Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido

 

Conservación y uso sustentable de los arrecifes en México.

Instituto Nacional de Ecología

Instituto Nacional de Ecología

Av. Revolución 1425, Col. Tlacopac,
México, D.F., C.P. 01040.

Este texto da cuenta de la importancia de los sitemas arrecifales existentes en México y la manera en que pueden aprovecharse, sobre todo en el área de ecoturismo. También aborda las presiones a las que se están sometidos y sus posibilidades de protección.

Importancia y descripción básica

Los arrecifes coralinos son estructuras marinas de carbonato de calcio, resistentes al oleaje y compuestas por esqueletos de organismos llamados hermatípicos o constructores arrecifales.

El desarrollo de estas estructuras se da in situ y no como resultado de la solidificación y/o transportación de restos de organismos muertos. Hoy día, los arrecifes coralinos cubren un área de 2 millones de km2 de mares tropicales.

Los arrecifes de coral son los sistemas más complejos y diversos del medio marino. En ellos coexisten miles de especies que representan, prácticamente, todos los grupos de organismos marinos existentes. Su diversidad es comparable a la de las selvas altas perennifolias y son, probablemente, el sistema más productivo del mundo en términos de biomasa. Incluyen, entre otros, a organismos como: esponjas, orales, poliquetos, moluscos, crustáceos, equinodermos y peces.

Diversos organismos contribuyen, mediante secreciones de carbonato de calcio, a la formación de arrecifes coralinos. De todos ellos, los corales constituyen el grupo más importante, no sólo por ser la principal fuente de dicho carbonato sino por sus demandas fisiológicas, que son las que determinan los límites de distribución de los arrecifes.

Los corales son animales minúsculos llamados pólipos, relacionados con y parecidos a las anémonas de mar. Cada coral secreta un esqueleto calcáreo duro en forma de copa alrededor de sí mismo. A medida que crecen, se dividen y forman colonias de coral. Un arrecife es una acumulación gradual de colonias de coral construidas unas sobre otras, pudiendo cada colonia alcanzar hasta 1,000 años de edad.

Los corales constructores arrecifales se caracterizan por presentar, casi en su totalidad, un crecimiento colonial donde los pólipos individuales se encuentran físicamente unidos, y una asociación simbiótica con algas zooxantélicas o zooxantelas que viven dentro del tejido de éstos. Es en esta simbiosis donde radica la enorme productividad biológica del sistema. Las zooxantelas utilizan el bióxido de carbono generado como producto de la respiración de los pólipos para realizar el proceso de fotosíntesis, disminuyendo así la acidez al interior del tejido del coral y acelerando por tanto el depósito del carbonato de calcio. Los únicos corales que pueden producir carbonato de calcio suficiente para formar arrecifes son aquellas especies que contienen zooxantelas.

La distribución de los corales hermatípicos o constructores, y por lo tanto la distribución de los arrecifes coralinos a nivel mundial, está confinada a aguas de gran transparencia, con muy baja cantidad de sedimentos en suspensión y de temperatura elevada, en general circunscritas a los trópicos.

La limitación respecto a la transparencia está claramente asociada a las necesidades fotosintéticas de las zooxantelas. El factor de temperatura parece relacionarse con procesos de alimentación y reproducción de los propios corales así como con la simbiósis coral-alga. El sedimento en suspensión afecta a los corales en dos sentidos: depositándose directamente sobre ellos e interfiriendo en su alimentación y además, obstaculizando el proceso de fotosíntesis de las algas simbiontes.

Sistemas arrecifales más importantes del mundo

A nivel mundial se considera que la Gran Barrera Arrecifal, ubicada en la costa oriental de Australia, y los arrecifes aledaños del sudeste asiático constituyen el sistema arrecifal más relevante, tanto por su tamaño como por su riqueza de especies.

La siguiente barrera arrecifal de importancia global se encuentra frente a las costas de Belice, que en conjunto con los arrecifes de Quintana Roo (México), Honduras y Guatemala, constituye el segundo sistema arrecifal de mayor significado en el planeta. Por otra parte, el sistema arrecifal del Mar Rojo es uno de los mas visitados, aunque, no es comparable en tamaño o estado de conservación con los ya mencionados.

Los arrecifes del Caribe occidental

El sistema arrecifal del Caribe occidental conforma un extraordinario conjunto y variedad de ecosistemas arrecifales que, en general, se encuentran en buen estado de conservación. Se desarrolla a lo largo de las costas de México, Belice, Guatemala y Honduras con una extensión aproximada de 1,000 Km.

En su porción mexicana el arrecife es principalmente de tipo bordeante, estando constituido en el extremo norte por arrecifes relativamente someros desde Cancún a Punta Maroma, y un notable desarrollo arrecifal profundo desde Puerto Aventuras hasta la frontera con Belice.

La costa occidental de Cozumel presenta arrecifes profundos, y la costa oriental algunas porciones con macizos y canales. Finalmente, se encuentra Banco Chinchorro, que es una plataforma arrecifal de forma ovalada con notable desarrollo y diversidad de ambientes.

Los ecosistemas arrecifales de Belice son únicos en el hemisferio occidental debido a su tamaño y variedad, así como por el notable desarrollo de los corales en condiciones prístinas. Entre las particularidades geofísicas que presentan se halla el que conforman un arrecife de barrera casi continuo en el borde de la plataforma y un complejo laberinto de parches arrecifales sobre una laguna arrecifal amplia y relativamente profunda.

En Belice, los arrecifes bordeantes se localizan en la costa norte cerca de la frontera con México, en el Cayo Ambergris, y al sur entre Placentia y Punta Ycacos. Además se presentan tres plataformas arrecifales: Turneffe Islands, Lighthouse Reef y Glovers Reef.

El desarrollo arrecifal en aguas de Guatemala está limitado por la fuerte influencia fluvial que ejercen los ríos Motagua y Dulce sobre la Bahía de Amatique. Por ello, los arrecifes tienen un menor grado de desarrollo y se encuentran distribuidos de manera más aislada que en el resto de la zona. Sin embargo, tienen una gran relevancia científica al ser representativos de comunidades coralinas viviendo bajo presiones ecológicas naturales.

Los arrecifes de Honduras se dividen en dos grupos por su ubicación. Los de las Islas de la Bahía, en donde se presentan arrecifes de plataforma, bordeantes y de parche; y los de las Islas de la Mosquitia en donde se desarrollan arrecifes bordeantes y parches arrecifales. Ambos grupos tienen un buen desarrollo y alto grado de diversidad tanto en zonas someras como de profundidad, existiendo porciones de canales y macizos de gran belleza.

Arrecifes de México

En aguas territoriales mexicanas los arrecifes se extienden desde el sur del Caribe mexicano, donde forman parte del sistema arrecifal beliceño y llegan de manera discontinua hasta Yucatán, Campeche y Veracruz. En el Mar de Cortés se encuentra un arrecife coralino, llamado Cabo Pulmo, que es el arrecife más norteño de todo el Pacífico Oriental.

 

Arrecifes del norte, centro y sur del Caribe Mexicano

UBICACIÓN: desde la Isla Contoy al norte de Quintana Roo hasta la frontera con Belice

DESCRIPCIÓN: formaciones arrecifales bordeantes bien desarrolladas que en la porción sur presentan un frontal profundo y grandes sistemas de macizos y canales, reflejando un continuo proceso de acreción.

 

DESCRIPCIÓN: presentan generalmente porciones o cayos emergidos y se encuentran a gran distancia de la costa. Entre los más grandes se cuenta con Cayo Arcas, Cayo Arenas y Triángulos. Existen además numerosos bancos pequeños cercanos a la costa en el margen este y norte de la Península de Yucatán. Algunos arrecifes como Banco Nuevo, alcanzan extensiones considerables pero no sobresalen a la superficie del mar.

Arrecife Alacranes

UBICACIÓN: norte de la plataforma de Yucatán.

DESCRIPCIÓN: en domensiones es sólo un poco más chico que Banco Chinchorro y tiene una laguna donde se alcanzan más de 20 metros de profundidad. La diversidad de flora y fauna es alta.

Isla Lobos

UBICACIÓN: Tuxpan, Veracruz.

DESCRIPCIÓN: las formaciones arrecifales son las más septentrionales del Golfo de México. La biota coralina presenta un bajo porcentaje de cobertura y de diversidad.

Cabo Pulmo

UBICACIÓN: entre La Paz y San José del Cabo, Baja California Sur.

DESCRIPCIÓN: de pequeñas dimensiones, es importante por ser el más septentrional del Océano Pacífico oriental y por estar localizado en un área no propicia para el crecimeinto coralino.

Arrecifes profundos de Cozumel

UBICACIÓN: suroeste de la Isla de Cozumel, Q.R.

DESCRIPCIÓN: conforman una impresionante parapeto a lo largo del borde de la plataforma de la isla presentando un alto grado de desarrollo entre los 10 y los 60 metros de profundidad.

Sistema Arrecifal Veracruzano

UBICACIÓN: frente al Puerto de Veracruz y Punta Antón Lizardo, en el estado de Veracruz.

DESCRIPCIÓN: el sistema presenta 20 arrecifes divididos en dos secciones, la del Puerto y la de Antón Lizardo, que se delimitan claramente por la desembocadura del Río Jamapa en Boca del Río. Muestran marcadas diferencias entre las zonas ezpuestas al movimiento del oleaje (barlovento) y las zonas protegidas (sotavento), así como una diversidad intermedia.

Amenazas

Los cambios en el uso de la tierra, como la deforestación, rellenos y dragados, incrementan la erosión y el arrastre de sedimentos hacia los arrecifes provocando su muerte, ya que los corales no son capaces de remover las partículas que los cubren.

El sistema arrecifal coralino presenta una considerable fragilidad. La sedimentación, la contaminación, la sobreexplotación pesquera o extractiva de sus recursos y las actividades turísticas masivas y sin regulación, pueden provocar la pérdida de algunos o de la mayoría de los organismos que en él habitan, así como desestructuración y deterioro irreversible.

Las aguas residuales urbanas e industriales y las descargas agrícolas incrementan el nivel de nutrientes y estimulan el crecimiento de algas en detrimento de los corales.

Se estima que el cambio climático global o el creciente efecto de invernadero aumentan la temperatura y provocan que los corales se blanqueen y a la larga mueran. Este fenómeno se ha reportado en prácticamente todos los sistemas arrecifales del mundo.

Potencial

El potencial pesquero de los arrecifes coralinos es considerable, ya que hasta un 25% de la producción pesquera de los países tropicales puede provenir de ellos.

Los sistemas arrecifales constituyen una fuente de recursos en términos de valores de recreación y turismo. En muchos países los aspectos recreativos y estéticos constituyen la base de importantes industrias turísticas, encaminadas cada vez más al uso y aprovechamiento no consuntivo del sistema.

Los arrecifes juegan un papel crucial en la dinámica costera al prevenir la erosión y disminuir la fuerza del oleaje, además de constituir la estructura de protección más efectiva que existe contra el efecto de huracanes. Por su parte, la industria farmacéutica puede desarrollar líneas de investigación científica promisorias, dado el potencial bioquímico y de ingeniería genética que presenta la enorme variedad de formas de vida del arrecife coralino.

Iniciativa del Gran Arrecife del Caribe Mesoamericano

El sistema arrecifal del Caribe occidental, que podríamos denominar genéricamente como Gran Arrecife del Caribe Mesoamericano, presenta, a finales del siglo XX, una de las oportunidades más viables y trascendentes en el planeta para ejecutar un proyecto multinacional de conservación sobre un ecosistema de relevancia global.

La iniciativa del Gran Arrecife del Caribe Mesoamericano tiene como propuesta unificar en una acción conjunta los esfuerzos de Belice, Guatemala, Honduras y México, encaminados a la conservación y desarrollo sustentable del sistema arrecifal a nivel regional.

La estrategia del Gran Arrecife del Caribe Mesoamericano se enmarca dentro de:

  • La Convención sobre Diversidad Biológica, establecida como parte de los acuerdos tomados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro en 1992.
  • Los acuerdos de Tuxtla I y II de cooperación entre México y la región centroamericana, firmados por los presidentes del área.
  • Los acuerdos tomados en el seno de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo, donde destaca como punto relevante impulsar las acciones de conservación del proyecto del Corredor Biológico Mesoamericano.
  • El Convenio de Cartagena para la protección y desarrollo del medio marino en la región del Gran Caribe.
  • El Año Internacional de los Arrecifes, declarado en 1997 durante el Octavo Congreso Internacional de Arrecifes de 1996, para anteceder al Año Internacional de los Océanos en 1998.

Alcances y objetivos de la iniciativa del Gran Arrecife del Caribe Mesoamericano

La iniciativa del Gran Arrecife del Caribe Mesoamericano pretende consolidar las oportunidades de desarrollo sustentable de la región en los ramos del turismo, pesquerías, investigación y educación, mediante el uso racional y la conservación de los recursos arrecifales. Para ello será necesario conjuntar esfuerzos entre las comunidades costeras, la iniciativa privada y los gobiernos de Belice, Guatemala, Honduras y México, bajo las siguientes estrategias y acciones: establecimiento de Áreas Naturales Protegidas, normatividad, desarrollo del ecoturismo, ordenamiento costero, prevención de la contaminación, financiamiento internacional, cumplimiento de compromisos internacionales, capacitación, investigación científica y monitoreo, participación social a través de comisiones nacionales e identidad e integración regional

Horizonte y significado de la iniciativa

El establecimiento de áreas naturales protegidas desde Cabo Catoche en México hasta las Islas de la Bahía, Honduras, creará un corredor biológico marino, donde se garantice la protección de las especies con un amplio intervalo de distribución así como su dispersión dentro del área, y donde, además, se mantenga el alto grado de diversidad que aún conserva la zona. El corredor marino complementará al Corredor Biológico Mesoamericano puesto que en él se deberá planificar un manejo integral de los ecosistemas marinos y costeros, que están intrínsicamente relacionados.

El principal objetivo de la creación del Corredor Biológico Mesoamericano es el de evitar el deterioro y la pérdida de la biodiversidad mediante la conservación de muestras representativas de los distintos ambientes de la región, evitando la fragmentación de los ecosistemas con la conformación de un conjunto de áreas interconectadas o relacionadas donde existan:

  • Posibilidad de intercambio genético y biológico entre poblaciones fragmentadas;
  • Continuidad de procesos biológicos;
  • Integración de dichas áreas a los planes de ordenamiento territorial, e
  • Incorporación de los ambientes de humedales y zonas marino costeras.

Integración regional

El Gran Arrecife del Caribe Mesoamericano sería el resultado de un esfuerzo de integración regional que constituye una de las grandes aspiraciones de nuestros países. Los vínculos establecidos en la región centroamericana para la conservación de la biodiversidad se reforzarían con esta acción que quizá sea la primera que involucra conjuntamente a cuatro naciones.

Esta iniciativa abre las puertas para que se establezca una estrecha colaboración intergubernamental y para que se favorezca un mayor intercambio científico, tecnológico y cultural que dé a la región un alto nivel de identidad. La magnitud de los esfuerzos de integración y de cooperación regional dará una idea aproximada del alcance del Gran Arrecife del Caribe Mesoamericano y sentará las bases de uno de los ejemplos más importantes de acciones encaminadas a la conservación de ecosistemas inapreciables.

De concretarse la estrategia propuesta, los cuatro países lograrían conformar la segunda área natural protegida de arrecifes coralinos mas extensa del mundo, dando, además, un ejemplo de iniciativa y cooperación regional y de responsabilidad global.

Compromisos e iniciativas de México en favor de la conservación de los ecosistemas arrecifales

Principios de manejo de áreas naturales protegidas arrecifales

Las áreas naturales protegidas constituyen el instrumento toral en la conservación de la biodiversidad y de los bienes y servicios ecológicos. Son unidades productivas estratégicas, generadoras de corrientes vitales de beneficios sociales y patrimoniales que deben ser reconocidos y valorados. Representan, asimismo, el medio adecuado para la conservación del patrimonio natural ante presiones crecientes, aprovechando sus funciones como palancas generadoras de un desarrollo sustentable.

Los instrumentos con que se cuenta para fundamentar las acciones de conservación en las áreas arrecifales son: Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, decreto a áreas naturales protegidas, programa de manejo, permisos y

evaluación de impacto ambiental.

En general, los principios de manejo en los arrecifes deben tender a:

  • Mantener una actividad turística de baja intensidad, con un volumen limitado de visitantes en apego a una capacidad de carga bien establecida.
  • Conservar inalterados los ecosistemas y la estructura paisajística.
  • Zonificar, ordenar y regular las actividades turísticas, comerciales y de investigación.
  • Impedir el deterioro y revertirlo a través de un esquema de regulación estricto y de proyectos bien definidos de restauración y recuperación ecológica.
  • Normar la construcción de infraestructura recreativa adicional.
  • Reglamentar las actividades pesqueras permitidas.
  • Generar una adecuada imagen de organización y servicios, tanto para fines de promoción turística como de comunicación social.
  • Obtener ingresos que permitan financiar las actividades de conservación, operación, restauración y vigilancia.

El manejo de un área natural protegida es entendida como el conjunto de decisiones y estrategias tendientes a combinar las funciones de conservación, investigación, desarrollo y recreación asignadas a estas áreas, mediante la conciliación entre el aprovechamiento y la conservación. Por ello, el Programa de Manejo debe concebirse como el resultado de un proceso complejo de planeación, concertación y educación.

La estructura organizativa interna de las áreas naturales protegidas debe coordinar la presencia gubernamental, académica, privada y comunitaria, mediante la configuración de comités técnicos que integren a representantes de todos los actores con intereses relevantes en el manejo del área.

Las instalaciones y el equipo son los elementos materiales que permiten la realización de las tareas de conservación, uso turístico adecuado, investigación y vigilancia. Por ello, la infraestructura constituye el factor básico en cualquier iniciativa dentro de las ANP.

Consolidación y manejo de áreas naturales protegidas

En México existen actualmente seis áreas naturales arrecifales protegidas: Parque Marino Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano, Parque Marino Nacional Arrecife Alacranes, Parque Marino Nacional Cabo Pulmo, Parque Marino Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, Parque Marino Nacional Arrecifes de Cozumel y Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro.

El esfuerzo de preservación se ha dirigido a zonas relevantes con un gran significado de biodiversidad, alto grado de desarrollo coralino, conservación y belleza paisajística.

 

Área natural protegida Arrecifal

Decreto y cobertura

Personal operativo

Órgano consultivo

Origen presupuestal

Infraestructura y equipamiento

Programa de manejo

Participación privada

Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc

. Parque Marino Nacional (19 de julio de 1996)

. 8,673 has

. Director

. Personal de operación, administración y vigilancia

. Consejo de Planeación

. Recursos fiscales

. Aportaciones voluntarias

. Oficinas

. Embarcaciones

. Equipo de radiocomunicación

. En elaboración

. Están por emitirse normas emergentes para regular las actividades y el uso sustentable del parque

 

Cozumel

. Parque Marino Nacional (19 de julio de 1996)

. 12,000 ha

. Director

. Personal de operación, administración y vigilancia

. Consejo Consultivo

. Recursos fiscales

. Aportaciones voluntarias

. Oficinas

. Equipo de radiocomunicación

. Embarcaciones

. En elaboración

. Están por emitirse normas emergentes para regular las actividades y el uso sustentable del parque

. Se está dando seguimiento a inversiones de Grupo H, ICA y Hoteles Presidente

Banco Chinchorro

. Reserva de la Biosfera (19 de julio de 1996)

. 144,000 ha

. En proceso

. En proceso

. Recursos fiscales

. Incipiente

. No se ha elaborado

. AHMSA

Sistema Arrecifal Veracruzano

. Parque Marino Nacional (24 de agosto de 1992)

. 52,238 ha

. Manejado por personal de la Secretaría de Marina

. No se ha instalado

. No tiene

. De Vigilancia por parte de la Secretaría de Marina

. En elaboración y revisión

 

Alacranes

. Parque Marino Nacional (6 de junio de 1994)

. 333,768 has

. No tiene

. No tiene

. No tiene

. No tiene

. No tiene

 

Cabo Pulmo

. Parque Marino Nacional (5 de junio de 1995)

. Director

. Personal de vigilancia

. Por instalarse el Consejo Consultivo

. Aportaciones voluntarias

. Embarcaciones

. En elaboración

. Patronato Los Frailes Cabo Pulmo, Grupo Ecológico, A.C.

 

Nuevas áreas naturales protegidas

Durante 1997, se ampliará la cobertura de zonas arrecifales que no estaban consideradas en los decretos anteriores de dos áreas naturales protegidas y se decretará una nueva, con los siguientes nombres: Parque Nacional Isla Contoy, Reserva de la Biosfera Arrecifes de Sian Ka’an y Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos.

Compromisos a corto y mediano plazos

Siguiendo con la política ambiental actual, México tiene como compromiso proteger las zonas y sistemas arrecifales más importantes y relevantes del país, decretando para ello tres nuevas áreas protegidas: Parque Nacional Arrecifes de Xcalak, Parque Nacional Arrecifes de Puerto Aventuras-Tulum y Punta Maroma y Parque Nacional Arrecifes del Banco de Campeche.

Con esto se estima que para 1998 quedaría protegido prácticamente el 100% de los sistemas arrecifales relevantes de México, incluyendo los arrecifes del Mar Caribe, la mayor parte de los del Golfo de México y el arrecife del Pacífico mexicano.

Avances en México en la conservación de ecosistemas arrecifales

Es verdad que en México hasta hace muy poco tiempo no existía un interés generalizado por la conservación de los ecosistemas arrecifales, ni un reconocimiento arraigado entre la población sobre su importancia y significado. Por ello, hasta 1992 no se había presentado ninguna iniciativa específica de conservación de ecosistemas arrecifales en México. Sin embargo, a partir de 1995 el interés de las instituciones académicas ha trascendido a otras entidades públicas y privadas y a la población en su conjunto. De tal forma, se han generado y cristalizado un creciente número de iniciativas, que denotan un trabajo muy importante del gobierno y de la sociedad.

Este esfuerzo se ha expresado en la promoción y concertación de nuevas áreas naturales protegidas, en compromisos de financiamiento fiscal y privado, en la elaboración de programas de manejo, y en la dotación de infraestructura institucional y organizativa a parques nacionales y reservas de la biosfera que cubren ecosistemas arrecifales.

México está comprometido a proseguir este esfuerzo, asumiendo la responsabilidad de darle una cobertura prácticamente total para 1998 a todos los sistemas arrecifales de importancia en aguas nacionales, a través del establecimiento de áreas naturales protegidas. Para el año 2000 se espera que todas ellas cuenten con un presupuesto adecuado y la necesaria estructura de organización y manejo.

Importancia del turismo ecológico

Como se sabe, la industria turística es una de las más importantes a nivel internacional, contribuyendo con el 11% del producto bruto mundial en 1995. Los ingresos generados por el turismo se estiman en 423 mil millones de dólares, resultado de la movilización de cerca de 592 millones de personas y de una tasa de crecimiento del 7.6% en 1996. La participación del turismo centrado en la naturaleza en estas cifras resulta difícil de calcular, pero varios autores coinciden en señalar que su tasa de crecimiento es cercana al 20% anual, por lo cual se espera que su importancia dentro del sector se incremente considerablemente en el corto plazo. Y en este marco los arrecifes representan un enorme potencial turístico que debe ser aprovechado.

La demanda turística en general busca cada vez más complementos al típico producto sol y playa, a través de servicios relacionados con áreas naturales, como el buceo en los arrecifes. Como ejemplo destaca el caso de Cozumel, donde según estimaciones recientes, cerca del 70% de los visitantes de la isla tienen como principal motivación el buceo en el parque marino.

Las actividades turísticas requieren desarrollarse en un marco adecuado de ordenamiento y de planeación e insertarse como elemento dentro del programa de manejo. Su promoción adecuada puede ayudar a construir un círculo virtuoso entre conservación y desarrollo, mediante la creación de empleos, fuentes de ingreso y financiamiento para el manejo de las áreas naturales protegidas y del establecimiento de intereses concretos en favor de la protección.

El turismo en su modalidad ecológica puede contribuir a la valorización de una importante serie de servicios ambientales como son: la biodiversidad como patrimonio apreciable de la población, servicios escénicos y paisajísticos, hábitat de especies carismáticas, información biológica, cultural, evolutiva y ecológica, calidad y valor agregado a los productos turísticos yelementos y oportunidades de recreación, entre otros.

El ecoturismo significa crear oportunidades de valorización intrínseca no consuntiva de los ecosistemas. Implica una forma de uso con bajísimos costos de oportunidad lo que le da una enorme eficiencia social y ambiental. Además, por su propia estructura y dinámica, por la gran cantidad de servicios personales que involucra, por su carácter minucioso y detallado, y por su escala humana, tiene un considerable potencial para generar empleos permanentes y bien remunerados.

Las necesidades relativamente pequeñas de inversión, em comparación con el turismo convencional, lo hacen mucho más rentable y ubicuo y le dan posibilidades de distribuir mejor actividades y beneficios en espacios territoriales mucho más amplios, apartándose de modelos de enclave y de las distorsiones económicas, ambientales y sociales que éstos provocan.

Un campo privilegiado para el desarrollo del ecoturismo son las áreas naturales protegidas arrecifales. Éstas pueden representar verdaderas instituciones que ofrezcan una unidad bien definida de gestión territorial, una sólida infraestructura jurídica y de manejo, estructuras de organización local eficaces, alta certidumbre y mecanismos de concurrencia entre los diferentes órdenes de gobierno, el sector privado y la población local.

El turismo ecológico requiere desarrollarse en un marco adecuado de regulación, ordenamiento y planeación. Es imprescindible que no se conciba como una actividad aislada del manejo de cada ANP. Esto implica insertarlo como elemento dentro de los programas de manejo y ser objeto de una aplicación eficiente de diferentes instrumentos de política ambiental como son el ordenamiento ecológico, reglamentos y zonificación, la evaluación de impacto ambiental y la normatividad, con el propósito fundamental de mantener el nivel de actividad dentro de las capacidades de carga de cada unidad territorial.

Un número importante de las áreas naturales arrecifales mexicanas tiene gran potencial para el desarrollo del ecoturismo. Cuando se constituyen en áreas naturales protegidas pueden llegar a representar verdaderas instituciones como unidades bien definidas de gestión territorial, sólida infraestructura jurídica de manejo, estructuras de organización local eficaces, alta certidumbre y mecanismos de concurrencia entre los diferentes órdenes de gobierno, el sector privado y la población local. En el mismo sentido, para llevar a cabo acciones sistemáticas en relación con el turismo, en las áreas naturales protegidas hay que incorporar a los actores relevantes e incidir en sus procesos de interacción.

El potencial del ecoturismo como fuente de financiamiento para el manejo de las áreas naturales protegidas ha sido señalado repetidamente. El número creciente de los visitantes y la dinámica industria que se desarrolla en torno a los espacios naturales protegidos, hace evidente que existen los recursos suficientes y el interés por parte del público para contribuir decididamente en este sentido.

 

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 27/08/2007