplotación de especies pesqueras comerciales y los impactos a distancia.

Al nivel de las especies, las presiones se tienen por comercio, cacería, introducción y la erradicación de las especies nativas.

El comercio ilegal representa un factor muy relevante de presión sobre la flora y la fauna en particular, por nuestra colindancia con el principal consumidor del mundo (Estados Unidos). La introducción de especies exóticas y la erradicación de las nativas altera el equilibrio ecológico en las comunidades atentando contra la permanencia y estabilidad de las poblaciones silvestres locales y los ecosistemas.

Asimismo, la sobreexplotación de especies como en el caso de los recursos pesqueros cambia la dinámica poblacional de las especies involucradas, provocando que las tasas reproductivas, la incorporación de ejemplares fértiles y la expectativa de vida de los individuos de diversas especies disminuya de forma drástica en las poblaciones y pueda llegar hasta la desaparición de las mismas.

Los grupos de especies de vertebrados en riesgo son en primer término, los peces (35%) seguidos por los mamíferos (33.2%), los reptiles (18%), aves (16.8%)y anfibios (16.6 %) de acuerdo a la NOM-059-ECOL-1994.

No existe un conocimiento detallado del estado que guardan un gran número de especies y sería conveniente asociarlo a información sobre tipos de vegetación, superficie deforestada y cambios en el uso del suelo para conocer de manera precisa la situación actual (Flores y Geréz, 1994).

Al nivel genético, las prácticas agrícolas de utilización de semillas mejoradas y sustitución de maíz por otros cultivos provocan la pérdida de variabilidad genética de las razas autóctonas que están bien adaptadas (erosión genética) para luchar contra plagas o cambios en las condiciones ambientales.

 

(1) INEGI. Carta Topográfica, 1:50,000.

(2)Comisión para la Cooperación Ambiental.

(3)Toledo y Ordóñez 1993 y 1996. En: CONABIO, 1998.

(4)CONABIO, 1998. La Diversidad Biológica de México: Estudio de País, 1998. CONABIO, México.

(5)Toledo et al , 1989. Destrucción del Hábitat. Programa Universitario de Medio Ambiente. México.

(6) Comisión Nacional del Agua, 1994.

(7)Comisión Nacional del Agua, 1996. Programa Hidráulico 1995–2000. Estas cifras reflejan la capacidad útil de almacenamiento de presas con una capacidad de 500,000 m 3 y más.

(8)Mittermeier y Goettsch, 1993. En: CONABIO, 1998, obra citada . Pág. 82.

(9)Varios autores En: CONABIO, obra citada . Pág 84.

(10)Riba, 1993. En: CONABIO, 1988, obra citada . Pág. 87.

(11)Flores y Geréz, 1994. Biodiversidad y Conservación en México: Vertebrados, Vegetación y Uso del Suelo. CONABIO/UNAM. México.

(12)Pérez Gil y col. 1995. En: CONABIO, 1998.

(13)CONABIO, 1998. La Biodiversidad Biológica de México, Estudio de País.

 

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 27/08/2007