Inicio
English
Noticias
Reglamento
Directorio
Mapa del Sitio
Organigrama    

Título

Autor
Palabra Clave

Búsqueda avanzada

Puntos de Venta y Formas de Pago
FAQ
Sistema de Calidad y estadísticas
Instrucciones para autores y revisores
Boletín de novedades editoriales

 

 

 

Inicio -> Publicaciones -> Consulta de publicación -> Contenido

 

La importancia y deterioro de La Malinche,

en el estado de Tlaxcala

Ma. M. Adelina Espejel Rodríguez*

Noé Santacruz García**

Héctor Martínez de la Fuente***


 

Resumen: Primera página del artículo

La Malinche es la región natural más importante del estado de Tlaxcala, principalmente por los beneficios económicos y ecológicos que proporciona a los tlaxcaltecas. También es una de las áreas más deterioradas de la entidad. Por tal motivo, este artículo tiene como objetivo mostrar la trascendencia que el recurso bosque tiene para los habitantes de las localidades más cercanas a esta región, en el estado de Tlaxcala y la forma en que participan en su deterioro. Asimismo, se da una propuesta integral para su conservación.

 

I. La importancia del recurso bosque en la región

Los bosques de la Malinche son de gran valor para los habitantes de las comunidades cercanas, ya que de acuerdo con la información obtenida a través de encuestas realizadas en nueve localidades del área, ellos obtienen una serie de beneficios económicos que son utilizados para satisfacer sus necesidades básicas. Las especies más explotadas en la región son: ocote (Pinus spp.), encino (Quercus spp.), oyamel (Abies religiosa), sabino (Juniperus deppeana), ailite (Alnus jorullensis), huejote (Salix spp.) y madroño (Arbutus xalapensis) (ver gráfica 1). El ocote, el encino y el oyamel son las que con mayor frecuencia se utilizan, ya que los pobladores obtienen de ellos un mayor número de productos como leña, morillos, madera, brazuelo, corteza, carbón, festón, resina y frutos.

 

 

De los productos que se obtienen de la región, el más utilizado es la leña, principalmente empleado como combustible en el hogar. El segundo producto en importancia son los hongos, ya sea para su consumo familiar o para la venta. En tercer lugar se encuentran las plantas ornamentales, que son utilizadas para las festividades navideñas. El siguiente, en orden de uso, es la madera, seguida de plantas medicinales, arena, plantas forrajeras, tierra y carbón. Los que se obtienen con menor frecuencia son los frutos y la resina (ver gráfica 2).

La leña es el producto que más se utiliza, ya que la mayor parte de los habitantes de las localidades estudiadas, que viven en extrema pobreza, la utilizan principalmente como combustible para cocinar sus alimentos, ya que se considera que si cocinan con leña, los alimentos, principalmente las tortillas, tienen mejor sabor. También la leña se usa para calentar el baño de temazcal, que es muy común en estas localidades y que es preferido a los que utilizan gas, ya que estos últimos se consideran muy fríos. Además de la leña, emplean como combustible los ocozentles (conos o frutos) del oyamel y el ocote, así como el ocoxal (hojas).

Las personas entrevistadas mencionaron que, debido a los constantes aumentos en el precio del gas, han tenido que utilizar leña nuevamente, porque el butano no está a su alcance. La gente va al bosque por leña dos a tres veces a la semana y traen de una a dos cargas de 40 kg, aproximadamente. El tiempo que emplean en obtener estas dos cargas es aproximadamente de seis horas. También se observó que los trozos de leña tienen casi el mismo tamaño y grosor, por lo que se deduce que no es leña que haya caído, sino que es cortada principalmente de los árboles de ocote y encino y que muy poca la recogen del suelo.

En segundo y tercer lugar, por la frecuencia con que son obtenidos, se encuentran los hongos y las plantas ornamentales. Los primeros son un producto comestible que la mayor parte de los pobladores obtienen de manera sencilla; colectar hongos en la temporada es muy común, ya que son un buen alimento y no les representa un gasto extra. Las plantas ornamentales son utilizadas sólo en las festividades decembrinas, tal como informaron la mayor parte de los entrevistados. Además, estos productos representan una fuente de ingresos.

La madera se utiliza para elaborar vigas, morillos, duelas y tejamanil, provenientes, en su mayor parte, de los árboles de ocote y oyamel. La madera de encino, por su parte, se usa para elaborar manceras de arado, cabos de hachas, de zapapicos, de hoces y de palas y también para la fabricación de muebles rústicos, y en la construcción rural como horcones y morillos.

Los productos que generan ingresos monetarios por su venta son: carbón, hongos, plantas ornamentales, leña, morillos, vigas, tierra, tablas, resina, duelas y tejamanil (ver gráfica 3).

 

El carbón es el producto más comercializado. Elaboran dos tipos de carbón, el duro y el fofo; el primero lol fabrican a partir del encino y el segundo del ocote. El carbón duro es el que más se produce, preferido por ser más resistente y durable, lo que permite obtener un precio es más elevado.

En La Malinche se identificaron personas cuya única actividad es la producción de carbón, por lo que su ingreso proviene principalmente del bosque, aunque otras personas sólo hacen carbón para obtener ingresos extra y ayudarse en su economía familiar. Una parte de éste lo venden en sus localidades, y la mayoría lo comercializan en los principales mercados del estado.

Los hongos, por su volumen de venta, son el segundo producto en importancia, según comentaron los entrevistados. Dentro de la región, Francisco Javier Mina es conocida como el pueblo de los "hongueros", ya que la mayor parte de sus habitantes se dedica a recolectarlos para su venta. Los recolectores los entregan a intermediarios del pueblo, quienes los compran a bajo precio para venderlos posteriormente en los mercados de Puebla, el Distrito Federal y algunas localidades urbanas vecinas. Los entrevistados mencionaron que la temporada inicia en mayo y termina en septiembre, siendo junio y julio los meses en que se recolecta la mayor cantidad. De hecho, una familia llega a vender hasta 5 kilos al día.

Las plantas ornamentales ocupan el tercer lugar en comercialización y se venden en gran parte durante el mes de diciembre. Entre las más vendidas se tienen el paxtle y la lama, el oyamel en su etapa juvenil, los conos del ocote y del oyamel, y las bellotas del encino, que se usan para hacer adornos, encontrándose en los mercados a precios muy bajos. También se elaboran festones con hojas de ocote, oyamel y sabino, pero estos se hacen sólo por encargo.

Como mencionamos previamente, la leña es de uso común en la región y por lo tanto su venta también es una actividad cotidiana, lo que la ubica como el cuarto producto en importancia por su demanda en el mercado.

Los morillos ocupan el cuarto lugar en su frecuencia de venta: Los obtienen de los árboles que tienen un fuste recto, como el ocote y el oyamel, aunque también del encino y del sabino. Se observó que este producto es ofrecido principalmente por personas de edad avanzada , quienes venden de dos a tres cargas semanales.

Dentro de la región, la población de San Francisco Tetlanohcan, se ha caracterizado por vender principalmente morillos, tablas y vigas y cuenta con antecedentes históricos que demuestran que sus pobladores se han dedicado a explotar el bosque desde antaño; de hecho, sus habitantes se consideran los dueños de la mayor parte de La Malinche.

Otros productos que se venden en menor proporción son los polines y las duelas. Las escaleras son elaboradas en San Francisco Tetlanohcan (S.F.T.) y en San Isidro Buensuceso (S.I.B.). También los habitantes de S.F.T. venden a los artesanos de Tizatlán varas de huejote, que utilizan para hacer los famosos bastones de Tizatlán, artesanía típica de la entidad.

Pudimos observar que quienes realizan este tipo de trabajo lo hacen de manera clandestina. En el caso de S.F.T., la labor se efectúa subrepticiamente, pero en el caso de S.I.B., aún cuando su trabajo no es completamente legal, quienes se dedican a esta actividad no tienen temor de que los descubran.

Respecto a los ingresos obtenidos, detectamos que quienes se dedican a la venta de morillos, tablas, vigas, duelas, polines, escaleras y carbón, obtienen mejores ingresos que quienes trabajan como campesinos. Pero quienes venden hongos y plantas ornamentales obtienen menos dinero, además que su actividad sólo se realiza por temporadas y en general el propósito es contar con un ingreso adicional. Estos últimos mencionan explotan el bosque cuando no tienen trabajo y tienen que buscar alternativas de sobrevivencia y, puesto que el bosque está a la mano, lo utilizan.

 

II. El deterioro del recurso bosque de la región

El deterioro de La Malinche es un problema que se ha agravado con el tiempo. Un indicador lo constituye la rápida disminución de la superficie arbolada, que se calcula en 75,000 ha para 1500 a 30,000 en 1936 y las 15,000 actuales, lo que nos indica que en sesenta años la superficie boscosa ha disminuido a la mitad.

La mayor parte de los habitantes de las localidades analizadas, consideran a los incendios como la principal causa del deterioro de la región de la Malinche, y en segundo lugar la tala, salvo dos poblados que la consideran como la razón esencial del deterioro de los bosques y ubican como segunda causa a los incendios. Otros motivos son el pastoreo y el desmonte.

Los incendios han arrasado gran cantidad de hectáreas, básicamente en épocas de sequía. Estos siniestros son provocados por los habitantes de las comunidades cercanas con la finalidad de estimular el rebrote de pastos y renuevos para obtener forraje para el ganado. Otro motivo para inducirlos es el obtener mayor cantidad de hongos para el año siguiente, pues según nos comentaron, entre más retoños de pastizales se produzcan, mayor será la cantidad de aquéllos. También se realiza la práctica de la quema para limpiar los terrenos y poder cultivarlos (ver gráfica 4). (Guadalupe Altamira, G.A.; Pilares, PIL.; Ixtenco, IXT.; San Isidro Buensuceso, S.I.B.; San Rafael Tepatlaxco, S.R.T.; San Francisco Tetlanohcan, S.F.T.; San José Teacalco, S.J.T.; Acxotla del Monte, A.M.; Francisco Javier Mina, F.J.M.).

 

 

De acuerdo con la información obtenida, la segunda causa de deterioro del bosque es la tala inmoderada, de ellos obtienen una serie de productos maderables para satisfacer sus necesidades básicas. Por ejemplo, el 78% de los entrevistados señalaron que obtienen leña como principal producto del bosque. La mayor parte de la población que utiliza este producto derriban el árbol para obtenerla y muy poca es la que se recoge del suelo (según pudimos constatar mediante observación directa). La elaboración de carbón, morillos, tablas, polines, duelas y escaleras exige ciertas características específicas de la materia prima, por lo que tienen que seleccionar los árboles apropiados, esto ha hecho que se corten los árboles que reúnen estas características de forma clandestina, dejando en el bosque sólo aquellos con defectos; esta forma de manejo traerá como consecuencia que las regeneraciones provengan de individuos poco aptos.

El corte de árboles se realiza tanto por las mañanas como por las tardes, pero llama la atención que en todas las localidades encuestadas se realiza también un corte nocturno, especialmente en S.I.B. Y S.F.T., poblaciones que tiene el mayor nivel de obtención de productos maderables y cuyo destino es la venta, además de que utilizan herramientas más especializadas como las motosierras. Este comportamiento podría deberse al aumento de la vigilancia en el parque nacional.

Y puesto que quienes obtienen productos maderables requieren un suministro constante de materia prima, la tala se realiza a lo largo de todo el año; sin embargo, como se observa en la gráfica 5, existen variaciones en los niveles de corte por localidad. Es notorio que a partir de los meses de septiembre y octubre se da un aumento de los taladores, para alcanzar su nivel máximo en noviembre y diciembre.

Entre los motivos que se mencionan para el aumento en la tala durante los meses mencionados se encuentran principalmente las fiestas de Todos Santos y Navidad. Además, como durante esta temporada no llueve, no tienen trabajo en el campo y se dedican a almacenar leña para la temporada de lluvias. Por el contrario, los meses en que menos acuden al bosque a cortar árboles en abril y mayo, periodo en que se inician las siembras.

Los habitantes de las localidades estudiadas consideran al pastoreo como tercera causa en importancia, ya que llevan al monte diferentes especies domésticas como borregos, cabras, vacas, caballos y burros, lo que ha provocado que este ganado no permita el desarrollo de los árboles que nacen por regeneración natural o de los plantados en los programas de reforestación. Debido a la importancia del pastoreo, se han instrumentado programas para sustituir el ganado caprino por ovino y para mantenerlos estabulados.

El desmonte para la ampliación de la frontera agrícola también es considerado como factor importante de deterioro. Otros factores mencionados por los entrevistados son la contaminación, la extracción de tierra de monte para ser usada como abono orgánico y sustracción de arena de las barrancas.

Debido a la importancia que tiene la región de la Malinche por los beneficios que proporciona a los habitantes de las localidades cercanas y en general a todo el estado de Tlaxcala, y como una forma de tratar de detener su deterioro, se plantean los siguientes puntos como parte de una propuesta para su conservación:

a) Planeación estratégica, proceso que considere las opiniones y la participación de la comunidad para la planeación de las actividades encaminadas a la conservación de la región, que además considere una revisión continua para detectar nuevas prioridades tomando en cuenta las tendencias actuales.

b) Participación decidida entre instituciones gubernamentales y de educación superior de la entidad para la realización de proyectos de investigación que ofrescan alternativa de solución a la problemática detectada. Evitar la duplicidad de estos proyectos y que la información quede almacenada sin darle ninguna utilidad.

c) Educación ambiental permanente, no sólo para niños sino también para adultos, considerando que estos programas deben rebasar las barreras de la enseñanza tradicional, facilitando el desarrollo de una cultura ecológica que esté vinculada con los aspectos de la vida cotidiana de los habitantes del área.

d) Aumentar la vigilancia, en especial en las localidades donde se da una mayor explotación de los recursos y durante las temporadas que ésta crece.

e) Aun cuando la región es un parque nacional, es necesario que se establezca un plan de manejo de la vegetación con el propósito de evitar que queden en pie sólo los árboles con las características menos deseables para la regeneración, para ello se debe fomentar el funcionamiento de los viveros establecidos para la producción de especies nativas y su uso en los programas de reforestación, evitando la introducción de especies exóticas. El uso de especies nativas tiene la ventaja de una mayor aceptación por parte de los pobladores, ya que los consideran como árboles para uso mútliples.

f) Introducción de sistemas agroforestales, que permitan la conservación del ganado y el aprovechamiento del bosque, planteando técnicas adecuadas para su manejo y conservación.

g) Utilización sustentable de los recursos del bosque, con opciones no sólo de subsistencia, sino de mejoramiento de los niveles de vida.

 

III. Conclusiones

La Malinche es una región natural de gran importancia para los habitantes del estado de Tlaxcala, debido a los beneficios ecológicos y económicos que proporciona, pero su relevancia es aún mayor para los habitantes aledaños a sus bosques, ya que ellos obtienen una serie de productos que utilizan para satisfacer sus necesidades básicas, destacan entre otros, por su frecuencia de uso: la leña, los hongos, las plantas medicinales, comestibles y ornamentales, la madera, el carbón y el abono orgánico. Empleados para autoconsumo y para venta.

Asimismo, los recursos vegetales de la región han contribuido al desarrollo de las localidades estudiadas, pues mediante el uso de estos recursos sus habitantes obtienen beneficios económicos que incrementan sus ingresos, por lo que La Malinche es una región generadora de bienes y recursos para sus pobladores.

Con respecto al deterioro de La Malinche, podemos afirmar que se origina principalmente por un problema social de ya larga duración, ya que el hombre hace uso de los recursos para satisfacer sus necesidades y mejorar su calidad de vida sin tomar en cuenta los requisitos de la sustentabilidad.

Por lo tanto, el saqueo intenso de los diferentes productos que brinda la montaña los incendios, el pastoreo y el desmonte, aunados a la falta de empleos, a los bajos sueldos y a la crisis económica han provocado el deterioro de la región, ya que el hombre ve al bosque como una opción para obtener ingresos, lo que deriva, por ejemplo, en una tala inmoderada y selectiva de los mejores árboles, dejando en pie sólo los de menor calidad. Desde esta perspectiva es natural pensar que en la actualidad los bosques de la Malinche son menos productivos.

En lo que se refiere a la conservación, es importante mencionar que el gobierno del estado está consciente de la severidad del problema y ha incrementado la vigilancia colocando casetas de inspección en algunas de las localidades estudiadas. Sin embargo, el alto número de personas que se adentran en la montaña para obtener algún producto es un indicador de que la simple vigilancia no resulta suficiente y que es necesario plantear diversas opciones de cambio, ya que surge la pregunta de hasta dónde es posible conservar los recursos naturales si la reproducción de las unidades familiares en la región se basa, en buena mediada, en la intensificación de su uso.

 

Bibliografía

Acosta Pérez, R. 1992. Algunas coníferas del estado de Tlaxcala. Jardín Botánico Tizatlán-Gobierno del Estado de Tlaxcala. No. 14, Tlaxcala.

Carabias, J. y Arizpe, L. 1993. "El deterioro ambiental: cambios nacionales, cambios globales". Desarrollo sustentable. Hacia una política ambiental. UNAM, México.

Santacruz García N. 1996. Estudio Florístico-taxonómico del género Quercus en el estado de Tlaxcala, México. Tesis Biólogo. Departamento de Agrobiología, Universidad Autónoma de Tlaxcala.

 

 

Periférico 5000, Col. Insurgentes Cuicuilco, C.P. 04530, Delegación Coyoacán, México D.F.
Última Actualización: 27/08/2007